Disfruta de los árboles en flor durante el camino de regreso – Capítulo 4 (1)

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


Cada vez que Song Yu recordaba el banquete de la Ceremonia de Primavera, llevada a cabo ese año, era incapaz de contener su sonrisa.

El ebrio bajo los arbustos de rosas chinas siendo tomado rehén, llorando deliberada y escandalosamente debido a la herida, mostrándole así, tres aspectos diferentes de Li Cong Qing, sin embargo, todos ellos eran lindos. Aunque era un hombre, aparte de «lindo», no había otro adjetivo en el que pudiera pensar que lo describiera mejor.

—Uh-huh. A veces, de hecho, es lindo. Especialmente, cuando está adormilado, como un cachorrito delicado y encantador. ¡No está bien! No vine aquí a hablar de esto. Hermano, dejaste a Xiao Miao ir a Chunan, ¿piensas entregárselo a Xiao Wei? —Preguntó Song Xuan.

—Que siga o no a Xiao Wei es decisión de Xiao Miao —respondió con ligereza el emperador.

—Si es así, ¿por qué ordenarle a Li Cong Qing que vaya con él?

—Tengo mis razones.

Song Xuan vaciló un rato, quería decir algo, pero no sabía si decirlo o no.

—Hermano, recientemente, he escuchado algunos rumores…hmm…no sé si debería decírtelos o no.

—Lo sé, rumores acerca de Li Cong Qing, ¿cierto?

—Así es, en este mundo, ¡no hay nada que pueda ocultársete! —Song Xuan dejó escapar un exagerado suspiro de admiración —Y lo dejaste ir, justo en este momento, ¿no temes que no vaya a volver?

—No. Con seguridad regresará. Regresará a mi lado. —A pesar de que la expresión del emperador permaneció inmutable, sin ninguna subida o caída, como un estanque en calma, las palabras que dijo revelaron su firme confianza.

—A veces, de verdad, no entiendo, ¿eres tú quien está empecinado con Li Cong Qing o es él quien está empecinado contigo?

El emperador, simplemente, rió sin darle una respuesta.

Para decirlo como es debido, ¡ambos están empecinados con el otro!

Cada vez que Li Cong Qing se mostraba terco, con paciencia y un dulce discurso, lo persuadiría, además de cumplir su capricho. Nunca se aburría o cansaba de él, ni siquiera lograba molestarse en lo más mínimo. Sólo pensaba en mimarlo, darle siempre lo mejor del mundo, y la verdad, era que lo malcriaba y mimaba mucho. Pensar que él era el impresionante hijo del Cielo, el emperador de Dashao; en este mundo, el único que podría conseguir que se acerque, voluntariamente, al borde de lo mezquino y bajo, sería sólo Li Cong Qing.

El llamado: «sobre algo grande existe algo aún más grande». ¿Este dicho venía de estas situaciones?

Shiro
Curiosamente, la autora usó la misma expresión con Li Cong Qing hacia Song Yu en el capítulo anterior. XD

Al inicio, él tampoco esperaba que Li Cong Qing ocupara un lugar tan importante en su corazón. Hilo a hilo, gota a gota, directo hacia el fondo de su corazón, se arraigó profundamente, se enredó firmemente y se envolvió densamente, hasta que ya no lo pudo sacar.

En esta vida, ya no podía estar sin esta persona.

Pero él creía que a Li Cong Qing le ocurría lo mismo.

Ninguno podía estar sin el otro.

Él sabía, que afuera del estudio imperial, el rumor acerca del emperador y el asistente del Ministerio de Ritos se estaba extendiendo, silenciosamente, como ondas en el agua. Presumiblemente, no mucho después, seguramente, ocasionará vientos tormentosos y olas que podrían separarlos. Conocía a esta persona demasiado bien. Por lo que, prácticamente, podía predecir el tipo de reacción que tendría.

¡Huiría!

Después, regresaría a su lado.

Las estrellas, sin importar el movimiento que hicieran en el cielo, al final, regresarían al mismo lugar. Li Cong Qing, una vez, le dijo esto, mientras señalaba el cielo estrellado. Ese par de ojos, que durante el día estarían siempre entrecerrados cuando no ha dormido lo suficiente, bajo la tenue luz del paisaje nocturno se veían sumamente claros y resplandecientes, como si brillaran.

Así que, sin importar adónde fuera, cuán lejos se encontrara, y cuánto demore, al final, regresará a su lado.

¡Definitivamente!

⧫ ⧫ ⧫

Habiendo escapado, sano y salvo, de una gran calamidad, con certeza uno sería bendecido hasta la vejez.

Li Cong Qing, quien había tenido la peor de las suertes, pero la mayor de las fortunas, confirmó este dicho.

De hecho, a pesar de que su hombro fue apuñalado y atravesado, la espada que lo hizo, era tan delgada y afilada que podría cortar el hierro como si fuera lodo[1], por lo que, la herida que infligió fue considerablemente ligera, la penetración y la extracción de la hoja, fue lo que causó el mayor daño. Al mismo tiempo, gracias a una gran fortuna, no lastimó el músculo, las arterias ni las venas. A primera vista, parecía un accidente sumamente dañino, pero, en realidad apenas y logró evitar que sufriera un daño terrible. La habilidad del asesino, cuyo cerebro no era muy brillante, era verdaderamente maravillosa. ¡Qué habilidad tan increíble!

Estrictamente hablando, su herida contaba como una seria, sólo en términos de piel y carne. Bajo el tratamiento del doctor imperial y la aplicación de la medicina imperial, su herida cerró y sanó en un corto periodo de tiempo. La recuperación, también continuó sin tropiezos. Ya no lloraba como un pollo al que iban a sacrificar.

Sin embargo, lo habían mimado y consentido, durante los dos meses que pasó en casa para recuperarse. Su familia doblegó los cuidados hacia su persona herida. Incluso Li Cong Yin, quien amaba al dinero tanto como a su propia su vida, no escatimó en el dinero que se estaba gastando en él. Compró los nutrientes más valiosos y de más alto grado, para alimentarlo todos los días.

Aun así, su boca seguía siendo tan severa como siempre.

—No tienes por qué sentirte tan conmovido, sigo contando contigo para que crees lazos con el gobierno, así que, por favor, no desperdicies los cuernos de ciervo[2] ni el ginseng milenario de más alto grado. Recupérate pronto y regresa al palacio —le dijo.

—Tu hermano aún quiere comer Yu Chan Xue Ha[3] y Semillas de Loto Heladas[4] de la región polar —le contestó en cambio Li Cong Qing, mientras reía por lo bajo.

— ¡Muchacho estúpido! ¿¡Por qué simplemente no te mueres!?

Al día siguiente, una espesa sopa de Yu Chan Xue Ha y Semillas de Loto Heladas se le sirvieron como tentempié entre comidas. Estiraba su mano, y venía el té. Abría su boca, y venía la comida. Literalmente, estaba viviendo el cielo en la tierra. Qué mundo de ensueño.

¿Qué clase de bendición le será concedida luego?

⧫ ⧫ ⧫

Fue ese mismo día, cuando regresó al palacio para reincorporarse a sus funciones y, finalmente, podría cumplir su largamente anhelado deseo de ser transferido al Ministerio de Ritos como ministro asistente.

Así fue como todo ocurrió. Después de la reunión de la corte de la mañana, fue convocado al estudio imperial. En ese momento, el ministro Xu del Ministerio de Personal, el ministro Zhang del Ministerio de Ritos y el Gran Maestro de la Nación se encontraban presentes en la escena. Estos eran los tres funcionarios de más alto rango, así como los más honorables.

Después de hincarse para saludar al emperador, el Gran Maestro de la Nación lo miró con sus amables cejas y ojos agradables[4], y preguntó:

—Las flores se encuentran en plena floración, ¿te gustaría recogerla nuevamente?

Li Cong Qing unió sus manos a modo de saludo y le respondió:

—Gracias, Gran Maestro, por la orientación del otro día. La flor le fue dedicada al emperador, este humilde súbdito no necesita escoger otra.

—Recuerdo que te comiste la flor. —El ministro Zhang tenía un semblante muy similar al del Gran Maestro, una sola mirada, era suficiente para percibir que tenía la apariencia de un buen caballero.

Li Cong Qing no permitió que se le notara lo avergonzado, se reía mientras saludaba con las manos unidas.

—El señor Zhang tiene una muy buena memoria, pudo recordar el asunto vergonzoso por el que pasó este humilde súbdito.

—Hoy, Su Majestad le convocó a venir aquí, y todo se debe a que, meses antes, realizó un servicio meritorio al salvar al emperador. Ahora le pregunto, ¿qué quiere como recompensa? —El ministro Xu abordó el tema principal.

¿Servicio meritorio por salvar al emperador?

Li Cong Qing estaba un poco estupefacto. ¿Podría ser que se estén refiriendo a que el que empujara al emperador ocasionó que el asesino fallara? Pero, eso ocurrió porque el hombre lo empujó con todas sus fuerzas, por lo que, él terminó empujando al emperador también. En ese momento, debido a lo caótico de la situación, estaban confundiendo su acción como si se hubiese interpuesto, intencionalmente, para evitar que el emperador saliera lastimado. ¿Por qué estaban pensando que había querido salvar al emperador? Era, simplemente, como todos decían, pura coincidencia.

—Este humilde súbdito no se atrevería. Sólo deseo el bienestar de Su Majestad. Incluso si hubiese perdido la vida, habría valido la pena. De ningún modo espero una recompensa —dijo con miedo y trepidación[7], hablando como un funcionario  honorable, el cual carece de confianza.

—Li Cong Qing, eres libre de pedir lo que quieras —dijo el emperador.

—Así es. No es necesario que te niegues. Lo que es tuyo será tuyo. —El Gran Maestro de la Nación añadió sonriendo, parecía gustarle mucho este joven.

El rechazar directamente los ofrecimientos de otros era considerado descortés, también el emperador insistía en premiarlo. De no aceptar, sería irrespetuoso. Li Cong Qing reflexionó un rato, para luego hacer lo correcto como un arroyo que sigue su curso[7].

—En ese caso, este humilde súbdito tiene un solo deseo, el ser transferido.

— ¿Quieres una promoción? —El ministro Xu arqueó sus cejas.

—No. Este humilde súbdito sólo desea ser transferido al Ministerio de Ritos. Si fuera necesario degradar mi rango, tampoco me importaría.

Era demasiado tarde para solicitar un ascenso, ¿pero, en realidad, hay alguien que pidió una degradación? El ministro Xu lo miró atónito. ¿Será que el cerebro de este hombre se estropeó con el ataque del asesino?

—El Ministerio de Ritos no está nada mal. Si te transfieres a ese departamento, podrías ir con frecuencia al templo Baihu a recoger peonías. —El Gran Maestro de la Nación le dijo riendo.

Trayendo a colación la olla que no hierve[8], el Gran Maestro de la Nación planteó especialmente este asunto.

Escuché que el que un hombre repita, incesantemente, el mismo asunto indica que está comenzando a perder su sabiduría. ¿Será que el Gran Maestro de la Nación está padeciendo la imbecilidad de un anciano?

Li Cong Qing no pudo evitar pensar para sus adentros.

— ¿Por qué quieres ser transferido al Ministerio de Ritos? —Inquirió el ministro Zhang.

Era razonable que preguntara, actualmente, pertenecía al Ministerio de Hacienda, el cual era el más indicado para demostrar su sabiduría y habilidades de entre los seis ministerios. Era un departamento, a través del que se podía obtener la oportunidad de ser valorado. ¿Por qué querría ser transferido al Ministerio de Ritos, cuando éste era el que menos posibilidades ofrecía entre los seis ministerios?

—Respondiendo al señor Zhang. Porque este humilde súbdito está más interesado en los asuntos del Ministerio de Ritos.

¿Interés? ¿Acaso para él, los asuntos de la corte son una broma? El asombro en la mirada del ministro Xu fue completamente erradicado. Había estado a cargo durante muchos años de designar, despedir, y transferir a los funcionarios de cuarto rango y por debajo, en el Ministerio de Personal que, naturalmente, despreciaría a quienes no tenían iniciativa alguna.

— ¿Hay alguna posición disponible en el Ministerio de Ritos? —Preguntó el emperador.

—Respondiendo a Su Majestad. El Ministerio de Ritos sigue necesitando un ministro asistente. —El ministro Zhang contestó.

—Entonces, a partir de mañana, Li Cong Qing será transferido al Ministerio de Ritos para ocupar el puesto de ministro asistente y le será otorgado el título de oficial de tercer rango —decretó el emperador justo allí.

—Este humilde súbdito le agradece a Su Majestad. —Li Cong Qing se arrodilló para postrarse como agradecimiento. Ser ministro asistente en el Ministerio de Ritos era un sueño hecho realidad para él. Lidiar con problemas nimios, un gran salario, y muy cerca de su casa.

—Todos pueden regresar a su trabajo. Li Cong Qing se queda aquí —ordenó el emperador.

—Sus humildes súbditos piden ser excusados —dijeron, antes de retirarse.

—Li Cong Qing, puedes levantarte.

—Gracias, Su Majestad.

—Levanta la cabeza.

El aludido escuchó el mandato e hizo como le ordenaban.


[1] Cortar el hierro como si fuera lodo: este proverbio se usa para hacer referencia a una espada sumamente afilada.

[2] Los cuernos de ciervo son usados en la medicina china para nutrir la sangre, los huesos y las articulaciones.

[3] Lamentándolo mucho, la traductora al inglés tampoco sabe cuál platillo es ni cómo luce.

[4] No estoy segura de que así luzca realmente, pero se ve lindo. ^^o

[5] Amables cejas y ojos agradables, es una expresión usada para referirse a alguien que luce amigable.

[6] Con miedo y trepidación: expresión que significa con reverencia y asombro.

[7] Hacer lo correcto como un arroyo que sigue su curso: significa listo para aceptar los buenos consejos de otras personas.

[8] Mencionar la olla que no hirvió: se refiere a poner el dedo en la llaga a alguien.

Shiro
¿Por qué querrá el emperador que Li Cong Qing se quede? o.O

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *