El perseguido – Capítulo 11: Compañero de piso

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan solo consideró las posibilidades inocentes, ya que lo primero que le vino a la mente fue el claro recuerdo de cómo lo empujaron por las escaleras y las minúsculas huellas que marcaban su piel.

Sin embargo, estaba perplejo ya que nunca se había quitado la botella de cenizas, y fueron claramente efectivas, se volvió evidente por la forma en que lo había protegido del fantasma en la universidad. ¿Qué clase de cosa podría ponerle las manos encima con las cenizas de Ye Ying Zhi cerca?

Aun así, cuando conectó los puntos sobre cómo había estado durmiendo realmente bien el mes pasado y, sin embargo, se despertaba letárgico, ya no podía mantener la calma. Se quedó despierto toda la noche, despierto y consciente de cualquier sensación a su alrededor, no obstante, no sucedió nada extraño.

Como el día siguiente fue casualmente un fin de semana, una vez que llegó la mañana, sin demora, Chi Yan se preparó rápidamente y se dirigió al templo. Al llegar, se le encogió el corazón cuando le dijeron que el sacerdote Zhang y su discípulo habían regresado a su ciudad natal con pocas posibilidades de regresar.

Chi Yan estaba en pánico. Había visitado los templos vecinos anteriormente, y había más estafadores que personas que realmente podían ayudar. Además, fuera de las ofertas reales, solo el sacerdote Zhang había logrado ayudarlo. El personal del templo vio su ansiedad, y sabía que era un habitual, por lo que ofreció, —Tenemos un nuevo sacerdote aquí, el Sacerdote Liu. Él tiene una muy buena reputación, y es honesto. Puedes intentar preguntarle.

Sin opciones, Chi Yan decidió que no estaría mal preguntarle al sacerdote Liu, y rápidamente accedió a verlo.

Un hombre alto y delgado de mediana edad, el sacerdote Liu parecía mucho más joven que el sacerdote Zhang. Chi Yan supo de inmediato que era una persona directa. Su primera pregunta al ver a Chi Yan fue, — ¿Qué problemas estás enfrentando? —su disposición no es como un detective tratando de resolver un caso.

Chi Yan pensó en eso, y dijo: —Mi factura de electricidad se excedió mucho este mes, —y comenzó a explicar las discrepancias.

Estaba a la mitad de su explicación cuando el sacerdote Liu lo interrumpió, —Bueno, deberías consultar con la oficina de Servicios Públicos, ¿por qué estás aquí? Llámalos y averigua cuál es el problema, tal vez alguien está robando tu electricidad.

Ansioso, Chi Yan rápidamente le dijo sobre las marcas en su cuerpo.

El sacerdote Liu lo miró extrañado.

—Joven muchacho, es soltero ¿verdad? —Chi Yan asintió.

—He visto casos similares al suyo antes. Debería ir al hospital. Hmm, aunque eso podría no ser más útil. Simplemente se está reprimiendo demasiado, por lo tanto, está buscando la liberación en sus sueños. Su mejor apuesta es encontrar rápidamente un compañero.

Chi Yan no pudo evitar sonrojarse ante el significado entre líneas de las palabras del Sacerdote Liu, sintiéndose tímido y ansioso, y extremadamente torpe. ¿Estaba insinuando que las marcas fueron hechas por Chi Yan en su sueño? ¡Este sacerdote no tenía EQ! [1]

Chi Yan dejó de preguntar, sintiendo que el sacerdote Liu no podría darle ninguna sugerencia confiable. Pero para demostrar que no era solo alguien que encontraba problemas donde no había ninguno, sacó a relucir lo que el sacerdote Zhang le había dicho que hiciera, —…Anteriormente, el sacerdote Zhang me había aconsejado llevar las cenizas de alguien. Solo temía que este método perdiera efectividad.

Quería consultar con el sacerdote Liu cuando este método podría dejar de ser efectivo para poder estar preparado para ello. No esperaba que el sacerdote Liu lo interrumpiera nuevamente.

Frunciendo el ceño, el sacerdote Liu dijo, — ¿Quién te dijo que hicieras una obra tan oscura? Dejando a un lado todo lo demás, ¿no crees que es desafortunado llevar las cenizas de alguien y ponerle un altar en casa? Si quieres mi consejo, es devolver las cenizas rápidamente y quitar la tableta espíritu de tu casa.

Ya decepcionado con las respuestas del sacerdote Liu a sus dos primeras preguntas, Chi Yan definitivamente no tenía intención de seguir su consejo para deshacerse de las cenizas. Sin las cenizas del Tercer Maestro, Chi Yan sabía que ya habría sido asesinado varias veces en los últimos meses. Al ver que el sacerdote Liu era tan ignorante, Chi Yan decidió despedirse.

Con buenas intenciones, el sacerdote Liu le aconsejó de nuevo, —Un joven como tú debería leer más conocimiento científico, y no ser tan supersticioso.

Aunque el sacerdote Liu no fue de mucha ayuda, sus palabras todavía lo consolaban. El problema con sus facturas de electricidad probablemente no era de naturaleza sobrenatural, y debería consultar con el proveedor de electricidad. En cuanto a las marcas… la cara de Chi Yan se enrojeció. Aunque no creía que fuera alguien que hiciera algo así, comenzó a considerar la posibilidad de que pudieran haber sido hechos por él mismo inconscientemente. Pensó en que incluso había personas que caminaban sonámbulas, así que esto no parecía inverosímil.

Aun así, Chi Yan continuó teniendo problemas durante los días siguientes y sólo comenzó a relajarse después de que no pasó nada. Además, cualquier incomodidad que sentía por las mañanas había disminuido, y se preguntó si acababa de estar demasiado cansado debido a la gran carga de trabajo antes de las próximas vacaciones del Año Nuevo Chino.

Pronto, Chi Yan se distrajo con otra cosa: su tío le estaba pidiendo que volviera a la ciudad de Shiming para pasar las vacaciones.

Aunque su tío era su único pariente, no eran muy cercanos, y pensó que sería incómodo para él y su tía si volviera en víspera del Año Nuevo Chino. Además, su tía tenía la intención de juntarlo con su sobrina, y no podría evitarlo esta vez. Solo la idea de la cita a ciegas le dio a Chi Yan un dolor de cabeza.

Pero al final, Chi Yan no pudo declinar. Sus abuelos habían fallecido allí, y siendo criados por ellos, él tenía la responsabilidad de visitarlos durante el Año Nuevo. Así, Chi Yan planeó ir al quinto día y quedarse una noche, utilizando el trabajo al día siguiente como excusa. Su tía y tío no podrían obligarlo a quedarse.

En el pasado, su abuela hizo un gran alboroto por el festival, decorando la casa de punta a punta, asegurándose de que su tío y su familia se unieran a ellos para cenar. Al crecer con estas tradiciones, Chi Yan fue influenciado por ellas, y aunque vivía solo ahora, nunca dejó de arreglar la casa, dándole un aspecto festivo.

La abuela de Chi Yan tenía la costumbre de colgar el letrero “Prosperidad” en la víspera de Año Nuevo Chino, y Chi Yan mantuvo cada detalle. Los chinos creían que el signo de la prosperidad podría ayudar a atraer la suerte y ahuyentar la mala suerte. Cuando Chi Yan colocó el letrero en la puerta de entrada, esperaba que el letrero también ayudará a mantener a raya a los fantasmas.

Sin embargo, una vez que la puerta se cerró detrás de él, sopló una ráfaga de viento y una esquina del cartel ondeó al viento, aunque no era obvio a menos que uno mirara de cerca. Se sabía que el letrero de prosperidad no debía levantarse cuando la familia todavía estaba de luto. Esto debería ser aún más observado por Chi Yan, dado que vivía con alguien cuyo período de luto aún no había pasado.


[1] EQ = Inteligencia emocional.

Shisai
¿Tenemos algún lector supersticioso?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *