El Perseguido – Capítulo 14: Infatuación (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan se sintió avergonzado por la demostración pública de afecto a plena luz del día. Murmuró por lo bajo, —Deja de hacer tonterías —y apartó la mano de Ye Ying Zhi. No se dio cuenta de cuan posesivo había sido ese abrazo.

Pero antes de que pudiera rechazar a la dama nuevamente, ella se había ido por su cuenta. Nervioso, Chi Yan se preguntaba si había sido ofendida por sus acciones.

Mientras tanto, a una distancia, el Sr. Liu vio cómo su esposa caminaba hacia atrás con un rostro pálido. Rápidamente apagó su cigarrillo, — ¿Qué pasa? Pensé que ibas a hacer una buena acción para traer suerte a nuestro nieto. ¿Por qué permitiste que ese muchacho siguiera quedándose en la casa de Hu? No luce como si pudiese soportar una noche allí.

La Sra. Liu negó con la cabeza, —No hay nada que podamos hacer.

Al ver su rostro pálido, el Sr. Liu se mantuvo en silencio. Después de seguir a su marido a casa, la Sra. Liu le dio unas palmaditas en el pecho y le susurró al oído de su marido, —El muchacho ya había sido perseguido por algo aún más poderoso.

Sorprendido, el tío Liu miró a la izquierda y a la derecha antes de susurrarle, — ¿Entonces le advertiste?

La Sra. Liu bajó la cabeza y después de una pausa dijo, —No me atreví a…

Ambos permanecieron en silencio. Después de un rato, recuperando la compostura del susto, la Sra. Liu le recordó a su marido, — ¿Viste como actuaba? Como si hubiera una ‘persona’ detrás de él, y lo trataba como a un ser humano. Mejor advertimos a los niños que se mantengan alejados de él, en caso de que lo ofendan.

Al caer la noche, Chi Yan quería ir a cenar, sin embargo, Ye Ying Zhi dijo: —Vi una tienda en el camino vendiendo pescado y verduras frescas. ¿Porque no compramos algo de comida y cocino en el departamento?

Chi Yan se preguntó a sí mismo porque a Yin Zhi no parecía gustarle comer afuera. No obstante, al pensar en el estado de los restaurantes, estaba convencido de que sería mejor comprar los productos frescos y cocinar ellos mismos. Como de costumbre, Chi Yan no pudo rechazar la solicitud de su amante. Pensó con ironía que era como si Ye Ying Zhi le hubiera lanzado un hechizo, para que estuviera de acuerdo con él.

Por la noche, se enredaron en las sábanas durante un largo tiempo hasta que Chi Yan se hundió profundamente en el sueño.

Pasó una cantidad de tiempo incierta, y se despertó en medio de la noche con el sonido del agua salpicando, como si algo hubiera salido del agua cerca de ellos…

Su corazón dio un vuelco y se irguió en la cama. Miró por la ventana y vio que no lejos de la superficie del lago había una brillante luz plateada. El cielo estaba despejado y la luna brillante ocultaba las estrellas, todo estaba despejado a la vista. Nada extraño estaba sucediendo y parecía ser una noche pacífica y maravillosa.

Chi Yan dejó escapar un suspiro de alivio y pensó que tal vez solo se había tratado de una extraña pesadilla. A su lado, Ye Ying Zhi dormía plácidamente, incluso su respiración era uniforme. Preocupado por el hecho de que accidentalmente podría despertarlo, Chi Yan trató de deslizarse lentamente hacia abajo con pequeños movimientos. Sin embargo, Ye Ying Zhi todavía se despertó. Al ver a Chi Yan en una posición sentada, él también se levantó y le pasó un brazo por los hombros. Soñoliento, con una profunda voz ronca.

— ¿Qué pasa?

Chi Yan negó con la cabeza, y miró a los ojos oscuros de su amante, —Nada, tuve una pesadilla.

Ye Ying Zhi lo tomó en sus brazos, presionando un beso en su oreja, consolándolo, —No te preocupes, estoy aquí.

Tal vez la noche era demasiado fría y solitaria, Chi Yan realmente sintió que el aliento de Ying Zhi era frío. Aun así, su abrazo todavía se sentía apretado y cálido. Asintió con la cabeza, tratando de reprimir la inquietud en su corazón.

Justo cuando iba a recostarse, sonó un golpe en la puerta. El corazón de Chi Yan se estremeció, y sintió una sensación de deja vu. Se giró y miró a Ye Ying Zhi.

Ye Ying Zhi podía ver el susto y la inquietud en la amplia mirada de Chi Yan, amorosamente besó sus ojos, obligándolos a cerrar. Chi Yan sintió los besos como plumas y lo escuchó decir, —Iré a echar un vistazo. Probablemente no sea nada.

Ante sus palabras, una abrumadora sensación de aprensión envolvió a Chi Yan y gritó, — ¡No, Ying Zhi, no te vayas!

Quería tirar de su ropa, pero cuando se dio cuenta de que no tenía camisa, solo pudo envolver sus brazos alrededor de la cintura de Ying Zhi. Enterró su cara contra su cuerpo, y susurró de nuevo, —No vayas.

Ye Ying Zhi sonrió y alborotó su cabello, su mano se deslizó hacia abajo para acariciar su cuello, — ¿Qué sucede?

Ahora Chi Yan se había dado cuenta de lo infantil que sonaba y actuaba, sonrojándose, alzó la vista hacia su amante. Ye Ying Zhi le dio una palmadita en la espalda, —Voy a echar un vistazo y vuelvo pronto. Recuéstate en la cama. —Rápidamente se levantó de la cama y se puso los zapatos, sin darle a Chi Yan otra oportunidad para detenerlo de nuevo.

Chi Yan vio como Ye Ying Zhi se acercaba a la puerta, una familiar sensación de miedo se deslizaba por su cuerpo: recuerdos de ojos verdes y blancos, una misteriosa luz blanca, un golpeteo continuo y rítmico, una oscura tableta de espíritu…

Lo que estaba detrás de la puerta… ¡no era humano!

Chi Yan recordaba vagamente cómo había dispuesto especialmente un altar para una tableta en su casa para mantener estas cosas lejos de él. Aunque comenzó a preguntarse: ¿qué tableta? ¿qué estaba escrito? ¿de quién era? ¿cómo se llamaba?

En ese momento, la puerta crujió y se abrió, pero no llegaron otros sonidos.

Su preocupación por su amante superó a todos los otros pensamientos extraños y confusos. Chi Yan saltó de la cama, y el frío de las baldosas pareció despejar las telarañas de su mente. Levantó la vista para ver la cara de Ye Ying Zhi. Ye Ying Zhi lo llevó a la cama y lo metió debajo de las sábanas.

—Te dije que solo me tomaría un segundo. ¿Por qué te levantaste? Y sin usar nada. Hace tanto frío aquí de noche, ¿y si te resfrías?

Chi Yan obedientemente dejó que Ye Yingzhi se preocupara por él, y los pensamientos caóticos e inusuales desaparecieron en el momento en que vislumbró la cara de su amante. Empujando a Ye Ying Zhi, preguntó: — ¿Qué pasó, Yingzhi? —Los golpes se detuvieron una vez que Ye Ying Zhi abrió la puerta.

—No lo sé. No estaba nadie afuera cuando abrí la puerta. Podría haber sido un borracho tocando la puerta equivocada, que se fue justo cuando abrí, —musitó Ye Ying Zhi.

Chi Yan no estaba convencido, —Pero los golpes continuaron hasta el segundo antes de que abrieras la puerta. Estamos en el segundo piso, incluso si se fuera de inmediato, ¿aun así no lo habrías visto?  —Además, ¿cómo podría alguien borracho golpear a un ritmo tan constante? ¿Fue realmente… una persona la que tocaba la puerta?

Lo que la mujer le dijo en la tarde vino a su mente de repente, ‘la casa de Hu está sucia …’

Chi Yan tembló incontrolablemente y se enterró aún más profundo en el abrazo de Ye Ying Zhi.

Ye Ying Zhi estaba complacido con Chi Yan buscando consuelo y protección en sus brazos. Apretó sus brazos alrededor de él y le dio un beso en la coronilla de la cabeza, su mano rozó suavemente su espalda. —Estaba demasiado oscuro afuera, tal vez no vi claramente. Está bien, solo tenemos que ser más cuidadosos por la noche. Nadie puede derrotarme en una pelea.

Chi Yan guardó silencio.

Ye Ying Zhi de repente se rio entre dientes, y con su mano izquierda, levantó la cara de Chi Yan, mirándolo a los ojos, —Cariño, ¿no me digas que estás considerando seriamente que lo que dijo la anciana sobre los fantasmas podría ser cierto?

¿Qué anciana? Ella era solo una mujer de mediana edad… La cara de Chi Yan se enrojeció al tener sus miedos expuestos, así como la proximidad de la cara de Ye Ying Zhi. Él miró hacia otro lado, —De ninguna manera, no le creí.

La luz de la luna que fluía a través de las persianas reveló el atractivo sonrojo que cubría el rostro de Chi Yan. Ye Ying Zhi no pudo evitar besarlo, murmurando, — ¿No me parezco a un fantasma? ¿Un fantasma malvado? Te devoraré y te saborearé todos los días…

Shisai
!!Σ(゚Д゚;≡≡≡≡≡ヾ(;゚д゚)/

| Índice |

One thought on “El Perseguido – Capítulo 14: Infatuación (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *