El Perseguido – Capítulo 33: Encontrando un fantasma.

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan estaba algo sorprendido de que Ye Yingzhi pudiera narrar algo tan espantoso con un tono y una expresión tan tranquilos. Mientras se imaginaba esa escena, no pudo evitar estremecerse. Sin embargo, esta extraña actitud de Ye Yingzhi lo tranquilizó y le dejó analizar lo que dijo.

A dos cuadras de su escuela, había una estación de metro. Una muerte trágica como esa, ciertamente suscitaría controversia.

Según la información de su compañero de clase, quien falleció era una niña que vendía cosméticos en el centro comercial Lianhua a dos cuadras de distancia. Estaba en el turno de noche y el centro comercial cerró a las diez de la noche. Terminó el trabajo después de las once en punto y fue al metro para tomar el tren. Inesperadamente, se encontró con un contratiempo. Como su muerte fue extraña y trágica, las noticias habían sido bloqueadas, el sector público solo emitió un aviso para recordar a los residentes cercanos que deben prestar atención a su seguridad y no regresar a casa tarde.

El negocio florecía ahí. Como estaba cerca de las escuelas, a los estudiantes de la Universidad A les gustaba ir para comer y comprar. Tal vez pasó por la escena del crimen, tal vez incluso conoció a la víctima en el centro comercial antes. Cuando estas pocas palabras, “murió con los ojos abiertos, le arrancaron el corazón, le cortaron la lengua”, se repitieron en la mente de Chi Yan, no pudo evitar temblar. No se atrevió a pensar más en eso y se fue a la cama después de decir buenas noches a Ye Yingzhi.

En medio de su estado medio despierto, medio dormido, Chi Yan sintió que algo se movía fuera de la ventana. Despertó aturdido.

¿Hay un ladrón? 

No debería ser, su dormitorio estaba en el sexto piso…

Chi Yan abrió los ojos y miró la fuente del sonido. A través de la ventana, pudo ver una figura en las barandillas del balcón exterior. Su somnolencia disminuyó y presto más atención.

Una mujer con un vestido rojo oscuro estaba sentada en la barandilla. Miraba fijamente a Chi Yan con los ojos ensangrentados. Parecía querer decir algo, pero cuando abrió la boca, no había nada adentro. No había lengua y solo hizo un sonido de silbido.

Chi Yan subconscientemente miró su pecho solo para ver un gran agujero cavado. Podía ver vagamente la carne, los intestinos y el abdomen expuestos…

Al instante, Chi Yan cerró los ojos y contuvo la respiración. Por un momento, estuvo en trance y recordó que Ye Yingzhi estaba aquí hoy. La idea apenas le vino a la mente y ya estaba gritando: — ¡Ye Yingzhi! Ye Yingzhi…

— ¿Qué pasa? ¿Pesadillas?

Solo abrió los ojos hasta que escuchó la voz tranquila y pacífica de su compañero de cuarto. Ya no se atrevía a mirar por la ventana y miró directamente a la cama opuesta. Ye Yingzhi se había sentado y lo observaba con calma.

Tragó saliva e inclinó ligeramente la mano hacia la ventana, susurrando: —…Ve si hay algo ahí fuera…

Ye Yingzhi miró tranquilamente por la ventana antes de volver a mirarlo.

—Nada. ¿Tuviste una pesadilla?

— ¿Nada? —Después de confirmar de nuevo, Chi Yan volvió a mirar por la ventana. El balcón estaba vacío, solo había dos piezas de ropa colgada que aún tenía que sacar.

—…Acabo de ver a una mujer afuera vestida de rojo. La mitad inferior de su cuerpo no se podía ver. Ella seguía mirándome como si tuviera algo que decir… Pero no tenía lengua y le faltaba el corazón. —Hablando de esto último, sintió una frialdad surgiendo detrás de él y no pudo evitar mirar hacia atrás.

—Está bien. Debes de haberte asustado de las noticias de hoy y viste ilusiones, o creías que tu sueño era real. No pienses en eso. Ve a dormir. —Ye Yingzhi le sonrió.

Después de todo, los seres sobrenaturales eran, después de todo, un misterio. Chi Yan todavía tenía algo de miedo, pero estaba demasiado avergonzado para mostrar su cobardía e inutilidad frente a su compañero de cuarto. Solo de escuchar sobre un asesinato, lo había asustado. Asintió y volvió a acostarse.

Era imposible para él dormir en tan poco tiempo. En el momento en que cerró los ojos, la escena de antes aparecería frente a él. Era tarde en el medio de la noche, Chi Yan estaba demasiado avergonzado para seguir acosando a Ye Yingzhi, por lo que solo podía levantar su teléfono y jugar con él en silencio.

Pero siempre sintió que alguien lo estaba mirando, y esa sensación parecía venir del balcón…

Ya había despertado a su compañero de cuarto en medio de la noche. Tal vez se había quedado dormido, por lo que Chi Yan no quería despertarlo por segunda vez. Pero si no lo confirma, realmente se sentiría asustado e incapaz de tener una idea mental.

Después de dudar por mucho tiempo, finalmente tuvo el coraje de mirar por la ventana otra vez…

La cosa abrió su boca sin lengua y le dio una sonrisa vacía.

Chi Yan no gritó esta vez, trepó frenéticamente por su cama y estaba empeñado en llegar a la cama de Ye Yingzhi. No se atrevió a mirar a otros lugares y subió la escalera de la cama de Ye Yingzhi. Como si estuviera agarrando su última esperanza, se aferró a su manta.

No había forma de que Ye Yingzhi no se despertara con esta serie de movimientos. Se sentó con los ojos abiertos y miró a Chi Yan. — ¿Qué pasa?

Chi Yan sacudió la cabeza y no le salían las palabras. Tomó algunas respiraciones antes de comenzar a hablar con inquietud: —…Esa cosa todavía está afuera…

Le temblaban las manos y parecía que estaba a punto de llorar.

Ye Yingzhi miró el otro lado de arriba a abajo, excepto por un par de pantalones cortos, estaba vació. Luego palmeó su manta: —Sube primero, hace frío afuera.

Era finales de octubre. La temperatura en el norte no era muy alta. No tenían calefacción ni aire acondicionado con calefacción. Probablemente se resfriaría si se parara así en la escalera.

Como si hubiera recibido algún tipo de edicto, Chi Yan rápidamente se metió en la cama. Cuidadosamente tiró de la esquina de la colcha para cubrirse.

Ye Yingzhi volvió la cabeza y miró por la ventana. —No hay nada afuera. Debes haber visto mal y te asustaste tú mismo.

Esta vez, Chi Yan no se atrevió a volver a mirar.

Ye Yingzhi se acostó al lado de la pared. —Duerme aquí conmigo, pero tienes que regresar y coger tu manta. Solo tengo una manta aquí.

Chi Yan todavía tenía temores persistentes, cuando corrió hacia Ye Yingzhi aquí justo ahora, ya había agotado todas sus fuerzas, y ahora sus piernas aún temblaban. Escuchó las palabras de Ye Yingzhi pero no se movió. Se sentó ahí estúpidamente, luciendo algo lamentable.

Ye Yingzhi levantó su manta: —Entra y duerme. Ya casi amanece. Solo serán unas horas.

Chi Yan dudó un momento y entró. Con la cabeza apoyada junto a la de Ye Yingzhi, susurró: —Gracias.

Las camas en el dormitorio tenían solo un metro de ancho. Fue realmente contundente apretar a dos hombres jóvenes. Solo podían dormir uno al lado del otro y de espaldas, sin embargo, estaban a salvo.

Chi Yan estaba tan asustado y tenso que se durmió tan pronto como se relajó.

Al día siguiente, cuando abrió los ojos, vio que la habitación era brillante y sintió una respiración en su cuello. Giró la cabeza ligeramente y descubrió que Ye Yingzhi se había dado la vuelta. Su cabeza descansaba sobre su cuello y su brazo derecho descansaba completamente sobre su cintura. Los dos cuerpos estaban cerca el uno del otro, mostrando el estado de Ye Yingzhi de abrazarlo.

Lo que fue aún más vergonzoso, era que había algo duro que se frotaba detrás de él.

Chi Yan abrió la boca y quedó atónito por un momento.

Ye Yingzhi había estado tan perturbado la noche anterior que no durmió durante unas horas. En este momento, Chi Yan estaba demasiado avergonzado para despertarlo. Trató de cambiar su postura y salir, pero debido al espacio limitado y la mano derecha de Ye Yingzhi que lo apretaba con fuerza, no sirvió de nada. En cambio, era como si estuviera atendiendo a la otra parte por su propia iniciativa.

La cara de Chi Yan se puso roja y, finalmente, apretó los dientes, cerró los ojos y decidió fingir que era ignorante.

De todos modos… ¿Estaría bien pronto?

Debido al accidente que sucedió con el desconocimiento de la otra parte en la madrugada y cómo estaba demasiado aterrorizado anoche y le causó problemas, Chi Yan no se atrevió a mirar a Ye Yingzhi directamente a la cara después de haberse despertado. Sus orejas estaban completamente rojas.

Ye Yingzhi abrió los ojos sin prisa y levantó el brazo. —Lo siento, ¿te presioné? —dijo sin cambiar de posición.

Mientras estaba cerca de él, podía sentir su aliento en la oreja y el cuello.

Chi Yan rápidamente sacudió la cabeza varias veces y luego agregó: —No. Sí, no, muchas gracias por lo de ayer.

Se sentó y no se atrevió a mirar a Ye Yingzhi.

Ye Yingzhi curvó levemente los ojos y parecía que estaba sonriendo, pero sin sonreír realmente. —Todo está bien. No pienses demasiado y te asustes. No hay fantasmas en el mundo. Todo está hecho para engañar a la gente.

Chi Yan asintió y rápidamente salió de su cama. Fue directo a vestirse y arreglarse.

No pudo evitar mirar por la ventana. El cielo estaba despejado y brillante.

Efectivamente, no había nada ahí.


Capítulo 34 ya disponible en la edición 32 de Kovel Times

| Índice |

2 thoughts on “El Perseguido – Capítulo 33: Encontrando un fantasma.

  1. CarolinaF. o Nekoi says:

    😱😱😱😱😱😱😅😅😅😅😅😅😅😅😅😅😅🥰❤😍🥰❤😍🥰❤😍🥰❤😍🥰❤😍🥰❤😍🥰❤😍🥰❤😍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *