El Perseguido – Capítulo 35: Otro encuentro fantasma

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


¿Por qué sucedió algo otra vez?

Chi Yan recordó lo que sucedió la noche anterior e instantáneamente sintió un escalofrío. Después de mirar a izquierda y derecha, levantó la manta, se sentó y salió de la cama para encender la luz. No sabía a dónde había ido Ye Yingzhi o cuándo se había ido.

Tan pronto como se bajó de la cama, fue hacia la mesa a beber agua. No había encendido la luz todavía cuando escuchó el crujido de la puerta abriéndose.

Pensó que había sido Ye Yingzhi quien había regresado.

—Yingzhi, ¿has vuelto? —Saludó luego de tragar el agua.

Sin embargo, no escuchó ninguna respuesta de la otra parte.

Chi Yan se sintió un poco preocupado, así que giró la cabeza y se encontró con un par de ojos saltones.

Había algo parado en la puerta, mirándolo. Su tez era pálida y no tenía brazos. Cambiando su visión hacia abajo… las piernas tampoco se podían ver.

Su corazón inmediatamente se aceleró. Se olvidó de respirar, no se atrevió a cerrar los ojos ni girar la cabeza. Miró esa cosa cara a cara.

Permaneció quieto y esa cosa seguía mirándolo.

Chi Yan vio que esa cosa movía su boca, emitiendo silbidos y susurros difusos, como una vieja señal de radio bloqueada.

No sabía cuánto tiempo se quedaron así, Chi Yan podía sentir capas y capas de sudor frío empapando su camiseta. Cuando despertó, se dio cuenta de que le habían cambiado la camisa. Estaba metido en la cama con solo una camiseta grande. No había necesidad de adivinar que fue Ye Yingzhi quien lo ayudó a cambiar la camisa que tenía antes con olor a alcohol.

De repente, esa cosa desapareció.

Chi Yan vio a Ye Yingzhi parado en la puerta, mirándolo con calma. — ¿Por qué estás parado ahí con la puerta abierta sin usar ropa?

Chi Yan lo miró con labios temblorosos. Ya había perdido su capacidad de responder.

Ye Yingzhi cerró la puerta antes de caminar hacia él. Había un abrigo sobre su brazo izquierdo, parecía que acababa de regresar de afuera. Llevaba una bolsa de papel marrón con la mano derecha. Colocó la bolsa de papel sobre la mesa y agitó su mano izquierda frente a la cara de Yan Chi. —Ah Yan, ¿qué pasa?

—Hay, hay… —la palabra “fantasma” estaba atrapada en su boca. Estaba tan asustado que no podía hablar correctamente. Chi Yan agarró el brazo de Ye Yingzhi: —…Después de despertar, vi una noticia de que alguien había muerto nuevamente. Entonces, vi una… cosa sin brazos, sin pies visibles… —Levantó la cabeza y miró a Ye Yingzhi, sus ojos llenos de miedo.

Ye Yingzhi lo empujó hacia el frente de la mesa y lo hizo sentarse. Le dio unas palmaditas en el hombro sin decir nada para tranquilizarlo. Después de un tiempo, cuando Chi Yan se calmó gradualmente, sacó los recipientes de comida de la bolsa de papel. Había gachas de mariscos, albóndigas de camarones al vapor, costillas de cerdo al vapor, garras de pollo al vapor, bollos de crema dorada y bollos de nuez. Eran los alimentos más populares para dim sum y lucían particularmente atractivos. Se notaba que habían sido comprados especialmente en el popular restaurante cantonés cercano.

Shisai
El dim sum es una comida cantonesa liviana que se suele servir con té. Se come en algún momento entre la mañana y las primeras horas de la tarde. Contiene combinaciones de carnes, vegetales, mariscos y frutas. Se suele servir en pequeñas canastas o platos, dependiendo del tipo de dim sum.

Ye Yingzhi abrió uno de los contenedores y, de inmediato, salió vapor y un olor fragante. Chi Yan tampoco pudo evitar sentir hambre y su línea de visión se volvió hacia la comida en la mesa.

La comida fue capaz de hacer que uno se sintiera seguro por instinto.

Ye Yingzhi sacó los palillos y se los metió en las manos. —Date prisa y come, hablaremos después de haber comido. No has comido nada en el almuerzo, supongo que tendrás hambre como recién te despertaste.

—…Gracias —Chi Yan expresó su agradecimiento y lentamente comenzó a comer. Después de que la bola de camarones llegó a su vientre, el calor se extendió gradualmente a sus cuatro extremidades, calentando su cuerpo que había estado entumecido por la conmoción.

Ye Yingzhi fue a bañarse y apareció vistiendo una bata. Caminó hacia la cama de Chi Yan, tomó todas sus almohadas y mantas y las colocó en su cama.

Chi Yan estaba comiendo las gachas en este momento, sus ojos se abrieron cuando vio esto.

— ¿Ye Yingzhi…? —Dijo después de tragar la papilla que tenía en la boca.

—No estés ansioso, come lentamente. Es mejor que te acuestes conmigo esta noche. —El cabello de Ye Ying Zhi todavía estaba húmedo cuando se sentó al lado de Chi Yan.

Su tono era muy plano, como si estuviera hablando de algo sin importancia. No mencionó nada sobre razones o posibles consecuencias. Sin embargo, Chi Yan sabía que debía ser porque había visto lo sorprendido que estaba de haber tomado la iniciativa de hacer tal propuesta.

Asintió con la cabeza y le volvió a agradecer. Esta era ya la cuarta vez que le agradecía a Ye Yingzhi. Porque aparte de esto, no sabía qué más decir. Aunque no sabía con qué tipo de maldad debió haberse topado para poder ver todas esas cosas recientemente, tuvo la suerte de contar con un compañero de habitación tan bueno.

Los ojos de Ye Yingzhi se curvaron y sonrió. —No hay necesidad de agradecer, esto es lo que debo hacer.

Todas las personas buenas eran así, incluso si no era asunto suyo, todavía decían: “Esto es lo que debería hacer”. Chi Yan estaba pensando en esto mientras se subía a la cama de Ye Yingzhi.

Al día siguiente, todo estuvo bien. Fue a informar a su asesor académico y este le comentó que iría al extranjero para asistir a varias conferencias académicas el próximo fin de semana. Le tomaría alrededor de un mes regresar, por lo que le pidió que trabajara duro y lo contactara por correo electrónico.

Después de salir de la oficina, Chi Yan recibió una llamada telefónica de su padre. El contenido de la llamada destruyó su buen humor.

Chi Zhongyuan primero le preguntó sobre sus estudios, como le iba en la escuela, y luego dijo desde el otro extremo del teléfono: —Hijo, llamó tu tío Dulin. Dijo que ha pasado mucho tiempo desde que los visitaste y pidió que fueras a cenar este fin de semana. No es correcto que nunca aparezcas. Ve este fin de semana si tienes tiempo.

Chi Yan estaba aturdido, dudó por un momento antes de decir: —Papá, no puedo. No es que no quiera ir. Mi asesor me pidió que trabaje con él en un proyecto. Ahora estoy empezando a hacerlo. Todo el grupo está trabajando horas extras y ni siquiera puedo descansar el fin de semana. Me lleva más de una hora ir a la casa del tío. Tomará medio día incluso si es solo una comida. No es apropiado pedir permiso en este momento. Déjame llamar al tío y visitarlos cuando esté libre…

Estaba mintiendo. Su asesor iría al extranjero para su reunión este fin de semana, por lo que en realidad estaría libre durante todo el mes. No hubo proyectos que lo necesitaran para trabajar horas extras. Sin embargo, necesitaba poner este tipo de excusa.

La mentalidad de la generación anterior era poner los estudios como la primera prioridad. Cuando Chi Yuanchong escuchó esto, ya no le pidió que fuera. Simplemente le dijo: —Está bien, entonces recuerda llamar a tu tío, te extraña. En cuanto termines tu trabajo, compra algo para tus primos, tus tíos, la tía abuela y visítalos…

Chi Yan respondió afirmativamente y después de hablar un rato más, terminó la llamada.

El tío Dulin que su padre había mencionado, era el hijo de su tía abuela.

La tía abuela era la hermana menor de su abuela. Según su padre, a menudo jugaba con su tío cuando era joven y su relación era buena. Pero cuando estaba en la escuela secundaria, se mudaron a Ciudad A debido a la transferencia de trabajo de su esposo. Aun así, las dos familias no dejaron de contactarse. A menudo se llamaban durante las festividades y preguntaban el uno por el otro. Cuando el tío Dulin volvía a Ciudad H, también visitaba su casa. Chi Yan conoció a este tío cuando era joven antes.

Más tarde, Chi Yan fue admitido en la Universidad A y sus dos padres estaban muy contentos. Durante su tercer año de secundaria, lo llevaron cerca para jugar y también fueron casualmente a visitar a su tío. En ese momento, el esposo de su abuela acababa de fallecer, el tío era hijo único, solo había abuela, tío, tía y su hijo que acababa de comenzar su primer año en la escuela secundaria. La familia de cuatro se alojó en una villa de tres pisos.

Su villa fue construida bastante temprano, fue después de más de 20 años nuevamente, cuando la tía abuela y su esposo confiaron en algunas conexiones y finalmente compraron la tierra. El diseño de la villa es anticuado. Se podría decir que la casa era la más antigua en más de una década en esas áreas. Lo bueno fue que el espacio entre las habitaciones era muy amplio, a diferencia de las villas que hoy en día se construyeron juntas. Como tal, también se sintió muy tranquilo con la distancia.

Tío y tía estaban muy contentos de verlos y les dieron una cálida bienvenida. Sin embargo, cuando estaban cenando, Chi Yuanchong recibió una llamada que lo alarmó de algunos problemas en el trabajo. Tuvo que apresurarse para resolverlos. Originalmente, Chi Yuanchong y su esposa querían llevar a su hijo a jugar cerca antes de enviarlo a la escuela. Inesperadamente, este plan fue completamente interrumpido.

El tío Dulin inmediatamente expresó que, si tenía algo que manejar, que llevase a su esposa y que deje que Xiao Yan se quede en su casa. De todos modos, tenían mucho espacio, Xiao Yan podría ayudar a su primo con su tarea. Enviaría a Chi Yan a la escuela cuando comenzase el período. Xiao Yan también era un niño grande ahora, podía cuidarse solo y también ahorrarle la molestia de andar por ahí.

En ese momento, Chi Yan solo estaba pensando en ver una exposición aeroespacial en Ciudad A. Debido a que esta exposición terminó al día siguiente, aceptó la idea.

Aunque la casa tenía tres pisos, de hecho, el área del tercer piso era muy pequeña. Una de las salas más pequeñas fue utilizada como trastero. Había una habitación con ventanas que se usó como habitación de invitados, y otra que se decoró como una sala budista, porque su abuela es budista. En el medio del pasillo había un nicho, en el que se colocaban las estatuas de Buda y Bodhisattva junto con quemadores de incienso, frutas y bocadillos. Una pintura del ‘paraíso occidental’ y ‘Han Shan le pregunta a Shi De’ colgaban alrededor de las cuatro paredes.

La familia de cuatro ocupaba el segundo piso, mientras que Chi Yan se quedó en el tercer piso. Tenía todo el piso para él solo. El tamaño de su habitación no era pequeño; Había una cama grande, un baño y un balcón. Estaba bastante feliz por eso.

Acababa de terminar el examen de ingreso a la universidad en ese momento y todavía estaba a unos días de comenzar la escuela. Fue el momento más despreocupado. Sus padres se fueron la primera noche. Dormía bien solo en la casa de su tío. Al día siguiente, salió con su primo para ver la exposición y pasó medio día de compras, sin regresar hasta la cena. Era muy feliz. En ese momento, su primo no había comenzado la escuela porque eran vacaciones de verano. Se llevaban muy bien. Después de la cena, Chi Yan y su primo jugaron hasta las doce en punto. Estaba cansado después de un día loco de juegos, y se quedó dormido después de bañarse, apenas hizo contacto con su almohada. Dormía tanto que no notó ninguna anormalidad.

Cuando se despertó por la mañana, recibió una llamada telefónica de su padre diciéndole que fuera sensato en la casa de su primo. Se quedó en casa obedientemente por un día. Se levantó por la mañana y fue a la sala budista para recitar sutras budistas junto a su tía abuela. Ayudó a su primo a hacer albóndigas al mediodía y le enseñó a su primo por la tarde. Después de la cena, él y su primo fueron a una cancha cercana a jugar bádminton. No regresaron hasta las 10 en punto.

Dormía solo por la noche, pero se despertó en medio de la noche, sintiendo que el aire acondicionado parecía haber dejado de funcionar. El aire en la habitación era cálido y seco, como si no hubiera circulación de aire. Pero en ese ambiente sofocante, era evidente que algo ligeramente frío lo abrazaba fuertemente por detrás.

| Índice |

One thought on “El Perseguido – Capítulo 35: Otro encuentro fantasma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *