El Perseguido – Capítulo 38: Arreglo

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Mientras esperaba, el período de tiempo fue lo suficientemente largo para que Chi Yan viera esa cosa claramente.

Era un humano, que se arrastraba por el suelo apoyándose poco a poco en sus extremidades porque no tenía piernas.

Chi Yan retrocedió lentamente.

Vio como la cosa abría la puerta por completo antes de entrar.

Cuando esa cosa extendió su mano y estaba a punto de alcanzar la sábana, una figura alta finalmente apareció en la entrada de la habitación, llamándolo con voz profunda: —Ah Yan, ¿qué pasa?

En el momento en que ese hombre gritó su nombre, su corazón volvió a caer en su pecho.

Movió la garganta dos veces y miró hacia la cama. Esa cosa realmente había desaparecido.

Levantó la vista y dijo: —Ying Zhi, vi ese tipo de cosas nuevamente. Esta vez no escuché de ninguna muerte, ni estoy en la escuela… ¿Por qué sigo viendo… ese tipo de cosas?

Ye Ying Zhi se apresuró a caminar unos pasos y se arrodilló en la cama con una rodilla, extendiendo la mano para abrazar a Chi Yan en sus brazos. Él siguió dándole palmaditas en la espalda.

—…No tengas miedo. No tengas miedo. Ya no hay nada. —Inclinó la cabeza ligeramente, frotando sus labios contra el cabello en la sien de la persona que abrazaba y no pudo evitar besarlo suavemente.

Chi Yan no se dio cuenta de los movimientos de la otra parte, tampoco se dio cuenta de lo íntima que era su postura en este momento, a ciegas aprovechó la oportunidad para esconderse en los brazos de Ye Ying Zhi para calmar su miedo.

Da mucho miedo… Esa cosa que acabo de ver, da miedo…

Lo que encontró en la casa de su tío nunca había mostrado su apariencia, pero los dos fantasmas que vio en la escuela, aunque daban miedo, solo aparecieron en un lugar; nunca hicieron ningún avance hacia él. Sin embargo, esta vez, esa cosa se acercó a él.

Había estado en los brazos de Ye Ying Zhi durante mucho tiempo antes de sentir cierta vergüenza. Se sonrojó y se retiró un poco. Secretamente se felicitó a sí mismo, debido a la habitación oscura, la otra parte no debería poder ver su expresión.

Ye Ying Zhi lo soltó y suavemente preguntó: —¿Te sientes mejor? ¿Estás bien? ¿Puedo volver?

—No, no te vayas —Chi Yan estaba tan ansioso que agarró la manga de Ye Ying Zhi de inmediato y bajó la cabeza, sin saber qué decir.

¿Decirle que tiene miedo? ¿Decir “no te vayas, quédate conmigo por un tiempo”? Ahora son más de las doce en punto, no importa que lo llame en el momento en que tenga miedo, ¿cómo puedo evitar que duerma?

Ye Ying Zhi también estaba de buen humor. Pacientemente se paró y esperó, dejando que lo soltase.

Chi Yan inclinó la cabeza mientras liberaba lentamente su agarre, pero rápidamente enrollo la manta en una bola antes de abrazarla en sus brazos, susurrando: —…Ye Ying Zhi, ¿puedo ir a tu habitación y dormir contigo?

Ye Ying Zhi en lugar de disuadirlo, sonrió y dijo: —Sí, no tienes que tomar la almohada. Tengo dos almohadas allá.

Asintió torpemente e intentó ponerse de pie con la manta en sus brazos. Luego, se dio cuenta que estaba tan asustado que sus piernas estaban entumecidas por el miedo. En lugar de ponerse de pie, casi se cae sobre la cama.

Ye Ying Zhi extendió la mano y lo ayudó, aparentemente burlándose de él pero luciendo serio. — ¿Te llevo?

Chi Yan rápidamente sacudió la cabeza y se levantó con firmeza. Lo siguió de cerca y se trasladó a la habitación contigua como si temiera que la otra parte no lo quisiera.

Aunque Ye Ying Zhi vivía solo, tenía una cama doble, que era suficiente para que ambos pudieran dormir. Chi Yan extendió su edredón y ocupó el borde exterior. Al ver que estaba acostado, Ye Ying Zhi extendió la mano para apagar la luz de la mesilla.

La habitación se sumergió instantáneamente en la oscuridad nuevamente. Solo la tenue luz de la luna entraba a través de las cortinas de color beige.

Originalmente, Chi Yan estaba de espaldas a Ye Ying Zhi para que cuando abriera los ojos, pudiera ver la puerta. La estructura de las dos habitaciones era la misma y el color de las puertas también era el mismo. Esto le recordó su experiencia anterior, y luego no pudo evitar mirar al suelo por miedo a que algo se arrastrara. Aunque no pudo ver nada después de cerrar los ojos, todavía estaba inquieto.

Inconscientemente, terminó acercándose a Ye Ying Zhi.

Después de un tiempo, se acercó aún más al territorio de la otra parte.

Ye Ying Zhi abrió los ojos y miró a la persona que se acercaba a él. — ¿Por qué no duermes?

Chi Yan se volvió hacia él y se dio cuenta de que había ocupado demasiado espacio en la cama. Inmediatamente regresó a su propio lugar y abrió la boca para explicar.

—…Cuando miro a la puerta, recuerdo esa cosa y me da miedo. Si cierro los ojos, tengo un miedo constante de que algo se suba mientras no estoy mirando, por lo que no puedo evitar mirar a la puerta nuevamente —Este fue un círculo vicioso.

Ye Ying Zhi no dijo nada después de escuchar sus palabras.

Chi Yan estaba a punto de decirle: —Me portaré bien y volveré a dormir. Ya no me meteré en tu costado —cuando vio a Ye Ying Zhi estirando los brazos, rodeándolo y quedando en una posición cara a cara.

—Entonces duerme de esta forma contra mí, solo mírame y yo miraré hacia la puerta. Nada vendrá.

Realmente se sentía más seguro estando frente al pecho de Ye Ying Zhi mientras que Ye Ying Zhi estaba mirando hacia la puerta de la habitación. Chi Yan no estaba dispuesto a negarse y dijo: —Ying Zhi, eres el mejor —Antes de quedarse dormido con la cabeza acurrucada en esta buena posición.

Mientras dormía, su mano se estiró inconscientemente y tocó el pecho de Ye Ying Zhi. Este le pasó la mano por su cuello mientras sus propias manos se deslizaban sobre su hombro y espalda. Sonrió mientras susurraba: —Sé bueno, ve a dormir…

Como dice el refrán, ‘las cosas malas no suceden más de tres veces’, esta era la tercera vez que veía fantasmas en un corto período de tiempo, Chi Yan ya no podía engañarse a sí mismo y calmarse, sin embargo, todavía no se atrevía a hablar con otras personas al respecto.

Sus padres estaban muy lejos en la ciudad H y eran viejos. La generación anterior tenía una mentalidad diferente a la de su propia generación. Decirles, solo los haría preocuparse y, tal vez, una situación no deseada sucedería sin razón. Sus compañeros y amigos normales que no tenían una amistad profunda con él, no creerían sus palabras. Solo pensarían que estaba inventando cosas para causar sensación, del mismo modo, no podrían ayudarlo de todos modos.

Chi Yan se quedó involuntariamente en la casa de Ye Ying Zhi durante cuatro días. Después de la primera noche, todo estuvo tranquilo y no pasó nada. Pero no se atrevió a volver solo al cuarto de al lado para dormir. Ye Ying Zhi tampoco tomó la iniciativa para convencerlo de que volviera. Fingió no pensar en eso, que no había pasado tal incidente y siguió yendo al dormitorio de su compañero de forma natural cuando era momento de dormir como si se hubiera establecido ahí.

Sabía que no podría pagar la amabilidad del Joven Maestro Ye, por lo que ayudó activamente a lavar los platos y barrer el piso todos los días. Incluso la ropa interior y la ropa de Ye Ying Zhi fueron arregladas por él, desde lavarlas hasta guardarlas en el armario.

El sábado por la mañana, como de costumbre, recibió el mensaje del viejo Yuan invitándolo a jugar baloncesto. Ya había hecho planes para volver a la escuela hoy para obtener algo más de ropa y también para ir a la biblioteca a pedir prestados algunos materiales de referencia. Después de pensar, también quería hablar sobre los incidentes recientes con el viejo Yuan y dejar que pensara en algunas ideas para él, por lo que aceptó felizmente jugar al baloncesto.

Informó a Ye Ying Zhi y estaba listo para salir después del desayuno. Este asintió con la cabeza y dijo: —Vuelve temprano en la noche, haré una olla caliente para que comas.

| Índice |

2 thoughts on “El Perseguido – Capítulo 38: Arreglo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *