El Perseguido – Capítulo 39: Armario

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan no estaba en buenas condiciones hoy. Después de jugar una ronda de baloncesto, se sentó a un lado y los vio jugar. Informó al viejo Yuan y llevó su bolso a la biblioteca para pedir prestado los materiales que necesitaba antes de regresar a su dormitorio para llevar la ropa antes de volver a la cancha. Para entonces, casi todos se habían ido, solo el viejo Yuan estaba parado debajo del árbol al lado del patio, esperándolo.

Al verlo aparecer, el viejo Yuan lo saludó y señaló su abultada bolsa, diciendo: — ¿Por qué está tan llena? ¿Te vas a casar?

Chi Yan cubrió la bolsa. —…No hables tonterías.

El viejo Yuan miró la hora y sugirió: —Se ha abierto un nuevo restaurante de hotpot fuera de Dongmen. Parece bueno. Recientemente, he visto bastante publicidad sobre el. ¿Vamos?

Chi Yan se negó vergonzosamente: —…Ye Ying Zhi preparó una olla caliente en casa hoy y me dijo que volviera a comer. ¿Quizás podamos ir otro día?

El viejo Yuan no podía soportar mirarlo directamente. —Hey, Chizi. ¿Estás realmente casado? Me preguntaba por qué no podías jugar más de un partido hoy. Entonces, fue por deficiencia renal.

— ¡No digas tonterías! No estoy… lo que dijiste. —Chi Yan se quejó en su corazón. Conversó con el viejo Yuan mientras se dirigían hacia la cafetería cerca de la cantina. Explicó mientras caminaban: —Estoy viendo fantasmas. Quiero hablar contigo y preguntarte si tienes alguna solución.

— ¿Fantasmas? ¿Es en serio?  —El viejo Yuan lo siguió de cerca y preguntó por los detalles.

Se sentaron a un lado de la cafetería y pidieron dos tazas de café. Luego habló sobre su experiencia de ver a una mujer fantasma esa noche después de escuchar que una niña había sido asesinada.

El viejo Yuan fue su amigo durante cuatro años, se saltaron clases, copiaron tareas, jugaron juegos e incluso estudiaron juntos a último momento. Después de escucharlo, no sospechaba que Chi Yan le estuviese mintiendo, de hecho, estaba preocupado: —Esto no es fácil de resolver. En primer lugar, no sabemos si pertenece a la ciencia o la metafísica, si tienes alucinaciones por algún motivo o si esas cosas realmente existen y porque siguen buscándote.

Chi Yan susurró: —Me gustaría que la ciencia pudiera explicar que todo es una ilusión.

Quién sabía en qué estaba pensando el viejo Yuan, de repente se dio unas palmaditas en el muslo y dijo: —Bien, lo recuerdo. Tenía un amigo en la secundaria y nuestra amistad es muy buena. Cuando lo volví a ver, lo escuché mencionar que se había convertido en aprendiz de un maestro y estudia sobre estas cosas de dioses y fantasmas. Déjame preguntarle si tiene alguna solución. Es mejor si puede resolver tus problemas, si no, también debería poder darte las conexiones correctas y recomendarte a otros maestros, al menos no serás engañado.

La gente tendía a retener el pasado sobre el presente, así que cuando Chi Yan se enteró de que era un compañero de clase de la secundaria del viejo Yuan y tenía la misma edad que él, se sintió un tanto inseguro. Sin embargo, los comentarios del viejo Yuan fueron muy razonables. Le pidió que lo ayudara a hacer una cita con este compañero de clase. Vio la hora y se dio cuenta de que se estaba haciendo tarde, así que se apresuró a tomar el metro de regreso a la casa de Ye Ying Zhi.

Cuando tocó el timbre, ya eran las 7:40 p.m. Ye Ying Zhi ya había hervido la sopa y había preparado una mesa llena de platos. Cuando le abrió la puerta, le pidió que se lavara las manos, se sentara y comiera primero antes de desempacar su ropa.

La sopa caliente estaba hecha con huesos de carne a fuego lento. El chile y la pimienta de Sichuan se produjeron en el área de Chongqing y se transportaron especialmente a Ciudad A. Era fragante y deliciosa, dejando un rico sabor posterior. Carne fresca, cordero, camarones, filetes de pescado, tripas, huevos de codorniz blanca y vegetales frescos, como fideos y jamón, se agregarían. Aunque solo había una pequeña porción de cada uno de los alimentos, se veían muy exquisitos, y sin embargo, suficiente. Chi Yan casi no podía dejar de comer.

El otoño fue fresco y refrescante. Era un momento adecuado para comer olla caliente. Ye Ying Zhi sacó dos botellas de cerveza helada directamente de la nevera y sirvió una taza a él y a Chi Yan. La cerveza fría agregó más placer al estómago.

Chi Yan conversó mientras comía alegremente, esos fantasmas y demonios que había encontrado recientemente junto con todos sus miedos, fueron temporalmente descartados. Sin saberlo, comió con Ye Ying Zhi hasta las diez de la noche.

Después de ayudar a Ye Ying Zhi a limpiar la mesa, fue a bañarse. Lavó la ropa empapada con olor a olla caliente y cerveza en la lavadora antes de desempacar esa gran bolsa de ropa que había traído.

Aunque había estado durmiendo en la habitación de Ye Ying Zhi, la ropa que trajo antes, todavía estaba colgada en el armario del dormitorio contiguo.

Ese armario también era más anticuado. Era un armario de dos puertas de color madera que era tan alto como una persona. La textura se veía bien y muy gruesa.

Chi Yan todavía tenía algunos temores persistentes sobre esa habitación. Después de entrar por la puerta, encendió la luz del techo antes de poner su bolso en la cama. Luego fue al armario y abrió el lado izquierdo de la puerta del armario para colgar su ropa.

Un objeto rojo ensangrentado se destacaba en el armario, un trozo de carne muy mutilado, apenas suficiente para ver que provenía de una figura humana.

Chi Yan cerró la puerta del gabinete en un reflejo y salió corriendo por la puerta. Empujó la puerta de la habitación de al lado y corrió al baño con el sonido del agua corriendo.

Recordó que Ye Ying Zhi acababa de entrar a bañarse y todavía estaba adentro. Estaba completamente mojado y su corto cabello negro se aferraba fuertemente a su rostro. El agua se derramó del cabezal de la ducha y roció todo su cuerpo. Bajo la luz del baño, las gotas reflejaban un brillo dorado.

Chi Yan, sin embargo, no tuvo en cuenta estas cosas. Después de correr al baño, corrió directamente a los brazos de Ye Ying Zhi.

El agua moderadamente caliente se derramó sobre él, empapando su ropa. La temperatura del agua apenas le devolvió algo de sentido.

La mano de Ye Ying Zhi sostuvo su cintura con una mano para estabilizar su figura, también cerró el cabezal de la ducha. Bajó la cabeza y preguntó: — ¿Qué pasó?

—Vi esa cosa otra vez, esta vez no tenía piel… está en el armario de al lado, lo vi en el momento en que lo abrí… —tartamudeó Chi Yan. Le castañeteaban los dientes y el frío del fondo de su corazón le hizo temblar.

Ye Ying Zhi no habló. Simplemente le quitó la ropa empapada y la arrojó sobre la mesa a un lado. Lo jaló debajo del cabezal de la ducha y lo volvió a encender. Aumentó la temperatura del agua y dejó que el agua caliente lavara a Chi Yan mientras estaba parado a un lado mirándolo. Todavía lo sostenía con una mano para evitar que se cayera. En silencio, lo tranquilizó diciendo: —Está bien. Puedes tomar otro baño caliente aquí para relajarte y eliminar cualquier mala suerte. Déjame ir y echarle un vistazo.

Chi Yan inconscientemente giró su mano y lo contuvo. —…No, iré contigo.

Como Chi Yan no traía ropa, Ye Ying Zhi sacó dos conjuntos de pijamas limpios de su armario. Como Chi Yan no era tan alto como él, la parte superior colgaba sobre sus caderas y la parte inferior tenía que enrollarse un poco.

Luego lo condujo a la puerta de al lado. Fue al armario, lo abrió y miró dentro antes de informarle a Chi Yan que no se atrevía a entrar y que lo miraba desde la puerta, —Ah Yan, no hay nada. No tengas miedo.

Cuando Chi Yan recordó la escena de aquel momento, no pudo evitar temblar y dijo vacilante: — ¿Es-es…?

Ye Ying Zhi asintió y dijo: —Está bien. No tengas miedo. Este gabinete también es viejo. Encontraré a alguien que lo quite y lo reemplace mañana por la mañana. No tengas miedo. ¿Debo sacar tu ropa y colgarla primero en el armario de mi cuarto?

Chi Yan se acercó y recogió la mochila que había tendido en la cama. Miró el pesado y viejo armario marrón con temor y sacudió la cabeza. —…No, sólo me llevaré esta bolsa. Hay una muda de ropa ahí dentro, no la quiero.

Incluso si Ye Ying Zhi lo ayudara a quitar la ropa del armario, no se atrevería a quedarse con esa ropa. Igualmente, no había mucha ropa adentro para empezar. Solo un conjunto y algunas prendas interiores que trajo antes.

Chi Yan tomó su bolso y siguió a Ye Ying Zhi de regreso a su habitación. Secretamente juró que nunca volvería a entrar en ese cuarto. Ye Ying Zhi dejó la mitad del armario para que colgara su ropa. También había un guardarropa frente al dormitorio. Los dos armarios en el dormitorio eran toda la ropa que a menudo se usaba durante esta temporada, por lo que no estaba demasiado abarrotada.

Chi Yan colgó su ropa una por una en el armario de Ye Ying Zhi. Mirándolo, no había nada malo en colgar sus ropas juntas. Ye Ying Zhi se sentó en la cama y lo vio ocupado con sus cosas. Tenía un libro sobre su rodilla. Cuando Chi Yan miró hacia atrás, estaba leyendo el libro con la cabeza gacha. Parecía que estaba cautivado por el libro.

Sintió curiosidad y se acercó a mirar el título del libro y descubrió que era “La teoría de la justicia” de Rawls. En su corazón, elogió que Ye Ying Zhi fuera un estudiante del departamento de filosofía. Incluso podía leer ese libro con tanta alegría.

Entonces se dio cuenta de un problema extremadamente embarazoso.

Había traído bastantes calzoncillos, por lo que esta vez trajo principalmente su abrigo, pero no ropa interior adicional. La que llevaba antes estaba empapada, Ye Ying Zhi la quitó y luego la arrojó al baño. Aún no se había lavado; mientras que el resto estaba en el armario embrujado en la habitación contigua.

| Índice |

One thought on “El Perseguido – Capítulo 39: Armario

  1. CarolinaF. o Nekoi says:

    😱😱😱😱😱😱😱😱😱😰😰😰😰😰😰😰😰😰😰🤔🤔🤔🤔🤔🤔🥰❤😍🥰❤😍😍🥰❤😍😍🥰❤😍😍🥰❤😍🥰❤❤😍🥰❤😍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *