El Perseguido – Capítulo 51: Disfraz revelado

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan estaba llevando los comestibles a casa cuando recibió una llamada telefónica de su madre.

Liu Fengying parecía haberse escondido en algún lugar e hizo esta llamada telefónica en secreto. Había bajado especialmente la voz: —Xiao Yan, una chica linda vino a nuestra casa justo ahora. La vi a través de la mirilla, dijo que es tu novia. Todavía estaba murmurando sobre cuándo conseguiste una novia, cuando Ying Zhi vino y abrió la puerta. Se fue a algún lado con la chica. Mamá realmente no sabía lo que estaba sucediendo en este momento, así que quería llamarte y preguntarte sobre eso primero.

Cuando Chi Yan escuchó esto, se puso ansioso. — ¿Él abrió la puerta? ¿Salió? ¿Todavía no ha regresado?

¿No le dije que no abriera la puerta? ¿Qué debería hacer si Gu Xixi le hiciera algo a Ye Ying Zhi?

Como decía el dicho, “la madre conoce bien a su hijo”, Liu Fengying podía escuchar la urgencia y la preocupación en la voz de su hijo. Aunque no entendía por qué, pero aun así lo consoló. —No te preocupes, iré a echar un vistazo.

Chi Yan corrió a su casa con su teléfono en la mano. Después de un rato, escuchó a su madre decir: —Ha vuelto. Ying Zhi ha vuelto, pero la niña ya no está aquí.

Chi Yan luego dejó escapar un suspiro de alivio. —Está bien, mamá, esa chica no es mi novia. Ella tiene algunos problemas mentales, y Ying Zhi lo sabe… Sí, te contaré el resto más tarde. Voy a colgar.

Era más fácil decirle que tenía algunos problemas mentales que decir que no era humana.

Después de regresar a casa, fue a la cocina a dejar los comestibles y corrió hacia Ying Zhi que estaba leyendo en la sala de estudio. Al mismo tiempo, no se olvidó de cerrar la puerta de la habitación.

Ye Ying Zhi dejó el libro en la mano y se levantó. Tomó a Chi Yan en sus brazos y lo abrazó, preguntándole: —Ah Yan, ¿qué pasa?

Chi Yan tragó saliva y lo miró de arriba abajo nuevamente. Extendió la mano y tocó su cuerpo, confirmando que seguía siendo el Ye Ying Zhi que conocía antes de relajar realmente su cuerpo. — ¿Estás bien?

Ye Ying Zhi se inclinó y besó su frente. — ¿Qué me puede pasar? Cuando la tía estaba a punto de abrirle la puerta, escuché el ruido y me acerqué. Se fue tan pronto como me vio. ¿Pero cuál es la situación entre Gu Xixi y tú? ¿Cómo sabía de tu familia e incluso vino hasta aquí?

Aunque ninguno de ellos había confirmado su relación, Chi Yan, naturalmente, había aceptado que ahora eran amantes sin lugar a dudas.

No quería que Ye Ying Zhi lo malinterpretara, y ya no quería esconderse de su amante, así que levantó la vista y lo miró seriamente. —Ying Zhi, Gu Xixi no es humana. ¿No dije antes que hay un demonio tratando de matar a mi familia? Me refería a ella. También es una asesina en serie. Pero no sé por qué te está evitando.

Chi Yan tampoco tenía la intención de explicar en detalle. No quería que Ye Ying Zhi participara en asuntos sobrenaturales. Bastaba con que supiera que Gu Xixi no era humana, tenía malas intenciones y se mantuviese alejado de ella.

Aunque no tenía poder, todavía quería proteger a su amante tanto como fuera posible y evitar que entrara en contacto con estas cosas.

—Así que no preguntes nada más. Estarás bien siempre y cuando te mantengas alejado de ella en el futuro y la evites hasta que el asunto esté completamente resuelto.

—Sí. —Ye Ying Zhi no mostró ninguna duda ante tan fantásticas noticias, sino que lo miró y prometió con seriedad —Te escucharé.

Después, Ye Ying Zhi salió a ayudar a los padres de Chi Yan a cocinar juntos. Los cuatro se divirtieron en casa como una familia real.

Por el contrario, Chi Yan siempre fue cauteloso. Estaba preocupado de que Gu Xixi no se rindiera y volviera de nuevo. Por la noche, no se atrevieron a cerrar la puerta después de entrar en la habitación para poder escuchar cualquier ruido del exterior.

Pero no fue hasta que Ye Ying Zhi lo rodeó con el brazo y le dijo: —Duerme y descansa un rato, estoy aquí, te estoy mirando. —Antes no estaba dispuesto a descansar, pero después de escuchar estas palabras, lo hizo.

Sin embargo, nada sucedió de la noche a la mañana. Durante el almuerzo, Chi Yan recibió una buena noticia: Ah Sheng estaba fuera de peligro. Hu Xing ahora había regresado a Ciudad A, y estaba vigilando a Gu Xixi nuevamente. Después de escuchar esto, se sorprendió. No sabía qué método había utilizado Gu Xixi que le permitía seguirlos aquí y luego regresar a Ciudad A en una noche.

Pero todavía tiene algunas preocupaciones en su corazón. Según Hu Xing, tener un recipiente debería ser muy importante para ella. Después de todo, estaba relacionado con su supervivencia. ¿Se rendiría tan fácilmente?

Debido a esto, ya no tendrían que quedarse en Ciudad H para acompañar a sus padres, así que empacaron sus cosas y se fueron con la excusa de que su escuela comenzaba de nuevo.

Chi Zhongyuan y su esposa se mostraron reacios a verlos partir. Habían preparado un montón de comida para llevar de regreso a la escuela.

Cuando llegaron a la casa de Ye Ying Zhi, ya eran más de las nueve de la noche. Desempacaron sus cosas y fueron a bañarse. Aunque había otros baños en casa, la habitación de Ye Ying Zhi era la única que usaban.

Chi Yan estaba sentado en la cama. Después de bañarse, Ye Ying Zhi salió y se paró frente a él. Bajó la cabeza y preguntó con una sonrisa: —Ah Yan, he alejado a Gu Xixi como me pediste antes. ¿Hay alguna recompensa?

— ¿Recompensa? —Chi Yan no parecía tener ninguna reacción al principio, levantó la cabeza y miró a Ye Ying Zhi como si estuviera algo confundido. —Puedes obtener cualquier recompensa que quieras.

Se sentó al borde de la cama, su cuerpo estaba completamente abierto. Miró a la persona frente a él con total confianza. Incluso sus ojos estaban llorosos.

Apreciando esta vista, Ye Ying Zhi no pudo evitar sostenerlo en sus brazos después de que lo empujó hacia abajo y susurró: — ¿Cualquier recompensa está bien? Tú eres quien lo prometió. —A la última palabra, su tono se elevó un poco, como si estuviera muy satisfecho y contento.

Chi Yan finalmente reaccionó cuando entendió el significado detrás de sus palabras. Tenía la cara roja, pero todavía se acurrucó en su hombro y respondió con un suave —Sí.

Cerró los ojos suavemente y sintió los movimientos de Ye Ying Zhi. Podía sentir que los botones de la camisa que llevaba después del baño se quitaban uno por uno. Los dedos fríos empujaron las solapas a ambos lados y tocaron su pecho…

Chi Yan no pudo evitar temblar, pero lo soportó.

Abrió los ojos y miró al hombre que se aferraba a él. Lo abrazó aliviado y volvió a cerrar los ojos.

Este hombre era Ye Ying Zhi, no otra cosa. Deja de pensar a ciegas al respecto…

Ye Ying Zhi estaba en control. Chi Yan intentó reprimirse, pero no pudo evitar temblar.

Los besos cayeron sobre él, en el centro de su cuello, y sentía su aliento con un toque de frescura, las manos que seguían jugando con él… Era muy similar. Parecía que por un momento había regresado a esa noche de verano, a ese estrecho y oscuro Salón Budista, con la moteada luz naranja y la sombra que se reflejaba en la pared, y esa misericordiosa estatua del Bodhisattva.

Chi Yan estaba tan agitado que sollozó y apartó a la persona de su cuerpo. Se acurrucó en la cama y se retiró al borde de la cama por una distancia. Con labios temblorosos, miró a Ye Ying Zhi. Parecía que quería ver claramente a través de esta capa de piel humana. —… ¿Quién eres tú? ¿Qué eres exactamente?

Ye Ying Zhi parecía estar asustado por este cambio inesperado y miró a Chi Yan. Había confusión, inocencia y preocupación en sus ojos oscuros.

Intentó calmar sus crecientes emociones y extendió su mano hacia Chi Yan. Sondeó suavemente: —Soy yo, Ah Yan. Soy yo, Ye Ying Zhi, tu compañero de cuarto, tu esposa, tu marido… ¿Estás bien? ¿Qué cosas terribles volviste a ver?

Chi Yan se acurrucó ahí y lo miró. Después de mucho tiempo, lentamente cedió y puso su mano derecha sobre la mano de Ye Ying Zhi.

Era cálido con un poco de frescura, era delgado, era huesudo. Esta fue, de hecho, la mano de Ye Ying Zhi.

La constitución del cuerpo de Ye Ying Zhi era más fría y él lo sabía.

Fueron estas manos las que lo sostuvieron, le acariciaron el hombro y lo consolaron por las numerosas veces que tuvo miedo e impotencia.

— ¿Ye Ying Zhi…? —Lo confirmó con voz suave como un animalito tímido y asustado.

—Bebé, soy yo. —Ye Ying Zhi lo miró seriamente, y la figura de Chi Yan se reflejó en sus ojos negros.

Chi Yan lo miró fijamente y gradualmente apretó su mano al final.

Ye Ying Zhi instantáneamente lo tomó en sus brazos y lo sostuvo firmemente. Dijo suavemente: —Está bien, sé bueno, no tengas miedo, no te lastimaré.

Era un olor y un abrazo familiares, este era de hecho, Ye Ying Zhi.

Chi Yan lo empujó un poco. —…Ying Zhi, lo siento. Quiero pasar a la habitación de al lado para dormir hoy.

Ye Ying Zhi lo soltó, inclinó la cabeza y le tocó la cara. —Está bien. No importa si no puedes aceptarlo en este momento. No te avergüences.

Él sonrió y sostuvo a Chi Yan en su lugar. —Quédate aquí. Yo iré a la habitación de al lado. —Besó de nuevo la corona de la cabeza de Chi Yan. —Volveré cuando me llames.

Chi Yan observó a Ye Ying Zhi cerrar la puerta del dormitorio desde dentro de la manta con una almohada en sus brazos. Agarró la manta con fuerza y se sintió un poco impotente.

Cuanto más gentil, tolerante y perdonador era su amante, más culpable y confundido estaba.

Pensó que seguramente debía haber perjudicado a Ye Ying Zhi, la “esposa” que había jugado con él durante dos años, pero tenía miedo de conocerlo porque tenía la etiqueta de ladyboy, el compañero de clase y compañero de cuarto de su escuela de posgrado, y ahora, su actual amor y amante.

Era solo una persona común. ¿Cómo se involucró con algo que no era humano?

No tenía ninguna experiencia. Antes de Ye Ying Zhi, solo tuvo un contacto íntimo con aquella cosa. Incluso rara vez veía ese tipo de cosas que muchos niños veían por curiosidad durante su adolescencia. ¿Quizás estos procesos y acciones fueron todos iguales? Tal vez sea porque estaba tan asustado que recordó el incidente y los sentimientos de ese año en el Salón Budista que le causaron ilusiones…

Hu Xing había dicho que Ye Ying Zhi era solo una persona común. ¿Por qué seguía dudando de él, pensando que estaba poseído por aquella cosa?…

Estaba sorprendido por el último pensamiento, y luego sacudió la cabeza y lo negó. La mirada que recibió de Ye Ying Zhi en este momento no podía ser falsa.

Esa expresión que parecía decir que finalmente lo había encontrado después de mucho tiempo.

Parecía que no podía rechazarlo cada vez que lo miraba a los ojos.

Debe ser porque estaba paranoico. En estos días, estaba tenso por Gu Xixi.

Lentamente se envolvió en la manta, pensando vagamente que mañana, mañana, lo solucionaría.

Tomaría la iniciativa y lo compensaría.

Su rostro estaba un poco caliente, y se quedó dormido pensando en Ye Ying Zhi.

Entró en un sueño, pero no sabía que después de quedarse dormido, se abrió la puerta del dormitorio. Entró una sombra, abrió su manta y se tumbó. Luego lo abrazó por detrás.

Ye Ying Zhi especialmente apoyó su cuerpo y miró su aspecto dormido de arriba a abajo. Después de mucho tiempo, una suave sonrisa apareció en su rostro y le tocó la nariz. —Pequeño bastardo, todo es por tu culpa.

Por ti, perdí mi alma, mi espíritu se desvió, incluso mi corazón ha sido encantado por ti.

Y casi me revelé.

Reflexionó sobre ello por un tiempo, y de alguna manera, deseó poder continuar, por lo que se volvió infeliz. Al final, se inclinó sobre su cuerpo y presionó sus labios contra los suyos.

Pasó mucho tiempo antes de que finalmente se rindiera y se fuera a dormir contento.

Chi Yan se movió y habló mientras dormía. Perforaba habitualmente en los brazos de Ye Ying Zhi.

El cielo nocturno justo en la sombra correcta, y la luz de la luna era suave.

La luz de la luna cayó sobre la cama a través de la pantalla de la ventana, y las dos figuras se acurrucaron con los cuellos cruzados mientras dormían.

Uno tenía la conciencia tranquila mientras continuaba tomando ventajas y fingiendo, mientras que el otro temblaba de miedo mientras albergaba una conciencia culpable y quería compensar.


Shisai
Ya sabemos que Chi Yan no tiene recuerdos de su vida pasada, pero comienzo a sospechar que Ye Ying Zhi tampoco los tiene. Quizás una atracción, sí, pero no creo que se compararía de la forma en que lo hace si tuviese sus recuerdos.

| Índice |

One thought on “El Perseguido – Capítulo 51: Disfraz revelado

  1. Shaksa says:

    Aah! Necesito saber que es realmente Ye!
    Tiene recuerdos de su vida pasada o no?
    Es el mismo Ye de la primera parte o que chucha?!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *