El Perseguido – Capítulo 52: Corriendo lejos de casa

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


A la mañana siguiente, cuando Chi Yan se despertó, vio el espacio vacío a su lado y se sintió incómodo, no estaba acostumbrado.

Después de levantarse, fue intencionalmente a la habitación contigua para echar un vistazo. Vio que la cama estaba bien atada, y apenas podía ver rastros de alguien durmiendo en ella. Luego bajó las escaleras y vio a Ye Ying Zhi, quien estaba preparando el desayuno en la cocina.

Chi Yan se paró afuera de la cocina y miró su espalda alta y recta. Su corazón estaba lleno de afecto y culpa. Después de reflexionar sobre ello por un tiempo, finalmente abrió la boca, —Ying Zhi.

Su compañero le respondió y, casualmente, apagó la estufa. Dividió la pasta salteada con pimienta negra y verduras frescas en dos porciones y las puso en platos de porcelana blanca. Luego, tomó dos tazas de jugo de naranja fresco.

Como todas las mañanas en el pasado.

El color, la fragancia y la nutrición estaban presentes. Mientras el desayuno y el almuerzo se comieran en casa durante los siete días de la semana, nunca se repetirían. Solo por la comida, uno podía ver cuánto esfuerzo había puesto en administrar sus vidas.

Chi Yan inclinó la cabeza y no tuvo el coraje de mirarlo. Cuando la fragancia tocó su nariz, se sintió aún más culpable. —Ying Zhi, lo siento, he estado demasiado nervioso recientemente, eso fue lo que pasó ayer. ¿Volverás a dormir conmigo hoy?

Ye Ying Zhi extendió la mano y le tocó la cara. — ¿Te sientes mejor?

Asintió apresuradamente y tomó un sorbo de jugo de naranja con nerviosismo antes de girar la cabeza hacia un lado y murmurar: —…Ying Zhi, vuelve. Si vuelves… puedes hacer lo que quieras…

Cuando dijo esto, no se atrevió a mirarlo a los ojos. Bajó su mirada, el final de la oración se hizo más y más suave antes de que se disipara gradualmente en el aire.

Ye Ying Zhi respiró suavemente por un momento, estiró su brazo izquierdo para rodearlo en la silla. Se inclinó y lo miró fijamente. —Ah Yan, ¿qué pasa si quiero continuar ahora? —Le besó la mandíbula. —… ¿Qué pasa si no puedo soportar hasta esta noche?

Chi Yan lo miró aturdido y no respondió. Parecía que aún no había obtenido una respuesta, pero su rostro se había sonrojado involuntariamente.

Ye Ying Zhi no esperó más. Se puso de pie y lo recogió de la silla. Dijo suavemente: —No te muevas. Ten cuidado, podrías caer.

Chi Yan realmente no se atrevió a moverse. Ni siquiera podía mirar a la persona que lo sostenía.

No esperaba que su compañero fuera tan fuerte. Subió escaleras arriba y entró en el dormitorio de una vez, como si no le tomara ningún esfuerzo. Nunca sintió que fuera del tipo frágil que podía ser llevado fácilmente.

Esta vez, sintió las acciones de Ye Ying Zhi con los ojos cerrados. Solo respondió cuando no pudo soportarlo, y esto a menudo hizo que la otra parte se volviera aún más loca. De hecho… No era lo mismo que esa cosa. Debe ser su ilusión pensar que ayer sintió una sensación de familiaridad…

No sabía si Ye Ying Zhi estaba emocionado por su sentencia de hace un momento. Sintió que estaba completamente impulsado por su instinto y no tenía ninguna restricción.

Pero ya había dicho esas grandes palabras y se sentía culpable. Naturalmente, cooperaría con él tanto como sea posible.

No sabía cuánto tiempo llevaban haciéndolo una y otra vez. Chi Yan casi había llegado al punto de desmayarse, pero sintió a Ye Ying Zhi abrazándolo fuertemente por detrás, chupando y besando su nuca con una leve sonrisa.

La risa era profunda y baja. No estaba al lado de sus oídos, no podría escucharlo, pero había una clara satisfacción en ello.

El cuerpo de Chi Yan se congeló al instante.

Apenas logró recoger su espíritu y abrió los ojos. Aunque estaba agotado física y mentalmente, la luz en sus ojos era muy clara, y los sentimientos de delirio y pérdida en el amor habían desaparecido.

No miró hacia atrás, pero continuó mirando hacia el frente. Estaba haciendo todo lo posible para mantener la calma y gentilmente gritó: —… ¿Ye Ying Zhi?

Su voz era ronca y mezclada con un tipo diferente de ternura. Incluso él no reconoció su voz.

— ¿Sí? —Ye Ying Zhi respondió perezosamente y apretó su agarre. — ¿Todavía estás despierto, bebé? ¿Quieres agua?

Cuando habló, su respiración cayó sobre el cuello de Chi Yan con un ataque de frescura.

Lo invadió un escalofrío tan fuerte, que le llegó hasta los huesos.

Como decía el dicho: “La ciudad natal de la belleza es la tumba del héroe”, esta frase probablemente fue apropiada para usar en este tipo de ocasiones, cuando estaba tan satisfecho que olvidó su disfraz.

Nadie tendría el aliento de ese tipo de temperatura, incluso si el cuerpo tuviera una constitución fría, no podría ser justificable.

Chi Yan tampoco pudo olvidar esa risa ligera. La noche de verano de ese año en el Salón Budista de su tío, cuando estaba tan asustado y demasiado cansado para soportar y casi se había desmayado, esa cosa también era así, lo abrazó por la espalda, le besó ligeramente la nuca y no pudo evitar dejar salir una risa suave, incluso esa risa de satisfacción después de hacer lo que uno quería, era exactamente igual que la de recién.

Chi Yan empujó a Ye Ying Zhi, se sentó y se levantó de la cama. Toda la ropa estaba esparcida por el suelo. No le importó recogerlos. Abrió el armario y sacó un par de ropa del interior y se lo puso apresuradamente.

En ese momento, Ye Ying Zhi estaba de muy buen humor, pero sus pensamientos corrían a la velocidad más lenta. Sus ojos estaban tan llenos de ternura que no había más espacio para otra cosa. Si Chi Yan pidiera la luna y las estrellas, no estaría dispuesto a rechazarlo.

Estaba realmente atónito cuando su amante de repente lo apartó. Se sentó y miró a Chi Yan, quien se estaba vistiendo rápidamente, parecía que estaba preparado para salir, pero aún no había reaccionado. Solo lo llamó por su nombre, —Ah Yan, ¿qué pasa? ¿Qué sucede?

Se mantuvo de espaldas a él, sin atreverse a emitir un sonido o volverse. No miró hacia atrás hasta que se puso la ropa y guardó el teléfono en el bolsillo. Luego volvió a mirar a Ye Ying Zhi, antes de salir corriendo de la habitación con la velocidad más rápida de su vida. Solo estaban ellos dos en casa. Cuando Ye Ying Zhi entró con él en sus brazos, ni siquiera cerró la puerta.

La cara de Ye Ying Zhi se hundió lentamente.

Vio el miedo en la cara de Chi Yan cuando se giró.

Le tenía miedo.

Miró la desaparición de su amante y bajó los párpados.

Ah Yan lo sabía.

♦ ♦ ♦

Chi Yan salió corriendo de la casa con la mente en blanco, hasta que llegó a la calle concurrida y tomó un respiro. Inexplicablemente sintió que esta escena le parecía familiar.

No tomó sus cuadernos, ropa y otros artículos, pero no importó. Afortunadamente, tomó su teléfono, para poder tomar un taxi de regreso a la escuela y contactar a otras personas para pedir ayuda.

Miró la vista familiar de la calle y estaba perdido.

No sabía qué debía hacer con Ye Ying Zhi.

Gu Xixi podría haberse escondido bien al principio y era cruel, pero ahora sabía casi toda la información sobre ella y su intención. Hu Xing y el resto también la estaban mirando, por lo que no parecía difícil tratar con ella.

Pero Ye Ying Zhi… Estaba incluso mejor disfrazado que Gu Xixi. No sabía qué era o qué quería hacer. Simplemente sabía que no podía ser humano.

No es de extrañar que Gu Xixi le tuviera miedo. No es de extrañar que ella quisiera evitarlo.

Incluso lo consideraba su salvador, como un talismán, e incluso lo llevó a ver a sus padres, lo que equivalía a llevar a un lobo a su casa.

Él… le gustaba tanto… se enamoró de él.

Pero ni siquiera sabía lo que era.

Y siempre le había estado mintiendo.

Siempre había estado viviendo bajo las mentiras ficticias de Ye Ying Zhi.

Se sentó en la cabina, burlándose en secreto por ser ingenuo. Además de tener miedo, también había un tipo de depresión similar al desamor.

Chi Yan de repente pensó que, aunque no conocía las intenciones de Ye Ying Zhi, sería mejor que informara a sus padres para que estuvieran alertas.

No le tenía miedo a diez mil posibilidades, sino a un, y sí. ¿Y si él era el segundo Gu Xixi?

Pensando en esta posibilidad, se sintió incómodo y ya no dudó. Levantó su teléfono y marcó un conjunto familiar de números.

Liu Fengying contestó el teléfono y se sorprendió. — ¿Xiao Yan? ¿Qué pasa? ¿Qué sucede? ¿Por qué me llamas en este momento?

—No es nada, es decir, si Ye Ying Zhi va a nuestra casa, papá y tú no necesitan preocuparse por él o abrirle la puerta.

Liu Fengying pensó que algo andaba mal y preguntó intrigada: — ¿Qué pasa? ¿Ustedes dos tuvieron una pelea?

—No es nada —dijo Chi Yan. Reflexionó sobre sus palabras y se lo explicó a su madre. —Es solo que de repente me di cuenta de que podría no ser una buena persona.

Sin hablar de si era bueno o no, definitivamente no era una persona.

Liu Fengying suspiró. —Xiao Yan, después de que ustedes dos se fueron, le dije a tu padre que te hemos mimado demasiado. No es fácil encontrar a alguien que pueda mimarte todo el tiempo. Cuando dos personas se juntan, tendrán conflictos y deben aprender a acomodarse y crecer juntas. Si reconociste a una persona, no la niegues fácilmente. Tanto tu padre como yo vemos que ese niño, Ye Ying Zhi, es bastante bueno. Si hay algo al respecto, habla con él.

Chi Yan estaba algo aturdido. —Madre, ¿qué estás diciendo?

Liu Fengying dijo con una sonrisa: —No finjas más. Tu padre y yo sabemos que son una pareja. ¿No estás simplemente llamando a tu madre porque ustedes dos están teniendo una pelea, y no quieres perdonarlo y tienen miedo de que venga a nuestra casa a pedir ayuda? —Su voz sonaba como si hubiera experimentado esto antes.

Qué, qué pareja… Aunque eso no estaba mal, ahora estaban separados… Pero ahora que él pensaba eso, su madre tenía razón…

Chi Yan no respondió. Liu Fengying pensó que su hijo solo estaba sorprendido por el descubrimiento de su relación y no habló. Entonces ella continuó explicando: —Cuando volvimos del lago creciente al mediodía. ¿No te dormiste en el pabellón afuera? Madre temía que te resfriaras. Tomé una camisa para cubrirte. Cuando fui ahí, vi a Ye Ying Zhi poniendo ropa sobre ti y te besó en secreto. Después de eso, tu padre y yo nos volvimos más conscientes y prestamos atención a la interacción entre tú y él. Hemos vivido durante media vida, y tú eres nuestro propio hijo. ¿Cómo no podemos ver la relación entre Ye Ying Zhi y tú? Entonces, el último día, cuando dijiste que ibas a comprar comestibles, te dejé ir. Entonces tu padre aprovechó la oportunidad para hablar con Ye Ying Zhi. También confesó y aseguró que hablaba en serio contigo. Cuando te gradúes, él te llevará al extranjero para registrar tu matrimonio y será bueno contigo. Tanto tu padre como yo pensamos que Xiao Ye es un buen niño, así que no nos importó. Tememos que no puedas bajar la cara para decirnos, así que no nos apresuramos a decírtelo. Íbamos a esperar que regresaras de otras vacaciones.

Chi Yan se congeló, pensando que estaba en un sueño. ¿Incluso mencionó de ir al extranjero para casarse? ¿Ni siquiera sabía lo que era, pero tenía que registrar un matrimonio con él? ¿La ley de qué país se atrevió a pasar por los trámites por él? ¿No sería un matrimonio fantasma?

Escuchó en silencio mientras su madre le impartía una gran experiencia en el trato con una relación entre dos partes. Nunca antes había estado enamorado, y Liu Fengying no había encontrado la oportunidad adecuada para explicarle estos principios durante tantos años.

No fue hasta que el taxi llegó a la escuela que Chi Yan aprovechó la oportunidad para despedirse de su madre y colgó la llamada.

Se paró frente a la puerta de la escuela, sosteniendo su teléfono y respirando en voz alta.

Nunca se imaginó que primero descubriría que su amante no era humano, y luego saldría del armario frente a sus padres, todo en una tarde.

Altibajos, todo fue muy emocionante.

En cuanto regresó a su habitación, el teléfono volvió a sonar antes de que pudiera descansar. Esta vez, fue Hu Xing quien llamó.

—Chi Yan, ¿con qué estabas ocupado ahora? Te he estado llamando.

—Está bien. Mi madre llamó y me dijo algo. —Chi Yan le dijo vagamente. — ¿Qué puedo hacer por ti, hermana Hu?

—Xiao Chi, ¿conoces a un hombre llamado Liu Shengquan?

—No me suena.

—Sí. También jugó el mismo juego que tú. Está en tu mismo distrito, un partido hecho en el cielo, se llama ‘Dominando el mundo 007’. ¿Tienes alguna impresión?

—Sí, él solía ser un miembro de nuestro clan. A menudo jugábamos juntos, pero luego todos dejamos de jugar gradualmente. Sin embargo, hay una docena de personas en el clan familiar, y la mayoría de nosotros no estamos asociados en la realidad.

Había un sistema social llamado “clan” en Hua Xian Yuan. Cada clan tenía un máximo de 15 miembros, que era similar a la combinación de un gremio y hermanos jurados. Cuando uno entraba en un “clan”, se los consideraba una familia. Hubo una ceremonia para aceptar nuevos miembros, con un título unificado. El viejo Yuan trajo a Chi Yan, mientras que trajo a Ye Ying Zhi.

La razón por la que todavía recordaba a “Dominando el mundo 007” era que él era el jefe de su clan en esos días.

Pensando en esto, Chi Yan de repente sintió que su corazón se enfriaba, —Hermana Hu, ¿qué le pasó?

—Murió en la madrugada del día en que regresé a Ciudad A. Se había convertido en un cadáver seco cuando lo encontraron. Debido a que él es de la provincia F y su familia está muy lejos de Ciudad A, no he relacionado este caso con nuestra situación cuando ocurrió el crimen. No pensé en esta posibilidad hasta que descubrí que su muerte era diferente y también jugó el juego que dijiste. Parece ser correcto.

El demonio encarnado en el juego inesperadamente tomó “sangre de parientes” de esta manera.

—Pero por qué no vi el espíritu de la víctima esta vez…

Cuando Chi Yan imaginó la apariencia del cadáver seco, sintió que su cuero cabelludo se adormecía. Si es posible, por supuesto, sería mejor no verlo. Pero las últimas seis veces se encontraría con el fantasma de la víctima la noche del incidente.

—Gu Xixi debería haber cambiado su objetivo, ya que no pudo encontrar a tu familia. Era de día cuando la víctima respiró por última vez, por lo que debería haber esperado esa noche para encontrarte. ¿Pasó algo especial esa noche?

Chi Yan luego contó la fecha. ¿No fue eso anoche?

No hubo nada especial anoche, pero salvo por su compañero de cuarto quien estaba pasando un buen rato jugando con él. Probablemente no quería ser molestado por otros monstruos y espíritus, para que su estado de ánimo no se estropee.

Efectivamente, esas cosas no se atrevieron a provocar a Ye Ying Zhi.

También le tenían miedo.

Pensando en esto, Chi Yan solo quería hablar con Hu Xing sobre Ye Ying Zhi, solo para escuchar la voz ansiosa de Xiao An en el otro extremo del teléfono:

—Hermana marcial mayor, Gu Xixi… está desaparecida. La vi en el aula, pero de alguna manera ella desapareció de repente.

Hu Xing obviamente estaba cada vez más ansiosa al otro lado. Chi Yan podía escuchar su voz ansiosamente pidiéndole detalles a Xiao An.

Alzó los ojos.

—Hermana Hu, Hermana Hu —Chi Yan llamó suavemente a la persona al final del teléfono mientras miraba la puerta del dormitorio que de repente se abrió sola y la figura familiar al lado de la puerta, —No la busques más. Ella está aquí, en mi dormitorio.


Shisai
A ver, a ver, aquí pasando demasiadas cosas juntas, Ying Zhi es una cosa, los padres de Chi Yan ya saben sobre la relación y ahora Gu Xixi se aparece frente a él. A este chico le pasa de todo.

| Índice |

4 thoughts on “El Perseguido – Capítulo 52: Corriendo lejos de casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *