El Perseguido – Capítulo 54: Mundo vacío

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Ye Ying Zhi llevó a Chi Yan a su silla y lo bajó. Apoyó su mano derecha en el respaldo de la silla y se inclinó para besarlo suavemente en los labios una y otra vez.

—Realmente estás llorando… ¿Todavía me tienes tanto miedo? —Murmuró y besó las lágrimas que se escapaban por el rabillo de sus ojos.

La puerta se abrió en ese momento, y él también se puso de pie en el momento adecuado, luciendo como un buen estudiante que cuidaba a su compañero de cuarto.

Hu Xing irrumpió en la habitación con Xiao An y realizó una gira. Por fin, miró a Ye Ying Zhi y Chi Yan. — ¿Dónde está Gu Xixi?

—…Ahí está ella. —Ye Ying Zhi señaló nerviosamente a la cosa negra en el suelo y miró a Hu Xing como un pájaro asustado. — ¿Quién eres y cómo entraste?

Hu Xing se agachó y miró sorprendido el líquido negro dejado por Gu Xixi. Ella murmuró: —Mirando esto, parece que ha sido devorado por una energía maligna más fuerte…

Levantó la vista y vio a un aturdido Chi Yan quien se había encogido en la silla, como si hubiera estado muy asustado, y luego a Ye Ying Zhi, quien obviamente estaba en guardia junto a él, antes de explicar: —Mi nombre es Hu Xing. Este es mi hermano marcial menor, Xiao An. Somos amigos de Chi Yan. Sabemos que podría estar en peligro y vinimos a protegerlo. —Para obtener la confianza de él, agregó especialmente —Sé que te llamas Ye Ying Zhi, y tú eres el compañero de cuarto de Chi Yan. Tienes una buena relación con él y viven juntos. Chi Yan a menudo me mencionaba sobre ti.

La última oración obviamente había aliviado a Ye Ying Zhi.

Al ver esto, Hu Xing redobló sus esfuerzos y preguntó: —Eso, compañero de clase Ye, ¿puede decirme lo que acaba de pasar?

Ye Ying Zhi bajó los ojos, aún luciendo perdido. —Tuve un conflicto con Ah Yan esta mañana, así que volvió corriendo a la escuela desde mi casa. Estaba avergonzado y sentí que lo había perjudicado, así que conduje apresuradamente para alcanzarlo. Sin embargo, cuando acababa de entrar en la habitación, Gu Xixi apareció antes de que pudiera hablar con Ah Yan.

—Debería haber estado hablando por teléfono con él en ese momento. —Hu Xing dijo.

—Entonces, fuiste tú. —Ye Ying Zhi la miró y asintió. —Lo vi al teléfono, pero no sabía con quién estaba hablando. Como Gu Xixi solía venir a nuestro dormitorio a buscar a Ah Yan, incluso si no me caía bien, no me molestaba. Nunca esperé que Ah Yan estuviera tan nervioso y con miedo de verla esta vez. Él seguía mirándome, queriendo venir a mi lado, pero no se atrevió. Sentí que algo andaba mal, pero antes de que pudiera solucionar la situación, vi que Gu Xixi apareció repentinamente frente a Ah Yan antes de presionar su mano sobre su pecho. Entonces, un repentino aire negro salió del lado izquierdo de Ah Yan y lo rodeó… luego ella se volvió así.

Mientras Ye Ying Zhi narraba lo que había sucedido, su rostro mostraba una expresión de miedo.

—Entonces eso es lo que pasó. —Hu Xing fue a Chi Yan y lo examinó cuidadosamente. Ella murmuró para sí misma: — ¿Es por la energía innata del mal en Chi Yan? Pero, ¿por qué siento que la energía maligna en su cuerpo es aún más densa desde la última vez que lo vi?

Sacudió la cabeza y se alejó. Ella y Xiao An sacaron un talismán y absorbieron el líquido negro en el piso con el papel. Luego puso el talismán en una botella de porcelana y la selló. Se llevarían esa cosa para tratar con ella como corresponde. De todos modos, aunque sonaba extraño, al menos el caso de Gu Xixi había sido resuelto, pero las razones específicas detrás de esto todavía tenían que investigarse.

La situación estaba bien ahora, pero las consecuencias de la serie de tragedias aún se presentaban, y todavía había muchas cosas esperando que ella lidiara. Hu Xing miró preocupada a Chi Yan. Seguía sentado en la silla y había estado en silencio desde que llegaron. No los estaba mirando ni hablando con ellos.

Se volvió hacia Ye Ying Zhi, quien estaba de pie junto a él, y le dijo: —Por favor, cuida bien a Xiao Chi. Ha recibido mucho miedo durante este período.

Ye Ying Zhi asintió como respuesta. —Esto es lo que debería hacer.

No obstante, mientras caminaba hacia la puerta, Chi Yan se alarmó. Su mano derecha se abrió y se sacudió dos veces en silencio al lado de su pierna. Finalmente, estaba decidido a abrir la boca y detenerla. Su voz era débil y un poco ronca, —Hermana Hu…

Esta era su última oportunidad.

Sus ojos negros estaban fijos en Hu Xing. —Hermana Hu, ¿crees que mi compañero de cuarto es humano?

La pregunta, cuando se hizo junto con su expresión pálida y débil, dio una sensación extraña.

En sus ojos, había una leve esperanza y signos de mendicidad, pero Hu Xing no lo vio.

Miró a Ye Ying Zhi y le sonrió disculpándose antes de volverse hacia Chi Yan. —Xiao Chi, no seas sospechoso, has estado muy asustado recientemente. ¿Cómo podría tu compañero de cuarto no ser humano? No te preocupes.

Chi Yan abrió la boca e inclinó ligeramente la cabeza. Vio a Ye Ying Zhi quien estaba parado en el marco de la puerta sonriéndole. Sus ojos negros eran oscuros, y su sonrisa era extremadamente gentil.

Sus manos se apretaron inconscientemente en un puño y dijo ansiosamente: —Gu Xixi fue destruida por él, lo vi con mis propios ojos. Él estaba… mintiéndoles a ustedes dos.

Hu Xing se acercó a él y le dio unas palmaditas en el hombro. —…Tienes tanto miedo que estás alucinando. Descansa bien por unos días. Es mejor si sales y das un paseo para calmar tu alma.

Presumiblemente, a los ojos de Chi Yan, fue difícil para él aceptar el hecho de que la energía maligna en su cuerpo había sido contraproducente para Gu Xixi. Pero la energía maligna en él era innata, no fue su culpa ni su pecado.

Hu Xing miró a Ye Ying Zhi nuevamente. —Lo siento, cuida bien a Xiao Chi y no dejes que te afecte lo que ha dicho. Espero que puedas entender que él no tiene prejuicios ni es malicioso hacia ti. Ha estado demasiado nervioso y asustado durante este período. Siempre has sido en quien cree y en quien más confía. Estará mejor en un par de días, por favor guíalo pacientemente.

No podía aconsejarle a Chi Yan que visitara a un psiquiatra, porque el psiquiatra ciertamente no creería en este tipo de asuntos sobrenaturales. Solo podía confiar en la ayuda de personas que habían experimentado estas cosas con él.

Los ojos de Ye Ying Zhi brillaron cuando escuchó “Siempre eres en quien cree y en quien más confía”, y asintió. —Entiendo, cuidaré bien de Ah Yan.

Ye Ying Zhi los acompañó a la puerta y los vio irse.

La sala quedó en silencio, dejándolo a él y a Ye Ying Zhi solos.

Chi Yan se sentó ahí como si hubiera perdido su última esperanza. Era como una víctima que pedía ayuda a la policía, pero la policía lo devolvió al asesino y le dijo que el asesino era un buen hombre y que debía seguirlo de forma obediente.

Ye Ying Zhi miró hacia abajo y cerró la puerta. Regresó hacia él, se inclinó sobre su oreja y se rio entre dientes. —Ah Yan no es obediente. ¿Quieres que se lleven a tu marido? ¿Mi Ah Yan no se volverá un viudo? ¿Cómo puedo soportar eso?

Chi Yan volvió la cara e inclinó la cabeza. Le temblaban ligeramente las manos y se negó a mirarlo.

Ye Ying Zhi levantó suavemente la cara con la mano izquierda y la acarició con la nariz y los labios. —Ah Yan, mírame, no me ignores… Es mi culpa. No debería haber estado demasiado ansioso. —Al mismo tiempo, tomó ambas manos con la derecha y las sostuvo entre las suyas.

Realmente fue él ese año. Y no se dio cuenta de su error en absoluto.

No se trataba de estar ansioso.

Chi Yan cerró los ojos, moviendo la garganta.

Ye Ying Zhi presionó la punta de su nariz contra la suya, como si estuviera recordando algo. —…Pero tan pronto como te veo, no puedo controlarme. Tan pronto como te veo, sé que eres mío. Ah Yan, eres mío. Tienes mi aroma… Si hubo una vida antes de esto, tú también me perteneciste.

Shisai
¡Osea que no recuerda su vida anterior! Bueno, vida entre comillas.

Mío, mío.

Esta persona era suya. No importa cuánto tiempo sea, no dejaría que nadie más lo tenga. Nadie debería siquiera pensar en llevárselo.

—No te haré daño. —Susurró suavemente en su oído.

Chi Yan todavía se negó a abrir los ojos. Gu Xixi también le dijo las mismas palabras: —Hermano Chi Yan, me gustas, no te lastimaré, así que dame tu corazón, siempre estaremos juntos. —Al final, ella quería su vida. Hablando con algo que no era humano, ¿qué tipo de sentimientos y razones había para decir?

Ye Ying Zhi besó y lamió suavemente sus párpados, pero él simplemente lo esquivó un poco. Le temblaban las pestañas, pero se negó a abrir los ojos.

Esta vez, Ye Ying Zhi estaba realmente perdido. De repente se levantó, tomó a Chi Yan en sus brazos y salió de la habitación.

Chi Yan no pudo evitar abrir los ojos. Desde su punto de vista, solo podía ver el perfil del hombre.

—… ¿A dónde vamos? —Preguntó al final. ¿Ye Ying Zhi lo iba a llevar así?

Ye Ying Zhi no respondió, abrió la puerta y salió.

Era mediodía en ese momento, pero no había gente entrando y saliendo como había imaginado. Era la misma situación que cuando estuvo atrapado en su habitación.

Chi Yan estaba tan nervioso que apretó la manga de Ye Ying Zhi pero él no habló en absoluto. Lo llevó directamente al estacionamiento, lo metió en su automóvil y le abrochó el cinturón de seguridad. Después de conducir a un aeropuerto en las afueras del país, lo cargó nuevamente hasta un avión.

— ¿Qué vas a hacer? —Gu Xixi quería su vida, y ella solo fue a su dormitorio para recuperar su corazón, así que ¿por qué necesitaba ir al cielo ahora?

—Ah Yan, duerme, volveré a hablarte cuando te despiertes. —Ye Ying Zhi entró en la cabina. —Nos vamos a casar.

Chi Yan todavía no reaccionó hasta que fue incluido en el registro de matrimonio del país C.

—Dejar de perder el tiempo. ¡Ni siquiera tengo una visa!

Lo que es más extraño es que no vio ninguna criatura viviente en el camino. No solo eran humanos, sino tampoco hubo insectos y pájaros.

Estaba tan vacío como si sólo estuvieran ellos dos en el mundo.

—No te preocupes por esas cosas —dijo Ye Ying Zhi con una sonrisa. —Puedo aislarnos de otros seres. No podemos sentir su existencia, y ellos no pueden sentir nuestra existencia. Cuando hayamos terminado lo que tenemos que hacer, volveremos.

Gu Xixi también mostró una habilidad similar, pero “ella” solo había aislado un dormitorio, Ye Ying Zhi aisló al mundo entero.

No es de extrañar que puedan forjar fácilmente todo tipo de identidades por sí mismos.

Después de estar ocupado por un momento, Ye Ying Zhi le entregó un papel negro. —Sí, certificado de matrimonio, échale un vistazo.

Miró a Chi Yan y sus ojos brillaban de alegría y anticipación.

Chi Yan inconscientemente dio un paso atrás, no se atrevió a tomar el papel.

La luz en los ojos de Ye Ying Zhi se atenuó un poco. —Les prometí a tus padres que establecería una relación legal contigo. Ah Yan, los seres humanos no lastimarán a sus parejas. Creo que, de esta manera, podrás confiar en mí y perdonarme.

Realmente no. Incluso entre los seres humanos, había esposas que mataron a sus esposos y esposos que asesinaron a sus esposas. Chi Yan reflexionó, pero no lo dijo en voz alta. En cambio, hizo una pregunta que no tenía nada que ver con esto: —Ye Ying Zhi, ¿siempre supiste sobre… Gu Xixi?

Sabía que “ella” era un demonio cruel nacido de su energía maligna, sabía que “ella” mataría seres humanos.

—Un poco. —Los ojos de Ye Ying Zhi cayeron. —Pero, ¿cómo se pueden rastrear los males que he hecho? Incluso si fue causado por mi energía malvada, no tengo la responsabilidad de supervisarlo. —Miró a Chi Yan y dijo: —Soy diferente de eso. Ah Yan, quiero tu corazón, y si quieres, te daré todo mi corazón sin reservas.

Chi Yan se quedó ahí tontamente, mirando a la persona frente a él, olvidando reaccionar o decir algo por el momento.

Había una voz confusa en su corazón que decía algo, pero no podía escucharlo con claridad. Solo instintivamente quería acercarse a la única otra existencia además de él en este mundo vacío.

Ye Ying Zhi dio un paso adelante en este momento y lo sostuvo con fuerza en sus brazos. —Ah Yan, ¿realmente has experimentado la sensación de ser perseguido por el mal? Aunque egoísta, pero a partir de ahora, siempre te perseguiré.

Estás mintiendo. Obviamente me has estado persiguiendo desde hace cinco años.

Chi Yan cerró los ojos en silencio y se apoyó sobre sus hombros, poco a poco.

¿Cómo puedo huir?

En realidad, siempre… me gustaste.

Desde Baby Yan en el juego, desde la primera vez que te vi al principio de la escuela de posgrado.

No sabía por qué, pero hacia un ser malvado, no podía… sacarte de mi mente, y me enamoré de ti a primera vista.


Shisai
Lluvia de corazones ♥♥♥

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *