El Perseguido – Capítulo 61: Banquete de luna llena.

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Ye Ying Zhi hablaba un excelente chino, si dijera que creció en China, Chi Yan lo creería, porque realmente no tenía nada que corregir. Los dos todavía charlarían a través de mensajes, pero cuando era de noche, Ye Ying Zhi elegiría un momento para llamarlo, diciendo que era para practicar su “discurso”.

Chi Yan no pudo evitar sentirse impresionado por la actitud de la otra parte de mejorarse constantemente a sí mismo. Pensó que si solo tuviera este tipo de mentalidad para su TOEFL en esos años, podría haber obtenido al menos diez puntos más.

Ye Ying Zhi solía llamar a las 10 p.m. En ese momento, Chi Yan acabaría de terminar de bañarse, abriría la ventana y hablaría por teléfono mientras dejaba que su cabello se secara naturalmente. Los dos podían hablar entre media a una hora. Ye Ying Zhi también hablaría inglés con él, y realmente lo ayudó a corregir algunos problemas de pronunciación y acento. En primer lugar, fue relajante y divertido hablar con él, y ahora también fue beneficioso. Naturalmente, Chi Yan estaba más que dispuesto a hablar con Ye Ying Zhi.

El acento inglés de Ye Ying Zhi era más británico, y siempre había una sensación de corrección cuando hablaba, lo que era aún más irresistible. Cuando lo escuchaba hablar chino, no sentía eso, sin embargo, cuando la otra parte hablaba inglés, siempre tenía que prestar más atención a lo que la otra parte decía, y sus oídos siempre estaban calientes.

Por primera vez, entendió por qué alguien diría que el acento británico era más seductor que el acento estadounidense.

A eso de las 10:30 de la noche, Chi Yan estaba hablando con Ye Ying Zhi cuando escuchó un golpe y su nombre fue llamado desde afuera.

Al escuchar la voz, sonaba como Alex.

Chi Yan dijo por teléfono, —Espera un momento, alguien me está buscando.

Se levantó de la cama y dejó su teléfono sobre la mesa. Cuando abrió la puerta, vio que de hecho era Alex quien había tocado.

Alex sostenía dos tarjetas de invitación con un fondo negro y una fuente dorada en sus manos. —Hola Jerry, habrá un cóctel organizado por Prius este fin de semana. Estoy haciendo una pasantía ahí, así que recibí bastantes invitaciones. Están dando una cálida bienvenida a los jóvenes estudiantes de AHU, tal vez creen que esta será una buena oportunidad para promocionar su empresa. ¿No quieres sumergirte por completo en los diferentes estilos de vida y diversas actividades de Sophus? Esta es una buena oportunidad. Tengo dos invitaciones aquí. Puedes traer a tu amigo. ¿Cuál es su nombre? ¿Kevin?

Kevin era el nombre inglés de Jiang Tian.

Desde que Chi Yan llegó aquí, aún no había asistido a ninguna fiesta formal y también era cierto que estaba bastante interesado en esta fiesta, por lo que estuvo de acuerdo y le agradeció su amabilidad. Tomó la invitación y dijo: —Está bien, gracias. Le preguntaré a Kevin.

—Sería bueno si los dos pueden ir. —Alex sonrió brillantemente. —La fiesta está un poco lejos del dormitorio. Simon y yo iremos ahí. Tú y Kevin pueden tomar mi auto.

Chi Yan una vez más expresó su agradecimiento y le deseó buenas noches antes de cerrar la puerta.

Su teléfono estaba sobre la mesa y la pantalla estaba encendida, lo que indica que la llamada aún estaba en curso.

— ¿Escuchaste eso? El chico que vive en la habitación de al lado me invitó a una fiesta este fin de semana. No sé cómo serán todos esos cócteles aquí. ¿Alguna vez has asistido a uno?

En lugar de responder a su pregunta, Ye Ying Zhi le preguntó: — ¿El que vive a tu lado? ¿Es ese el tipo del que me hablaste antes? ¿El que tiene el pelo negro, ojos azules, y a menudo te lo encuentras con su grupo de amigos? Te aconsejo que te mantengas alejado de ellos. No suenan como personas decentes. —Había un extraño indicio de descontento en su voz.

—Sí, lo tengo. —Chi Yan sonrió, pero no esperaba que Ye Ying Zhi fuera tan conservador. Pensó que los jóvenes que vivían en el extranjero serían más abiertos. Escuchándolo hablar así, sonaba como un maestro de escuela secundaria. —Simplemente les gusta jugar, de lo contrario, todos son muy agradables. Hay muchos estudiantes en mi país que aún pueden obtener buenas calificaciones al final del trimestre. Todos trabajan duro de diferentes maneras. Además, ya se lo prometí esta vez. Voy a ir a echar un vistazo y no beberé demasiado. ¿No debería estar bien? Prius también es una compañía famosa, ¿no?

Prius era una empresa de biotecnología muy conocida en Australia. Debido a su ubicación geográfica, entorno y proceso evolutivo únicos, Australia tenía muchos animales y plantas maravillosos que no se encontraron en el hemisferio norte. Siempre había tenido una ventaja en el departamento de biotecnología, farmacia y atención médica.

Chi Yan dijo eso mientras miraba la tarjeta que Alex le había dado. La invitación era extremadamente exquisita y tenía una fragancia única y sutil. La tarjeta negra tenía un patrón dorado grabado y al abrirla, notó que el interior también era del mismo estilo: Te invitamos sinceramente a que te unas a nuestra fiesta este fin de semana. Sin duda tendrás una noche inolvidable.

También muestra la hora y el lugar de la fiesta. No había ninguna firma, pero hizo que uno se emocionase después de mirarla.

Cuando Ye Ying Zhi escuchó sus palabras, dio un pequeño —Sí —y ya no lo desaprobó.

Se estaba haciendo tarde. Chi Yan y su Tom Ye se dieron las buenas noches el uno al otro antes de cargar su teléfono y quedarse dormido.

Fuera de la ventana había una calle tranquila. Ocasionalmente, pasarían autos a toda velocidad. En medio de la gran cantidad de verde, los insectos y los pájaros cantaban. Una enorme sombra negra con cuatro pezuñas pasó junto a su ventana. La sombra cubría toda la ventana, proyectando un reflejo a través del cristal hacia la pared opuesta. El maestro de la sala murmuró en su sueño y no tenía idea de la situación.

♦ ♦ ♦

Pronto llegó el sábado. Chi Yan le había contado a Jiang Tian sobre la fiesta. Su amigo era extrovertido y no podía soportar no tener nada que hacer en su vida diaria. Después de escuchar la propuesta, felizmente aceptó ir con él.

Chi Yan y Alex hicieron una cita para reunirse en la puerta del dormitorio a las 6 p.m. Alex los llevaría a la fiesta.

Cuando era la hora señalada, lo encontraron vestido, esperándolos en la puerta.

— ¿Dónde están Simón y el resto? ¿No vendrán con nosotros? —Había al menos cinco o seis amigos en el grupo de Alex, y los que veía con más frecuencia eran un niño llamado Simón y una niña llamada Judy. Ambos también tenían un temperamento más suave. Chi Yan no era bueno recordando los nombres y las caras de los extranjeros, solo podía recordar a estas dos personas porque buscaban a Alex con mayor frecuencia y tomaban la iniciativa de saludar cada vez que lo veían.

—Ya se han ido, pero aún tenemos que esperar a otra persona. —Alex sonrió y parecía que estaba de buen humor.

En poco tiempo, Emily apareció frente a los tres con una falda blanca. Su hermoso cabello rubio estaba atado y tenía una bolsa de color perla en sus manos.

Resultó que Emily era la persona que Alex estaba esperando, pero eso no era nada fuera de lo común. Después de todo, vivían cerca el uno del otro. Parecía que Alex y Emily tenían una buena relación. Como lo habían invitado, naturalmente, también era de esperar que invitase a Emily.

—Blanco, eso es bueno. Lo amarán. —Alex susurró suavemente y llevó a los tres al auto. Alex y Emily se sentaron en el frente, mientras que Chi Yan y Jiang Tian se sentaron en la parte de atrás.

Sophus era bueno en este aspecto, Chi Yan nunca había experimentado atascos de tráfico desde que había llegado aquí.

Alex condujo hasta las afueras de la ciudad.

Jiang Tian no pudo evitar preguntar en voz alta: — ¿La invitación no dice que la fiesta se llevará a cabo en un club en el oeste de la ciudad? ¿Por qué conduces hacia el este? —Había ido al lado oeste de la ciudad el semestre pasado para asistir a una conferencia académica celebrada por la escuela, por lo que aún recordaba la dirección.

—La ubicación cambió repentinamente ayer —respondió Alex. —En serio, incluso yo no estoy seguro de por qué se cambió el lugar.

La fiesta se celebró en una mansión en las afueras de la ciudad, que no estaba muy lejos. El automóvil condujo durante una hora y llegó al destino.

Alex tomó la mano de Emily y caminó frente a ellos. Jiang Tian le murmuró a Chi Yan: —Eres tan lamentable. Mira lo listo que es Alex. Debiste traer una compañera en lugar de mí.

Chi Yan le dio una palmadita reconfortante en el hombro. —No te subestimes.

Tan pronto como Alex entró en el lugar, sintió una tensión inusual.

Frunció el ceño y fue a buscar a Simón quien estaba abrazando a un niño humano en ese momento. Lo arrastró hacia un lado y bajó la voz: — ¿Qué está pasando? ¿Por qué hay tantos viejos aquí que no han aparecido en mucho tiempo?

Fue solo un banquete ordinario de sangre de luna llena. ¿Por qué el evento atrajo a tantos adultos mayores de su raza? Después de una mirada áspera, encontró varias caras que no pertenecían a Sophus en absoluto. Si recordaba correctamente, esos tipos deberían haber venido de Sydney o Melbourne, tal vez, incluso de Adelaida y otros lugares.

Esos viejos sostenían sus copas y conversaban suavemente. Sus expresiones y gestos tenían cierto grado de dignidad.

Por favor, ¿cuánto tiempo había pasado desde que la Edad Media terminó?

Alex tiró impaciente del cuello de su camisa. Esperaba que su amigo le diera una explicación.

Simón se inclinó hacia él y susurró: —Presta atención… acabo de escuchar que la persona que conociste esa noche recibió una invitación.

Miró a Alex, que estaba un poco aturdido. —Pero creo que es muy probable que los rumores sean ciertos. ¿No ves cómo los encargados de los asuntos actuales llegaron corriendo aquí? Y el lugar del banquete se ha cambiado temporalmente del club de la ciudad al que vamos a menudo… Después de todo, la persona que llegó al hemisferio sur esta vez ha tenido un perfil muy bajo y no ha expuesto públicamente su rostro. Nadie querría meterse en problemas en este momento, ¿correcto?

—Dios mío —dijo Alex mientras se cubría la cabeza, luciendo como un joven ordinario quejándose de las limitaciones que sus mayores le habían impuesto. — ¿Qué ocasionó que esa persona, que no se ha visto antes, de repente se interese en semejante pequeña fiesta como la nuestra e incluso aceptó la invitación? Somos carne muerta. Hay tantos tipos viejos aquí que no podremos jugar nuevos trucos esta vez.

—Shh, mantenlo bajo. —Simón miró a su alrededor e hizo un gesto de “shhh”.

Le dio unas palmaditas en el hombro a su amigo y lo consoló. —Relájate, esos son los problemas de esas grandes figuras. Según el rumor habitual, no aparecerá en público incluso si asistió a este banquete. A lo sumo, permitirá que algunos viejos lo visiten en el pasillo lateral. No tendrá nada que ver con nosotros. Pero tengo que decir que esta vez eres muy bueno, trajiste tres seres humanos y dos de ellos son del este…

Se lamió los dientes. —…Vamos a disfrutar esta noche.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *