La Reina que pretende ser independiente – Capítulo 14: Las Expectativas de Su Majestad

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya

Corregido por Sharon


Yo, Leonhart Caspar, sucedí el trono del Emperador, mi padre, hace cuatro años. Tengo veinte años en este momento.

Nuestro país Caspar es un régimen militar desde su fundación. La expansión de sus territorios se realiza a través de las guerras, y actualmente es un país influyente con el mayor territorio y fuerza militar en el mundo.

Desde que era niño había estado albergando dudas sobre este país que sólo sobresalía en las guerras. Sin embargo, no fue sino hasta que estuve como Emperador durante dos años que pude lograr poner fin a la guerra.

Las cargas de los ciudadanos aumentan si la guerra se prolonga.

Para evitarlo, sabía que debía realizar acciones considerablemente despiadadas.

Sin embargo, continué avanzando con la creencia de que “un país rico puede lograrse sin guerras”.

No hubo falta de personas que promovieron los conflictos y que creían que la economía del país sólo podría mantenerse a causa de estas.

En medio de eso, mientras asistía a la Academia Militar en mi adolescencia ocultando mi posición social, conocí a  Kristoff que simpatizaba con esta creencia. Ahora él participa en política nacional como mi ayudante.

Después de poner fin a la guerra y purgar a los funcionarios que estaban involucrados en malversación y fraude, presionamos el desarrollo de la circulación de bienes nacionales y diversos trabajos.

El ataque simultáneo hecho con la finalización de los conflictos bélicos, seguida por la purga interna, resultó en que me llamasen “Rey Distante” dentro y fuera del país. Pero creo que fue una buena medalla para mí.

Todavía hay montones de problemas domésticos, pero el número de personas que están de acuerdo con mi ideal aumentó gradualmente. Aunque era agitado, el progreso constante se puede sentir a diario.

Sin embargo, surgió un problema que debo resolver yo mismo.

La Emperatriz Consorte.

Hasta ahora, me he casado con tres princesas como concubinas de países que se alían con nosotros, pero la posición de la Emperatriz Consorte todavía está vacía.

Recientemente, Kristoff no deja de hablar de cómo la imagen del país se ve afectada porque el Emperador no tiene consorte, y los tiempos en que enfrento a otros países como Emperador tampoco es insignificante.

Como de costumbre, Kristoff entró en el estudio después de una intensa serie de golpes. Y tal como se esperaba, llevaba un retrato de una posible pareja matrimonial.

—Buenos días, Su Majestad. Espero que hoy sea el día en que pueda recibir su acuerdo —dijo mientras presentaba el retrato.

Allí había dibujada una Princesa que parecía haber sido muy protegida.

Aunque la extensión de su autenticidad era desconocida, seguramente era una mujer hermosa.

Sin embargo, lo que quiero de mi Emperatriz Consorte es que traiga algo provechoso para este país. Me niego a tomar una Princesa que no puede hacer nada.

—¿Entonces? ¿Cuál es la principal industria de su país? —pregunté con el persistente fin de encontrarle algún defecto…

—¿Podría decirme a quién en el mundo aceptará? ¿Su Majestad entiende lo suficiente como para saber qué necesita una Emperatriz Consorte? —Kristoff cuestionó mientras mostraba cierta ira.

—Vamos a ver, una princesa de la『Capital de las Flores』 Orania es aceptable. Originalmente era un país devastado por las guerras, pero su economía ahora se enriquece como un lugar turístico. Quiero saber cómo impulsar la industria turística por todos los medios para aplicarlo en nuestro país en el futuro.

Kristoff suspiró ante mi seria y muerta respuesta.

—¿Por qué va tan lejos como para decir que es por el bien del país? Es la persona que se convertirá en su esposa, ¿no? ¿No necesitará al menos a alguien cuya apariencia o personalidad coincida con su preferencia?

—En tal caso, no quiero una esposa que sólo pueda mirarme. Quiero alguien con el aplomo para cambiar el país conmigo.

—Lo entiendo. Pero aun así, Orania no tiene Princesas cerca de la edad de Su Majestad. Ese país sólo tiene Príncipes. Muy desafortunado, ¿no es así? —dijo Kristoff.

—¿Qué es lo lamentable en ello? —le devolví la pregunta. Nuestro país reconoce el matrimonio homosexual, al igual que Orania. No entiendo el problema.

El matrimonio del mismo sexo no es inusual en las Familias Reales tampoco.

Estaba convencido de que podría tener un hijo con las concubinas, pero Kristoff no parece estar de acuerdo.

—Es cierto que hay algunas Familias de la Realeza que se casaron con alguien del mismo sexo. Sin embargo, tener un hombre como Emperatriz Consorte, es inaudito. Por favor reconsidérelo.

A pesar de su desesperada apelación, pude ver una leve resignación. Nos conocemos hace mucho, él sabe que mis opiniones no cambiarán fácilmente.

—No, ¿no lo discutimos en la asamblea anterior, también? El turismo es indispensable para el desarrollo económico del país. Es por eso que quiero el conocimiento de Orania.

El suspiro de Kristoff fue más profundo que el de antes.

—Por favor, piénsalo un poco. También tengo que hablar con Orania y sobre todo, no sé si el Consejo lo aprobará.

La arruga en la frente de Kristoff se hizo más profunda. Me preocupa que sigua así.

—Entonces sólo necesito casarme con una Princesa, ¿no? Orania ha sido un país neutral desde la última gran guerra, pero hay muchos países que apuntan a ellos. Solamente necesitamos mover nuestras manos detrás, con la condición de atar una alianza militar.

Es un buen plan. Cuando dije eso, Kristoff puso su mano en su frente y miró hacia abajo.

—Creo que eres un buen Rey que piensa en el país y su gente. Sin embargo, me dejas atónito cuando dices cosas tan sorprendentes cada tanto. Te llaman “Rey Distante” pero en realidad eres una persona considerada. Si sólo sonrieses a los demás un poco más, ese tipo de título desaparecería. Haaah… De todos modos, hablaré de esto con Orania después de hablar con el Primer Ministro.

—¿No estás muy cansado? —pregunté usando el tono de nuestros días como estudiantes.

—Volveré nuevamente —Kristoff se dio la vuelta.

Quería decirle que se tomara un descanso, pero sólo logré disculparme.

En ese momento, nunca esperé que mi absurda charla trajera un encuentro destinado más tarde.


Notas: Orania es el país donde vive Haruto. Una Emperatriz Consorte sería como la esposa principal (él ya tiene concubinas pero no una esposa principal).

Shisai
Y al fin aparece el co protagonista, el Rey Distante aunque no sabíamos cómo traducir “Aloof”. ¿Frío, distante, huraño? ¿Se entiende el significado?

| Índice |

One thought on “La Reina que pretende ser independiente – Capítulo 14: Las Expectativas de Su Majestad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *