La Reina que pretende ser independiente – Capítulo 40: Puñetazo

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya

Corregido por Sharon


[POV: Leonhart]

En el momento en que la luz de la magia de ataque estalló, lo primero que vi fue la figura de Haruto cayendo al suelo.

—Haruto…

Quedé tan atónito que no recordé que debía usar su nombre falso.

Más importante aún, corrí a su lado.

Sostuve el cuerpo de Haruto entre mis brazos, y grité su nombre con todas mis fuerzas.

Él extendió su mano derecha, como si respondiera a mi llamada.

Fue un pequeño alivio saber que todavía conservaba la conciencia, pero en el momento en que intenté tomarla, su mano perdió la fuerza y cayó al suelo.

—Lo siento —susurró débilmente, pero para mí fue un sonido absurdamente ensordecedor.

—¡Haruto, abre los ojos! Me prometiste que haríamos una tierra con días auspiciosos, ¿no? Date prisa y abre tus ojos…

Lo llamé desesperadamente, pero no respondió.

Detrás de mí escuché los sonidos de Kristoff gritando por un equipo de rescate, y de Eckhart al mando de los escuadrones de Caballeros.

Y entonces, ante mis ojos, vi al hermano menor del Rey de Trancia sentado en el suelo y con los ojos muy abiertos por la sorpresa.

En el momento en que vi su figura, no pude reprimir mi furia.

—Bastardo, has venido aquí para morir. Como resultado, condujiste a la reina a este estado. Dime, ¿cómo vas a tomar responsabilidad por esto? —pronuncié estas palabras rebosantes de ira en voz baja.

Aun así, el cuerpo del Príncipe Real tembló tanto que no pudo escupir ninguna frase clara.

Haruto está ahora flotando en el límite de la vida y la muerte por salvar a un hombre atolondrado como este… 

Cuando ese pensamiento cruzó por mi mente, mi mano se inclinó hacia la espada en mi cadera.

—Si no puedes pensar en un camino, permíteme resolverlo con mi propia mano —dije mientras colocaba suavemente a Haruto en el suelo y desenvainaba mi espada.

Lentamente, me acerqué al Príncipe Real.

Sin embargo, en el momento en que levanté mi arma, Eckhart se acercó por detrás y agarró mi hombro.

—Leo-sama, ¿pretende ignorar las intenciones de Shane-sama? Matar al Príncipe Real aquí solo beneficiará a Trancia. Por favor, permita que la Orden de Caballeros y yo, nos encarguemos del resto. El equipo de rescate también ha llegado, así que por favor permanezca al lado de Shane-sama.

Después de ser amonestado, recuperé un poco la compostura.

—Lo siento. Gracias.

Solo haría las cosas innecesariamente caóticas si me quedara aquí, agitado como estoy. Por lo tanto, seguí a Haruto y al equipo de rescate.

 ♦ ♦ ♦

—¿Cuál es la condición de Shane? —le pregunté al equipo de rescate en cuanto salimos de la habitación.

—Señor. Todavía no puedo hacer un diagnóstico definitivo, pero es inusual que la explosión mágica no haya tenido un gran impacto en el cuerpo de la reina. Aunque los moretones causados por la onda de choque mágica son graves, creo que es algo que se puede curar utilizando magia curativa. Como tal, puede estar tranquilo.

Dudaba de que después de llevarse la peor parte de esa explosión realmente no hubiera ningún problema, pero tal vez sea el lado bueno de nuestra desgracia.

Finalmente pude calmarme luego de recibir este informe.

Entonces, pensé que me estaba comportando tontamente para ser el Emperador.

En medio de un incidente que sacude a todo el país, me olvido de orientar a mi gente, ¿qué iban a hacer?, pensé.

—Líder de escuadrón, perdóneme. Debo regresar al salón de actos. Si hay algo mal con el cuerpo de Shane, le pido que me lo informe inmediatamente.

Después de pedir eso, me separé del lado de Haruto.

♦ ♦ ♦

Y así, dos días después, los eventos finalmente se asentaron.

El público, tanto dentro como fuera de este país, no se enteraron de la situación en lo más mínimo.

Por supuesto, me refería a la condición de Haruto.

Durante los últimos dos días, su estado había fluctuado entre mejor y peor.

Aunque el diagnóstico inicial fue que la magia de recuperación sería suficiente, en realidad, casi ninguna magia mostró algún efecto en Haruto.

Fue por esa razón que su propia fuerza se convirtió en la llave que mantuvo la balanza entre la vida y la muerte.

Lo que sucedió a continuación ocurrió a la mitad de una reunión con varias partes interesadas sobre cómo lidiaríamos con las consecuencias.

El líder del escuadrón entró corriendo a la sala de conferencias con una expresión inusual en su rostro.

—Su Majestad, algo serio ha ocurrido. El color de pelo de la Reina se ha vuelto completamente negro.

♦ ♦ ♦

Me apresuré hacia la habitación de Haruto, y efectivamente, él estaba tendido ahí con el cabello negro azabache extendido sobre las sábanas.

—¿Es esto un efecto del tratamiento?

—No, la magia que usamos no tendría este tipo de resultado.

—Entonces, ¿qué causó esto?

—Todavía no lo sabemos. Simplemente cambió a este color de repente.

Al escucharlo, me vino a la mente la medicina de Haruto.

—Shane había estado tomando medicamentos regularmente desde que vino aquí. Creo que fue una vez cada dos o tres días. Podrías encontrar una pista sobre su tratamiento con ese medicamento. Por favor investigue de inmediato —le ordené, y solicité ser notificado rápidamente de los resultados.

♦ ♦ ♦

—Su Majestad, esa medicina es algo completamente inesperado. La magia que contiene es algo que incluso magos como nosotros no podemos descifrar. Sin embargo, pudimos analizar que parece relacionarse con el cambio de color de algo. Como tal, de alguna manera, apariencia y forma, esta magia también ha estado afectando a la Reina. Siendo una magia tan avanzada lo más probable es que solo Su Alteza Alexei, el padre de la Reina, sea capaz de proporcionar más información.

Una atmósfera grave se instaló a nuestro alrededor.

Lo que el líder del escuadrón estaba diciendo, en otras palabras, era que sin Su Alteza Alexei, no podríamos salvar a Haruto.

Lo que significa que no tenemos más remedio que revelar las circunstancias de nuestro país a Orania.

Pero este no es momento de vacilar.

Haré lo que sea necesario para obtener la magia que sane a Haruto lo antes posible.

—Envía una comunicación mágica a Su Alteza Alexei de Orania inmediatamente. No importa cómo lo hagas, e infórmenle todo lo que consideren necesario.

♦ ♦ ♦

Su Alteza llegó medio día después de haber enviado la carta. ¿Qué clase de magia usó para llegar a nosotros tan rápido?

Cuando consideré el insondable talento para la magia que debe tener su Alteza Alexei, no pude evitar sentir asombro e inquietud.

Así fue como me encontré por primera vez con este hombre cuya figura era más robusta y ancha de lo que jamás podría haber imaginado, teniendo en cuenta lo delicado que es Haruto.

—Me siento honrado de conocerle finalmente. Soy Leonhart Caspar. Expreso mi más sincera gratitud por su rápida llegada a pesar de lo repentino del mensaje.

—Soy Alexei Orania. Su Majestad, ahora mismo, apriete los dientes.

¿Ah? 

Antes de que pudiera pedirle que repitiera sus palabras, recibí un impacto brutal en mi mejilla derecha.

Shisai
¡Papá está enojado!

Sakuya
El amor de padre XD

| Índice |

6 thoughts on “La Reina que pretende ser independiente – Capítulo 40: Puñetazo

  1. Nanatsu no Nazo says:

    ¿Còmo no va estar enojado? Le lastimaron a su niño, si a mi me salen con que mi hijo està al borde de la muerte mando a la mierda a cualquiera o(TヘTo)

  2. HagennoHisui says:

    Hasta ahora es solo un puñetazo, esperemos que no sea más. Vaya circunstancias para conocer al suegro… Salven a la florecita, que se nos muere.

  3. Wini V. says:

    la verdada es que leo salió bien librado recibiendo solo un puñetazo en vez de que el amoroso padre lo matara o le lanzara algún hechizo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *