La Reina que pretende ser independiente – Capítulo 5: Parece ser magia

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya

Corregido por Sharon


Lo que Alex usó es magia.

No es inusual y parece ser generalizado, incluso si no todos pueden utilizarlo.

Por el contrario, es más sorprendente si hay una persona que no sabe sobre ello.

Según Alex, la magia puede encender el fuego que se utiliza en actividades mundanas, y utilizarse para la iluminación. Aparentemente, si se usa una técnica de alto nivel, el color de los ojos y del pelo cambiará.

—El tono negro de Haruto es muy hermoso, sin embargo, este país no percibe el negro como un buen significado. De ser posible, es mejor cambiar el color usando magia. Lo haré por ti, si tienes un color favorito.

Estoy agradecido por la sugerencia de Alex. No quiero que mi apariencia sea sospechosa, ya que mi existencia ya está fuera de lugar.

Saqué la enciclopedia ilustrada y señalé una determinada flor.

—Púrpura está bien.

Ese es el color de mi flor favorita, glicina.

Sin embargo, lo cambié al púrpura oscuro apresuradamente, puesto que obviamente no parecerá bueno si tengo tal color brillante.

—Lo tengo. Entonces vamos a usar ese para tu color de ojos. Para tu cabello… ¿gris claro está bien? Entonces, cierra tus ojos.

Hay muchas partes del idioma que no puedo entender todavía si las palabras se hablan demasiado rápido.

Cerré los ojos para poder mezclarme en este mundo aunque sea un poco.

♦ ♦ ♦

Al final, mi color no cambió.

Alex dijo que no se puede evitar porque es una magia difícil,  pero se veía tan deprimido que me sentí culpable.

—Alex, no te preocupes por eso.

Quiero alegrarlo de alguna manera usando las palabras que acabo de aprender, pero no es tan fácil.

—¿Alex, yo, aquí, puedo trabajar? Aquí, negro, ¿de acuerdo?

Lo he propuesto, ya que es imposible vivir de comida gratis para siempre.

Incluso si parece que el negro simboliza un mal presagio en este mundo, quiero decirle que no es realmente necesario cambiarlo.

Cuando Alex oyó eso, me dio unas palmaditas en la cabeza.

—Lo siento —me dijo.

Mientras siento el calor de su mano…

—Aunque me acaricias la cabeza, ¿qué edad crees que tengo?

… Surgió una nueva duda.

Oí que nunca había visto un joven asiático antes.

Sin embargo, yo ya tengo veinte años, ¿sabes…?


Nota: Lo que está en cursiva es Haruto hablando en japonés.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *