Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 19: El secreto de Gino (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Por conveniencia, Gino también había alquilado un apartamento cerca del set. Cuando Tang Feng lo fue a visitar, Gino acababa de darse una ducha. Su cabello todavía estaba mojado cuando fue a abrir la puerta.

— ¿Fuiste a nadar al océano? —Tang Feng se rio entre dientes cuando se dio cuenta. — ¿Estoy interrumpiendo algo?

—No, por supuesto que no. —Gino rápidamente lo dejó pasar y luego cerró la puerta con firmeza. Para un espectador que no sabía nada mejor, la velocidad a la que dio la bienvenida a Tang Feng hizo que pareciera que tenía en mente algunos motivos ocultos.

—Encuentra un asiento. Hay jugo y leche en la nevera. El café está por allá. Y ese es el bar. Sírvete tú mismo. —Gino dijo mientras caminaba hacia otra habitación.

Tang Feng agarró un vaso de jugo y se sentó en el sofá. Encontró el control remoto y encendió la televisión. No sabía lo que veía Gino mientras estaba en casa, pero ¿quizás fuera un montón de películas de terror?

Comprensiblemente, se sorprendió un poco al ver aparecer su propio nombre en la pantalla. La película que se proyectó fue ‘Vida de lujo’, en la que había protagonizado como el actor principal. Nunca había esperado que Gino estuviera viendo sus películas, al igual que no había esperado que le gustara en el pasado.

Después de cambiarse, Gino salió de su habitación. Tang Feng ya llevaba varios minutos mirando la película. Con su vista en la pantalla del televisor, preguntó: — ¿Te gustan las películas de Fiennes?

La imagen de él en la pantalla aún era joven, apenas de treinta años. Era una época en la que los hombres eran más encantadores. Tang Feng tuvo que admitir que no era tan llamativo en el pasado como lo era ahora. La apariencia de Fiennes podría describirse como culta. Afortunadamente, era algo que había retenido durante toda su vida.

—Es un actor increíble. —Era raro que Gino dejara pasar la oportunidad de hacer una broma. Se sentó en silencio junto a Tang Feng, con los ojos atraídos por la imagen de Fiennes en la pantalla.

Tang Feng asimiló todo.

A Gino realmente le gustaba Fiennes. ¡A Gino realmente le gustaba su yo pasado!

—Cuando lo conocí, para ser honesto, no me caía muy bien. Incluso se podría decir que me irritaba. —Gino se rio entre dientes y describió las circunstancias en las que había conocido a Fiennes. Tang Feng ya sabía lo que iba a decir, pero era diferente escuchar la perspectiva de Gino sobre los eventos.

Gino vio por primera vez a Fiennes en un festival de cine. En ese momento, ambos habían sido nominados a mejor actor. El debut de Gino fue muy bueno, si no espectacular. Había elegido un papel desafiante en una película de terror para su primera aparición. Los críticos de cine y el público elogiaron su actuación en la película. Prácticamente se hizo famoso de la noche a la mañana.

Sin embargo, era obvio que al comité del festival le gustaba más Fiennes. Fiennes ya había ganado varios premios en el extranjero en festivales internacionales de cine; Era inevitable que también ganara al ‘Mejor Actor’ esta vez. Gino solo pudo ver como el trofeo, que sin duda merecía, le brotó alas y se fue volando.

—Creí firmemente que el mejor actor debería haber ido a mí y no a Fiennes. Lo odiaba por eso. En la fiesta posterior, no pude evitarlo y le dije algunas palabras desagradables. —Gino sacudió la cabeza mientras relataba la noche. No pudo evitar que una triste sonrisa se extendiera en su rostro. —Solo pensar en eso me hace querer golpearme por lo inmaduro y risible que estaba actuando. Era joven, así que creía que todo me pertenecía legítimamente. Pero mirándolo ahora, creo que mi actuación fue un juego de niños en comparación con la suya.

—No, creo que actuaste muy bien —espetó Tang Feng. Rápidamente agregó —He visto tu película debut. Creo que lo hiciste bastante bien para un recién llegado. Podía sentir la tensión en tu actuación. La mayoría de las películas de terror simplemente siguen el método establecido y se basan en expresiones exageradas, pero expresaste el miedo interno perfectamente. Yo pienso que fue genial.

Un comité del festival de cine estaba compuesto por un grupo de personas diferentes, y desafortunadamente, diferentes personas tenían gustos diferentes.

Gino era demasiado joven en aquel entonces. Era difícil para los actores jóvenes ganar premios si su actuación no era francamente sorprendente para todo el público. Había muchas razones para eso.

Uno, los jueces probablemente sintieron que no era correcto que alguien ganara un premio justo después de debutar. Después de todo, había muchos actores y actrices que esperaban en fila frente a ellos.

Dos, si un recién llegado ganara Mejor Actor o Mejor Actriz, el camino por delante sería demasiado fácil. ¿Seguirían luchando y persiguiendo sus sueños con tanta pasión como antes?

Por último, los intereses personales jugaron un papel importante en los premios. Como personas, los jueces no pudieron evitar ser parciales. Si tuvieran que otorgarle a alguien un trofeo tan grande, ¿podrían presentar una actuación del mismo calibre la próxima vez? Sospechas como esas corrían por sus mentes todo el tiempo.

Una buena actuación no fue suficiente para ganar el Mejor Actor. Tang Feng experimentó mucho de eso en su vida pasada.

—Exactamente, también pensé que mi actuación fue bastante buena. En cualquier caso, así fue como me encontré con Fiennes. Como un niño inmaduro, chocaba con él a cada paso. En ese momento, él era bastante influyente en Hollywood. Tenía sus propios recursos y un lugar para ejercer su poder. Si hubiera querido darme una lección, le habría sido fácil. Pero nunca lo hizo. Solo discutía conmigo ocasionalmente.

Gino comenzó a reír, pero abruptamente lo terminó con un suspiro. Apoyó la barbilla en su mano y dijo —Sé que no le gustaba, porque era un idiota maleducado y estúpido.

—La razón por la que discutiste con él… ¿Fue porque querías llamar su atención? —Preguntó Tang Feng tentativamente.

Gino asintió, pero llegó a esa conclusión demasiado tarde. Cuando finalmente entendió sus sentimientos por Fiennes, el hombre había fallecido.

Sucedió en un abrir y cerrar de ojos. Una estrella que fue muy brillante en el cielo, cayó a la tierra en cuestión de segundos. Todavía se estaba recuperando de las secuelas incluso ahora. Había estado enamorado de Fiennes durante siete años. ¿Cuán estúpido era haberlo descubierto ahora?

—Ya es demasiado tarde ahora. Ni siquiera tuve tiempo de disculparme con él. Ni siquiera tuve tiempo para… decirle que he recopilado todas sus películas y todos los carteles imaginables de él. He ido a muchos de sus estrenos de películas. Incluso he preguntado en secreto por él a otras personas. —Los ojos de Gino se llenaron de lágrimas mientras miraba al hombre en la televisión, un hombre que había dejado el mundo para siempre. A pesar de la sonrisa en su rostro, se estaba ahogando con sus palabras.

—Ni siquiera tuve tiempo de decirle que lo amo. ¿Tú sabes? Cuanto más aprendo sobre él, más me enamoro. Pero soy un idiota. Ni siquiera tuve la oportunidad de confesarme. —Rindiéndose a las lágrimas, se cubrió la cara con las manos.

Tang Feng envolvió un brazo alrededor de sus hombros e intentó consolarlo. —Lo sabrá. Está escuchando cada palabra que dices. —Terminó ahí y suspiró.

No le diría a Gino sobre su secreto. Incluso si lo hiciera, no estaba seguro de que le creería.

No era la primera vez que alguien le había confesado, pero la confesión de Gino lo hizo sentir cálido y arrepentido. En el calor de la pasión, una persona podría confesarse a otra de improviso, o tal vez, fue simplemente amor a primera vista. A menudo, este tipo de amor impulsivo se fue tan rápido como llegó. Un comienzo fuerte y apasionado a menudo condujo a un final sombrío y cansado que finalmente se desvaneció.

Durante siete años, el amor unilateral de Gino por él continuó goteando como una corriente lenta. Las personas que alguna vez lo habían amado se habían vuelto distantes debido a su hospitalización continua. Otros lo abandonaron debido a la presión social. Y otros aún, enterraron sus sentimientos por él ante la noticia de su muerte.

En el medio año desde su muerte, ¿cuántas personas realmente lo extrañaron?

No sabía que Gino lo había amado, y aún lo ama. Tampoco sabía por qué Gino se enamoró de él, pero esa era la realidad a la que se enfrentaba en este momento.

Fiennes Tang ya había muerto. Alguien que se haya ido del mundo no debería causar daño a los vivos.

—Gino, ¿amas a Lilith? —Preguntó Tang Feng.

—No puedo enfrentarla. Después de que Fiennes falleció, intenté salir con una chica. Lilith es una gran chica. Es solo que… no puedo olvidarme de Fiennes —respondió Gino, sus emociones se calmaron gradualmente. Tang Feng apagó la película y cambió a un canal aleatorio en la TV.

—Sé que no estoy en condiciones de decir nada, pero Fiennes ya no volverá más. Si él sabe que estás sufriendo por su muerte, estoy seguro de que se sentiría culpable. Gino, déjalo vivir en tus recuerdos. Necesitas mirar por delante de ti. Cálmate. No quiero pasar otra mañana simplemente filmando una escena de cama contigo. —Intentó animarlo.

—A veces, actúas mucho como él. Eres amable con todos los que conoces, pero eso también significa que te estás distanciando de todos. Por eso, realmente me gustaba molestar a Fiennes y enojarlo. Me miraba furioso y me respondía, pero esos fueron los únicos momentos en que sentí que realmente estaba viviendo y respirando. —Gino miró a Tang Feng. Con una rara expresión seria, dijo —Todavía eres joven. No te reprimas tanto.

—Ahora es tu turno de darme una conferencia, ¿verdad? —Tang Feng se rio entre dientes. —Entonces no te enamores de mí como lo hiciste con Fiennes. No quiero ser un sustituto.

¿Sería un sustituto? ¿O sería él el verdadero Fiennes?

No fue importante en ningún caso. Tang Feng quería que Gino saliera de la sombra de Fiennes. Quería que Gino llorara porque recordaba el pasado y no porque estaba sufriendo. ¿Cuánto tiempo le tomaría volver a ser él mismo?

—Olvidé preguntar, ¿sucedió algo recientemente? —Preguntó Tang Feng. Gino no comenzaría a actuar extraño sin ninguna razón. Las palabras de Lilith no podrían haberlo afectado hasta este punto.

—Es casi su cumpleaños.

Tang Feng parpadeó. Se había olvidado por completo de su propio cumpleaños.

—Entonces, ¿por qué no vamos a visitarlo? —sugirió. Él prefería ver su propia tumba.


Shisai
No sé si yo sería capaz de ir a visitar mi propia tumba

| Índice |

3 thoughts on “Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 19: El secreto de Gino (2)

  1. CarolinaF. o Nekoi says:

    Yo creo que si pero me daría nostalgia y 😱😱😱😱😱😱😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😰😰😰😰😰😭😭😭😭😭😭❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤😍😍😍😍😍😍👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👍🏼👍🏼👍🏼👍🏼👍🏼👍🏼👍🏼👍🏼👍🏼👍🏼👍🏼👍🏼

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *