Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 10: Intenso afecto (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


—Eres invencible y guapo, te verás más masculino con algunos moretones. 

El otro retiró la mano, pero a Tang Feng no le importó. Miró hacia la cubierta del barco, donde había muchos invitados. Si no hubiera sabido que estaba en otro barco, habría pensado que todavía se encontraba en el otro crucero viajando por el mar.

Bueno, es una especie de viaje por el océano, excepto que la persona a su lado es de repente una persona diferente y el barco y la ruta han cambiado.

—Tang Tang bebé, me gusta más y más lo que dices. 

Charles no tiene vergüenza de decir cosas repugnantes que hacen que se le erice la piel. Tang Feng miró hacia otro lado. 

—Mira, bebé oso. Comiste demasiada miel esta mañana. Ten cuidado con las caries. Regresa, cepíllate los dientes y enjuágate la boca.

Los guardaespaldas del otro lado casi se echan a reír, han estado con Charles durante tantos años, ¡ese gran jefe es inestable! Saben mejor que nadie que a veces Charles puede ser amable con uno y luego lo siguiente que sabes es que tiene un cuchillo y sin piedad, lo clava bien profundo en tu corazón.

Charles tuvo tantos amantes como peces en el mar, pero ¿quién no está enamorado de él? Incluso si es un poco empalagoso, no se atreverían a golpearlo como el Sr. Tang Feng y hablar con él nuevamente de forma coqueta.

Juran que en todos los años que llevan en este trabajo, es la primera vez que ven a Charles recibir un golpe.

Dicho bebé oso se rió a carcajadas, para nada ofendido.

—Tang Tang bebé, me gusta especialmente el apodo que me diste. Una forma cariñosa de nombrarme, me encanta, soy tu bebé oso.

Se acabó, se acabó, Tang Feng casi se avergonzó de Charles. Este tipo tiene suficiente descaro y piel, por lo que puede tomar cualquier cosa, no hay mucha gente que pueda igualar a Charles en términos de lo asqueroso y entumecido que es, y los dos guardaespaldas a su lado están a punto de vomitar. 

¿Así es la gente enamorada? ¿Cómo podría su poderoso y frío jefe tener un lado tan especial? Realmente abrió los ojos de los guardaespaldas hoy. 

—Vamos, Tang Tang bebé, te los presentaré —Charles tomó un sorbo de refresco de su vaso, cruzó las piernas y señaló a los dos hombres que estaban a su lado—. Ellos han estado conmigo durante más de diez años, su nombre es gran Mike —dijo señalando a la izquierda, al que es un poco más gordo—. Este es el pequeño Mike, el gemelo —y apuntando al de tamaño normal a la derecha.

Las dos personas tenían una ligera diferencia en su figura, pero la cara es básicamente la misma. 

Estos dos son gemelos. Tang Feng los miró de inmediato.

—¿Por qué están parados ahí? ¡Saluden! —gritó el gran jefe Charles.

—¡Hola, cuñada! —Inmediatamente se pusieron de pie y gritaron al unísono, lo suficientemente fuerte.

Tang Feng pensó que estaba bastante tranquilo y que nada podía golpearlo o sorprenderlo, pero estaba equivocado, no se contuvo cuando escuchó a estos Mikes gritando al unísono, ahogándose con su propia saliva. 

—¡¿Cuñada?! —Tang Feng inmediatamente miró a Charles, arqueó una ceja— ¿Les dijiste que me llamaran así?

—Oh, ¿lo hice? —Charles se pone las manos en la cabeza, como si no lo supiera.

¿Qué tan falso es? Los dos Mike, grande y pequeño, se veían serios, como si se estuvieran reuniendo con un líder y con el miedo adecuado porque querían mantenerse con vida y no ser arrojados a los tiburones. 

—No me llamen así de ahora en adelante. Llámenme Feng. 

Después de un tiempo, Tang Feng les dijo a los dos guardaespaldas, quienes estaban de pie. Ambos miraron sigilosamente a Charles, quien, con la cabeza ladeada, fingió no ver y siguió bebiendo su refresco y mirando su traje de baño.

—Charles. 

—Cariño, estoy aquí —Volvió la cabeza hacia atrás de inmediato, sonriendo alegremente. 

—Tengo algo que quiero preguntarte —Tang Feng agregó una cucharada de leche evaporada a la taza.

Charles le guiñó un ojo al gran Mike y los gemelos salieron del balcón, divertidos.

—¿Qué está pasando entre Lu Tian Chen y tú? Le pregunté qué pasaba, pero no parecía querer responder… Sé lo que estás haciendo, Charles, pero no los detalles. Sé que no debería hacerte demasiadas preguntas sobre tus asuntos personales, pero ahora que me has secuestrado, me gustaría… Como tu compañero de barco, al menos tengo derecho a saber por qué me trajiste aquí y de esa extraña manera —dijo el actor mientras dejaba su vaso.

—Cariño, por supuesto que tienes derecho a preguntarme sobre mis asuntos privados. Mis asuntos son tus asuntos, soy una persona generosa y tienes derecho a saberlo todo. 

Charles se acercó y tomó la mano del hombre sobre la mesa con bastante cariño.

—Sé serio.

Charles se encogió de hombros y dijo: —No es gran cosa, de los 365 días del año, la mitad del tiempo esos tipos… A los torturadores internacionales que no tienen nada mejor que hacer les gusta perseguirme, pero como puedes ver, estoy bien.

—Nadie corre detrás de ti por nada —Tang Feng frunció el ceño, suspiró de nuevo y preguntó con un poco de sospecha y escrutinio: — ¿Estás traficando drogas?

Charles pareció sorprendido. 

—Por supuesto que no, cariño, soy un mal hombre, pero soy un mal hombre que tiene una línea de fondo, nunca me metí en el negocio de las drogas, solo contrabandeé diamantes, armas y petróleo. Querido Tang Tang, mi amante, soy un hombre con principios. —El hombre se dio unas palmaditas en el pecho mientras lo dijo.

—¿Quién es tu amante? —El hombre solo estaba siendo grosero. 

—Cariño, también me encanta cuando eres tímido.

—No soy tímido. —Exhalando, Tang Feng tuvo que retroceder muy fuerte, y luego Charles se desvió—. Charles, si quieres verme, hay otras formas, no tienes por qué drogarme y hacerme desaparecer. No soporto que hagas eso.

Teniendo en cuenta quién es Charles ahora, Tang Feng puede entender por qué este tipo poco convencional tendría una forma extraña de tratar con él, pero no hay necesidad de ocultarlo de Lu Tian Chen, —¿Lu Tian Chen lo sabe?

El actor estaba confundido, sintió que algo extraño pasaba entre Charles y Lu Tian Chen. 

—Sabe que te llevé, estás más seguro conmigo, no se preocupara.

Desafortunadamente, justo cuando Charles había terminado su frase, gran Mike se apresuró a entrar, jadeando ruidosamente.

—¡Jefe, su antiguo amante inglés está aquí de nuevo! ¿Caminamos o corremos?

¿Existe alguna diferencia entre caminar y correr?

Tang Feng miró de reojo a Charles: 

—Bebé oso, estoy tan seguro contigo… —dijo, sarcástico.

Es solo el primer día y ya tienes que decidir entre caminar o correr, ¿algún día vas a saltar al mar?

—¿Cuál es la prisa? ¿Cuál es la caminata? ¿Cuál es la carrera? —Charles arrojó un vaso de agua a los gemelos—. Qué vergüenza. ¡Tú! No vamos a ninguna parte, ni corriendo ni caminando. Si viene, que venga. 

¿Y quién es este amante inglés? Tang Feng estaba un poco curioso.

Su curiosidad se sació rápidamente, y los gemelos no reaccionaron mucho al ser salpicados por todo el vaso de agua, que parecía ser una fuente frecuente de la forma en que Charles los regañaba, y después de gritar, bajaron a la terraza. 

Tang Feng los vio irse y luego miró hacia arriba.

Un joven de veintisiete o veintiocho años, bien vestido, estaba de pie no muy lejos, mirándolos. Junto al joven había dos asistentes que parecían personas normales. Da la casualidad de que estas tres personas, Tang Feng los había visto no hace mucho.

Bueno, ahora es demasiado tarde para saltar al río amarillo y lavar sus pecados, y ahora, probablemente irá a la cárcel con Charles.

—Charles, ¿el sargento Ivan es un viejo amor tuyo? —Tang Feng suspiró y preguntó con curiosidad.

Las personas en el barco eran el capitán de la Interpol británica, Iván, y sus dos hombres que se habían puesto en contacto con Tang Feng recientemente 

—Cariño, eres el único que amo. No conozco a Iván, ni a sus compinches, no conozco a ninguno de ellos —Charles, ansioso por aclarar las cosas, explicó—, y un galán súper rico como yo, ¿cómo podría estar enamorado de un… pequeño oficial?

—¿Significa que estaría bien si Iván no fuera un oficial de policía? —se burló Tang Feng a propósito.

—Bebé, sabes que no lo dije en serio —Charles se puso de pie en un estado de ánimo melancólico, golpeó su mano contra la barandilla, suspiró y miró hacia el mar— ¿Quién no tiene un pasado? ¿Eh?

—Así que realmente estás con Iván. 

Eso es un poco sorprendente para Tang Feng, sabía que Charles era un mujeriego, pero no creía que pudiera meterse en la cama con alguien de la Interpol.

Añadió al final: —¿Lo engañaste o lo drogaste?

Cualquiera que sea la respuesta, Tang Feng cree que es probable que fuesen ambas.

—Cariño, ¿me parezco a ese tipo de chico? Es este chico que me persigue, todo por mi encanto. —Charles actuó como si estuviera herido—. Espera, cariño, ¿acabas de burlarte? —Charles tuvo la visión retrospectiva. 

—¿Ahora te estás dando cuenta eso, mi tonto señor oso?

Tang Feng se levantó y entró en la habitación, sintiendo los ojos de Iván sobre él. Parecía estar atrapado en algo extraordinario.

| Índice |

One thought on “Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 10: Intenso afecto (2)

  1. CecilianoBueno says:

    Ah! Pero este oso, no había ya resuelto sus problemas? Porque te llevas a nuestro Feng cuando no puedes cuidar bien de él?
    Gracias por actualizar ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *