Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 11: Accidente no provocado

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


La impresión de Tang Feng es que, cualquier criminal que ve a un policía, generalmente huye, y había escuchado a Charles decir que había una belleza británica que lo persigue. También pensó que Charles estaba corriendo escondiéndose de Iván, pero ahora no parece así. 

De pie en el balcón, Charles se mostró particularmente amable y saludó a Iván, gritándole descaradamente: —Mi querido Iván bebé, deja de perseguirme, mi corazón ya pertenece a otro, tú y yo no estamos destinados a estar juntos y es mejor si nunca más nos volvemos a ver.

Tang Feng escuchó todo esto en la habitación y se habría enojado si fuera Iván.

♦ ♦ ♦

—¿Qué quieres que haga ahora, Charles? ¿Qué más harías, más que meterme en problemas? Verás, solo quiero ser una persona normal, actuar en películas y vivir una vida normal. Pero ahora me tienes en un vórtice enorme, y creo que mi vida es ahora más emocionante que las películas.

Mañana el barco iba a atracar en Phuket, Tailandia, y le encantaría volar de regreso desde Tailandia a la ciudad si podía, pero el problema era que no tenía pasaporte. Lo único que podía pensar era en contactar a Lu Tian Chen primero.

—No eres una persona común, cariño, eres mucho más adorable que cualquiera que haya conocido, mi gran estrella, nos ha costado mucho conocernos, ¿y me vas a dejar? —Charles se deslizó y abrazó el brazo de Tang Feng como un gran oso de peluche y frotó su mejilla contra él.

—No me mimes —se rió Tang Feng con amargura.

—Te amo bebé, y aunque a menudo le digo a la gente que me gustan, esta es la única palabra con la que he tenido mucho cuidado, y te juro que definitivamente eres la primera a la que le he dicho que lo amo y definitivamente serás la última —juró.

—Está bien, acepto tu amor. Ahora, mi querido señor Charles, ¿cuándo me enviara de regreso? —Tang Feng no se va a comer las palabras del otro, no importa cuánto hable, todavía no se desvía del enfoque central en lo más mínimo.

—Me lastimaste, cariño —Charles se llevó la mano al pecho luciendo lastimero y dolido por el abandono.

—¿De verdad? Eso sería un verdadero honor para mí —Tang Feng sonrió, definitivamente en represalia por el trato del otro con anterioridad.

Charles, con ojos medio panda, miró a Tang Feng durante un rato, pero al final solo suspiró.

—No puedo dejarte todavía, cariño. 

—Eso sonó un poco serio. ¿Puedes decirme por qué?

Si Charles se atreve a decir que es porque lo extraña mucho o algo así, definitivamente encontrará una manera de llenar los ojos de panda de Charles con más golpes e incluso intentará arrojarlo al océano.

 —Por favor, créeme, estoy haciendo esto por tu seguridad —Charles se volvió sincero en un raro momento, aunque Tang Feng no entendía del todo el significado de sus palabras.

Tang Feng se rió amargamente, muy desconcertado, y preguntó: —¿Mi seguridad? ¿Alguien me quiere muerto?

Siempre ha sido un tipo pacífico y no recuerda haberse metido con nadie, y si lo hizo, debe haber sido Charles y Lu Tian Chen o Albert o algún otro tipo que causó el problema. 

—No vas a decirme que es por el oficial Iván, ¿verdad? —Mientras tanto, recordó que la forma en que Iván lo miró ayer era mucho más fría que la primera vez que se conocieron, y que tenía un pasado con Charles que no conocía. Iván es un oficial de policía, un oficial de la Interpol.

—Algo así —Charles estiró los brazos un poco culpable y abrazó al hombre, con la cabeza enterrada en la espalda de Tang Feng, su voz sonando apagada, pero con determinación y un poco de fiereza—. No dejaré que nadie te lastime.

Tang Feng le dio un golpecito a Charles en la espalda, el tipo siempre no le dejaba otra opción.

—¿Entonces no parece que no creas que Lu Tian Chen pueda protegerme? 

—Hay muchas cosas que él no sabe —Charles besó al hombre en el cuello—. No hay forma de prevenir lo que no sabes, y prefiero mantener cerca de mí a las personas que quiero apreciar.

—Bueno, no sé exactamente qué pasó, pero ya que tiene algo que ver con el oficial de la interpol, ¿por qué no me dices qué está pasando? ¡Joder! —Tang Feng no puede evitar maldecir cuando lo piensa—. Tengo que ir a Venecia para el festival de cine en medio mes, Charles, si no puedo llegar ahí para entonces, te mataré. ¡Lo juro!

Charles rápidamente abrazó al hombre con fuerza para tranquilizarlo: —Te juro que llegarás a Venecia a tiempo, sano y salvo.

Después de esto, Charles le confesó algunas cosas a Tang Feng. Nacido en una familia aristocrática británica, con un padre que ahora es el jefe de la Interpol en el Reino Unido, Iván se unió a Interpol UK después de graduarse de la universidad, y en dos años estaba en camino de convertirse en líder de equipo.

El enredo de Charles e Iván se remonta a hace tres años. Tres años antes, Charles se había hecho un nombre en Europa, incursionando en los negocios de blancos y negros, y el joven y enérgico Iván prometió encontrar pruebas del contrabando de Charles y arrestarlo, pero luego el joven oficial no pudo resistirse a la seducción del viejo pedo Charles, y un gato blanco y un oso negro simplemente se enredaron en la cama.

Charles nunca tuvo la intención de tomarse en serio sus sentimientos desde el principio, pero Iván parece haber aceptado realmente sus sentimientos, con el resultado natural de que Charles no quería seguir jugando, e Iván, aunque él no dijo nada, pero ha estado buscando pruebas de Charles todos los días desde entonces, comprometido a poner al gran barón en la cárcel. 

—Eres una verdadera escoria —Tang Feng le hizo un comentario después de escuchar la historia.

—¿Se pueden forzar cosas como los sentimientos? Debería haber entendido desde el principio que estar con un hombre de negocios gris no es una opción, y que un chico del lado blanco debería encontrar otro del mismo lado para casarse y tener hijos.

—Entonces, ¿por qué te metiste con él?

—Solo le pedí una copa, pero quién sabía que se enamoraría. ¿No deberían todos los ingleses ser especialmente abiertos? Dios, no es que sea el único oficial con el que he tomado una copa.

—Quizás él realmente te ama. —Tang Feng pensó en voz alta.

Charles resopló.

—No, para el orgulloso hijo de Dios, simplemente no puede aceptar el hecho de que ha sido abandonado.

—Siempre tienes tus razones.

Charles se rió y extendió la mano para frotar el hombro de Tang Feng. 

—Entonces, cuando descubrió que estaba enamorado de una estrella de origen promedio, Iván fue aún más tolerante. Después de estar cerca de esas llamadas personas de la alta sociedad por un tiempo, comprenderás lo arrogantes y vanidosos que son, y lo hipócritas y ridículos que son los caballeros superficiales.

En respuesta a los comentarios de Charles, Tang Feng, quien ha estado en problemas sociales antes, está un poco de acuerdo.

—Ahora que ya sé un poco más de la situación, ¿tienes una solución? —Preguntó Tang Feng. Charles levantó el labio inferior con una leve sonrisa, había muchas cosas que había estado planeando cuando acompañó a Tang Feng a los Estados Unidos.

Con el ridículo método de pretender ser copropietario de Tang Feng con Lu Tian Chen para luchar contra Albert, no era algo que duraría toda la vida, no, ni pensar en toda la vida, incluso unos pocos meses parece extremadamente difícil. Le había dicho a Tang Feng antes que ya sabía lo que quería. Él todavía mantiene esto ahora. Hay algunas cosas que pueden tener en común y otras no. 

Esa noche, Charles invitó abiertamente a Iván y su tripulación, a una recepción que estaba realizando en el barco, y ahora Tang Feng entendió por qué Charles se atrevió a ser tan arrogante. No fue hace mucho tiempo que Interpol retiró repentinamente su arresto secreto de Charles por alguna razón desconocida, y la razón encontrada fue que Iván había estado enviando a alguien para monitorear y seguir a Tang Feng.

Mientras el hombre perdió a Tang Feng, los hombres de Iván siguieron a Tang Feng hasta que llegaron al barco y encontraron a Charles. Iván no fue el único testigo en ese momento, y de alguna manera, Tang Feng también debería ser una víctima ahora en términos de su papel con Charles, y no estaría implicado como sospechoso en ningún caso, sin mencionar que Charles ahora es completamente libre. 

Aunque Iván encontró a Charles siguiéndolo, este último no se sorprendió en absoluto. Según Charles, eso significa: —Sé que te ha estado observando y acechándote, y como quiere encontrarme a través de ti, lo dejé. 

Bueno, Charles tomó una decisión a su estilo.

Tang Feng pronto se da cuenta de que parece haber algo que olvidó, que hay otras dos personas que deberían haber sido traídas aquí por Charles, Su Qicheng y el pequeño interno, quien estuvo involucrado en el mismo accidente no provocado que él, pobre camarada Li Xidong.

| Índice |

One thought on “Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 11: Accidente no provocado

Responder a CecilianoBueno Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *