Un lirio que florece en otro mundo – Prólogo 1

Traducido por Kiara

Editado por Tanuki


Al cumplir los diecinueve años en este país, se considera la edad adecuada para casarse, por eso para una joven soltera  ¿Por qué no te has casado todavía? es el saludo de cada mañana. Fue a esta edad cuando Miyako, la hija menor de un noble del área rural fue llamada por su prometido, Klause Rainhalt, quien era el hijo mayor de un aristócrata de clase alta, para visitar la casa Rainhalt, pero él sólo tenía una cosa que decirle.

—He decidido cancelar nuestro compromiso.

Desde un principio era un compromiso político entre diferentes posiciones sociales, por ende Miyako no tenía derecho a estar en desacuerdo si algo como esto sucedía.

—Entiendo. Yo, Miyako Florence, reconozco y acepto tu solicitud para romper el compromiso… Adiós, Klause.

Ante ese veredicto unilateral, Miyako inclinó la cabeza con su cabello castaño rojizo atado en un bello recogido y salió de la casa de Rainhalt. Los criados sólo la miraron con lástima.

—No lo entiendo, él incluso rechazo a la hija de un duque solo para comprometerse con ella —murmuró alguien.

Cuando Miyako escuchó esas palabras, una de sus cejas se movió ligeramente, y se metió en un carruaje que la esperaba frente a la puerta principal, iniciando la marcha en cuanto cerró la puerta.

Y luego, cuando ya no se podía ver la casa de Rainhalt, los hombros de Miyako temblaron y gritó.

—¡¡Yaaahhhhuuuuu!! ¡Ahora soy libre! ¡¡Sí, sí!! ¡Mi compromiso está anulado, sí! ¡¡Ahora soy libre!!

Ella apretó los puños con todas sus fuerzas.

Miyako era alguien que había reencarnado en este mundo. Un juego de fantasía otome llamado Cae en la fantasía, que había jugado día tras día mientras era estudiante, pasó todos sus días jugando tratando de descifrar todas las rutas, sin tomar el tiempo necesario para dormir.

Pasaron los años y Miyako se convirtió en una esclava corporativa con menos tiempo para jugar, por lo que dejó de dormir. Una noche, después de desgastarse día tras día, se quedó dormida con el pensamiento “Ah, no puedo continuar más con esto”. Sintió un fuerte dolor en el pecho y a la mañana siguiente dejó escapar un grito. Un grito de alegría.

Se había despertado como la heroína principal de diecisiete años en el mundo de cae en la fantasía. ¡Es grandioso!

—Fufufu… ¡Ahora puedo hacer realidad mi sueño!

Los característicos ojos color avellana de Miyako se iluminaron. Había un personaje, que sin importar lo que hiciera, la ruta no se desbloqueaba. Ese personaje también fue su primer amor, quien robó su corazón. Hasta el punto actual en el mundo del juego, Miyako se había esforzado por capturar a ese personaje, no, esa chica.

Eso es correcto. Miyako trabajó para que el héroe principal, Clause Reinhardt, rompiera su compromiso.

—¡Conductor!

—Sí, ¿Hay algo que necesite, mi señora?

Miyako se asomó por la ventanilla del carruaje y llamó al hombre que conducía el carruaje. La brisa fresca de la mañana se sintió agradable cuando golpeó sus mejillas, como si predijera los emocionados días que estaban a la vuelta de la esquina.

—Cambia el destino a casa del conde Hamilton, Fuuka Hamilton. ¡De prisa!

Fuuka Hamilton, la hermosa hija del conde que capturó perfectamente el corazón de Miyako cuando jugó el juego otome.

—Lady Fuuka. ¡Te haré feliz!

Y ella también era la villana de este mundo de juego.


Kiara
¡Hola! Seguro que no esperaban verme por esta sección, pero no me pude resistir a la belleza de la portada, así que acompañemos a Miyako en su camino hacia el corazón de la villana.

Tanuki
Aun no me rindo con el Yuri, ahora acompañando a Kiara en su aventura en una nueva sección del reino. Espero que disfruten de la historia con nosotros.

| Índice |

3 thoughts on “Un lirio que florece en otro mundo – Prólogo 1

    • Saku says:

      Nunca había leído una novela GL. Muchas gracias por vuestro esfuerzo y trabajo 💕

      Me encantó la protagonista, definitivamente siento que me va a hacer reír y llorar. Muchas gracias 💕💕

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *