Bajo el roble – Capítulo 24: Castillo Calypse 

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Max se preguntó si el mayordomo había fruncido el ceño cuando la escuchó tartamudear. Sin darse cuenta de sus pensamientos, Rodrigo colocó una taza de plata y algunos utensilios frente a ella con una cara solemne, pero por lo demás, no mostró ninguna otra expresión facial. Max suspiro de alivio en su interior, comenzó a comer la comida en bocados lentos a pesar de sentir un hambre voraz.

Aunque por lo general tenía un apetito modesto, Max no pudo bajar la cuchara. Solo entonces se dio cuenta de que tenía bastante hambre, había hecho el arduo viaje a Anatol y no había comido la noche anterior. O tal vez, se debía a la deliciosa comida que le sirvieron.

Terminó rápidamente el abundante plato lleno de sopa de carne y verduras. Ella untó mantequilla sobre pan recién horneado e incluso logró terminar una rebanada de pastel de carne. Cuando estuvo llena, bebió una copa de sidra dulce y por un momento se sintió un poco borracha.

—¿Debo traer más comida? —dijo el mayordomo a un lado.

—He terminado ahora, gracias.

Se limpió delicadamente la boca con una servilleta y se levantó de la mesa. Cuando ella salió del comedor, Rodrigo se unió a ella y continuó su visita guiada por el castillo.

—El Castillo Calypse fue construido hace 150 años por sir Anatol, un caballero del imperio caído Roem. Con el colapso del imperio Roem, numerosos monstruos comenzaron a aparecer con frecuencia en esta área, e inevitablemente se escapó de la gobernación de los Siete Países. Hace cuarenta años, por razones geográficas, esta tierra se convirtió en territorio bajo el gobierno de Whedon, pero en los primeros días no había muchos residentes. Por lo tanto, con el área sin vigilancia, los monstruos naturalmente prosperaron a su vez.

Rodrigo atravesó el pasillo y continuó contando la historia de Anatol.

—Pero hace diez años, sir Riftan Calypse, de dieciocho años, que acababa de ser nombrado caballero, llegó a ser el señor de Anatol.

Sus pasos eran lentos y su voz adquirió un tono más conmovedor.

—El señor no sólo reparó el castillo, sino que incluso reconstruyó los muros para proteger la tierra. Gracias a su fuerte defensa, al enfrentarse contra los monstruos e invasiones de espíritus malignos, el número de personas en esta área casi se ha triplicado.

La historia del mayordomo era apasionante y su voz era impresionante. A pesar de su arrebato frente a los sirvientes el día anterior, era imposible cuestionar su lealtad a Riftan.

—Pero… parece que estoy más centrado en el exterior del castillo, los terrenos, supongo que los aspectos prácticos del Castillo Calypse. Así que el interior es un poco triste —agregó Rodrigo, claramente avergonzado, lo que hizo que Max se riera torpemente.

Este era un problema que debía encargarse de resolver.

—¿Cuántas, cuántas habitaciones hay? —preguntó ella. Como no había otra opción en el asunto, podría intentarlo ahora.

—Solo en esta parte del castillo hay más de cien habitaciones. Hay alrededor de cuarenta habitaciones en el anexo y la torre del castillo y otras 250 habitaciones, incluidos los cuartos de los guardias y las habitaciones de los caballeros.

Al mencionar la gran cantidad de habitaciones que era su responsabilidad, Max se sintió instantáneamente cansada. ¿Cómo podría decorar todas esas habitaciones? Mientras estaba encerrada en su confusión interna, Rodrigo aún no había terminado…

—Y hay cinco salas de recepción principales, dos salones de banquetes, dos bibliotecas y un salón de té en cada piso… ninguno de los cuales se ha utilizado en todos estos años.

Rodrigo se disculpó profusamente con una profunda reverencia.

—Los caballeros no disfrutan del té en absoluto, así que ni siquiera estoy seguro de por qué voy al mercado a seleccionar las mejores hojas de té.

Max imaginó a Riftan sentado frente a la mesa de té, sosteniendo una taza pequeña y casi se le escapó una risita. De hecho, no podía imaginar a ninguno de sus caballeros, ni a Riftan en tal situación. En cambio, seguramente sería una jarra de cerveza bien grande.

¿A lord Riftan le gusta el té? —preguntó Rodrigo con cautela—. ¿Toman té juntos, señora…?

Max lució un leve sonrojo ante la mención del nombre de su esposo

—A, a él le gusta.

—Entonces, le diré al camarero que prepare refrescos a su regreso y, por supuesto, solo las mejores hojas de té para los maestros de este castillo.

—Estoy deseando que llegue.

Una suave sonrisa hizo que la cara arrugada del adulto mayor pareciera más joven. En esta apacible exhibición, Max también se relajó. Rodrigo parecía ser una buena persona.

—Entonces, continuaré el recorrido por el castillo —continuó él hablando mientras bajaban las escaleras—. Como ya sabe, el comedor está ubicado al lado de la sala de recepción principal en el primer piso y los cuartos de las mujeres, donde se encuentra su habitación, están en el centro del tercer piso. La biblioteca del señor está ubicada en el extremo norte del tercer piso. Los salones para banquetes y las habitaciones están en el segundo piso. Por último, el cuarto piso contiene la biblioteca principal del castillo.

—¿Hay, hay una biblioteca?

—Sí —asintió—. El Señor tiene alrededor de 8,000 libros en sus estantes. La mayoría data de la era Roem… ¿le gustaría visitar la biblioteca, señora?

Max dudó por un momento. Por el poco conocimiento que tenía, los libros era un bien extremadamente caro. ¿Qué pasa si, sin darse cuenta, rasga una página o rasca la portada? Riftan podría pensar que era una descuidada, detestaría la idea.

Max sacudió la cabeza en su lugar.

—En otra ocasión…

Rodrigo asintió sin otra pregunta.

—Te mostraré las salas de recepción y los salones de banquetes a continuación.

Max asintió obedientemente. Las salas de recepción y los salones para banquetes eran los lugares más importantes para saludar a los invitados externos. Sería mejor verificar estas áreas primero para que ella pudiera captar ideas sobre cómo decorarlas.

Ella lo siguió al salón de banquetes y abrió la boca en estado de shock al llegar. No había un solo artículo dentro del espacioso salón de banquetes. Un aire frío le acarició el rostro para saludarla, algunos incluso se deslizaron por las ventanas rotas.

—Como nunca tuvimos un banquete… —El mayordomo comenzó a murmurar, claramente incómodo de nuevo.

—Ah. —Max trató de aligerar la atmósfera—. Debe haber, alguna razón para que los invitados no vengan…

—La mayoría de los invitados del castillo son caballeros y ni siquiera se quedan el tiempo suficiente para un baile. Probablemente ni siquiera lo disfrutarían, pero beben mucho en el comedor.

Rodrigo hizo una pausa, pensando por un momento.

—Nunca hemos invitado a ningún noble a cenar. Después de gastar un montón de dinero para reparar el castillo, construir los nuevos muros y reforzar el puente levadizo, no podíamos permitirnos albergar funciones sociales —suspiró Rodrigo ligeramente—. Parece que, después de tantos años de negligencia, el señor parece haber olvidado que además de refugio más allá de los nidos de monstruos y el sangriento campo de batalla existe este magro castillo, esas cosas probablemente sean algo triviales para él.

Max se prometió interiormente a sí misma que no se quedaría así. La sala anodina delante de ella cobraría vida con un resplandor de colores y lujo, convirtiéndose en uno de los salones de banquetes más codiciados del continente. La nobleza pelearía con uñas y dientes solo para ganar una invitación al evasivo Castillo Calypse.

—Por, por favor llame a los, los comerciantes lo antes posible —dijo, con una resolución en mente.

Rodrigo asintió ferozmente, podía sentir su determinación y eso lo impresionó.

Luego inspeccionó la recepción y las habitaciones, ambas habitaciones no eran diferentes del salón de banquetes. Por lo menos, la habitación de huéspedes era medianamente acogedora con unos muebles básicos pero aburridos. Cada habitación estaba equipada con camas resistentes y edredones limpios, estantes simples que se alineaban en la ventana para cualquier cosa que el ocupante pudiera considerar colocar en ellas. No había suficiente tiempo para escudriñar en las habitaciones decoradas de forma sencilla, por lo que continuaron hasta el primer piso para revisar las habitaciones de los criados.

—Los sirvientes hombres viven en un edificio separado, y las criadas viven en un alojamiento en la planta baja para que siempre puedan responder al llamado de sus amos. Si la señora requiere algo, solo tiene que tocar el timbre en la habitación, las criadas vendrán de inmediato, incluso en medio de la noche.

Según Rodrigo, el Castillo Calypse solo emplea a 87 sirvientes, una fuerza que considerablemente pequeña para administrar una gigantesca fortaleza, los terrenos y los fosos a su alrededor. Sin embargo, por otro lado, tal vez no era un número demasiado pequeño considerando que el propietario lo había dejado vacío durante tanto tiempo.

Diferentes rostros pasaron ante ella cuando Rodrigo presentó a algunas de las criadas que trabajaban en el castillo. Después de conocer numerosas caras que seguramente olvidaría al día siguiente, continuaron su recorrido hacia la cocina del castillo. A diferencia de las antiguas habitaciones que estaban muertas y frías, la enorme cocina era todo lo contrario: estaba cálida y llena de actividad.

Max echó un vistazo a la gran chimenea en la pared izquierda, las llamas parpadeaban debajo de una olla lo suficientemente grande como para ser utilizada como baño. Aún más en los ciervos que se asan sobre el fuego del horno abierto debajo del respiradero, o tal vez sea el delicioso aroma que la hace concentrarse en lo último.

Su cuerpo quieto y de pie contrastaba con los rápidos movimiento de pies de los ocupados sirvientes que trabajaban incansablemente. Algunos amasaban pan, otros pelaban papas, cortaban carne ahumada en platos y lavaban platos, los cuencos apilados en montones cerca del fregadero.

—La cocina es el lugar más concurrido del castillo. Los sirvientes no tienen tiempo para descansar mientras preparan comida para que coman los caballeros y los guardias. Y debido a la escasez de trabajadores, casi todos los sirvientes del castillo tienen que estar equipados en la cocina cada vez que se acerca el almuerzo o la cena.

—Así, así que es por eso que no vimos a los sirvientes en las otras habitaciones…

Ella juró decirle a Riftan que tenían que contratar más sirvientes.

—¿Te gustaría ver el anexo ahora?

Cuando ella asintió, Rodrigo la llevó afuera.

Inmediatamente, bajo el brillante resplandor del sol, un jardín sin vida la saludó. Un árbol solitario estaba parado al lado de un pabellón no administrado, la única vida presente en el suelo era la maleza que crecía en los macizos de flores.

Ella frunció las cejas. Incluso si se considera que el Gran Salón es el orgullo del señor, el jardín que maneja la entrada al castillo principal aún debería estar blasonado. Siendo lo primero que ven los huéspedes, debe haber una exhibición exorbitante y sorprendente de flores lo suficiente como para cegarlas. Después de todo, la primera impresión es la que permanece más tiempo.

Un secreto permanecía en sus sellados labios. De lo único en lo que podía estar segura era de su ojo para el paisajismo: había sido la pasión de su padre y eso también significaba que la había arraigado en ella.

Incluso si no puedo hacer tanto esta temporada, al menos debería asegurarme de que no nos ridiculicen.

—¿Tenemos, tenemos un jardinero?

—Los sirvientes se turnan para limpiar el patio y el jardín… pero no hay jardineros o paisajistas oficiales.

Rodrigo respondió, secándose la frente con sudor frío.

Max sabía que los criados no tenían la culpa. Por lo general, era responsabilidad del señor y de su señora amueblar el castillo. Como Riftan había estado en una larga expedición, la gerencia debería haber caído en sus manos como su esposa… Las acusaciones de ayer que su marido le había lanzado de repente inundaron su mente como un torrente inclemente.

—Muéstrame, muéstrame el anexo, por favor.

—Sí señora. Ven por aquí, por favor.

En silencio, siguiendo las instrucciones de Rodrigo, pasaron junto al jardín gris y recorrieron la pequeña pasarela del lado izquierdo del Gran Comedor. Los viejos robles les proporcionaban una densa sombra en el camino de tierra del calor implacable.

—El anexo era la residencia principal del último clan de sir Anatol, pero ahora ha sido remodelado y utilizado como alojamiento para aprendices.

Max inclinó la cabeza con curiosidad.

—¿El Castillo Calypse, tiene muchos aprendices de caballeros?

—Hay unos treinta. Después de que el señor se convirtió en el caballero comandante, muchos aristócratas enviaron a sus hijos e hijas a entrenar bajo su tutela. Al finalizar su aprendizaje, se inician como miembros de los caballeros Remdragon.

El mayordomo, que estaba liderando el camino, repentinamente detuvo sus pasos. Se detuvieron cerca de un campo amplio y abierto al final del camino. Los niños, apenas considerados adultos con la juventud reflejada en sus rostros, estaban todos alineados, cada uno empuñando una espada de madera que parecía inofensiva, pero Max sabía que causaría algún daño.

—Oh, es la hora del entrenamiento. —Se volvió hacia ella, pidiéndole su opinión—. ¿Qué haremos, señora? ¿Quieres saludar a los aprendices?

—Oh, no… no quiero molestarlos. Podemos volver más tarde…

La vergüenza repentina brotó dentro de ella y de repente dejó de hablar. Los anchos hombros de Riftan mientras se paraba con la baqueta recta frente a los niños llamó su atención.

—Creo que el señor estaba supervisando el entrenamiento.

El mayordomo también se encontró de pie bajo la sombra del árbol y dijo con voz tensa.

—Creo que es una buena idea regresar, señora. Al señor no le gusta que los espectadores estén presentes durante las sesiones de entrenamiento.

—Oh, entonces vámonos.

Esperaba que la decepción no fuera evidente en su voz. Cuando se volvió hacia el castillo a petición de Rodrigo, sintió la palma áspera y familiar de un hombre agarrar su delicada muñeca.

| Índice |

5 thoughts on “Bajo el roble – Capítulo 24: Castillo Calypse 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *