Lucía – Capítulo 63: La alta sociedad de la capital II (1)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—Oh, Dios.

La criada que la atendía en el baño de repente exclamó y cayó de rodillas. Lucía miró de reojo pensando que la criada se había resbalado pero encontró a todas las criadas de rodillas, inclinando la cabeza. Ella levantó la cabeza porque podía decir que algo era extraño.

Estaba parado en la entrada del baño con su bata de baño, cruzando los brazos. Lucía estaba tan sorprendida que su mandíbula se aflojó. Mientras tanto, las sirvientas inmediatamente empezaron a moverse. Se fueron muy rápido.

—¿Qué pasa?

Lucía era consciente de su desnudez en el agua clara. Ella se encorvó, llevándose las rodillas al pecho y envolviendo sus brazos alrededor de ellas.

—Es muy tarde —dijo Hugo.

—He terminado. Saldré pronto. Entonces…

De repente se acercó, sorprendiéndola para que ella retrocediera. Finalmente, la bañera la obstruyó y no tuvo más remedio que apoyarse en ella. Se sentó en el borde de la bañera y levantó la barbilla que estaba enterrada en sus rodillas.

—¿Por qué? También podemos bañarnos juntos.

Lucía sintió que sus mejillas se enrojecían y le lanzó una mirada de queja.

—No has hecho esto antes.

—¿Qué?

—Entrando mientras estoy en el baño.

—¿Es eso así? ¿Por qué importa?

—Me da vergüenza enfrentar a las criadas.

Debido a su experiencia en el sueño, Lucía obviamente sabía cuántas criadas se reían y charlaban cuando sus amos no podían verlas. Si no se filtraba afuera, ella realmente no podría decir nada pero era consciente de ello.

En su sueño, nunca había presenciado una situación tan vergonzosa cuando era una criada que atendía a su señora. En su mente, seguir mostrando tal vista a sus subordinados dañaría la dignidad del maestro.

—Es extraño que prestes atención a eso. ¿Qué es tan vergonzoso?

—Quiero decir, ten cuidado cuando hay ojos alrededor.

Hugo no podía entender por qué le importaban los ojos de los sirvientes. Los sirvientes eran como las manos y los pies. ¿Por qué había que prestar atención a las manos y los pies? Ella tenía altos estándares en lugares extraños. Incluso cuando trataba con los trabajadores, ella no los entregaba casualmente.

Era demasiado gentil y amable cuando trataba con personas. Por lo tanto, Hugo estaba preocupado por liberarla en la alta sociedad de la capital que seguía la ley de la selva. A menos que uno se convirtiera en un clero, las personas amables eran usadas y lastimadas.

Los humanos eran muchos que se aprovechaban de los débiles y movían la cola hacia los fuertes. Si los fuertes mostraban favor, eran exaltados por ser condescendientes con los humildes, y cuando aplastaban a otro cruelmente, eran admirados y venerados. Aquellos que quisieran aprovechar su gentileza serían innumerables.

No podía vigilarla en cada momento para asegurarse de que no se lastimara. Pero él no quería que ella cambiara. Egoístamente, quería mantenerla así.

Solo un poco. Se preguntó si ella podría salir lastimada, lo suficiente como para correr a sus brazos en busca de consuelo. No quería que se cayera pero quería que se apoyara en él a veces. No, en lugar de a veces, mucho más a menudo.

Hugo retiró la mano de sus rodillas y besó el dorso de su mano. También besó las yemas de sus dedos. Cuando besó ligeramente su palma, muñeca y brazo, su cara se puso roja. Él sostuvo la parte posterior de su cuello y se tragó sus labios, que estaban húmedos con agua.

Metió su lengua en su pequeña boca febril y se enroscó alrededor de su lengua nerviosa. Se sentía intoxicado por el olor de su cuerpo mezclado con aceite de baño perfumado. Nunca se emborrachaba sin importar cuánto bebiera, pero cada vez que la abrazaba, a menudo sentía que así era como se sentiría emborracharse.

Mientras escuchaba sus pequeños jadeos, la sangre corrió hacia su bajo abdomen. Desde el momento en que ella se sentó en la bañera y lo miró con ojos de conejo sorprendidos, había sentido cierta rigidez en la cintura.

Cuando él soltó sus labios, ella estaba nerviosa y parecía perpleja sobre qué hacer.

—Dije que he terminado. No hagamos esto aquí… —dijo ella.

Su balbuceo entró por un oído y salió por el otro. Le dio una sonrisa despreocupada.

—Entonces, ¿recibiré mi recompensa?

Lucia se estaba poniendo nerviosa pero al escuchar la palabra “recompensa”, pareció darse cuenta de algo y habló con voz desanimada.

—Ya vale. Te lo dije antes, tu marido es rico —dijo Hugo.

—Ser rico no significa que una fortuna se convierta en un pequeño cambio.

—No hablemos de cosas sin importancia y lleguemos al punto principal. ¿Qué me darás como recompensa?

—¿Qué quieres decir con recompensa?

Lucía protestó pero, como continuó repitiendo lo mismo con confianza, solicitando su recompensa, de alguna manera sintió que sus preocupaciones durante todo el día eran triviales.

Bien. Me estoy preocupando por demasiado dinero. ¿Alguien más se preocuparía como yo?

Hugo no mostró una pizca de interés en la gran compra que hizo hoy. Las nubes oscuras que llenaban el corazón de Lucía se dispersaron lentamente. En cualquier caso, tenía que organizar muchas cosas para salir al círculo social.

La próxima vez, buscaría diseñadores un poco más baratos. Lucía ya estaba atrapada en la trampa de Hugo y Antoine, pero solo lo sabría en el futuro.

—¿Qué deseas?

En lugar de responder, Hugo miró lentamente sobre su cuerpo desnudo en el agua, comenzando desde los dedos de los pies y moviéndose hacia arriba. El deseo en sus ojos escarlatas era claro. La cara de Lucía gradualmente se calentó.

—¡Por qué estás haciendo eso!

Cuando ella gritó, él ladeó su cabeza como si preguntara que qué pasaba y la besó suavemente en los labios.

—De todos modos, volveremos a lavarnos para que sea más económico.

Al verlo sonreír sugestivamente, Lucía hizo una larga mueca. Su cuerpo reaccionó reflexivamente y el interior de sus muslos le dolía de sed. Poco a poco fue domesticada por él. Al igual que el zorro que Damian estaba criando, una vez que perdió su vida salvaje y se convirtió en una mascota, no podía sobrevivir si perdía a su amo. O, tal vez ya estaba en ese paso, pensó Lucia.

Ella lo miró y él parecía feliz de ponerla en esta situación desconcertante. Frente a él, estaba nerviosa y no sabía qué hacer mientras que él, siempre estaba relajado. Lucía estaba insatisfecha con esto. Aflojó su brazo alrededor de su rodilla, aseguró un punto de apoyo en la bañera y levantó su cuerpo.

Acercó su rostro al de él, besando sus labios y chupando suavemente su labio inferior. Cuando se alejó y lo miró, sus ojos temblaban ligeramente. Se sintió bien al ver su expresión nerviosa y sonrió levemente.

La garganta de Hugo se sintió seca. Quería morderle las mejillas sonrojadas que eran como pétalos de rosa con leche blanca. Ella lo provocó primero, así que no debería quejarse más tarde. Le entregó la responsabilidad y agarró la parte posterior de su cabeza para besar sus suaves labios.

Él deslizó su lengua en el espacio de su pequeña boca y lamió el interior extremadamente suave de su boca. Atrapó su lengua fuera de control y la enredó con la suya. Se tragó su dulce saliva y se produjo un beso largo y prolongado.

Al principio, Lucía dudaba, pero pronto se sintió fascinada por sus besos y envolvió sus delgados brazos alrededor de su cuello. Era una gran estudiante, respondiendo activamente a sus hábiles besos. Lucía incorporó lo que le habían enseñado; ya no podía ser comparada con su primera noche, cuando ni siquiera sabía abrir la boca.

Mientras chupaba su lengua caliente y suave, Hugo deslizó apaciblemente su mano por su espalda y la agarró por la cintura, empujándola hacia su seno. Sus labios húmedos en su boca eran tan suaves como la crema batida. ¿Por qué era tan dulce? ¿Por qué estaba tan sediento a pesar de que ella ya estaba en sus brazos? Siempre estaba preocupado por reprimir sus deseos de bestia porque tenía miedo de lastimarla o asustarla.

Después de que el beso profundo terminó, Hugo miró su expresión inquieta por un momento y luego se levantó. Se quitó la bata que llevaba puesta y la tiró. No había nada que pudiera llamarse imperfecto en su musculoso cuerpo desnudo. Su centro de pie entre sus piernas parecía enorme y firme.

A pesar de sí misma, los ojos de Lucía estaban pegados a esa parte y tragó saliva. Entró en la bañera. Lucía se quedó quieta, sentada en la bañera y mirándolo mientras él permanecía de pie. Sus ardientes ojos rojos parecían devorarla por completo y ordenó con voz ronca.

—Ven acá.

Lucía se encogió y su mirada se alternó entre su rostro y su furiosa erección. Ante su mirada dominante, se le puso la piel de gallina, un nudo apareció en su garganta y sus orejas se pusieron rojas. Lentamente, levantó su torso, cortando el agua y avanzó sobre sus rodillas.

Su mirada estaba fija en su erección que gradualmente se estaba acercando. Ella se detuvo justo al lado de la parte inferior de su cuerpo y lo miró de nuevo. Sus ojos la estaban mandando en silencio.

Lucía se apoderó cuidadosamente de su firme virilidad, obedeciendo su orden. No era la primera vez que la tocaba. Ocasionalmente, él guiaba su mano lentamente sobre su cosa, moviéndose varias veces y sin prisa. Ahora había llegado al punto de no encogerse a diferencia de la primera vez.

Era lo suficientemente grande como para caber apretadamente en ella y era tan difícil que no podía creer que fuera de carne. Lo terrible que la penetró día tras día y la atormentaba persistentemente, se lo llevó a la boca.

Ahora podía probar cosas que ni siquiera podía imaginar en el pasado. Besó la punta curva y la lamió ligeramente con la lengua. Luego abrió la boca y se la tragó. No sería razonable tragárselo todo con su boca pequeña, así que solo se metió la parte superior de la boca y la giró con la lengua.

Su mano agarró su cabello y su respiración se volvió áspera. Su reacción la excitó y el interior de sus piernas le dolió y apretó. Era la sensación de una mujer emborrachándose con el olor espeso de un hombre.

Su técnica era mala, pero su lengua poco burlona lo excitaba más que cualquier buena técnica. Solo verla llevándolo a su boca fue suficiente. Su esposa inocente que ni siquiera podía besar antes ahora estaba lamiendo su cosa con su boca. Le daba placer como si estuviera contaminando sus plumas blancas como la nieve con su color.

Él agarró su cabello un poco con firmeza y la apartó. Sus labios que habían estado lamiendo y tragando lo suyo, brillaban con saliva. Su cara estaba sonrojada por la emoción y sus ojos desenfocados eran terriblemente eróticos.

La levantó con fuerza y ​​la obligó a ponerse de pie. Esta vez, se arrodilló y separó sus muslos. Los mantuvo firmemente separados y besó su región inferior. Él probó sus pétalos en lo profundo de su bosque entre sus muslos. Había mucha miel deliciosa fluyendo debajo de sus pétalos.

Frotó su tierna carne con sus labios y la chupó con fuerza. Su boca se movió como cuando deseaba sus senos cremosos. Él empujó su lengua dentro de su pequeña entrada. Su interior húmedo y caliente no cedió fácilmente a su lengua indiscreta. Chupó su carne masticable y la tragó profundamente.

—Ah…

Le temblaban las piernas. Un placer espeluznante le recorrió la espalda. Si él empujaba su lengua más profundamente, ella podría obtener una emoción mayor, pero él mantuvo su estimulación al límite. Gradualmente estaba perdiendo fuerza en sus piernas. Gracias a su firme control sobre ella, por poco evitó caerse.

—Ah… Mmmmm…

Los gemidos implorantes fluyeron de su boca. Todo su cuerpo estaba enfocado en sus estimulaciones y se aflojó. La parte superior de su cuerpo cayó sobre su hombro y sus manos agarraron su cabello con fuerza. Aunque ella estaba apoyando todo su peso sobre él, era demasiado para ella. Quería colapsar y acostarse.

Al igual que cuando la besó, rodó la lengua, envolvió su humedad con los labios y la lamió con la punta de la lengua. Su manantial babeaba con jugos fragantes. Era un manantial claro pero lo suficientemente profundo como para que no se pudiera alcanzar el fondo. Llegar al fondo era una tarea para su virilidad, que estaba firmemente erecta en la parte inferior del abdomen. La inserción superficial de su lengua en su grieta era principalmente para exploración.

La estimulación de su lengua, que se movía imprudentemente y agitaba sus entrañas era demasiado. Lucía tembló con una mezcla de vergüenza y emoción. Sus caricias se hicieron sin reservas. Su boca lamía con avidez su parte privada. El sonido de él tragando los líquidos de su cuerpo la hizo sentirse mareada. Sus respiraciones y gemidos gradualmente se volvieron ásperos.

Ella solo podía poner suficiente fuerza en sus manos para sostener su cabello y sus piernas que estaban en sus manos ya no podían moverse a su voluntad.

—¡Ah!

Sintió una breve sensación de clímax y su cuerpo tembló temblorosamente. En un instante, le subió por la columna vertebral y la sensación de presión intensa fue vertiginosa. Ella apretó su agarre sobre su cabello y jadeó. Cuando sus labios se alejaron, su fuerza apoyando sus piernas desapareció y su cuerpo colapsó.

Hugo levantó ligeramente su cuerpo exhausto y se sentó en el borde de la bañera. Él trajo su pequeña entrada a su centro y lentamente la sentó sobre su miembro rígido. Su angosto camino tragó su vara de una vez, permitiéndole entrar sin problemas.

Un gemido parecido a un suspiro escapó de los dos. El cuerpo entero de Lucía tembló y enterró la cabeza en su pecho. La sensación de su punta presionando contra sus partes más profundas envió escalofríos por su columna vertebral. Su enorme vara se agitó dentro de su cuerpo mientras se colocaba desde abajo.

Sus labios tallaron su sello en la parte posterior de su cuello y clavícula. Una sensación de cosquilleo vino de sus hombros y luego una sensación punzante.

Hugo esperó por un momento, luego la agarró por las caderas y la levantó, luego la bajó. Repitió esto una y otra vez sin usar demasiada fuerza. Sus brazos alrededor de su cuello se sacudieron arriba y abajo y ella maulló seductoramente. Sus gritos resonaron en todo el baño.

—¡Aah! ¡Ugh!

La abrió y entró innumerables veces. Con la fuerza de su peso presionando hacia abajo, su pene ensanchó sus paredes vaginales, conduciendo por completo. Cuando sus movimientos se intensificaron, sus brazos alrededor de su cuello comenzaron a deslizarse debido al sudor y al agua.

Capturó su pecho rebotando con su boca, agarrando su pezón con su lengua y sus entrañas se apretaron en respuesta. Luego hábilmente la giró, cambiando su posición. Ella se sentó con la espalda frente a él y él sostuvo sus brazos detrás de ella.

Su cambio de posición estimuló un lugar diferente dentro de ella. Cada vez que él rebotaba su cintura, su visión se impulsaba hacia adelante y la superficie del agua temblaba. Mientras estaba sentada en su muslo, sus pies flotaban en el aire. La posición inestable aumentó su ansiedad y la llevó a la emoción.

Cada vez que él empujaba desde abajo, ella soltaba un grito de placer. Cada vez que su cuerpo caía, su enorme vara la penetraba, llenando sus entrañas. Estaba entusiasmada por el ascenso y la caída libre, además del placer, y no podía pensar bien.

—¡Aaaaah!

El clímax barrió su cuerpo. Su cuerpo se puso rígido y, al mismo tiempo, su vagina comenzó a tener espasmos. Dejó de moverse, sintió una presión irresistible y se soltó.

Al escuchar su gemido de garganta profunda, Lucía sintió una sorprendente sensación de placer. Después de que pasó el momento de clímax, exhaló sin aliento y su cuerpo se relajó. Él se aferró a su cuerpo que estaba a punto de caerse.

La abrazó con fuerza desde atrás y la presión se podía sentir profundamente. Hugo dio un suspiro. Intentó aguantar un poco más, pero no pudo soportarlo.

Cuando su temblor disminuyó un poco, él se levantó con ella en su abrazo. Salió del baño y entró en el dormitorio.

Ante la sensación de suavidad en su espalda, Lucía abrió los ojos. Al encontrarse con sus ojos escarlatas, pudo ver que su deseo no había disminuido en absoluto. Solo la parte superior de su cuerpo yacía en el borde de la cama y él se colocó al lado de la cama.

Cuando sus manos se movieron para sostener su cintura, ella predijo lo que seguiría y cerró los ojos. En un tramo, la empujó.

La penetró rápida pero intensamente y comenzó a empujar rápidamente. Una intensa estimulación entró y salió de ella. Pequeños estremecimientos recorrieron su cuerpo ante sus rápidos movimientos. Ella gimió intermitentemente y torció su cuerpo. Se sentía sin aliento como si estuviera corriendo.

La sensación persistente del clímax anterior hizo que sus paredes internas se convulsionaran, oponiéndose al intruso. De vez en cuando, dejaba escapar un suspiro ronco. Él agarró sus piernas y las levantó sobre sus hombros.

Cuando él entró más profundamente, ella apretó las sábanas con fuerza. La sensación de que su cosa llegaba hasta su vientre le hizo temblar la espalda. En esta posición, él estaba golpeando sus partes más profundas con más frecuencia y mejor que antes.

A veces, Lucía pensaba que su persistencia se iba sumando poco a poco. Poco a poco, ella lo estaba tragando como un pozo sin fondo. Cuando la estimulación se hizo tan intensa que ella estaba a punto de llorar, él se retiró y puso su cuerpo al revés.

Lucía se tumbó boca abajo en la cama y agarró las sábanas con fuerza, luego dejó escapar un suspiro como un gemido. ¿Cuándo terminará esta noche? Él se frotó contra la carne interna de sus muslos y su pene rígido abrió su cuerpo y entró.


Maru
Ah… la intensidad. No te preguntes cuánto dura, Lucía, solo déjate llevar. Ya quisiéramos todas esa vida sexual jajajaja

| Índice |

2 thoughts on “Lucía – Capítulo 63: La alta sociedad de la capital II (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *