Lucía – Capítulo 65: La alta sociedad de la capital II (3)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Hugo estaba de buen humor porque se iba a casa temprano.

Hoy podemos cenar y dar un paseo juntos.

Cuando estaban en Roam, regularmente cenaban juntos, pero hoy en día, era difícil hacer eso. Estaba innecesariamente ocupado con cosas.

Cuando llegara a casa, había mucho trabajo por hacer. Ante ese pensamiento, su estado de ánimo se oscureció un poco, pero aun así, le gustó el hecho de que se iba a casa, por lo que su estado de ánimo se alivió rápidamente.

Se habría sentido aún mejor si no se hubiera encontrado a cierta persona cuando giró en la esquina del pasillo.

De alguna manera, hoy es un poco molesto.

Hugo pensó mientras miraba a la mujer, Sofía, que lo miraba con los ojos muy abiertos. No quería que su regreso a casa fuera molestado dos veces.

Sofía llamó para detener a Hugo cuando vio que él simplemente iba a pasar a su lado.

—Su gracia. Espero que haya estado bien. Ha sido un largo tiempo.

Hugo se vio obligado a detenerse ya que no podía ignorarla abiertamente en público.

—Es tarde, pero felicidades por su matrimonio —dijo ella.

—Felicidades de mi parte también. Escuché que te has convertido en una condesa.

El conde Alvin, el hombre con el que se casó Sofía, era un rico comerciante. En el campo económico, se clasificaba bastante alto en términos de importancia. Desde que Hugo recibía constantemente información sobre nobles influyentes en política, economía, etc., ya había oído que el conde Alvin se había casado con la hija del barón Lawrence.

—Sí… Gracias… por las felicitaciones. Hoy vine al palacio para encontrarme con Su Alteza la reina.

Hugo no estaba interesado en ningún motivo por el que Sofía estuviera visitando el palacio. Su mente estaba enfocada en apresurarse a casa.

Sofía seguía tan hermosa como siempre. Los que pasaban no podían apartar sus ojos de ella. La belleza de Sofía llamaba la atención de hombres y mujeres. Después de experimentar el dolor del corazón roto, se agregó una sensación de melancolía a esa belleza, sacudiendo los corazones de los hombres. Aunque estaba casada, Sofía todavía recibía las cartas de amor de muchos hombres cuando asistía a los bailes.

La belleza de Sofía no entraba en los ojos de Hugo. Sus ojos podían ver a Sofía pero su cabeza estaba llena de pensamientos de su esposa. Por el contrario, cuanto más hablaba con la mujer, más extrañaba a su esposa. No veía a Sofía mirándolo con una mirada triste en sus ojos.

Al ver sus fríos ojos rojos, Sofía se sorprendió. Todavía tenía que abandonar su afecto persistente, siempre pensando que tal vez las cosas cambiarían. Ella albergaba expectativas de que tal vez si se volvieran a encontrar después de mucho tiempo, él también estaría un poco sacudido por los recuerdos del pasado.

Sin embargo, su actitud cuando le felicitó por su matrimonio fue clara, sin duda. Ella era la única que pasaba largas noches sin dormir y no podía dejarlo ir incluso después del matrimonio.

—Entonces, ya voy en camino —dijo Hugo.

Sofía se sintió desesperada cuando lo vio caminar junto a ella sin dudarlo. Tenía la sensación de que este era realmente el final. No había espacio para apretar en su corazón. Incluso sabiendo eso, su mano lo agarró por su cuenta.

Cuando se detuvo y miró la mano de Sofía que sostenía su manga, su rostro mostraba una molestia disimulada. Sofía se sobresaltó y le soltó la mano.

—¿Eres… feliz? —preguntó Sofía.

Él frunció el ceño, sin dar una respuesta. ¿Era su pregunta tan desagradable? Eso es lo que pensó Sofía y sintió que algo fluía por sus mejillas. Estaba llorando a pesar de sí misma.

Para cuando se secó las lágrimas con el pañuelo y levantó la vista, él ya se estaba alejando. El hombre que se alejó sin decir una sola palabra de consuelo a una mujer que lloraba era tan cruel como siempre.

¿Por qué no soy yo?

Cuando Sofía se enteró de su matrimonio, experimentó dolor como si el mundo se estuviera derrumbando. Quería correr hacia él y preguntarle. Si él no se hubiera ido inmediatamente a su territorio, realmente lo habría hecho.

Sofía, que había caído en la desesperación, aceptó la propuesta del conde Alvin. Había tenido ganas de rendirse. Ella quería olvidar todo. Pero no podía encontrar la felicidad en un matrimonio elegido como escape.

En medio de la abundancia que se podía disfrutar gracias a la riqueza de su esposo, el corazón de Sofía siempre estaba vacío. No podía dejar de lado sus persistentes sentimientos en absoluto.

♦ ♦ ♦

Antoine estaba de visita para llevar a cabo un control provisional parcial del vestido terminado y estaba emocionada de saber que Lucía visitaba el palacio.

—¡Su primera visita al palacio! Tengo que ayudar —expresó Antoine

—No tienes que pasar por ese problema —dijo Lucía.

El duque de Taran había vuelto a visitar y propuso un doble contrato. Antoine estaba llena de motivación por el beneficio que se garantizaba, que sería enorme. El oro era el catalizador que encendía su alma. Aunque Antoine no pudo hacer nada con los clientes ya reservados, rechazó a todos los clientes que vinieron a buscarla últimamente.

Antoine pretendía ser la diseñadora exclusiva de la duquesa de Taran.

—¡La primera visita al palacio es un evento único en la vida! ¡Debería ser especial!

No importaba lo que uno hiciera, la primera vez fue, por supuesto, solo una vez. Además, técnicamente, no era la primera visita de Lucía al palacio. Lucía vivió como princesa en el palacio hasta el matrimonio. Sin embargo, Lucia perdió ante el apasionado sofisma de Antoine.

Temprano en la mañana de la visita al palacio, Antoine estaba fuertemente armada como un soldado que se dirigía a la batalla.

—Como es la primera vez que conocemos a Su Alteza la reina, un estilo refinado y elegante sería lo mejor. Debido a que la duquesa parece joven, tendré que complementar eso. Es elegante, pero debería expresar una frescura que es diferente a una dama casada.

Al recibir inspiración, Antoine finalmente se decidió por un vestido violeta claro adornado con pequeñas cuentas brillantes.

Daba el efecto de una banda atada a la cintura, enfatizando la cintura delgada y se extendía abundantemente debajo de la cintura, revelando conservadoramente las hermosas curvas del cuerpo.

La parte superior se aferraba a la forma del cuerpo y las mangas estaban hechas de encaje transparente que se extendía desde el hombro hasta el brazo. A diferencia de la moda reciente que revelaba el escote, el escote estaba justo debajo del cuello, pero no parecía trillado ni sofocante.

Su cabello estaba recogido en un moño, mostrando su esbelto y largo escote. Su cabello castaño rojizo estaba sujeto con un pequeño alfiler de diamante blanco. El toque final era el maquillaje mágico de Antoine.

La razón por la que Antoine era tan popular entre las mujeres nobles era gracias a su maquillaje excepcional que era tan bueno como su habilidad con los vestidos.

Se aplicó una perla púrpura en los ojos y se dibujó un delineador en la esquina de sus ojos para que se elevara un poco. Se enfatizó su piel blanca y se aplicó rubor en sus mejillas para revelar su frescura.

La Lucía en el espejo emitía elegancia y vigor como lo había dicho Antoine.

Que fascinante. ¿Por qué no funciona cuando lo hago?

Lucía no se consideraba una belleza. En su sueño, no se destacaba en absoluto, enterrada debajo de bellezas preciosas. Pero, mirándose en el espejo, Lucía pensó:

Se ve bien. Se ve… un poco bonito.

No era solo por el maquillaje o el estilo de vestir. La mirada de Lucía había cambiado fundamentalmente.

La Lucía del sueño era pasiva e intimidada; en lugar de disfrutar una pelota, estaba harta de ella.

La actual Lucía era brillante y confiada. Su aura refrescante la hacía destacar.

♦ ♦ ♦

El carruaje que se dirigía al palacio fue escoltado por el caballero Dean. El carruaje se detuvo en las puertas del palacio. Un extraño que sostenía una espada no podía entrar al palacio.

Frente al palacio, un carruaje real estaba esperando para traer a Lucia. El carruaje que trajo a Lucia debía ponerse en espera y esperar a que su señora volviera a emerger. Lucía transfirió carruajes y entró en el palacio.

—Bienvenida, duquesa.

—Gracias por la invitación, Su Alteza Real.

Lucia se sintió extraña al ver a Beth recibirla calurosamente. En el sueño, Lucía no pudo tener una conversación adecuada con Beth. Había saludado a Beth junto con la multitud, pero era poco probable que Beth la recordara.

Para estar al lado de la reina, uno tenía que estar en un nivel similar o ser lo suficientemente descarado como para aferrarse a ella abiertamente. Ambos casos no se aplicaron a Lucía que simplemente daba vueltas en círculos.

Oh…

Beth apenas podía creer los rumores que rodeaban a la duquesa. Había visto a muchas princesas del difunto rey y no había muchas posibilidades de que surgiera una belleza incomparable de la línea de sangre real.

Sin embargo, la princesa Katherine se clasificó como una belleza, pero en primer lugar, la madre de Katherine era una maravilla. Cuando era joven, la fallecida suegra de Beth era famosa por ser la mujer más bella del reino y, como concubina del difunto rey, recibió su favor por más tiempo.

En comparación con la belleza de su suegra, a Katherine le faltaba un poco. Además, las otras princesas no eran tan hermosas. No era que las apariencias de las concubinas del difunto rey fueran malas, sino que las princesas en su mayoría se parecían a su padre. Así que Beth se rio del rumor de que la duquesa era una belleza deslumbrante.

Sin embargo, la duquesa en realidad era considerablemente diferente de las princesas que Beth había visto. No era la belleza típica con la que Beth estaba familiarizada. Había un encanto algo fascinante que llamaba la atención y una encantadora frescura. Los dos rostros no se adaptaban entre sí, pero eran armoniosos con la duquesa sin ninguna torpeza.

A Beth se le ocurrió pensar que, aunque la duquesa no era tan pequeña, debido a su esbelta constitución, encajaría perfectamente en el abrazo de un hombre. Aunque la duquesa no era la belleza del siglo como los rumores representados, Beth no podía reírse del rumor y llamarlo completamente absurdo.

Mientras se preparaba la comida, las dos se sentaron una frente a la otra en el sofá y se dieron cuenta de la personalidad de la otra a través de una breve conversación.

—Me alegro de tenerte aquí. He estado esperando conocer a la duquesa.

—También me siento honrada de conocer a Su Alteza Real.

La cara de Lucía se sonrojó levemente ante la idea de que Beth debía haber escuchado el rumor sobre ella.

—La duquesa está muy tranquila. Cuando tenía alrededor de la edad de la duquesa, temblaba por completo, incapaz de decir una palabra.

Beth se sorprendió de que la duquesa tuviera solo diecinueve años. La Beth en ese entonces disfrutaba de su condición de dama honrada, persiguiendo fiestas sin sentido.

Después de casarse, tuvo cuidado de comportarse como correspondía a su condición de princesa heredera y se hizo madura después de dar a luz y criar a un hijo, pero cuando era una joven doncella, Beth era la joven regular y juguetona.

—Me siento halagada.

—Y también eres de pocas palabras. Eres igual que tu esposo. El duque de Taran es un hombre de pocas palabras también.

—Me disculpo. No soy buena hablando.

—No te estoy culpando. Después de ver a tantas personas con tanto que decir, es realmente relajante.

En lugar de decir que Lucía fue invitada a un almuerzo preparado, se preparó un almuerzo para invitar a Lucía. Lucía era la única invitada. El ambiente era bueno. La comida era excelente y la conversación era suficientemente ligera.

—Según los rumores recientes, el duque de Taran compró una enorme cantidad de joyas para su esposa.

Para promocionar sus productos, Sepia Jewelry publicitó que el duque de Taran estaba complacido y compró grandes cantidades de su mercancía. El impacto publicitario fue tan grande que hubo un rápido aumento en las ventas de Sepia Jewelry y se dijo que las partes involucradas estaban sonriendo de oreja a oreja.

—Los rumores son normalmente exagerados, Su Alteza Real.

Lucía se sonrojó de vergüenza.

—Sin embargo, los rumores infundados no hacen rondas. ¿Cuándo me invitarás a tu mansión? Me gustaría ver las rumoreadas joyas.

—Su elogio es abrumador. Con mucho gusto la complaceré, Su Alteza Real.

En verdad, un individuo puro.

La mayoría de las personas alrededor de Beth solo decían palabras que eran agradables de escuchar y la miel babeaba de sus labios. Era algo inevitable cuando uno estaba en el centro del poder. Entonces, la atmósfera pura de la duquesa la atraía profundamente.

El aterrador duque de Taran tiene una esposa como esta a su lado. ¿Puede la duquesa incluso tener una conversación adecuada con él? No puede ser que tiemble de miedo ante el duque de Taran, ¿verdad?

Beth estaba un poco más curiosa sobre su vida privada.

¿Tienen una relación matrimonial adecuada?

¿Podría el Duque con su espléndido historial estar satisfecho con su esposa pura?

—Si tienes tiempo, ¿puedo molestarte para que me veas a menudo como hoy? A veces, estar encerrada en el palacio es solitario.

—Si soy invitada, visitaré en cualquier momento, Su Alteza Real.

Son realmente diferentes…

Beth recordó a su cuñada, Katherine. Katherine era como una rosa roja que emitía un aroma muy espeso. Beth había visto a Kwiz preocupado varias veces porque Katherine usaba el presupuesto real para comprar vestidos y joyas.

—Cuando ascienda al trono, debería cortar el gasto de esa mocosa. O bien, este círculo nunca terminará. Si tan solo pudiera casarla rápidamente.

Beth era escéptica de la promesa de su esposo. Kwiz era muy cariñoso con su única hermana de sangre. Probablemente era la única princesa que fue tratada adecuadamente entre las hijas del difunto rey y creció sin falta de nada. Entonces, ella era extremadamente orgullosa, odiaba perder y era egoísta.

No era maliciosa, pero su personalidad era una que decía lo que pensaba sentirse aliviada. Sus palabras eran ásperas sin tener en cuenta los sentimientos de la otra parte, así que Beth fue lastimada varias veces por las palabras de Katherine.

Sin embargo, Katherine había mejorado un poco a medida que crecía. Cuando era niña, era una temeraria intocable. En comparación con Katherine, la duquesa era gentil y modesta. Parecía elegir sus palabras cuidadosamente cada vez que hablaba.

—El duque de Taran declaró con precisión que no se debe pensar en conocer a la duquesa como una hermana.

Eso fue lo que Kwiz le dijo a Beth cuando ella le dijo que había invitado a la duquesa a cenar. Si era la duquesa o su cuñada, estaría bien de todos modos. Parecía que serían capaces de llevarse bien.

Ocasionalmente, a Beth le gustaba invitar a conocidos cercanos a comer y hablar. La persona que invitó con mayor frecuencia fue la condesa de Alvin.

Creo que las dos se llevarían bien…

Mientras lo pensaba, sintió que era una pena. Aunque Beth no conocía a todas las mujeres involucradas con el duque de Taran en el pasado, sabía que la condesa de Alvin era una amante anterior del duque. Como la belleza de Sofía se destacaba tanto, había mucha gente que le prestaba atención y Beth se enteró de ello mientras las mujeres nobles hablaban chismes.

Sería mejor para ellas no reunirse si es posible.

Beth se preguntó cuánto sabía la duquesa sobre las mujeres pasadas del duque.

—¿Qué tal si nos dirigimos al Palacio de las Rosas para tomar un té? —sugirió Beth—. Últimamente, las flores en el Palacio de las Rosas están en plena floración. Escuché que la duquesa se quedó allí por un tiempo. Así que debes conocer muy bien la belleza del Palacio de las Rosas.

—Las flores no florecieron durante mi estadía, por lo tanto, no pude experimentarlo. Gracias a Su Alteza Real hoy, tendré la oportunidad de verlo.

—Oh. ¿De Verdad? Esto es genial entonces.

Las dos se levantaron de sus asientos. Se tomarían unos aperitivos allí.

♦ ♦ ♦

Como siempre, el rey y el duque de Taran estaban ocupados discutiendo sobre un tema ligero después de almorzar. Entró el Gran Chambelán.

—Su Majestad. Me gustaría informar al duque de Taran sobre un asunto que se le pidió que investigara.

Kwiz recordó haber visto a Hugo llamando al Gran Chambelán antes de que comenzaran su comida y diciéndole algo.

—Puedes hablar.

—Sí. Después de almorzar con Su Alteza la reina, la duquesa de Taran se mudó al Palacio de las Rosas.

—Ah. Escuché de la reina que la duquesa visitaría el palacio hoy. ¿Querías comprobar si ella está en el palacio? Que peculiar. Ella ciertamente ha llegado.

Hugo dejó su taza de té y se levantó de su asiento.

—Me disculparé por un momento.

—¿A dónde?

—Voy a ver a mi esposa ya que ella está cerca y estamos en la misma área.

Desde cuándo la gran extensión llamada palacio comenzó a ser descrita por palabras estrechas como “misma área”. Mientras sostenía su taza de té, Kwiz pensó profundamente, preguntándose de qué se trataba todo esto.

—Necesito una explicación. ¿Hay algo que debes transmitir urgentemente a la duquesa? Si es así, ordenar el chambelán debería ser suficiente.

—No hay nada que deba transmitir por todos los medios, pero incluso si lo hago, ¿por qué ordenaría al chambelán? Una conversación debe hacerse cara a cara .

El duque de Taran ciertamente estaba hablando en su lengua materna, pero a Kwiz le sonó como un idioma extranjero. Kwiz entendió el resumen de lo que se decía, pero no pudo entender la intención del orador.

¿Me está enseñando la definición de conversación? Pensó Kwiz.

Hugo no quería retrasarse más. Había una reunión en la tarde. Solo tenía tiempo de verla por un breve momento.

—Iré a la reunión a tiempo.

Hugo salió abruptamente y no pudo ser detenido. Kwiz lo pensó un momento y luego interrogó a su ayudante.

—¿Qué piensas? ¿Si no lo piensas de manera compleja y simplemente interpretas esta situación?

—Me… parece que el duque de Taran echaba de menos a la duquesa y fue a verla.

—Quiero decir, también me parece así.

Kwiz conocía la situación pero no podía comprenderla en absoluto. ¿Por qué el duque echaría de menos la cara que veía todos los días en casa? Habían estado casados ​​durante más de un año, llegando a la cima de la pasión como pareja, además, no era algo probable para el duque de Taran.

Quizás había un significado más profundo detrás. Kwiz cayó en un pensamiento profundo.


Maru
Para todos que conocen a Hugo debe parecerles muy chocante su comportamiento, pero siendo él, preferiría ir a ver a mi esposa antes que quedarme con el pesado del príncipe/nuevo rey.

| Índice |

3 thoughts on “Lucía – Capítulo 65: La alta sociedad de la capital II (3)

  1. Avi says:

    Lo que más me gusta de la novela es el rasgo de Hugo de querer ver a Lucia siempre pero no pudiendo por sus responsabilidades o porque Lucia lo hecha por no trabajar xDDDD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *