No quiero ser amada – Capítulo 203: Me dejaste a un lado

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Al ver su rostro ensombrecerse por la preocupación, Igor abrió la boca.

—No hay necesidad de preocuparse. Si necesita ayuda, con mucho gusto lo ayudaré. Por supuesto, sería difícil para mí hacerlo directamente.

—¿Cuándo te dije que lo ayudaras? —le respondió con brusquedad.

La razón por la que había venido aquí no era porque necesitaba ayuda para Dimitri. Ella solo lo había hecho de manera preventiva, e ideó un método para asegurarse de que no hubiera ningún malentendido algún día. No quería escuchar un tono tan caritativo de él. Especialmente de alguien que la mató una vez.

—No te involucres más en nuestra situación. Dimi no requerirá tu ayuda, y yo tampoco.

—Rihannan…

Cuando Igor la agarró del brazo, Rihannan apartó violentamente su mano. Igor no se atrevió a agarrarla de nuevo y, en cambio, cerró el puño.

—Tengo algo… Necesitas escuchar. Sobre el pasado. Y sobre tu hermana en esta situación actual… 

—¿Por qué me dices eso? Estoy segura de que te he dicho que hagas lo que quieras.

—Rihannan, por favor escucha lo que yo…

—¡Si quisieras explicar la situación, entonces deberías haberlo hecho en ese entonces! —Los ojos de Rihannan se llenaron de lágrimas—. Cuando os vi abrazados profundamente en este lugar en el pasado, terminó conmigo cayendo por las escaleras y perdiendo a mi hijo. Al menos deberías haber venido a mí ese día y decirme que habías cometido un error. Pero no sólo no fuiste a verme, sino que hiciste que los soldados me capturaran y me metieran en la cárcel. Sin embargo, dices descaradamente que vas a dar una explicación ahora. ¿Cómo te atreves…?

Cuando abrió los ojos después de perder la conciencia, el niño en su estómago ya había muerto. Aun así, Rihannan lo buscó. Deseaba que el hombre al que odiaba y, sin embargo, amaba, viniera a verla y le diera una excusa descarada de nuevo. Sin embargo, cada vez que lo intentaba, las criadas simplemente negaban con la cabeza con expresión preocupada. Incluso terminó enviándole una sirvienta, pero solo volvió a ella sin poder hablar con él repetidamente.

—En ese momento en el que más te necesitaba, me dejaste a un lado y me aplastaste en tus pies.

Quería compartir el dolor de perder a un miembro de la familia con quien pudiera, pero cada vez que lo necesitaba desesperadamente, la evitaban. Su padre, así como su marido.

Las lágrimas que corrían por su mejilla cubrieron rápidamente su rostro. Al ver su rostro, ya no se atrevió a seguir hablando.

Sus ojos púrpuras se hundieron profundamente con profundo dolor y oscuridad. Extendió la mano como si quisiera secar las lágrimas de Rihanna, pero ella negó con la cabeza evitando su mano. Mientras Rihannan intentaba salir de la habitación, Igor bloqueó la puerta. Incluso cuando ella trató de pasar junto a él y abrirla, él agarró la manija de la puerta y no la soltó.

—Hazte a un lado. Ya no tengo nada que decir, ni quiero escuchar nada más de ti.

—Está bien. No te obligaré a escuchar lo que tengo que decir. Pero llamaré a Basil para que venga aquí, por favor ve con él de regreso a tu casa —dijo apresuradamente.

—Puedo llegar sola.

—Puedo dejarte hacer lo que quieras, pero no me quedaré al margen y te lastimaré como lo hiciste en el pasado —susurró como si le estuviera advirtiendo—. Y de ahora en adelante, no puedes andar sola. Vayas donde vayas, debes asegurarte de ir siempre junto con la señora Cessly. Si la gente te descubre yendo sola de nuevo, entonces no tendré más remedio que limitar los lugares a los que puedes ir de nuevo como lo hice antes.

—Apuesto a que no puedes soportar ver al niño lastimado en lugar de querer mi seguridad.

Tragando las palabras que casi escaparon de su boca, Rihannan se robó la lágrima de su ojo con su mano. Pronto, Basil entró en la habitación. Cuando vio que el estado de ánimo entre ellos era completamente diferente de lo que esperaba, hizo una expresión muy decepcionada. Sin embargo, cuando Igor le ordenó que escoltara a la reina a su palacio, cumplió como de costumbre sin quejarse.

Rihannan derramaba lágrimas sin cesar de sus ojos mientras caminaba por el sendero. Si fuera como en el pasado, Basil pasaría junto a ella hablando y charlando alegremente, pero esta vez no podía hacer nada más que seguirla ansioso. Cuando la reina llegó al palacio, Basil finalmente habló.

—Mi reina, por favor deje de llorar. ¿Por favor?

| Índice |

3 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 203: Me dejaste a un lado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *