No quiero ser amada – Capítulo 24: Si hubiera hecho su trabajo correctamente…

Traducido por Maru

Editado por Sharon


El hombre miró al niño dramáticamente. No le quedaba mucha opción, esto lo sabía bien, así que gimió y sacó la bolsa que colgaba de un costado de su cintura y la extendió con nerviosismo. Sus labios mostraban una torpe y torcida sonrisa dirigida a los amargos y fruncidos marineros.

—Ah, sí, no actuemos así, ¿qué decís? ¿Por qué no calmarse primero, cómo suena eso? Mi señor… Me refiero al niño, acaba de perder los estribos. Eso es todo. No hay necesidad de ponerse nervioso. ¿Qué tal esto? Tomad esta bolsa como muestra de mi disculpa —riendo nerviosamente, eructó hacia adelante y extendió la mano.

Los marineros, todos con un semblante sombrío y espantoso, se iluminaron de inmediato al oír el ruido de las monedas dentro de la voluminosa bolsa. Uno le arrebató la bolsa de inmediato.

—Sí, estoy de acuerdo, amigo. Podemos resolver esto como hombres de verdad  —dijo—. Tienes que aprender a disciplinar a ese chico, mi amigo, de lo contrario morirá de muerte prematura.

—Ja, ja, sí… —el hombre se rio con aprensión.

El marinero miró por encima del hombro y miró a sus compañeros.

—No estamos enfadados, ¿verdad? —dijo.

—¡No, por supuesto que no! Estaba aquí preguntándome si el niño se había vuelto loco —dijo un marinero—. Todo está bien. Estamos bien aquí.

El resto estuvo de acuerdo, asintiendo con la cabeza vigorosamente. En un momento, alguien sugirió que fueran al bar a tomar una copa y eso hicieron; luego fueron encontrados borrachos como violinistas.

Solo quedaban el hombre y el niño en el muelle.

El hombre se limpió el sudor frío en la frente y miró al niño que contemplaba el mar azul.

—Su Majestad, ¿qué está pasando? ¡Estoy confundido como una abeja sin néctar! Por favor, dígame qué está pasando.

Sin previo aviso, hace unos días el joven rey abrió la puerta al amanecer, le dijo que se vistiera y se preparara. Rápido. Luego se subieron al caballo e inmediatamente galoparon hacia el sur. Ni siquiera recibió explicación.

Habían estado en el camino, sin dormir y sin comida, durante unos días y el hombre estaba muy hambriento. Pidió al joven rey un breve descanso. Dijo que el caballo necesitaba descansar más, morirían por trabajar demasiado.

El joven rey asintió ante su evaluación y finalmente se tomaron un descanso.

El hombre sonrió, aliviado.

Entonces, entraron en una posada cercana y comieron apresuradamente mientras escuchaban la conversación entre dos plebeyos.

—Sí, ¿escuchaste lo que está pasando en la mansión?

—Ya, hablas del conde Alessin, ¿verdad?

—Sí, ese.

—Ya. Entonces escuché que su esposa murió recientemente y dejó el funeral pronto. Ni siquiera se molestó en ver a su esposa enterrada. Escuché que también tenía un hijo ilegítimo de una historia de amor. Tan pronto como su esposa murió, trajo a ese niño a su casa, pero su hija legal lo echó a patadas y al niño bastardo como si no fuera nada.

—Huh. ¿Cómo sucedió eso?

—La hija legal no quería tener hijos de otra mujer en la mansión.

—Espera, ¿cómo es eso posible? ¿Por qué el conde con un título sería expulsado de su propia casa por su propia hija?

—Escuché que la difunta condesa era de sangre real. Su propiedad era la dote para el matrimonio. Fue firmado en el contrato que si ella muriera, su heredero sería su hijo. Supongo que el conde no tenía derecho a las propiedades de su esposa. Te digo, un montón de mierda.

—Dios, no puedo creer que su propia hija lo haya echado. ¡Qué vergüenza!

—Sin embargo, debes saber que el conde tiene una hija testaruda. No tendrá que preocuparse por su futuro.

—Mira, por eso no puedo tener una hija. Dios, puedo imaginarme con qué tendré que lidiar, pero si termino obteniendo uno, espero que sea una niña obediente. No se puede tener un niño suelto corriendo así. No en mi casa.

La esposa del posadero había estado revolviendo la olla cuando los dos hombres se entusiasmaron con el último escándalo.

—¿Qué sucede contigo? —dijo ella irritada—. ¿Qué clase de padre trae a casa un hijo bastardo de otra mujer tan pronto como muere su esposa? ¡Eso seguro dice mucho el tipo de hombre que es! ¡Un bastardo apestoso, eso es lo que es!

—¡Qué tontería tonta estás hablando, ignorante! ¡Si la condesa hubiera hecho su trabajo correctamente, no tendría que salir a buscar a alguien más para cumplir sus deseos! ¡Se mantendría fiel! ¡Ja! ¡Apuesto que la condesa era un pez en la cama!

—¿Qué? Oh, ¿entonces esto es culpa de la mujer? ¿Qué valores podridos tenéis en ese cerebro de pedo vuestro? ¡No os mereceis mi comida! ¡Escupidla, malditos bastardos!

 

| Índice |

12 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 24: Si hubiera hecho su trabajo correctamente…

  1. Nadia says:

    Ojalá siempre que esas palabras idiotas salieran de los labios de alguien, haya una posadera que patee a la persona que las profirió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *