¡No quiero ser princesa! – Capítulo 19: Su Propuesta de Matrimonio

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


―Su alteza, espere un momento mientras llamo a mi hija.

Dicho esto, el Primer Ministro se fue y entró a su mansión primero, desde afuera, escuché la voz del Primer Ministro llamándola.

― ¡Lidi! ¡Lidi!

Parece que el Primer Ministro gritó su apodo. Pensé en que, definitivamente, también la llamaré así. Al oír, que era llamada y que pronto aparecería, no pude esperar y terminé entrando a la casa.

Cuando los sirvientes me vieron, mientras caminaba lentamente, inclinaron sus cabezas una por una.

Supongo que habían recibido las noticias del Primer Ministro. Como esperaba, admiré la actitud bien educada de sus sirvientes.

Por lo tanto, cuando entré al vestíbulo, miré a mi alrededor, buscándola, delante de mí, solo vi la espalda del primer ministro. Caminé hacia él.

Y entonces, de repente, sentí una mirada a mi espalda, naturalmente giré mi rostro hacia esa mirada.

Aah, es ella.

Intercambiamos miradas, es quien huyó de mí esta mañana.

Sus ojos púrpuras se agrandaron, la incredulidad estaba escrita en todo su hermoso rostro.

Cuando la vi, mi amor por ella se acumuló dentro de mí pecho. Mi boca se relajó de alegría. Mi corazón estaba satisfecho, ya que la vi sin la máscara puesta.

Cuando quité aquella tonta máscara la noche anterior y vi su hermoso rostro, sentí como si hubiera robado mi corazón de nuevo.

Aah, quiero abrazarla ahora.

El Primer Ministro le informó que había venido, pero no escuché el resto de la conversación. Simplemente porque estaba cautivado, no podía dejar de mirarla.

― ¿Su Alteza el Príncipe Heredero?

Su voz me devolvió a la realidad. Estaba feliz de que me hablara, pero mis cejas se fruncieron cuando me llamó por mi título. Es tan poco romántico, me decepcionó. Cualquiera podría llamarme por mi título, pero quería que ella me llamara por mi nombre.

Lo he deseado desde que la vi, con su suave y dulce voz, solo quería que mi preciosa niña, pronunciara mi nombre, Freed.

Ya no podía esperar, de inmediato puse mis pensamientos en acción. Fui hacia ella, me arrodillé y le pedí su mano, con su amor incluido. No hubo dudas.

―Es un placer conocerte, mi querida princesa. Mi nombre es Frederick Van de la Willhelm. Llegar a esta etapa de nuestro compromiso me hace muy feliz. No envié un aviso por adelantado, pero quería ver tu cara solo una vez antes de la ceremonia, no soy una molestia, ¿verdad?

Oh sí, realmente quería hacer esto.

Después de darle mi propuesta de matrimonio, una sonrisa de satisfacción flotó en mi rostro.

Ambos estamos comprometidos, el uno con el otro, simplemente no logro entender por qué estaría en contra de este matrimonio.

A fin de obtener una comprensión más clara de mis intenciones, parecía ser crucial para el Primer Ministro estar aquí cuando hice mi declaración. De hecho, por el rabillo del ojo pude ver al Primer Ministro muy conmovido, al ser testigo de mi seriedad.

Ella nunca pensó que haría algo tan inesperado. La miré, ciertamente, se convirtió en piedra.

Con una mirada, inste al Primer Ministro, a hacer algo con la conmoción de su hija. Bajo la insistencia de su padre, pareciendo derrotada, ella me contestó de mala gana.

―No es que seas una ‘molestia’. No existe tal cosa, más bien, es un honor inmenso, Príncipe Heredero. Mi nombre es Lydiana Von Vivouare.

Primer Ministro, ¡le agradezco su cooperación! Aunque fue reacia, obtuve su consentimiento, así que no pude evitar ser feliz.

Cogí esa mano renuente y le di un beso en la parte posterior.

Con esto, mi compromiso está completamente cerrado.

Además, con la felicidad escrita en toda mi cara, le dije mi deseo.

―Gracias. Prefiero que me llames Freed. Princesa Lydiana, ¿puedo llamarte Lidi?

―Por favor haga lo que su corazón desee, Su Alteza.

Por la forma en que llamó mi nombre, mi espíritu bajó. Además, aunque lo noté, ella realmente está poniendo resistencia, con una sonrisa sincera en su rostro.

Al menos, me gané el derecho de llamarla por su apodo ‘Lidi’. Solo por eso, no me importó.

― ¿Estás avergonzada de hacerlo, mi querida Lidi? Está bien por ahora, pero por favor, tan pronto como te sea posible, llámame por mi nombre con esa hermosa voz, ¿de acuerdo?

Le sonreí una vez más, estaba temblando, alcé mi voz al Primer Ministro.

―Primer Ministro, deseo hablar con Lidi en privado, ¿si a usted le parece bien?

Frente a mí, Lidi reaccionó con fuerza ante mis palabras, cuando el primer ministro me miró y asintió con la cabeza. Debido a mi propuesta, su confianza en mí aumentó considerablemente.

Cuando le dije que mi deseo era estar a solas con ella, fue aprobado fácilmente.

―Por supuesto que puedes. Bueno, entonces, ¿dónde te gustaría hablar en privado? Tenemos algo así como el salón de nuestra mansión, y no quisiera que Su Alteza se sienta incómodo.

―Me gustaría ver la habitación de Lidi.

Dejándolo sin palabras, con el repentino desarrollo, Lidi estaba confundida y sorprendida, finalmente, me fue entregada con la ayuda del Primer Ministro.

Sin embargo, era correcto hacer arreglos previos por adelantado. Sin su ayuda, hubiera sido imposible sacar a relucir este desarrollo.

― ¿Es así? Como su Alteza desee…entonces, Lidi. Aseguráte de seguir siendo cortés con el príncipe heredero

―Sí, padre.

Sus hombros cayeron abatidos, mientras la risa llenaba mi corazón.

Después de un rato, mientras ella me guiaba hacia su habitación de mala gana, la seguí.

Escuché un pequeño suspiro. Mirando su estado, levanté mi voz

―Para suspirar de ese modo, ¿hay algo malo, Lidi? No es conveniente que tengas una expresión tan angustiada en tu hermoso rostro. Por favor sonríe.

―Su Alteza

Lidi me miró con una expresión complicada, luego negó con la cabeza como diciendo que no es nada.

Aun así, no puede evitarse, ya que no fue hace mucho tiempo, pero parecía que ella no estaba al tanto de mí en absoluto.

Pensé que podría ser incómodo encontrarme en el hall de entrada, ya que no sé cuál sería su reacción pero, al contrario de lo que pensé, estoy impresionado de que todavía no me haya reconocido.

Aunque el color de mi cabello ha cambiado, mi voz es la misma.

Pasamos tiempo juntos y charlamos durante tanto tiempo. Pensé que habría muchas posibilidades de que me reconociera, pero viéndola ahora, tal vez aún esté confundida y no lo entienda.

Probablemente, la razón por la que no me reconoció es porque no tenía ningún interés en mí, ya que una vez más, seguí su figura en retirada.

♦ ♦ ♦

Mientras me guiaba y conducía dentro de su habitación, dejó la puerta un poco abierta como protección.

En este momento, no lo creía, pero ella no estaba al tanto de sus acciones.

A pesar de que era solo su novio el que entraba en su habitación, ¿no debería, naturalmente, tomarlo en consideración?

Pero cuando miré a Lidi, estaba convencida de que no le habían enseñado “La etiqueta de un hombre y una mujer”.

―Esta es mi habitación. No hay nada realmente interesante…

Su habitación comprende dos habitaciones contiguas.

Mientras me guiaba por ella, tenía una sala de estar, después se encontraba el dormitorio en la parte más interna.

Nos sentamos en un sofá un poco grande, uno frente al otro.

Si observaba su sala de estar, todo parecía nuevo.

―Solo la idea de que Lidi viva aquí, me parece simplemente interesante.

― ¿Es eso cierto?

Expresé mis verdaderos pensamientos, pero parecía que no me tomaba muy en serio. Una vez más, continuó observándola.

Tenía unos impresionantes ojos color amatista y un hermoso cabello castaño claro. Estaba tan fascinado por la forma en que se mantenía con una apariencia tan digna, que no podía dejar de mirarla, estaba cautivado.

Siento que me enamoré de ella una vez más, recuerdo su ingenuidad de anoche y la mitad inferior de mi cuerpo, de repente, se sintió caliente. Rápidamente, cambié mis pensamientos.

Sin embargo, todavía mantenía mis ojos en ella.

Mientras pensaba en lo mucho que la amo, la miré en un silencio agradable, con atención embelesada, hasta que le pidió al criado principal que fuera a preparar el té, quien inclinó la cabeza y luego se fue.

Pero, mi tiempo feliz no duró mucho. Cuando el criado principal salió y se fue, de repente ella se puso de pie con una cara pensativa.

―Yo… ¡¡Su Alteza!!

― ¿Qué es, Lidi?

A pesar de su tartamudeo, me llamó, y le respondí con una sonrisa.

Aah, cualquier tipo de expresión facial de ella es linda. ¿No puedes hacer mi deseo realidad y llamarme por mi nombre?

― ¡Tengo algo importante que decirle, Su Alteza!

Dijo, de repente, mientras la miraba con una sonrisa en mi rostro. Pude adivinar de qué quería hablar. con un movimiento de mi mano, la insté a continuar.

Después de todo, esta visita fue para prevenir esto, por eso vine, especialmente, con el Primer Ministro.

Hizo una expresión seria en su rostro, pareciendo reunir su coraje, abrió la boca. Parecía ser un problema de vida o muerte para ella.

Podía sentir la desesperación, tal como vino a mí, pero aun así, por supuesto, no tenía intención de dejarla escapar.

― ¡Su Alteza, no puedo casarme contigo!

Aunque lo sabía, no era como si quisiera escuchar esas palabras pero, lo siento mucho, simplemente no puedo darte lo que deseas ¿darme por vencido? ¡Jamás!


Kiara
Hola, hola, mi nombre es Kiara Adsgar y durante un tiempo estare a cargo de esta novela, que ha estado demasiado tiempo en pausa. Así que vamos de nuevo a la carga, con Lidi quien rechaza ser la princesa heredera ¿lo lograra?

Tanuki
Hola a todos, luego de darnos cuenta que habíamos repetido el capítulo anterior me puse a ver que estaba mal, revisando la versión japonesa y en ingles me di cuenta que teníamos una mala numeración de los capítulos, pues el capítulo 1 es una presentación de personajes, la versión en ingles igual la toma en cuenta pero no lo tradujeron y nosotros lo ignoramos tomando el segundo capítulo como el primero. Ya esta corregido este capítulo y pronto corregiré lo demás .

| Índice |

19 thoughts on “¡No quiero ser princesa! – Capítulo 19: Su Propuesta de Matrimonio

    • kiarasama says:

      Oh gracias por la bienvenida.
      No estoy con la novela de forma permanente pero tratare de sacar algo de tiempo para sacarle capítulos ya que me gusta mucho la temática de esta novela.
      Gracias por leer y comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *