¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 34: Ella y Sus Órdenes

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


—Lidi, abre tus piernas.

Con un tono dominante que prohibía cualquier negativa, las partes más profundas de mi cuerpo temblaron. Mi piel se volvió de gallina, mientras su mirada observa mi cuerpo con deleite. Ver sus ojos azules llenos de deseo me complace y me instan a frotarme los muslos.

No pude negarme

—Sí

Era consciente de que estaba sonrojada por todas partes. Mis mejillas estaban calientes y mi cuerpo no estaba frío a pesar de estar desnuda. Más bien, podía sentir el sudor resbalando.

Mientras sentía la mirada cálida de Freed en mí, coloqué mis pies en la cama y abrí ligeramente las piernas, justo como él me lo ordenó.

—Todavía no puedo ver nada.

¿Eres un demonio?

Incluso entonces, no pude rechazar a Freed, así que hice lo que me dijo y abrí mis piernas aún más. Mientras escondía mi temblorosa cara con timidez, Freed se arrodilló en la cama.

—Está bien, entonces mantén esa posición.

—Ah…hiiii

Mientras me miraba con sus ojos llenos de deseo, Freed, de repente, insertó su dedo en el lugar entre mis piernas. Instintivamente, levanté mi voz.

La humedad en mi núcleo goteaba debido a la estimulación anterior, por lo que aceptó fácilmente su dedo. Lo movió con la intención de persuadir mis entrañas, haciendo que mi cuerpo se retorciera en consecuencia.

—Aa…aaa

—Estás empapada. ¿Un dedo no es suficiente para ti?

Él se rió burlonamente. Mientras ansiaba, desesperadamente, el placer, no podía hacer otra cosa que asentir ante su pregunta. Siento que me ahogo en su tormento, mientras espero por más.

—Más… ¡Por favor, dame más!

—Muy bien.

Añadió dos, no, tres dedos más dentro de mí y aumentó aún más su velocidad. Los sonidos de sus estímulos incitaron más placer y enviaron mi cabeza a la nada.

—Tus piernas se están cerrando, sepáralas más.

—Sí~

Obedeciendo sus órdenes, extendí mis piernas por segunda vez. Incluso si parecía extraño, como se esperaba, cuando usó su tono de mando, inmediatamente, volví a hablar de forma educada.

Si estaba intoxicada con él o con la situación, no tenía ni idea. Todo lo que podía entender era que el latido de mi corazón no podía detenerse. Solo tenía ganas de hacer lo que me dijera.

Cuando me tocó, la hinchazón en mi área sensible se contrajo y mi cuerpo retrocedió en reacción.

— ¡Aaaah!

Me deshice en un abrir y cerrar de ojos. ¿Fue debido a su juego anterior que llegué tan rápido? Después de alcanzar la cima de esa manera, la necesidad de algo más caliente surgió dentro de mí. Debido a que me vi obligada a realizar múltiples acciones vergonzosas hace un tiempo, la vergüenza y la vacilación de pedir más, habían desaparecido de mi mente.

—Algo más grueso…por favor.

El dolor en mi abdomen latía continuamente, pidiendo algo más. El movimiento de sus dedos no se detuvo, aun cuando mis palabras lo alcanzaron. Mis ojos se rasgaron por el placer de sus dedos.

Los ojos de Freed se entrecerraron me sonrió y rió ligeramente.

— ¿Me quieres a mí?

—Sí

—Entonces, ruega. Si puedes hacerlo correctamente, te daré una recompensa.

Sus ojos me miraron atentamente, mientras sacaba sus dedos. Me estrujé el cerebro para pensar en el significado de sus palabras. Yo, lo quería rápidamente, tanto que no podía soportarlo. ¿Cómo podría hacer que lo pusiera dentro?

Con mi cabeza en un rompecabezas, abrí mis piernas aún más y puse mis dedos en los labios inferiores de mi vagina, extendiendo mis hinchados pliegues.

Con los ojos vueltos hacia arriba, miré a Freed y le rogué.

—Por fa…vor. La cosa gruesa y caliente de Freed…ponla dentro de mí.

Mientras me aferraba a él, le dije eso con dificultad. La visión de él ensanchando sus ojos y cubriendo sus labios con su mano, se reflejó en mis ojos.

Apenas lo escuché murmurar —No pensé que llegarías tan lejos —pero no le presté atención. Lo quiero rápido. No puedo evitarlo. ¿Debo rogar de nuevo para recibirlo más rápido? Mientras pensaba en eso, sentí algo caliente presionando el interior de mi ser…

—Muy bien.

Sólo abrió su abrigo y una parte de su pantalón, como si quisiera hacer lo que yo había deseado, expuso completamente la mitad inferior de su cuerpo, empujándose hacia mí, su falo abrasador y sólido besó mis labios inferiores, aumentando aún más mis expectativas.

Instintivamente, envolví mis brazos alrededor de la espalda de Freed.

—Está bien, ahí voy.

—Por favor…rápido, ponlo en mí muy profundamente.

― ¡¡Kuuu!!

Ese sentimiento acalorado fue presionado dentro de mí, mientras dejaba escapar mis gemidos. Mi interior se apretó de alegría cuando me dieron lo que deseaba.

― ¡¡Aaaah!!

―No me aprietes tanto. ¿No lo quieres más profundo?

― ¡No puedo evitarlo! Se siente tan bien…pero…dame más

Freed me penetró mientras sostenía mis caderas. Todo mi cuerpo temblaba.

― ¡Fuaaa! Nnnnnn…se siente bien…

Todo dentro de mí se tranquilizó dejándome fascinada de la sensación de su calor. Todo mi ser ama de manera insoportable la sensación de los latidos acelerados de mi corazón.

Me quedé quieta para saborear el calor pulsante. Sin embargo, Freed, lentamente, empujó todo su miembro en mí.

― ¡Nnn!

―Si recuerdo bien, si hago esto, puedo tocar cierto lugar.

―Nnn, ahhh, eso se siente bien.

Señaló con precisión el lugar que identificó hace unos días cuando tuvimos intimidad por primera vez. La reacción en cadena fue como una corriente de electricidad que se encendía cada vez que Freed presionaba ese punto. Mis entrañas lo apretaron en respuesta.

―Fuu…uuunn. Aaah.

Me aferré a él con lágrimas, mientras la velocidad de sus embestidas aumentaba.

―Tus caderas están temblando. Dime, ¿qué más te gustaría que hiciera?

El exterior tranquilo que exudaba, era el contraste perfecto para el sudor que goteaba de su frente. Sus iris azules que sobresalían de su cabello rubio parecían emitir un brillo indescriptible. La aiguillette dorado de su uniforme, se balanceaba al ritmo del movimiento de sus caderas.

Su aspecto erótico sirvió para alimentar el fuego en mi interior, estaba haciéndome convulsionar aún más. Freed soltó una sonrisa cuando notó mi reacción.

― Verte satisfecha es un placer para mí.

― ¡¡Nnn!!

― ¿Lidi?

No sabía con qué responder, el rubor de mis mejillas le indico a Freed que quería decirle algo por lo que acercó sus labios a mis oídos y susurro.

―No lo sabré a menos que me lo digas. ¿O prefieres que lo saque?

― ¡Eh! ¡No!

Cuando levanté mi cabeza para negarme, Freed asintió con la suya afirmando que lo haría. Por el tono inmutable de su voz, me di cuenta de que entendía mis deseos.

Ese hecho me hizo convulsionar.

―Dime lo que quieres que haga.

―Sumérgete profundamente en mí…mientras nos besamos…por favor.

Lo entendí. Soy una completa cobarde ante su voz de mando. De acuerdo con su demanda, respondí con voz temblorosa. Sentí que mi cara ardía de vergüenza.

Él asintió y lentamente acortó la distancia de nuestras caras.

―Abre la boca y saca la lengua.

―Nnn…Si…i

Hice lo que me dijo. Freed me lamió la lengua con la punta de la suya. Con el tiempo, siguiendo mis deseos, el empuje de sus caderas llegó a la parte más profunda de mi interior y no mostró signos de detenerse. Golpeó con fuerza y de manera continua, mientras profundizaba sus besos.

Nuestros cuerpos se encontraban completamente unidos. Cerré mis ojos y una vez más lo rodeé con mis brazos alrededor de su espalda. La sensación de sus embestidas, sus labios, su lengua, todo, se sentía muy bien.

El desbordamiento de saliva nos instó a alejarnos. Para evitar que se derrame, tragué con fuerza el líquido. Cuando abrí los ojos, inmediatamente, vi el color turquesa de sus ojos.

 ―Lidi.

Me beso nuevamente. Entonces, con voz baja y ronca, Freed susurro:

―Voy a correrme pronto ¿Puedo?

El escuchar su voz seductora cerca de mis oídos me hizo asentir. Disfruté mucho del uniforme militar. Ahora estoy satisfecha.

―Aquí voy.

― ¡¡Nnnn!!

Mientras sostenía mis caderas, Freed aceleró el ritmo de sus empujes. La sensación abrumadora de hace un tiempo se duplicó en intensidad. Me quedé aturdida por el frenesí.

―Haaaa…aaaaahh se siente… genial

―Yo también. El interior de Lidi es tan caliente, siento que me estoy derritiendo.

―Más… ¡por favor, dame más!

Un punto dentro de mí fue golpeado continuamente. No quiero que se aleje, por lo que entrelacé mis piernas en sus caderas.

― ¡¿Lidi?!

― ¡¡Freed, aaaaah!!

Al ver mi comportamiento, Freed aceleró su paso aún más. A medida que mis partes más internas eran golpeadas, todo mi cuerpo se convulsionó de euforia.

― ¡Fuaaah!…Aaah…no puedo soportarlo más…me estoy viniendo.

― Vamos, Lidi, También estoy en mi límite

― ¡¡Nnnnn!!

Con otro fuerte empujón de sus caderas, alcanzó su cima. Al mismo tiempo, sentí la sensación de algo caliente. Esa sensación sensual sirvió para agregar combustible a mi cuerpo tembloroso.

― ¡Aaahh, la semilla caliente de Freed!

― ¡¡Todavía no he terminado!!

― ¡¡Hiiaaahhh…!!

Embistió varias veces más y cada vez me llenó de intenso calor. Con un último tirón de sus caderas, Freed, finalmente, se detuvo después de asegurarse de que había soltado todo.

― ¡Haaaa…!

¿Terminó? …Eh, era mucho…

Mientras caía sobre la cama respirando con dificultad, Freed me dio un beso en la frente. Lo acepté en silencio.

―Como pensé, mirar la linda cara de Lidi mientras lo hacemos es lo mejor.

Mientras me besaba toda la cara. De repente, me acordé de la fiesta de la noche de máscaras. Ahora que lo pienso, a pesar de que solo han pasado algunos días desde entonces, ha ocurrido un desarrollo tan increíble que me ha dejado atónita.

Nadie hubiera esperado que el príncipe heredero se acercara, personalmente, a mí y me llevara a esa habitación privada.

Los besos de Freed eran delicados. Al verme perder fuerza, Freed comenzó a retirarse lentamente.

― ¡Hiii!

Debido a que me vine hace poco, mis entrañas se apretaron y se opusieron a la retirada de Freed, un segundo después, lo sacó con un poco más de fuerza. Junto con un sonido resbaladizo, la sensación llena se perdió, haciéndome soltar un grito involuntario. Al mismo tiempo, los fluidos que se secretaban dentro de mí se filtraron.

¿Cómo podría decir esto…? Este es un sentimiento, extremadamente, complicado.

Al final, él entró dentro de mí otra vez.

Bueno, esta vez, instigué activamente la situación, por lo que no se puede evitar. Siguiendo mi ciclo, probablemente, no quedaré embarazada.

Conté los días en mi cabeza. No sabía lo que pensaba Freed, pero en lo personal no deseaba quedar embarazada antes del matrimonio. Pensé que al menos debería hablarle de esto una vez.

Esta vez, sin embargo, como medida de precaución, había tomado el anticonceptivo para mujeres que compré con Deliris-san.

Y luego, sonreí complacientemente, mientras me metía en la cama. El uniforme militar es lo mejor. El inesperado servicio de Freed a mis caprichos me permitió divertirme. No se convirtió en una jugada extraña, pero predije que podría volver a solicitarla en otra ocasión.

Iyaaa, realmente, podría volverme adicta a esto. Quiero disfrutar el tipo de glamour que le brinda el uniforme militar.

― ¡El uniforme militar es justicia!

Mientras tomo un respiro de mi autorreflexión, la vista de Freed quitándose la ropa entró en mi visión.

Al ver su cuerpo desnudo, mis ojos se clavaron en cierto lugar. Es mi primera viendo un paquete de seis músculos abdominales. Ahora que lo pienso, la última vez que lo hicimos, estaba muy oscuro. Además, la máscara también me hizo incapaz de verlo claramente.

No haber observado a este hombre, cuando tuve la oportunidad, el un acto  lamentable de mi parte.

Como se esperaba de alguien que lucha en un campo de batalla, puedo ver la disciplina de su entrenamiento. Miré al musculoso de Freed, mientras continuaba perdiéndome en mis pensamientos.

Eh, sí, soy consciente de mi deplorable personalidad. ¿Hay algo malo con ello?

Sin embargo, ¿por qué Freed se está quitando la ropa? Incliné la cabeza hacia un lado, mientras buscaba la respuesta.

― ¿Freed?

― ¿Sí?

― ¿Qué estás haciendo?

Levanté la vista hacia Freed, que me decía, ―No te preocupes, no te preocupes ―mientras miraba mi cuerpo debilitado. Estaba completamente desnudo y nuevamente se inclinó hacia mí una vez más.

―Eh

―La parte de Lidi está hecha. He concedido tus deseos. Por eso, esta vez es mi turno.

― ¡¿Eh?!

¿Todavía no hemos terminado?

Mi cara se contrajo en reacción.

― F…  ¿Freed…?

―No quería dejar una marca en la suave piel de Lidi, así que hace un momento me estaba conteniendo, ya sabes. Déjame probarte una vez más, ¿vale?

―No, umm…ya he tenido suficiente…

Cuando intenté escapar de debajo de él, Freed me inmovilizó con una sonrisa.

―Todavía no he tenido mi parte. No tengo ninguna intención de detenerme hoy, así que prepárate.

―Eh…wa…espera…

En esa parte que estaba flácida y cubierta por un líquido resbaladizo, se levantó rígido una vez más. ¿Cómo podría estar lleno de energía otra vez después de haber soltado tanto?

―Como Lidi me miró con ojos llenos de deseo. Por eso reaccioné así.

― ¡¿Mentira?!

¡Así que esto es un castigo! Me sorprendió su declaración. Al parecer noto que antes, había estado fascinada por sus músculos.

El sonido obsceno de nuestros jugos resbaladizos resonó en la habitación. Freed empujó su erección dentro de mí de una sola vez. Con lo resbaladizo que estaba, mis labios inferiores lo aceptaron fácilmente.

En esta ocasión, comenzó con movimientos ásperos, con la intención de golpear mis partes más profundas.

― ¡Hii! ¡Aaaaaaah!

―Lidi, Lidi, eres tan linda. Muéstrame ese rostro una vez más.

No pude evitar reaccionar, sostuvo mi cuerpo con fuerza al mismo tiempo que su lengua frotaba las puntas de mis pechos, lo que me dio un nuevo tipo de placer.

―Fuua…uuunnn…

―Fufu, aaah, esto se siente bien, ¿eh? Claro, te daré más, para que Lidi pueda sentir todo. Déjamelo a mí.

Buscó mis puntos placenteros, mientras acariciaba mis pezones. No pude evitar levantar mi voz.

―No…ah…esto es demasiado para mí.

―Incluso si dices eso, me estás apretando con fuerza, ¿sabes?…Aaah, puedo sentir que ya viene. Tómalo todo, ¿vale?

― ¡Aaah! ¡¡Ese lugar no…kya!!

Continuó moviéndose dentro de mí a su propio ritmo. Todo lo que puedo hacer es gemir.

Y luego, una vez más, llenó mis entrañas hasta el borde. Acepté todo, pensando que esta vez, finalmente, había terminado y me hundí en la cama. Sin embargo, Freed no lo permitió.

Sin siquiera retirarse, comenzó a moverse una vez más.

Por favor, perdóname.

Después de eso, incluso después de venirse un par de veces más, Freed no mostró el final de su energía. Incluso después de gritar que ya no podía soportar, el continuo sin mostrar signos de cansancio, su vigor es impresionante.

Después de recibir continuamente su “amor”, caí en un sueño profundo. Cuando abrí los ojos ya era la mañana del día siguiente.

Comenzamos la presentación al mediodía del día anterior, lo que significa que habíamos estado en ello hasta que salió el sol.

Lección aprendida. Nunca volveré a fascinarme con sus músculos, nunca más.

Tengo hambre. Me salté 2 comidas…

| Índice |

15 thoughts on “¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 34: Ella y Sus Órdenes

  1. Aurora Blue says:

    ¡Oh! ¡Wouuu! Siento pena l¡por Lili y lo que le espera en el futuro. Va a terminar en lo huesos la pobre jajajaja ¡Todo sea por un buen sexo! jajaja
    Buen capítulo. Gracias por su trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *