No quiero ser amada – Capítulo 185: La súplica de Basil

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Al mirar la expresión de asombro de Basil, la señora Cessley se golpeó el pecho con frustración.

—Su majestad está intentando trasladar su residencia al palacio en el que reside la Reina Madre. ¡Esta vez dijo que nunca volvería!

—¿Qué quieres decir…? ¿Por qué su majestad de repente…?

—No hay tiempo que perder. Su majestad no puede hacer nada al respecto. Es un inútil a partir de este momento. El problema es que no puedo ir al palacio en el que reside la Reina Madre. Estoy segura de que sabe la razón, Gran Chambelán. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 183: Encaprichamiento por el heredero

Traducido por Maru

Editado por Sharon


De repente se sintió débil. Rihannan extendió la mano y se aferró a la pared mientras se apoyaba en ella. Nunca esperó que él fuera el primero en darse cuenta cuando ni siquiera la señora Cessley notó lo que estaba sucediendo.

—No quise ocultártelo. De todos modos, te lo iba a contar hoy.

Su expresión cambió por completo de inmediato. Una sonrisa de alegría envolvió su rostro por completo. Extendió las manos. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 182: Tú, a quien más desprecio

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—Entonces enviaste a Leticia a buscarme. Ella me dijo que bebiera veneno y me suicidara si no quería morir avergonzada frente a mucha gente. Entonces, ¿por qué me revivirías de nuevo cuando eres tú quien ha hecho todo eso?

—Eso no fue lo que hice.

Rihannan soltó una carcajada al escucharlo. Fue una risa profunda que sonó casi como un ataque. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 181: Me mataste

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Aunque era una forma de protesta para decirle que no se acercara, Igor lo ignoró y siguió caminando.

—Lo encontré entre tus pertenencias.

—¿Mis pertenencias? Nunca he traído esto al palacio. ¡Lo tiré hace mucho tiempo, hace seis años en el mar mientras estaba en el barco que partía hacia Crichton! Definitivamente recuerdo haberlo visto flotar en el océano, entonces, ¿por qué estás inventando mentiras?

Estaba entre las páginas del libro que tanto apreciaba. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 180: El hallazgo de Rihannan

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Si ese fuera el caso, ¿qué sería de su hijo si naciera princesa, no príncipe? Usando a la Reina Madre como precedente, llegó al poder a través de muchas penurias sangrientas. Su hija traería muchos problemas si ascendía al trono como reina gobernante.

Rihannan tenía una constitución débil. Esta sería probablemente la primera y última vez que podría darle un hijo y estaba segura de que Igor se volvería a casar para tener un heredero. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 179: Siniestra suposición

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—Mi reina, cuando su majestad escribió el contrato, nunca mencionó específicamente el nombre de la princesa Helena. El contrato era vago, y en cambio solo escribía derechos. Asumió y predijo que Crichton nunca le enviaría a su amada princesa y la usaría como sustituta.

Las cejas de Rihannan se tensaron, mirando con una mirada aturdida. No fue capaz de comprender completamente la verdad que le decían. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 178: La gran revelación de Basil

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Varios días después de enterarse que una vida que vivía dentro de su vientre, Basil la visitó. Su horario diario consistía en Igor y sus necesidades, pero hoy, Basil vino solo y sonrió relajado mientras pedía una taza de té.

—¿Igor no te deja tener tiempo para ti mismo para comer así? —comentó Rihannan con curiosidad al verlo meterse comida una tras otra en su boca con voracidad. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 176: Un viejo recuerdo

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Rihannan suspiró aliviada, pensando en las personas que trajo a su lado y ganándose la buena voluntad de las masas. Esta vez participaría activamente en política y, si todo iba bien, la gente se daría cuenta que no era una muñeca, sino una reina con posición, una figura sentada en el trono del poder y la influencia.

Mientras preparaba la creación de sugerencias para proponer la ley de perdón del juego, utilizó el tiempo restante para tejer el chal que planeaba darle a la Reina Madre. Continue reading