Consorte experta en venenos – Capítulo 33: El Salvador, solo espera obedientemente.

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


[Las traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslations.]

Dentro de la habitación, Han Yunxi acababa de insertar la primera aguja. Aunque no quería hacerlo, aún podía escuchar la discusión afuera. En este momento crítico, cualquiera que se apresure a entrar en la habitación le dificultaría las cosas. ¡Definitivamente, la acusarían de un intento de asesinato! Y, sin embargo, todavía tenía que disipar el veneno con urgencia, pero sus agujas solo podían insertarse una por una.

¡General Mu, tienes que contenerlos a toda costa!

Sin tener en cuenta el creciente sudor en sus sienes, Han Yunxi apretó los dientes y volvió a enfocar sus esfuerzos, insertando la segunda aguja.

♦ ♦ ♦

Con las palabras del Oficial de la Corte Norte, los oficiales avanzaron uno tras otro. El general Mu frunció el ceño y desenvainó su espada.

— ¡Venid, protejan al joven general!

Cuando sus palabras resonaron, alrededor del general se desplegó un escuadrón de soldados, cada uno sosteniendo una lanza en sus manos. Al ver esto, He Ze de la Corte del Norte soltó un suspiro frío y exigió.

—General Mu, ¿cuál es el significado de esto? ¿Está movilizando sus tropas?

Mientras tanto, todos los demás se quedaron estupefactos, no se imaginaban que el general podría llegar a actuar de esta manera. Aunque un dicho popular decía: “Un general en el campo de batalla no está obligado a cumplir las órdenes de su soberano”, el general Mu estaba residiendo en la capital. Sin las órdenes del emperador, no podía mover sus tropas. Los soldados bajo su mando personal sólo podían estacionarse fuera de la capital, dejándolo con un puñado de hombres en su residencia que servían como guardias. ¿Cómo podían los oficiales enfrentarse a los soldados y asistentes del general? Especialmente contra He Ze de la Corte del Norte, quién había recibido órdenes de arrestar a la fugitiva. Se necesitaba una razón, con suficiente peso, para desplegar tropas. Si el general Mu desobedeciera el decreto de la emperatriz viuda, ¿no sería considerado una rebelión pública?

El general Mu estaba consciente sobre las consecuencias de sus acciones, ¡pero arrojó todo por la borda con tal de salvar la vida de su hijo!

—General Mu, estoy arrestando a alguien bajo las órdenes que me fueron dadas. Te atreves a reunir a estas tropas para que se resistan a mí, ¿realmente planeas rebelarte? —Preguntó el oficial de la Corte Norte con severidad.

— ¡Padre! —De repente, Mu Liuyue gritó.

— ¡Padre, por favor cálmate!

Mientras tanto, el administrador de la casa y el chambelán también se pusieron nerviosos. Nunca esperaron que los eventos progresaran de esta forma. ¡Incluso si fuera por el joven señor, que el viejo general convocara las tropas por su hijo de esta manera solo sería el pretexto para el chisme! Si el emperador se enterara de esto, el castigo por la rebelión, especialmente, el de los oficiales militares, serían los nueve exterminios familiares[1]. ¿Cuántas personas esperaban para obtener el lugar del general en esta capital?

Escuchar a su propia familia llamarlo, finalmente, calmó al general Mu. Dio una mirada fría hacia He Ze de la Corte del Norte, mientras el dolor se alzaba en su corazón. Este era el dolor de un funcionario, su punto más débil. No importa cuán alto lo colocara el emperador, si se resistía a las autoridades o llamaba a las tropas sin ninguna razón, se encontraría con la muerte. No habría espacio para ninguna discusión. Un general en la capital durante tiempos de paz, es uno de los hombres más impotentes.

El general Mu abandonó con odio su espada, mientras sus soldados se vieron obligados a retirarse. Al ver esto, el funcionario de la Corte Norte se mostró muy satisfecho. Una sola mirada hizo que sus oficiales tomaran prisionero al general Mu. Aunque podía resistirse fácilmente a ellos, ante la identidad de alguien superior, estaba indefenso. Lo llevaron a un lado, mientras el Oficial hablaba como un hombre pequeño, ebrio por su éxito.

—General Mu, no te preocupes. Después de encontrar a Han Yunxi, este funcionario no se atreverá a acusarlo de albergar a un criminal. ¡Diré que usted ayudó en todo momento para llevarla a la justicia! ¡Jeje!

El general Mu estaba tan enojado, apretó los dientes firmemente. Le lanzó una mirada furiosa al Oficial de la Corte Norte, antes de gritarle a la princesa.

— ¡Princesa Changping, Qingwu realmente está envenenado! Han Yunxi no lo diagnosticó mal. ¡Pero es crucial tratar el veneno inmediatamente, y ella está tratando de salvar la vida de Qingwu ahora mismo!

La princesa Changping no creía en una basura inútil como Han Yunxi.

—Usted ha sido poseído por algún espíritu, ¿verdad? ¿Qué tipo de tonterías estás diciendo? —Ella alzó la voz a continuación. — ¡Médico imperial, venga! —Como no hubo respuesta gritó nuevamente —Encuentra al médico imperial, ¿dónde está?

El Oficial de la Corte Norte bajó el rostro y sonrió de forma siniestra. La emperatriz viuda le había dado órdenes secretas de quitarle la vida a Han Yunxi en la primera oportunidad, que haya decidido escapar había sido lo mejor, ahora podría matarla con la excusa de que era una fugitiva.

— ¡Ven! ¡Rompe la cerradura de la puerta! —Dijo el funcionario de la Corte Norte.

♦ ♦ ♦

El ruido fuerte en la puerta, le dio un susto a Han Yunxi. Por primera vez, su mano que sostenía firmemente la aguja tembló. Unas cuantas más, estaban en su otra palma, pero sus manos se estremecían como su corazón, cuando los distintos sonidos de las personas que sacaban la cerradura venían de afuera de la puerta. ¡En tan solo un segundo más, la abrirán y entraran! En ese momento, la atraparan pero no podía detenerse o huir, la delicada y bonita cara de Han Yunxi mantenía una expresión seria, con los ojos bajos mientras fruncía los labios, emanando una frialdad solemne. Una de sus manos continuó insertando las agujas, mientras que la otra sacó la daga que Mu Qingwu siempre mantuvo a su lado y la sostuvo en su propia mano.

Solo necesitaba diez minutos más para expulsar todo el veneno, decidió presionar su suerte. ¡Si alguien intentara detenerla, entonces tomaría a Mu Qingwu como rehén con esta daga y los retaría a que intentaran detenerla! El tiempo transcurrió, pero Han Yunxi descubrió que ningún otro sonido siguió después de que quitaron la cerradura de la puerta. Solo hubo silencio, pero aun así nadie entró.

Entonces… ¿qué pasó?

Estaba tan tranquilo afuera que sonaba como si nadie se estuviera moviendo ¿qué estaba pasando? Han Yunxi no podía entenderlo y decidió dejar de pensar. ¡En este punto, nada era mejor que el silencio, además aún necesita expulsar los venenos con sus agujas! Sin más interferencias, su concentración era mucho mejor que antes. Su velocidad mejoró, así como el trabajo con la acupuntura, ahora podía hundir cuidadosamente las agujas en cada uno de los puntos correspondientes. En un corto período de tiempo, la lesión de Mu Qingwu fue cubierta por más de 20 agujas. Su piel blanca y clara se volvió roja, luego se volvió más y más oscura hasta que el rojo se volvió negro.

A Han Yunxi le encantó la vista, porque por fin se extrajo el veneno. Sacó otra aguja, justo cuando una serie de ruidosas proclamaciones sonaban por el aire.

— ¡Que Su Alteza el Duque de Qin viva por miles y miles de años!

Uh…

La mano de Han Yunxi se puso rígida. Su enfoque siempre había sido excepcional para que nada menos que lo extraordinario pudiera distraerla. Pero esta vez, el anuncio la hizo volverse.

¡El Duque de Qin!

¿Su novio y esposo, Long Feiye?

Cielos, ¿había venido? ¿Por eso es que todo el mundo estaba tan callado?

¿Por qué vino? ¿Qué vino a hacer aquí?

¿Volvió con los ingredientes para su antídoto tan rápido?

Bueno, ninguno de estos puntos era importante. Lo más importante era que con esta figura piadosa aquí, ella estaría a salvo. Estaba segura de eso. Han Yunxi realmente quería decir, Long Feiye, ¡eres el salvador destinado de esta chica!

Con Long Feiye aquí, Han Yunxi podía estar segura de que todo iría bien. Sin importar lo que dijeran afuera, ella podría ignorarlo completamente y enfocarse en tratar el veneno de Mu Qingwu en su lugar.

♦ ♦ ♦

Mientras tanto, todos los que estaban afuera estaban arrodillados en el suelo. Incluso la princesa Changping estaba haciendo una media reverencia sin atreverse a mirar hacia arriba, mientras que la hermana del joven general, Mu Liuyue, estaba arrodillada con la espalda recta, con la mente completamente en blanco, mientras sus ojos vagaban por la hermosa apariencia de Long Feiye, como si fueran las únicas dos personas que quedaban en la Tierra.

Durante mucho tiempo, el duque había echado a un lado de todos los demás y sus asuntos. Muchos de los oficiales y guardaespaldas aquí, nunca habían visto a Long Feiye en persona, pero cada uno de ellos temblaba de miedo, mientras bajaban la cabeza, emocionados y aterrorizados. Todos querían mirar, pero no se atrevieron.

¡Este hombre era como un dios!

Long Feiye se colocó, casualmente, ante la puerta, su figura, alta y recta como una montaña, fue grabada con líneas ásperas. Sus rasgos fueron cortados tan finamente como un cuchillo, dándole la apariencia de un soberano noble que lleva la inmensidad de los cielos dentro de su mirada.

—Todos ustedes pueden levantarse —dijo, con una voz fría e inflexible. Una tras otra, las figuras se pusieron de pie, aunque la mayoría de ellas tenían demasiado miedo para levantar la cabeza. Cuando Long Feiye había perseguido a Han Yunxi, terminó viendo y escuchando todo desde el techo, hasta que tuvo una idea aproximada de lo que había sucedido. Ahora, su mirada fría, penetró en He Ze.

—Funcionario de la Corte Norte, ¿cuándo Qin Wangfei se convirtió en una fugitiva? ¿Por qué no lo sabe su señoría?

He Ze se estremeció. Se encontró con la mirada de Long Feiye y al instante, volvió a bajar la cabeza, sintiendo como si hubiera sido arrojado a un río helado. Un fugitivo era alguien que ya había sido encerrado en prisión. El Duque de Qin le estaba preguntando por qué nadie había pedido su permiso antes de capturar a la persona en cuestión.

—A…para responder Su Alteza[2] Duque de Qin, esto es…esto es…la orden de arresto fue emitida por la emperatriz viuda.

La princesa Changping no era una explicación suficiente, así que todo lo que podía hacer era ponerla en la máxima autoridad disponible.

— ¿Así que estás usando a la emperatriz viuda para reprimir a tu señoría? —El tono helado de Long Feiye se hizo tres veces más frío.

Aterrado, el oficial de la corte norte cayó de rodillas.

— ¡Es un error, ah, un malentendido! ¡Alteza, este humilde funcionario no se atrevería a hacer eso, incluso si tuviera cien cabezas! La situación es así: un asesino atacó al joven general y sus guardias lo encontraron cuando ya estaba inconsciente. ¡Todos vieron a Qin Wangfei sacar una daga dirigida hacia su estómago! Más tarde, Qin Wangfei dijo que podía tratarlo. Desafortunadamente, todavía no se ha sanado después de todo este tiempo.

—General Mu, ¿es cierto? —La mirada fría de Long Feiye se movió hacia el general. El carácter irascible del general se había desvanecido desde hace mucho tiempo, en presencia del duque de Qin. Sólo respondió “sí” en voz baja.

—Entonces, ¿cuál es la situación ahora?

Long Feiye preguntó de nuevo. El general Mu pareció dudar, como si no supiera qué decir.

— ¡Habla! —Long Feiye, repentinamente, se enojó, asustando a todas las personas presentes.

El general Mu se arrodillo ante todos, su frente golpeó el suelo, ruidosamente, tres veces. Explicó todo, de manera sistemática y con todo detalle, incluso que había estado esperando que el veneno de Mu Qingwu volviera a notarse.

—En resumen, arrestaste a alguien sin razón. Y ahora, que esa persona está tratando de salvar una vida, ¿quieres volver a detenerla?

— ¡No, no! Su alteza, la emperatriz viuda ha dicho que esto es simplemente ser prudente. Después de todo…después de todo, hay sospechas en torno a Qin Wangfei, así que me ordenaron que la encerrara primero e invitara a otro médico imperial para el diagnóstico —explicó rápidamente el funcionario de la Corte Norte.

— ¡Eso es correcto, eso es correcto! Tío imperial Qin imperial, la abuela imperial adora a la tía imperial, ¡pero las cosas deben hacerse de acuerdo con las regulaciones oficiales para que los rumores no se extiendan! Además, Han Yunxi todavía no ha despertado a Qingwu gege. Todo el mundo sabe que es la basura inútil de la familia Han, ¿quién puede confiar en sus habilidades médicas? Tío Imperial Qin, deberías echar un vistazo adentro por nosotros primero, y si…

Antes de que la princesa Changping pudiera terminar, captó los ojos fríos de Long Feiye y mansamente cerró la boca.

Long Feiye cruzó los brazos detrás de su espalda e inesperadamente asintió.

—Unm, de hecho…tenemos que hacer las cosas de acuerdo con las regulaciones oficiales.

Al escuchar esto, tanto el Oficial de la Corte Norte como la Princesa Changping soltaron un suspiro. La princesa Changping sabía que Han Yunxi era una mujer más baja que una sirvienta ante los ojos de su Tío Imperial. Probablemente, la odiaba al extremo, así que ¿por qué la protegería? Mientras el ambiente se relajaba, el Oficial de la Corte Norte habló tímidamente.

—Duque de Qin, por qué no, dejamos entrar al médico imperial, en caso de que…

Pero Long Feiye lo interrumpió abruptamente.

—Si por casualidad, la alarma y perturba el proceso de tratamiento del veneno, ¿puede el Oficial de la Corte del Norte asumir la responsabilidad?

¿Qué?… ¿Asumir la responsabilidad de la vida del joven general? ¿Y por la vida de Qin Wangfei? El funcionario de la corte del norte estaba tan aterrorizado que podía sentir la ruptura de su vesícula biliar.

— ¡Su Alteza, Duque de Qin! ¡Este viejo oficial cree ciegamente en el estimado wangfei! ¡Solo deje que el estimado wangfei lo trate! —Dijo el general Mu con seriedad. Con la ayuda del recordatorio de Gu Beiyue, sospechaba de los médicos traídos por la princesa Changping.

Long Feiye no se movió de la puerta, pero barrió su mirada helada sobre todas las personas presentes.

— ¿Alguien más quiere entrar?

Tanto el Oficial de la Corte Norte como Mu Liuyue miraron detenidamente a la Princesa Changping. Por supuesto que ella quería entrar, ¡pero ella no tenía el valor!

—Ya que no hay nadie más, entonces, tendré que molestar al Oficial de la Corte Norte para que espero un momento —dijo Long Feiye a la ligera.


[1] nueve exterminios familiares (株 杀 九族) – zhuxia jiuzhu, el castigo más grave por un delito capital en la antigua China, donde el delincuente es ejecutado junto con sus parientes por poder, debido a la “culpa por asociación”. Enlace de Wikipedia aquí.

[2] Su Alteza (殿下) – dianxia, otra forma de referirse a Long Feiye además de ‘su señoría’ (本 王) y ‘Su señoría’ (陛下). El más formal / educado de los tres.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *