Consorte experta en venenos – Capítulo 89: Los secretos de la Señorita Li

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Han Ruoxue se sorprendió por la fiereza de su madre y se apresuró a responder. —Mu Liuyue dijo que Han Yunxi no trató la enfermedad del joven general, ¡sino su veneno!

Estas palabras endurecieron los puños de la Señora Li. Pero no dijo nada.

—El joven general fue atacado furtivamente por un asesino con una espada envenenada. Han Yunxi sabía cómo tratar el veneno y lo salvó, pero ¿quién sabía que él también tenía un veneno de acción lenta? Afortunadamente, Han Yunxi también descubrió eso a tiempo y lo trató —explicó Han Ruoxue.

Ante estas palabras, la Señora Li relajó repentinamente sus puños. Ella estaba completamente muda, sus ojos se pusieron blancos, como si estuviera desmayada. Asustada, Han Ruoxue se apresuró a socorrerla. —Madre, ¿qué sucede? ¿Te sientes mal en alguna parte?

La Señora Li logró recuperarse, aunque su expresión aún era rígida. Ella sacudió su cabeza. —No… no es nada, ayuda a servir una taza de agua tibia para tu madre.

Han Ruoxue se apresuró a servir el agua, mientras la Señora Li daba un largo suspiro para calmarse. Miró la espalda de su hija con ojos sombríos, con un estado de ánimo incierto hasta que finalmente habló. —¿Cómo descubrió Han Yunxi que había un veneno de acción lenta?

—Mu Liuyue no me dió los detalles, así que no pregunté —respondió Han Ruoxue.

—¿Cómo pudo el joven general haber sido víctima de un veneno de acción lenta? Se necesita tiempo para administrar ese tipo de veneno —volvió a preguntar la Señora Li.

Han Ruoxue se dio la vuelta. —Madre, eso es lo que pensé también. Debe haber alguien tratando de dañar al joven general en su propia residencia. No me convenía preguntar esas cosas.

La Señora Li asintió, bebiendo lentamente algunos sorbos. —Xue’er, ¿le regalaste a la joven señorita Mu el té de primavera que llevaste hoy?

Solo entonces, Han Ruoxue recordó este asunto y bajó la cabeza. —Yo… me fui con demasiada prisa y lo olvidé.

El corazón de la Señora Li se apretó mientras hablaba. —Esas hojas de té no eran baratas, ¿dónde las dejaste?

—Justo al lado de la mesa. ¿Qué tal si envío a alguien a buscarlos y lo entrego directamente en la mansión del general? —Han Ruoxue preguntó de nuevo.

—No es necesario —La Señora Li rechazó la idea de inmediato—. Olvídalo, podemos considerarlo como que se lo dimos a alguien con el destino de recogerlo.

Han Ruoxue, resentida, no se atrevió a decir nada más a pesar de su error.

—Estoy cansada. Me gustaría dormir un rato, puedes irte —dijo la Señora Li suavemente, antes de apoyarse perezosamente en su almohada.

—Madre, ¿debería tomarte el pulso? —Han Ruoxue fue muy considerada, pero la Concubina Li solo la despidió con la mano para que se fuera. Había sido así desde que era pequeña, por lo que, esta última, ya estaba acostumbrada.

—Entonces, descansa bien —le sirvió a su madre otro vaso de agua antes de retirarse. Tan pronto como se fue, la Señora Li se sentó, su rostro tranquilo se oscureció de inmediato como nubes negras. Incluso su habitual mirada serena se había vuelto feroz.

—¡Sal! —Dijo en voz baja.

Ante esto, una guardia vestida de negro apareció detrás de una pantalla cercana.

—Ve inmediatamente a la plantación de té Fragancia Celestial y recupera ese objeto. ¡Además, elimina todo el veneno de serpientes del cobertizo de madera! —Ordenó la Señora Li.

—¡Sí! Su subordinada entiende —obedeció la guardia, antes de irse en un instante.

La Señora Li se sentó durante mucho tiempo, entrecerrando sus ojos de fénix. —Han Yunxi, ah, Han Yunxi, realmente te he subestimado. ¡Te atreviste a arruinar mi buen plan! ¡Qué habilidad! ¡Definitivamente, no te dejaré escapar!

♦ ♦ ♦

El tiempo transcurrió tranquilamente hasta que pasaron tres días.

Solo quedaban quince días para completar el mes, plazo límite de la apuesta. Después de dejarle la investigación a Mu Qingwu, Han Yunxi tampoco había estado inactiva. No dio un paso fuera de la casa, sino que se escondió en el estudio del Pabellón de la Nube Tranquila para investigar el Veneno de las Diez Mil Serpientes. No tenía diez venenos de serpiente diferentes a la mano, pero cuando estaba tomando muestras, había almacenado la sangre envenenada de Mu Qingwu en su sistema de desintoxicación, donde se habían diseminado naturalmente las diversas toxinas antes de crear copias para llenar los espacios de almacenamiento de veneno. Han Yunxi había estado investigando el método de envenenamiento durante los últimos días.

En muchos casos, el método de envenenamiento fue un gran obstáculo para el envenenador, especialmente si el veneno reacciona con otros elementos para debilitar su toxicidad. A veces, habría cambios de color u olor, por lo que el mejor lugar para esconderlo era en agua clara. Por otro lado, había venenos que no podían tocar el agua porque se descubrirían de inmediato. Como lo vio Han Yunxi, no era fácil poner veneno en el agua de Mu Qingwu a menudo. Tanto la casa de agua como la casa de bomberos (cocinas), junto con los sirvientes de Mu Qingwu, habían sido inspeccionadas a fondo. No se encontró nada inusual.

¿A menos que cometiera un error y el veneno no se haya agregado al agua clara?

Según los registros del sistema de desintoxicación, el veneno de diez mil serpientes sólo podía ser agregado al agua para evitar reacciones. Después de su creación, solo tenía una vida útil de un día antes de que comenzara a cambiar de color y desprendiera olor. Pero la destreza intelectual del sistema de desintoxicación todavía estaba limitada por el ingenio humano. El Veneno de las Diez Mil Serpientes no existía en los tiempos modernos, por lo que su descripción provino de registros antiguos compilados del pasado lejano.

El sistema de desintoxicación era una herramienta poderosa a la hora de examinar venenos y asignar antídotos, superando las habilidades de cualquier genio humano. Pero cuando se trata de fabricar venenos, el sistema de desintoxicación era bastante débil. ¿Quizás, había una manera de esconder el Veneno de las Diez Mil Serpientes en alguna otra solución sin afectar su toxicidad ni cambiar el color y olor?

¿O quizás, el envenenador ajustó la fórmula del Veneno de las Diez Mil Serpientes para que no cambiara tan rápidamente, y así encontró un método completamente diferente para envenenar a la víctima? Era una pequeña posibilidad, porque sólo hacer el veneno de las Diez mil Serpientes ya era un desafío. Intentar agregar mejoras a la fórmula sería aún más difícil.

Pero después de que tanta investigación no arrojó pistas, Han Yunxi no pudo evitar considerar cuidadosamente las posibilidades. Si el veneno no se agrega al agua, entonces, estaría en algo que Mu Qingwu comiera o bebiera con frecuencia. Además de sus tres comidas, Han Yunxi rápidamente pensó en otro artículo: ¡té!

Todos los habitantes del país de Tianning son adictos al té. En la capital, cada hogar tenía su propia reserva de hojas de té que bebían de día y de noche.

—¿Podría ser el té? —Han Yunxi murmuró para sí misma. Estaba a punto de llamar a la pequeña Chen Xiang cuando recordó que la había dejado con la Familia Han para proteger al Séptimo Joven Maestro. Solo podía salir ella misma del Patio de Hibiscus y encontrar a un joven sirviente para que le comprara algunos tipos de hojas de té. Y, sin embargo, tan pronto como terminó, vio una figura familiar en la distancia, caminando por el corredor cubierto.

Alto y altivo, imponente y amenazante, sus pasos eran elegantes y nobles. Esa figura distante parecía oscurecer su entorno en comparación, haciendo imposible pasarlo por alto. En la tranquila tarde, la vista de un hombre tan frío y apuesto caminando por el pasillo era como un inmortal paseando por un cuadro.

Sólo podía ser él… Long Feiye.

Han Yunxi miró fijamente hasta que, inexplicablemente, perdió el hilo de sus pensamientos. De repente, el inmortal desapareció de la pintura… no, ¡el propio Long Feiye desapareció de repente! Han Yunxi recuperó sus sentidos, extremadamente asombrada. ¿A dónde fue? Inconscientemente, dio unos pasos hacia adelante y miró a su alrededor. Pero no había ni rastro de él por ninguna parte.

Solo pensó que había pasado mucho tiempo desde que lo vio. La última vez que se vieron fue en una casa de té, pero ella lo había visto sin que él la viera a ella. Le había preocupado que la hubiera sorprendido escondiendo las heces de la decocción en su sistema de desintoxicación cuando estaba tratando al príncipe heredero. Pero este tipo no le había preguntado nada hasta el día de hoy, así que tal vez no vio nada.

En este momento, era pasado el mediodía. No era normal que estuviera tan temprano en casa.

En realidad, Han Yunxi era muy consciente sobre cuándo regresaba y en qué días. ¿Quién la dejó ver sus habitaciones iluminadas desde sus ventanas de todos modos? ¿A dónde iba este tipo cuando no estaba en casa? ¿Por qué había vuelto hoy tan temprano y qué quería?

—Raro… —murmuró para sí misma, antes de retirar su curiosidad. Ese tipo siempre había sido como una especie de dragón misterioso, mostrando la cabeza sin mostrar la cola. No era tan increíble que desapareciera de la nada. Sin embargo, tan pronto como Han Yunxi dio un paso adelante, una voz fría sonó detrás de ella.

—Han Yunxi, ¿tienes algo que hablar con Su señoría?

Han Yunxi, asustada, se volvió para ver la misma figura que había visto frente a ella, que ahora estaba de pie detrás de ella. Su imponente silueta era como una montaña a su espalda, ejerciendo una sensación de presión. Dio un paso atrás sin darse cuenta, para aumentar la distancia entre ellos y mantenerse a salvo. Por supuesto, ella no podía rechazar hablar con él.

—Su Alteza, no lo estaba buscando.

—Entonces, ¿por qué estabas parada aquí mirando a tu alrededor? —Preguntó Long Feiye. Ante estas palabras, Han Yunxi se sintió avergonzada. ¿La habían descubierto? De mala gana, levantó la cabeza para encontrarse con la mirada desdeñosa e impaciente de Long Feiye.

—¿Necesitas algo? —Preguntó.

¡Este chico!    

¿Solo porque ella lo miró, pensó que él era el evento principal? De acuerdo, incluso si lo fuera, Han Yunxi lo iba a negar. ¿Por qué siempre la miraba con esos ojos? ¿Podría ser que no importa cuánto lo intentara, todavía era insoportable verla para él? Nunca le gustó probarse a sí misma ante los demás, ni le importaron sus miradas. Pero Han Yunxi no se dio cuenta de que le estaba dando cada vez más importancia a la mirada de este hombre. En este momento, solo sintió que esto era un insulto.

Cuanto más enojada se sentía, más brillantemente sonreía.

Con una sonrisa arrogante, dijo: —Nada. Creo que Su Alteza lo ha entendido mal. Estaba buscando a alguien más, no a Su Alteza. —Estas palabras volvieron los fríos ojos de Long Feiye aún más fríos, casi lo suficiente como para bajar la temperatura a su alrededor en varios grados.

Eso te enseñará a no ser tan arrogante.      

Han Yunxi ignoró el hielo en sus ojos y continuó. —Si Su Alteza no tiene nada más que hablar, chenqie se irá primero —Levantó la barbilla y se volvió elegantemente para irse, pero Long Feiye abrió la boca para hablar.

—Espera, Su Señoría todavía tiene cosas que discutir.

Han Yunxi se detuvo y se volvió, todavía sonriendo dulcemente. —No sé qué tipo de asuntos podría discutir Su Alteza con Chenqie.

—Hablaré adentro —Long Feiye no le dio una segunda mirada antes de girarse para irse. Han Yunxi pensó que volvería a sus propias habitaciones, pero, en realidad, comenzó a caminar hacia el Pabellón de la Nube Tranquila.

—¿Estará sucediendo algo importante? —Han Yunxi dijo, dudando antes de apresurarse a seguirlo.

Tan pronto como Long Feiye puso un pie dentro, sintió un olor desagradable. Aunque nunca antes había entrado en las habitaciones de una mujer, sabía que deberían estar limpias. Sus cejas se fruncieron mientras seguía el olor al interior del estudio de Han Yunxi. Allí, vió una mesa cubierta de apestosos cuencos de líquido negruzco que levantaban un hedor desagradable. Los ojos de Long Feiye escudriñaron alrededor del estudio y no vieron nada más que suciedad, desorden y caos. Tenía una obsesión malsana con la limpieza, por lo que detestaba tal desorden. A pesar de esto, no estaba seguro de por qué no se había ido de inmediato.

Han Yunxi lo siguió, sorprendida de ver que había ido al estudio.

Selena
Es bastante raro el comportamiento de la Señora Li, además, tiene guardias mujeres, aún más raro, ¿quién será ella en realidad? Long Feiye se está comportando bastante raro jeje 🙂

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 89: Los secretos de la Señorita Li

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *