Escapó otra vez – Capítulo 44: ¡Ni un poco bendecido!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Dentro del palacio Qian Qing, en un rincón oscuro, un grupo de hormigas que formaban una fila se habían encontrado con una gran dificultad, mientras transportaban comida.

De repente, una sombra de oscuridad los cubrió directamente, monopolizando la ordenada y larga cola negra. Al dispersarse sin excepción, todas las hormigas levantaron la cabeza para mirar a la persona que había causado este desastre. Posteriormente, completando 180 hormigas obreras, todos se dispersaron.

Army
Pobre ya no dejan trabajar en paz a las hormigas, espero que sigan su curso.

—No es cierto, no es cierto, esto no puede ser cierto. El Lord Ultra Seme es, en realidad, heterosexual, el Super Gran Tutor es, en realidad, heterosexual, ¡y todos los demás también son heterosexuales! ¡Eso no es lógico! Wahhh, siento que nunca volveré a amar…Xia Yuqing se cubrió la cabeza con las manos y se apoyó en el oscuro rincón para hablar sola. De vez en cuando, entraban algunos vientos fríos por las ventanas, era excepcionalmente miserable.

Originalmente, planeaba tomar prestada esa oportunidad para explicar y, mientras cambiaba el tema, la esquina del ojo de Feng Tingye se crispó. Señalando a donde está Xia Yuqing acurrucada, rechinó los dientes:

— ¿Por qué el saber que no somos homosexuales causaría que Ai Fei tenga esa apariencia?

Las mujeres comunes, que escucharon que sus propios maridos no eran homosexuales, estarían locas de alegría. Después, incluso se arrojarían a sus maridos para demostrar sus sentimientos internos, ¿verdad? Entonces, ¿por qué después de que Ai Fei escuchó su explicación, ella actuaría como si fuera atacada severamente, como si el cielo se cayera?

—Eh, ¿cómo debería saberlo? Quién sabe, tal vez, sea una alegría extrema convertida en tristeza…

Antes de que Yan Ran pudiera terminar lo que iba a decir, de inmediato, recibió una mirada dura. Teniendo que obligarse, involuntariamente, a cerrar la boca.

—Su Majestad…

Xia Yuqing estaba tratando de contener sus brillantes lágrimas. Miserablemente, se dio la vuelta para mirar a Feng Tingye haciendo su lucha final.

— ¿No te disgustan las mujeres?

Las cejas de Feng Tingye temblaron, respondiendo de una manera poco entusiasta.

—Así es. De hecho, a Zhen no le gustan las mujeres.

De inmediato, vio que el par de ojos de Xia Yuqing se iluminaba abruptamente, causando que la espalda de Feng Tingye se estremeciera. Con mucha prisa, agregó:

—Sin embargo, a Zhen tampoco le gustan los hombres.

Justo cuando Xia Yuqing parecía estar a punto de ser despertada de su estado de desánimo, se quedó decepcionada. En silencio, regresó a su esquina y se agachó una vez más. De vez en cuando, se daba la vuelta para enviar una mirada acusatoria a Feng Tingye.

Wahhh, para un fujoshi, descubrir que su Lord Ultra Seme favorito es, en realidad, heterosexual, era como destrozar su hermoso sueño. De repente, cayó directamente del cielo al infierno, Lord Ultra Seme eres inmoral.

Cuando Feng Tingye miraba su aspecto decepcionado, estaba un poco perturbado. Queriendo decir algunas palabras de consuelo, vio que ella había levantado la cabeza de repente. Sus ojos estaban llenos de una luz familiar. Su cuerpo entero tembló, estaba muy familiarizado con esta mala premonición que venía sobre él.

Aversión a las mujeres, aversión a los hombres, se podría decir que el Señor Ultra Seme podría ser homosexual o heterosexual o no homosexual y no heterosexual. Hoy en día, los hombres heterosexuales que se convierten en homosexuales no eran nuevas noticias. Y mucho menos, este tipo de producto incompleto.

Pensando en esto, la Xia Yuqing que recibió un duro golpe y no pudo levantar la cabeza, en un segundo, se recuperó por completo. Mirando a Feng Tingye, su mirada era algo… ¡malvada!

La profundidad abierta, de la fuerza de lucha de Xia Yuqing hizo que los Daren presentes se estremecieran. Todos y cada uno de ellos pensaban lo mismo:

—Si todo falla, hagamos un retiro táctico.

—Su Majestad, Chen recordó que todavía hay varias pruebas criminales con respecto a Shun Tian Fu dentro de mi residencia que aún no he revisado. Tendré que irme primero.

Yan Ran se estaba preparando para salir corriendo y escapar de este lugar.

Shao Zitang, que no estaba dispuesto a quedarse atrás, habló con su voz profunda.

—En la residencia del primer ministro, hay varios informes de inundaciones y desastres naturales del país que tendré que revisar. Chen también tendrá que irse primero.

Leng Ruofeng también fue eficiente y rápido. Inclinándose, pronunció una sola frase.

Chen tiene algunos asuntos, tendré que irme primero.

Feng Tingye observó a todos huir, la esquina de su boca estaba temblando. Dentro de su corazón, había resuelto esta deuda. A pesar de su amistad, justo antes de la batalla tratarán de escapar, ellos…estarán muertos para el amanecer. Sin embargo, en este momento, el peligro mortal frente a él…no era ninguno de esos tres.

—Su Majestad….

La voz de Xia Yuqing sonaba estimulante, al provenir de detrás de él. Sudando por todas partes y con su cuerpo poniéndose rígido, se dio la vuelta con una sonrisa falsa en su rostro:

Ai Fei, ¿hay algo más?

Chenqie siente que todavía hay algunas cosas de las que necesita hablar.

La cara de Xia Yuqing tenía una sonrisa que parecía estar elaborando estrategias para saquear algo, lo cual hacía que a FengTingye se le pusiera la piel de gallina.

AiAi Fei...por favor, habla.

♦ ♦ ♦

Después de toda la actividad, dentro del Salón del Palacio Fragante, Xia Yuqing estaba sentada en frente de la mesa. Su rostro se encontraba en un ángulo de 45 grados, luciendo brillante y hermoso debajo del cielo.

Como un choque, hubo una explosión de sonidos. Lu Rui originalmente estaba afuera, barriendo cuando, de repente, escuchó la conmoción, corrió hacia la habitación y gritó alarmada.

Niang Niang, ¿qué está pasando? ¿Algo se escaldó? ¿Duele? Estaba muy asustada.

Lu Rui miró el tazón de sopa caliente que se abalanzaba sobre ella, afortunadamente, lo esquivo, pero se hizo añicos y se esparció por todo el suelo. Asustada, todo su cuerpo comenzó a estallar en calor. De manera apresurada, arrastró rápidamente a Xia Yuqing a un lado para preguntarle.

—Estas bien, Cui Er…Cui Er, ¿estás bien? ¿Te quemaste en alguna parte? —Xia Yuqing tenía una cara de culpabilidad, mientras miraba la vasta extensión de sopa sobre la ropa de Cui Er, sus ojos llenos de urgencia.

Cui Er parecía un poco distraída, pero luego sonrió.

Niang Niang, por favor, no te sientas ansiosa. Nubi está bien. Hace un momento, pude esquivar para no lastimarme en absoluto. Solo se derramó un poco sobre mi atuendo. No hay heridas en ningún lado.

Habiendo escuchado lo que se dijo, Xia Yuqing y Lu Rui dejaron escapar un suspiro. Mirando la ropa de Cui Er, ella frunció el ceño.

—Cui Er Jiejie, probablemente, deberías cambiarte a un conjunto de ropa limpia. Da la casualidad de que hace unos días, debido a que el clima de otoño es bastante frío, traje algunas prendas adicionales y las puse en la habitación lateral. Mi tamaño debería ser similar al de Cui Er Jiejie. Si a Cui Er Jiejie no le importa, puedes cambiarte a esos.

—Está bien, Niang niang, Nubi irá a cambiarse de ropa y volverá a servir a Niang Niang.

—Sí…ve rápido.

Al ver a Cui Er darse la vuelta y partir, Xia Yuqing se tumbó de golpe sobre la mesa, con la cara apagada.

Al ver esto, Lu Rui no pudo resistirse a hacer una pregunta.

Niang Niang, ¿qué está pasando? Desde que regresaste de la casa de Su Majestad, parece que estás un poco alejada. ¿Es posible que…su Majestad haya hecho algo que te haga sentir un corazón roto y angustiado?

| Índice |

3 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 44: ¡Ni un poco bendecido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *