Escapó otra vez – Capítulo 43: ¡Obviamente, somos heterosexuales!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


—Ciertamente, ese parece ser el caso. Además, por la aparición del príncipe Rui y el resto, parece evidente, que trataron a la cantante como una persona del país Xue, pero no tenían idea de que los estaban engañando en secreto.

Yan Ran, que no estaba dispuesto a quedarse fuera, declaró y después miró la expresión sombría y fría de Feng Tingye.

— ¿Espía de doble cara?

Dentro de los ojos de Feng Tingye, estaba surcado por una astilla de sorpresa. Contemplando, por un momento, se burló:

—Notifique a los guardias en las murallas de la ciudad, para que tomen nota de los movimientos alrededor de las puertas de la ciudad. Aumenten la velocidad de la investigación, debemos aprovechar a esa cantante. Zhen quiere ver quién es el que está jugando todos estos trucos detrás de escena.

—Esta vez, el asesino fue arrestado y la mansión del príncipe Rui fue cerrada, pero ni siquiera ha pasado una noche y la cantante fue, inesperadamente, capaz de hacer un movimiento de antemano y escapar. Dentro de este palacio, me temo que debe haber un pez que escapó de nuestra red.

Al escuchar lo que se decía, las tres complexiones, a la vez, se volvieron pesadas. Ya han sido dos veces en las que han venido asesinos. Si se decía que dentro del palacio no hay nadie capaz de ir al rescate, entonces, el ejército imperial no tenía uso, especialmente, si permitía dos intentos de asesinato consecutivos.

Como dice el proverbio, es fácil evitar un arma pública, pero una flecha oculta es difícil de defender. Parece que hay una persona así, al acecho, al lado de Feng Tingye. Esta persona escondida, en este lugar, es bastante problemática.

El ambiente entre los pocos se hizo cada vez más pesado, cuando de repente escucharon un ruido del exterior.

—Consorte Qing, actualmente, los Daren están discutiendo asuntos oficiales con Su Majestad, no puede entrar.

—Oh, los Daren también están allí. Entonces, eso es perfecto. Bengong iba a buscar a estos Daren para discutir algo.

—Ai, Consorte Qing…

Con una explosión, Xia Yuqing abrió la puerta. El pequeño eunuco, detrás de ella, tembló de miedo, pero no podía jalarla hacia atrás. El sudor frío comenzó a gorgotear, a medida que fluía hacia abajo. ¡Hoy en día, ser un guardián, definitivamente, no fue nada fácil!

—Puedes retirarte. Sucede que Zhen también tiene un tema que discutir con Ai Fei.

Feng Tingye miró el tumultuoso impulso de Xia Yuqing, ambos ojos se estrecharon, podía adivinar la razón por la que ella está allí. Sus pensamientos tomaron un giro, las comisuras de su boca se alzaron en una sonrisa de zorro. Su mente ya había pensado en una respuesta.

El pequeño eunuco del palacio, al escuchar lo que se dijo y actuando como si fuera un perdón por un error, se enfrentó a todos inclinándose y demostrando su etiqueta adecuada, luego, como si le prendieran fuego a su trasero, escapó rápidamente.

La puerta de la habitación, una vez más, estaba cerrada. Xia Yuqing miró a las personas presentes. Respirando hondo, reunió su coraje para hablar:

—Su Majestad, Chenqie tiene algo que quiere decir. Chenqie

—Qué casualidad. Zhen también tiene algo que quiere decirle a Ai Fei.

Antes de que Xia Yuqing pudiera terminar de hablar, Feng Tingye la interrumpió.  Asombrada, levantó la cabeza para mirarlo y ver su rostro que sonreía de una manera encantadora.

Ai Fei, por favor, escucha lo que Zhen tiene que decir antes de decir algo, ¿de acuerdo?

Encantada por su hermosa sonrisa, ella asintió con la cabeza aturdida. Después de recuperar su mente, se arrepintió mucho. ¿Cómo puede haber cometido un error tan grande? Por lo tanto, ella solo pudo contener su temperamento y preguntar:

—Su Majestad, ¿qué quiere decirle a Chenqie?

Ai Fei, Zhen no es homosexual.

Todos estaban preparándose para ver el drama de estas personas, luego, al escuchar esta oración, casi se atragantan con el té que acababa de entrar en su boca.

Al ver esto, desde otro ángulo, Xia Yuqing solo se sorprendió por un momento, antes de revelar una expresión de ‘Su Majestad, ¿por qué dice tonterías?’

Feng Tingye, ya no habló. Solo usó su par de ojos para mirar a Xia Yuqing sin evadir ni un poco. Los dos, estuvieron uno frente al otro, por un buen rato. Entonces, Xia Yuqing, finalmente, fue derrotada, tragándose la boca llena de saliva.

—Su Majestad … ¿realmente no es homosexual?

—Naturalmente, Zhen es recto y completamente derecho. Hay algunos asuntos que Zhen no rechazaría ni admitiría. Pero, por el contrario, hay algunas cosas, que Zhen no aceptará en silencio, como la denuncia de alguna persona sin ninguna razón.

Feng Tingye habló de manera justa. Al oír esto, varias personas sentadas, se pusieron rígidas de pies a cabeza. Sus pupilas se inclinaron y miraron sospechosamente a Feng Tingye, sus mentes lo analizaron en silencio.

¿Quién era el que, cuando tenían tres años pescó un huevo de pájaro y lo dejó caer sobre la cara de su padre e inmediatamente después se escapó solo para que no lo encontrarán en ningún lado? ¿Dejando a Yan Ran, que estaba atrapado suspendido en el árbol vergonzosamente, para que le sirviera de chivo expiatorio? 

¿Quién era? O cuando tenían cuatro años, mientras jugaban a las escondidas, en pánico, eligieron esconderse dentro del guardarropa de su Madre y dañaron el vestido de plumas más querido de la emperatriz.

Posteriormente, secuestró a Shao Zitang, quien era incapaz de reconocer las rutas hacia el armario, lo que permitió culpar injustamente al lamentable alto funcionario. 

Y quien también, cuando tenía seis años y no tuvo cuidado, arrojó a la señorita Liu, dos años más joven, al río helado. Al final, incluso antes de que pescaran a la persona, ya había estallado en una carrera. Dejando atrás a Leng Ruofeng, que no pudo dejarla sola y tuvo que arrojarse al agua para pescar. Esto no solo hizo que su rostro se congelara, sino que le provocó una parálisis del nervio facial, sino que la señorita Liu también tuvo una enfermedad grave. Esta deuda, finalmente, se le dio a ese benefactor.

Ese tipo de numerosos crímenes, la gente diría que todos fueron hermanos que se sacrificaron por su amistad. Pero, siendo hermanos con Feng Tingye, de vez en cuando, tenían que levantar la guardia para no ser apuñalados por un cuchillo. Ser capaces de estar sanos y salvos no fue fácil.

Ahora, esta persona, que tiene un montón de acciones anteriores, se atreve a decir que es recto y completamente derecho, actuando como si fuera lo suficientemente valiente como para asumir la responsabilidad de sus acciones.

Sus bocas, se convirtieron en una línea y decidieron filtrar lo que acababan de escuchar. ¡No vieron ni oyeron nada! Esa escena era demasiado hermosa, ¡realmente no se atrevieron a mirar!

—Eso…

Xia Yuqing fue apagada por la expresión digna de esta persona. Después de algunas luchas, preguntó:

—Cuando Chenqie entró por primera vez al palacio esa noche, vi claramente que Su Majestad y el magnífico Gran Tutor …

—Tos, eso fue un malentendido.

Al escuchar que se mencionaba su propio nombre, Yan Ran no pudo evitar toser y explicar.

—Esa noche fue porque recibimos la noticia de que habría un asesino que dañaría a Su Majestad. Tratando de vencer a alguien en su propio juego, decidimos sacar al asesino. Pero, quién hubiera pensado que justo en el momento crítico, inesperadamente, nos encontraríamos con Niang Niang.

Niang Niang, es por eso que, en ese momento, pudiste ver ese tipo de escena. Fue porque…el asesino tenía varias agujas ocultas y fueron disparadas hacia Su Majestad y Chen, en un apuro por recibirlas por Su Majestad…así que yo…tos, empujé a Su Majestad.

—La forma en que lo dices, ¿significa que todo fue solo un malentendido? Esa noche que me encontré ¿ustedes no estaban haciendo…?

— ¡Por supuesto que no! ¿Cómo podrían los hombres con otros hombres formar relaciones tan inapropiadas? Niang Niang, Chen y Su Majestad, son verdaderamente inocentes. Realmente, no somos homosexuales.

Xia Yuqing sintió que había un estallido de un sonido ensordecedor dentro de sus oídos, ¡¿qué se derrumbó e hizo un fuerte estallido?!

| Índice |

4 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 43: ¡Obviamente, somos heterosexuales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *