Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 108

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya

—No importa. —Dibei Chen negó con la cabeza—. Es sólo que, es casi la hora de la competencia de caza de la familia real. Si puedes obtener una buena clasificación en la competencia de caza, sería muy ventajoso para ti.

Al escuchar las palabras de Dibei Chen, Baili Hongzhuang entendió instantáneamente su plan e inmediatamente asintió con la cabeza.

—Entonces cerraré la plaza del doctor divino por ahora.

Si su suposición era correcta, Dibei Chen también pensó que probablemente era la hija de Lan Yunxiao.

Si quería enfrentarse a toda la familia Lan, no había tiempo que perder al dirigir la plaza del doctor divino.

Baili Hongzhuang cerró temporalmente, pero dejó las píldoras de inmortalidad para la venta, luego regresó al palacio del Príncipe para cultivar en silencio.

Había sólo medio mes antes de que comenzara la competencia de caza. Ella necesitaba aumentar su fuerza lo antes posible.

Al día siguiente, Baili Hongzhuang entró directamente en la habitación de al lado, tratando de encontrar a Dibei Chen.

—Dibei Chen, conoces algún lugar en la Ciudad Imperial que sea bueno para la cultivación, ¿como una cascada o algo así?

Después de pensarlo ayer, ella creía que quedarse en la casa sólo aumentaría su cultivación, pero no fortalecería la carne.

En su vida anterior, desde joven estaba empapada en todo tipo de baños medicinales y de hierbas, lo que hacía que su físico fuera muy poderoso. Desafortunadamente, era muy diferente en esta vida.

El cuerpo de Baili Hongzhuang no era en absoluto más fuerte que otros, y debido a la desnutrición, su constitución era aún más débil que la mayoría de las demás personas.

Incluso si se estaba cultivando ahora, todavía era incapaz de usar todo su poder porque su base, su cuerpo, era demasiado débil.

Como era así, Baili Hongzhuang decidió abandonar el palacio para cultivar afuera.

Sólo mejorando su físico, puede salir su verdadera fuerza de lucha.

Además, cultivar el cuerpo también puede traerle grandes beneficios.

Al aprovechar su corta edad para establecer una base sólida, cultivar en el futuro sería mucho más fácil.

Dibei Chen entendió al instante lo que Baili Hongzhuang quería decir, con su corazón en secreto asombrado.

Él ya entendía que Baili Hongzhuang no era la hija de Baili Zhentao, pero los cambios de Baili Hongzhuang realmente no eran pequeños.

La abrumadora mayoría de los cultivadores sólo prestaron atención a la mejora de su cultivo, e ignoraron por completo la mejora de su físico.

Especialmente cultivadores en la generación más joven, que simplemente no tenían idea de cuán importante era fortalecer el cuerpo.

Sólo algunos de los más fuertes del mundo enseñarían la importancia de mejorar el físico cuando entrenan a la generación más joven.

Este problema con el cultivo no fue muy obvio al principio, pero se vuelve cada vez más obvio a medida que el cultivo de alguien llegaba a la etapa final.

Incluso si Baili Hongzhuang era hija de la familia Lan, y sólo se enteró hace unos días, entonces, ¿cómo pudo haber sabido sobre la importancia de mejorar tu físico?

Parece que Baili Hongzhuang era aún más misteriosa que él.

—Hay una pequeña montaña no muy lejos de la Ciudad Imperial, dentro hay una cascada. —respondió Dibei Chen.

Los ojos de Baili Hongzhuang se iluminaron, sus labios se relajaron en una suave sonrisa.

—¿En serio? ¿Puedes decirme exactamente dónde?

—¿Piensas ir sola? —Preguntó Dibei Chen—. Aunque no está muy lejos de la Ciudad Imperial, no faltan demonios y bestias vagando por ahí. Ir sola para fortalecer tu cuerpo es demasiado peligroso.

—No importa, conozco mis límites.

Las esquinas de la boca de Baili Hongzhuang se curvaron en una sonrisa, su expresión inusualmente firme. En su vida anterior, a menudo había salido a cultivar sola. ¿Quién sabía cuántas experiencias peligrosas tenía en ese entonces? Pero una cosa era segura. Tenía mucha experiencia.

Incluso si no tenía mucha fuerza ahora, todavía creía que podría regresar sana y salva.

—Te acompañaré, iremos juntos. —La voz de Dibei Chen era indiferente, pero su tono revelaba su certeza sobre su decisión, no cambiaría de opinión.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *