Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 13: Maestro tiene buenas habilidades

Traducido por Rencov

Editado por Nemoné


El Soberano Yu Yan, como la persona que recibió el título como número uno en el mundo de la cultivación, había pasado muchos miles de años desde la última vez que sufrió una herida, para ser precisos, habían pasado miles de años desde que alguien se atrevió a actuar en su contra. La gente que se atrevió, o se había convertido en huesos, o había ascendido. Sin embargo, él fue golpeado una vez más ayer por la mañana. Y la persona que se atrevió a actuar en su contra, fue el precioso discípulo que había esperado durante estos diez mil años. Una fuerte y sólida bofetada resonó en su mejilla izquierda. Su cara estaba bien, pero la mano de su discípula se enrojeció.

Yu Yan no podía entender muy bien lo que sucedió. Solo quería ver la herida de su idiota discípula, ¿por qué tenía que reaccionar de esa forma? No solo no le permitió mirar, sino que ¿incluso actuó contra él? A decir verdad, se sintió poco asustado por el penetrante grito que expulsó su discípula. Por consiguiente, no tuvo más remedio que tomar la siguiente mejor opción, dejar atrás algunas medicinas que podrían detener su sangrado.

Él tenía que pensar con claridad, ¿qué estaba mal con su discípula? Aunque siempre supo que ella no era muy brillante, esta fue la primera vez que tuvo esa clase de reacción violenta. Y la palabra que gritó, “****”, ¿se estaba refiriendo a él?

Desde que era joven, había vivido en el Bosque de Jade, el número de personas con las que tenía contacto era muy limitado. A pesar de que a menudo se había ido a entrenar en el mundo exterior cuando era joven, había pasado mucho tiempo desde entonces, y pasaba la mayor parte del tiempo quedándose en su Montaña esperando a que apareciera un discípulo con la vena espiritual de rayo. Así pues, las cosas que sabía sobre este mundo eran bastante limitadas. ¿Cuál era el significado de “****”? ¡Su maestro nunca le había enseñado eso antes!

Es por eso que para proteger su prestigio como maestro, y para comprender claramente la razón del extraño comportamiento de su discípula, el Soberano Yu Yan quien se había encerrado durante más de diez mil años había decidido visitar el reino de los mortales.

Con el espíritu para aprender, se sometió a una investigación sobre el terreno. (Por supuesto, usó el Arte de la Invisibilidad). Después de pasar un día entero volando alrededor del mundo, al fin entendió que su discípula en realidad no estaba herida, sino que era un fenómeno natural que solo les ocurría a las mujeres. El reino mortal lo llamaba “período”.

Yu Yan lanzó un suspiro de alivio, finalmente pudo calmarse. Es bueno que no esté herida. 

Pero ahora, surgió un nuevo problema. ¿Por qué su discípula no le permitió mirar? Dado que era un fenómeno natural, ¿por qué tenía que ocultarlo? ¿Era porque tenía miedo de ser regañada? Pero nunca antes la había regañado. No importa cuánto lo pensara, Yu Yan no podía entender los pensamientos de su discípula. Al final, solo pudo considerarlo así, su discípula era un idiota. ( –  – )

Después de haber entendido algunas medidas, Yu Yan abandonó el reino de los mortales y regresó con extrema rapidez. En el momento en que entró en la habitación, lo asaltó un denso olor a sangre, lo que lo hizo fruncir más el ceño. Lanzó un arte místico de tipo viento, y el olor se aligeró.

Y su idiota discípula, se encontraba desmayada en la cama pintada de sangre. Yu Yan se acercó y utilizó el Arte de Eliminación de Suciedad para remover las manchas de sangre en su cuerpo y la cama. Luego, la levantó y le dio de beber una botella de poción para Aumentar la Esencia de la Sangre. Al ver que sus cejas arrugadas se habían relajado un poco, finalmente se sintió aliviado. La colocó cuidadosamente en la cama, y ​​después la cubrió con una manta.

Observándola, él todavía no era capaz de calmarse. Sacó una Seda Milenaria de Hielo de su bolsa de almacenamiento, la transformó en una manta y la cubrió muy bien sobre ella. Después de confirmar de que no se fuera a resfriar, agitó su mano y las velas se encendieron. Luego, silenciosamente sacó otra tela blanca que brillaba con una tenue luz, y un par de tijeras.

Cuando Zhu Yao despertó, pensó que los días que pasó viviendo en el mundo de la cultivación eran solo una pesadilla. Porque, sintió que había regresado a su hogar. La cosa que estaba frente a ella se parecía a la mesa cuadrada de madera que había usado durante muchos años, debajo de esta había cuatro taburetes de metal y su ahorrativa madre estaba cosiendo mientras estaba sentada en uno de ellos.

Eh, espera un minuto. ¿Cuándo se convirtió su mamá en un hombre? Y ella incluso vestía una extraña túnica blanca.

— ¡Ma… Maestro!

Finalmente reconoció a la persona que estaba cosiendo frente a ella. Por un momento, no fue capaz de controlarse, y su mandíbula estaba una vez más en peligro de caerse.

Las manos de la persona frente a ella se detuvieron, y luego, la miró con calma.

—Estás despierta.

Seguidamente, sus dedos se volvieron a mover. Después de atar sin problemas un nudo, mordió la cabeza de la cuerda. Sus movimientos eran nítidos y precisos, él era más hábil que su propia madre por un par de niveles.

—Maestro… tú… tú…

Dios mío. ¿Qué acababa de atestiguar? ¡Su maestro era capaz de hacer labores de costura! Maestro, por favor dime, ¿¡a qué habilidad no le has agregado puntos de experiencia!?

Yu Yan no pareció haber notado su asombro. Después de guardar tranquilamente el kit de costura en su bolsa de almacenamiento y limpiar las docenas de telas rectangulares que había terminado de coser, se acercó. Estiró su mano para revisar el pulso de Zhu Yao y preguntó:

— ¿Tu cuerpo se siente mejor?

— ¡Ah… sí!

Zhu Yao todavía estaba conmocionada. Sólo después de su indirecta, se dio cuenta de que su tía la cual la había hecho desmayar debido al dolor, había disminuido considerablemente, sin embargo, todavía estaba en un estado de turbulencia e inconscientemente se retiró un poco.

No obstante, esta vez, Yu Yan no le importó sus movimientos, y le pasó todos los productos cosidos en sus manos.

Zhu Yao los tomó con curiosidad. Las telas eran suaves y lisas, sus texturas eran realmente agradables al tacto, y eran increíblemente ligeras. Con solo una mirada, supo que no eran productos comunes y que su trabajo fue muy preciso. A pesar de que había puntadas en todas partes, no pudo encontrar espacios entre las cabezas de los hilos. Evidentemente, era hábil con su artesanía.

— ¿De qué es esta tela?

Parecía muy cara.

—Seda Salvaje de Hombres Tiburón del Mar Meridional —respondió Yu Yan—. Tu maestro solo tiene este material de tela a la mano. Haz uso de ellos primero. Si no te gustan, te ayudaré a buscar otros mejores mañana.

— ¿Para mí? ¿Para qué sirve? —Zhu Yao estiró la tela.

Es tan pequeño, ¿es un pañuelo?

Yu Yan una vez más le dio una expresión “¿por qué mi discípula es tan idiota?”, y dijo con voz resonante:

—Toallas sanitarias.

Las manos de Zhu Yao temblaron, y casi se cae de la cama.

¡Toallas sanitarias!

¡Toallas para la tía!

La razón por la que se sentó en el taburete y cosió por tan largo tiempo, fue para hacer sus ¡¡¡toallas para la tía!!!

Yu Yan no se dio cuenta ni siquiera un poco de que su discípula estaba cerca de convertirse en una piedra, y continuó explicando pacientemente:

—No te preocupes, he hecho mi investigación. El período de una mujer dura de cinco a seis días como máximo. Estas son suficientes para que te duren todo este mes. Si aún no es suficiente, haré más para ti. En momentos como este, las mujeres estarán fatigadas y físicamente débiles. En cuanto a las cuestiones sobre tu cultivo, no hay necesidad de apresurarse. Si hay algún otro inconveniente, tienes permiso de decirle a tu maestro directamente. No te regañaré. El agua de azúcar morena de la que hablaste, te la herviré mañana. Ten un buen descanso hoy, tu maestro vendrá a verte mañana.

Después de decir todo eso con es esmero y de forma ordenada, se levantó y se fue.

En cuanto a la persona que tenía las manos llenas de toallas para la tía, todavía estaba en estado de piedra. No recuperó sus sentidos por un largo tiempo, y su corazón estaba tan confundido, era como si hubiera sido golpeada por un huracán.

De… ¿De verdad mi maestro está bien?

Hay algo mal con el cerebro de mi maestro, ¿qué debo hacer? Emergencia, alguien, ¡por favor ayuda!

Yu Yan nunca había sido maestro antes, esta era su primera vez. Cuando entró en la etapa Núcleo Azoth, su maestro ya había ascendido. Había pasado mucho tiempo desde entonces, y los recuerdos de su interacción con él habían sido borrosos y confusos. Por lo tanto, no tenía ninguna experiencia en la educación de discípulos, y era un primerizo puro. Agregando que su discípula era un poco estúpida, estaba aún más preocupado.

Es por eso que, decidió obtener experiencia de su sobrino nieto marcial, quien tenía mucha experiencia en la educación de discípulos.

Así pues, cuando el Maestro de la Secta de la Colina Antigua, el Venerable Zi Mo, había terminado de manejar el papeleo pesado del día con respecto a la secta, y estaba a punto de tomar una siesta, se despertó sobresaltado por la aparición repentina del Soberano Yu Yan en su habitación. La cantidad de veces que esta persona dejó el Montaña del Bosque de Jade en estos diez mil años podría contarse sólo con diez dedos. Sin embargo, él visitó su aposento en persona.

¿Me va a dar algunos consejos? El Venerable Zi Mo se emocionó. Justo cuando estaba a punto de expresar su respeto a este tío ancestral marcial suyo, éste le lanzó una pregunta extraña:

— ¿Cómo se hace agua con azúcar morena?

¿Qué? ¿Agua con azúcar morena? ¿Es una especie de nuevo arte místico?

| Índice |

One thought on “Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 13: Maestro tiene buenas habilidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *