Princesa Consorte Chu – Capítulo 42: El plan de la abuela

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


En la cena, Li Shi envió a algunos yatou para llevar a las tres hermanas a la casa de la anciana. Por el momento, Yun Yi Heng ya había llevado a su hermano y hermana para pasar tiempo en familia con la anciana. Cuando Yun Qian Meng y las demás entraron, ambos intercambiaron saludos. No obstante, en comparación con sus actitudes hacia Yun Ruo Xue y Yun Yan, los tres hermanos y hermana trataron a Yun Qian Meng con más calidez; ¡incluso Yun Yi Heng le había dado a Yun Qian Meng una extraña sonrisa!

La anciana asintió con satisfacción ante el comportamiento de los tres hermanos, luego permitió que Li Shi la ayudara a sentarse en el asiento principal de la mesa del comedor. Dejando el primer asiento a la izquierda para Yun Xuan Mo, el resto de ellos tomó sus lugares según la edad.

Yun Qian Meng captó cuidadosamente todo con sus ojos y recordó la actitud de la anciana contra Yuan Qing Zhou, con lo que pareció llegar a un entendimiento dentro de su corazón. ¡Ella frunció los labios en una sonrisa, sin permitir que otros vieran a través de sus pensamientos internos!

Mientras esperaban en silencio, el sonido de pasos llegó desde fuera de la puerta. Cuando las cortinas de la puerta fueron separadas por un sirviente, ¡el maestro de Yun fu, Yun Xuan Mo, entró en la habitación con el rostro pálido!

—¡Presentando respetos a papá! ¡Saludos a shufu![1]

Los seis jóvenes se pusieron de pie de inmediato e hicieron una reverencia, pero Yun Xuan Mo solo asintió levemente, luego, con una ligera tos, se apoyó de Li Shi para caminar ante la anciana y se inclinó con las manos entrelazadas al frente, —¡Este hijo rinde honor a madre!

La anciana miró seriamente la tez de su hijo. Sus ojos sonrientes brillaron con un rastro de preocupación, pero mantuvo el equilibrio apropiado, sonriendo —¡Hoy llegas bastante tarde, Meng’er y las jóvenes señoritas han esperado mucho tiempo!

Después de que Yun Xuan Mo escuchó esto, sonrió y se volvió hacia las tres hermanas que estaban de pie. Sus cálidos ojos tenían una expresión ligeramente de disculpa, —¡He hecho esperar a mis sobrinas durante mucho tiempo!

Yun Qian Meng y las demás no se atrevieron a ser arrogantes, e inmediatamente se inclinaron para negarse —¿Qué está diciendo shufu? Somos jóvenes, ¡esperar a nuestros mayores es natural!

Li Shi vio que todos no dejaban de intercambiar cortesías frente a la mesa del comedor, e inmediatamente se tapó la boca para ocultar una pequeña risa. Luego miró hacia la anciana y dijo en broma: —¡Laotaitai, estas cortesías no son asuntos urgentes, debemos apurarnos y comenzar el banquete, de lo contrario los platos se enfriarán!

Todos la escucharon y mostraron sonrisas de complicidad. Después de esperar a que la anciana y Yun Xuan Mo se sentaran, los jóvenes se sentaron gradualmente; mientras Li Shi estaba a la izquierda de la anciana, ¡sirviéndole la comida y la sopa!

Durante todo el banquete, aparte de los pequeños sonidos de Li Shi recogiendo platos, no hubo mucho ruido. Yi Heng y sus hermanos mostraron una etiqueta que no perdió ante Yun Qian Meng y sus hermanas. ¡Esto, inevitablemente, causó que Yun Ruo Xue y Yun Yan sintieran algo de asombro!

Sin embargo, Yun Qian Meng ya había observado estos detalles desde el principio y participó de la cena con una expresión natural. Comió tranquilamente hasta llenar siete partes, dejó los cubiertos y recibió una taza de té de un sirviente para enjuagarse la boca. Luego se limpió los restos de agua de la boca y esperó a que todos terminaran y se dirigieran a la cálida habitación de la anciana.

Fue hasta que la anciana tomó una taza de té caliente recién empapado cuando habló: —Meng’er, he hablado un poco con tu tío. Tu padre todavía no tiene un heredero varón hasta ahora, y desempeñarse como funcionario por sí mismo durante estos años realmente no fue fácil. ¿Por qué no aprovechamos esta oportunidad y dejamos que Yi Heng y Yi Jie nos sigan? ¡En el futuro, cuando aprueben el Examen Imperial, también podrán echarle una mano a tu padre!

Al escuchar esto, los ojos que miraban el suelo de Yun Qian Meng brillaron con frialdad, ¡y no pudo evitar sonreír fríamente en su corazón!

¡Parecía que las palabras sentimentales que la anciana había dicho antes eran, en realidad, solo sus intentos de allanar el camino para sus nietos!

Si bien quería usar a la anciana para reprimir a Su Qing, temía que la anciana también codiciara el Fu Guo Gong Fu detrás de ella, ¡haciendo los preparativos para que sus nietos ocuparan puestos oficiales!

Girando suavemente su taza con sus delgados dedos y rozando con cuidado los restos de té en la superficie, Yun Qian Meng tomó un sorbo con gracia y luego dejó lentamente la taza de té. Estaba a punto de hablar cuando Yun Ruo Xue se apresuró a acercarse, —¡abuela, papá solo le dijo a shunnü que te llevara de regreso al xiangfu!

Ante sus palabras, la anciana y Yun Xuan Mo tuvieron un destello de frialdad en sus ojos. La expresión levemente sonriente de la anciana se hundió momentáneamente, y habló mientras mostraba un disgusto extremo: —Tu hermana mayor está aquí, ¿cuándo fue tu turno de hablar? Solo eres una hija shu, todavía se atreve a hablar ante la hija di. ¿Cómo le enseña Su yiniang a su propia hija?

La anciana había puesto un énfasis considerable cuando dijo <yiniang>, provocando, momentáneamente, que los ojos de Yun Ruo Xue se enrojecieran. Sin embargo, con su estado expuesto, no pudo encontrar palabras para refutarla, ¡y solo pudo morderse el labio y mirar con odio hacia Yun Qian Meng, que sonreía ligeramente!

Sin embargo, Yun Qian Meng no pareció notar el odio que Yun Ruo Xue le estaba dirigiendo. Sus elegantes cejas se fruncieron un poco debido a la falta de decoro de su hermana, luego dijo gentilmente: —¡abuela, no te enojes, la segunda hermana no tiene otro significado! Por lo que he visto, Yi Heng Tangge es verdaderamente un talento entre los hombres, ¡confía en que incluso a mi padre le gustará cuando lo vea!

Basándose en sus palabras, la anciana señora y Yun Xuan Mo entendieron, que Yun Qian Meng ya estaba aceptando su solicitud en nombre de Yun Xuan Zhi. ¡Ambos miraron a Yun Qian Meng con ojos llenos de elogios!

Sin embargo, Yun Qian Meng estaba examinando cautelosamente a Yun Xuan Mo. Ella solo vio que su tez estaba pálida, sus mejillas sobresalían y su estatura delgada y demacrada, parecía haber sufrido una enfermedad prolongada. Recordando los eventos pasados que le había contado Mi mama, puso una cara de preocupación mientras decía: —Veo que la tez de shufu está demacrada, ¡todavía espero que el tío se encargue de cuidar su cuerpo!

¡Estas palabras, aparentemente cariñosas, hicieron que inesperadamente la anciana señora y Yun Xuan Mo miraran a Yun Ruo Xue con odio!

Ese año, si no fuera porque Su Qing los echó del fu sin tener en cuenta el suelo congelado y la nieve intensa, Yun Xuan Mo no terminaría con un cuerpo enfermo. Además de eso, como hombre orgulloso y arrogante nunca podría tragarse este insulto, haciendo que esta enfermedad solo empeorara. ¡Estos años, solo podía contar sus días a medida que pasaban!

Si no fuera porque sabía que no tenía perspectivas para el futuro, ¡no volvería una vez más para buscar ayuda de Yun Xuan Zhi!

Yun Ruo Xue también sabía por parte de Su Qing cómo la anciana trató de suplantar a su propia madre. Si Su Qing no hubiera tomado medidas, temía que la anciana la hubiera matado. Por lo tanto, enfrentando a la anciana en este momento, ¡Yun Ruo Xue tampoco tenía buenos sentimientos!

Sin embargo, la preocupación de Yun Qian Meng en este momento, no solo despertó el odio de la madre y el hijo de la familia Yun hacia Su Qing y su hija, ¡sino que también hizo que Yun Ruo Xue guardara rencor contra ellos!

Sin embargo, Yun Qian Meng pareció no percibir la atmósfera en la cálida habitación, mientras sonreía para decir: —abuela, ya que todo ha sido decidido, ¡deberíamos ponernos en movimiento pronto, para que padre no se preocupe!

Debido a la promesa anterior de Yun Qian Meng, la anciana estaba actualmente muy complacida con esta nieta. Después de intercambiar una mirada con Yun Xuan Mo, ella asintió con la cabeza: —Si ese es el caso, partiremos pasado mañana, ¡todos ustedes pueden volver a descansar por la noche primero!

Yun Qian Meng vio que la anciana tenía algo que discutir con su hijo, ¡por lo que sacó a sus dos hermanas para retirarse primero de la cálida habitación!

⧫ ⧫ ⧫

—¡Entonces sabes cómo jugar a ser la buena chica! —En el camino, la expresión de Yun Ruo Xue era extremadamente fea. ¡Al final, no pudo contenerse y soltó estas palabras desde detrás de Yun Qian Meng!

Yun Qian Meng la escuchó, pero no se enojó y solo disminuyó un poco sus pasos. Con los ojos fríos, dijo con voz severa: —¡Meimei, no olvides la razón por la que vinimos aquí! Este problema fue propuesto por Su yiniang, si la Segunda hermana no deja que la abuela regrese al xiangfu por otros asuntos, entonces, padre no perdonaría a meimei solo por ser hija de yiniang. ¡Qué es pesado y cuál es liviano, meimei debería reflexionar por sí misma!

⧫ ⧫ ⧫

Al terminar, Yun Qian Meng no continuó y trajo a Mi mama para que regresara al patio Die Ying Yuan. Al ver que solo quedaban Mu Chun y Mi mama en la habitación, ella preguntó en voz baja: —¿Has encontrado a esa persona?

Mi mama lo entendió, dio un paso adelante y susurró: —Ya envié gente para traerla desde la ciudad Ye. ¡Nubi organizó personalmente que se quedara en una taberna, esperando hasta que volviéramos al xiangfu antes de llevarla a ver a la Señorita!

Yun Qian Meng vio que la expresión de Mi mama parecía un poco preocupada y comprendió, en su corazón, que la persona debía haber sufrido miserablemente. Sin embargo, todavía no era el momento adecuado para reunirse. ¡Solo podían ser pacientes y posponer el asunto hasta que regresaran al xiangfu!

Selena
Estoy viendo que se están mostrando más secretos, personajes nuevos y... ¡capítulos aún más emocionantes! ¿qué pasará? ¡Averigüemos!...


[1] 叔父 shufu – hermano menor del padre, tío.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *