Princesa Consorte Chu – Capítulo 43: Secuestro

Traducido por Moux

Editado por Ayanami


El resto del día pasó rapidamente mientras se hacían las preparaciones adecuadas.

Al tercer día, Yun Yi Heng y Yun Yi Jie se inclinó ante Yun Xuan Mo y Li Shi en despedida. Bajo el mandato de Yun Xuan Mo, todos en la residencia Yun habían acompañado en persona a la anciana hasta el carruaje.

Durante el viaje, Yun Qian Meng y la anciana se sentaron juntas en el mismo carruaje. Cuando la vieja señora vio que Yun Qian Meng siempre estaba atenta a ella, su actitud hacia Yun Qian Meng mejoró aún más al pensar que a sus dos nietos no les faltaría el apoyo del Fu Guo Gong Fu. Después de interactuar por algunos días, la relación entre nieta y abuela se había vuelto incluso más armoniosa; ante los demás, parecía que Yun Qian Meng había crecido bajo el amoroso cuidado de la anciana.

Para el cuarto día de viaje, estaban a solo un día de llegar al xiangfu. Esta vez, el capitán Liu estaba aún más precavido. Había seleccionado una posada diferente y rentó todo el lugar. Solo entonces invitó a la anciana y a los jóvenes maestro y señoritas para que se quedasen.

Después del accidente anterior, Wang mama permaneció cerca de Yun Ruo Xue el resto del día, temiendo que Zhao Ming encontrara una forma de vengarse de ellas.

Además, ni siquiera había rastro de los asesinos que había enviado el segundo maestro del estado Su para que los emboscaran en el camino. Esto causó que Wang mama se sintiera inquieta por un rato, teniendo un mal presentimiento constante.

Sin embargo, dándole vueltas al asunto, Zhao Ming no sería tan estúpido para arriesgarse y ser atrapado con las estrictas medidas de seguridad del capitán Liu. Además, con la anciana aquí, era seguro que la hermana mayor no sería tan atrevida para embaucar a su hermana menor. 

Con esos pensamientos, el sentimiento abrumador que tuvo Wang mama en su corazón durante todo el viaje había disminuido un poco. Pero, solo por si acaso, ella les había pedido a los sirvientes que acomodaran un lecho simple a lado de la cama de Yun Ruo Xue, de esta forma ella podría vigilar directamente a su lado.

No obstante, cuando todos descansaban en medio de la noche, un grito de socorro vino de pronto de la habitación de Yun Ruo Xue.

—¡Ayuda! Ayuda… Alguien venga rápido…

De pronto, todos despertaron de sus sueños y solo escucharon el sonido de las puertas siendo empujadas con fuerza, perturbando la silenciosa noche. El sonido del marco de la puerta chocando con la pared creó un fuerte ruido, alarmándolos a ponerse la ropa exterior y sin peinarse bien, corrieron a la habitación de Yun Ruo Xue…

—¡De prisa, capitán Liu! ¡La segunda señorita ha sido secuestrada! ¡Persígala de inmediato! —Todos estaban sorprendidos por la expresión de pánico de Wang mama, escucharon su llanto angustiado e inmediatamente fueron a trabajar en un estado de confusión.

El capitán Liu guió a los guardias a su lado y siguió la dirección en la que apuntaba Wang mama. Cuando Yi Heng y su hermano vieron esto, también los siguieron.

La anciana estaba temblando tanto que su cuerpo estaba cubierto de un sudor frío. A pesar de cuanto le desagradaba Yun Ruo Xue, ella aún era una señorita del xiangfu. Si algo le sucedía ahora, no solo las carreras de Yi Heng y Yi Jie serían entorpecidas, sino que también temía que Yun Xuan Zhi le guardara rencor, ¡a su propia madre!

Mientras todos estaban igual de horrorizados, la anciana no se sintió tranquila de dejar que Yun Qian Meng y Yun Yan regresaran a sus habitaciones. Al tenerlas a su lado, ella pudo calmar sus nervios, luego le gritó con dureza a Wang mama, quien planeaba unirse a la búsqueda.

— ¡Tú bruja! ¿¡Aún no vienes!? ¡Cuéntame con claridad! ¿¡Qué sucedió!?

Wang mama brincó por el fuerte grito de la anciana y de inmediato volvió sus pies que estaban a punto de salir. A regañadientes, se arrodilló ante la anciana y lloriqueó.

—¡Laotaitai, nubi estaba medio consciente cuando de pronto vio que una sombra llevaba un bulto sobre sus hombros! ¡Nubi volteó por reflejo a la cama de xiaojie, y entonces se dio cuenta que la sombra había saltado por la ventana con xiaojie enrollada entre las sábanas! Laotaitai, ¡tiene que proteger a xiaojie! Xiaojie siempre ha permanecido en casa y ella no puede haber molestado a alguien. ¡Esto ha sido planeado por alguien! ¡Mi señora, por favor atrape al culpable para que nuestra xiaojie pueda tener justicia!

Cuando terminó, Wang mama gateó hasta los pies de la anciana y abrazó sus piernas mientras lloraba ruidosamente. La vista provocó que la anciana, quien ya estaba de mal humor se enojará de verdad.

Aunque el rostro de Yun Qian Meng estaba lleno de preocupación, sus brillantes ojos relucían con frialdad; esos ojos que miraban a Wang mama parpadearon con severas intenciones.

A decir verdad, ella era digna de ser la nodriza de Su Qing, con toda la experiencia en los asuntos del hogar, sus reacciones ni siquiera eran comparables con las de la gente común. Sus palabras procuraban no tocar el tema sobre la deshonra de Yun Ruo Xue, y en su lugar, hacía centrar la atención de todos en el perpetrador.

Wang mama vio que la anciana estaba sumida en sus pensamientos, por lo que quiso continuar; no obstante, sintió una mirada helada en su espalda. Su corazón no pudo evitar temblar mientras un escalofrío le recorría el cuerpo. Girando la cabeza, vio que Yun Qian Meng la miraba en silencio, luego habló con preocupación.

—¡Zumu, en este momento no sirve de nada culpar a Wang mama! Definitivamente, el capitán Liu encontrará a meimei. En su lugar, deberíamos pensar cómo contarle esto a padre. Como su hermana mayor, no pude cuidar bien de meimei y dejé que su reputación sufriera de tal deshonor, ¡es imposible que pueda eximirme de la culpa!

Mientras hablaba, los ojos de Yun Qian Meng se enrojecieron de inmediato, y una lágrima resbaló por su mejilla. La expresión dolorida en sus ojos dificultó que las personas la culparan.

Wang mama al ver esto, sintió como la ira surgía en su pecho. Era claro que todo era un truco ideado por la señorita mayor, ¡pero que hiciera esa actuación frente a la anciana! En especial con aquellas supuestas palabras llenas de preocupación, cada enunciado era una cuchillada, cada palabra derramaba sangre, la reputación de la segunda señorita había sido arruinada en una frase por las palabras de la señorita mayor.

A pesar de eso, la anciana atrajo con cuidado a Yun Qian Meng y le respondió con esperanzas llenas de fervor y sinceridad.

Zumu comprende tu preocupación por Ruo Xue, pero también debes poner atención a tu salud. Que haya sucedido esto ¿no es también debido al mal cuidado de los sirvientes? Esto no tiene nada que ver contigo, ¿por qué deberías estar triste por una niña cuya reputación ha sido arruinada?

Moux
Woah, qué palabras tan duras… Se nota todo el amor que le tiene la abuelita a Ruo Xue XD

Wang mama planeaba responder, sin embargo, escuchó las súbitas palabras de la anciana. Su rostro robusto palideció por un momento y terminó desmayándose al perder el equilibrio de su cuerpo cuando caía hacia atrás…

—Mi mama, lleva de inmediato a Wang mama a su habitación para que descanse. La abuela no puede soportar tantas conmociones —Yun Qian Meng le dio una mirada significativa a Mi mama. Entendiéndola, llevó a Wang mama a la habitación con ayuda de Mu Chun.

Después de aquello, Yun Qian Meng le ofreció una taza de té caliente a la anciana, luego, junto con Yun Yan, la acompañaron en silencio hasta su habitación.

♦ ♦ ♦

La noche pasó sin que nadie pudiera dormir. Fue a primera hora de la mañana cuando se comenzó a escuchar movimientos fuera de la posada. La anciana ni siquiera había pestañeado cuando empezó a tocar las cuentas de oraciones budista de inmediato.

No mucho después, se escucharon ruidos en la entrada. Miraron a una temblorosa Yun Ruo Xue con el rostro pálido y los labios morados, siendo cargada por Yuan Qing Zhou mientras entraban. Cuando llegaron, él les gritó a los sirvientes que estaban adentro:

—¡Preparen rápido algo de té caliente para que Xue’er meimei caliente su cuerpo!

No obstante, la anciana, quien había aguantado por toda la noche habló:

—¿¡Cómo te atreves!?

Sus palabras eran en parte mordaces y en parte frías. Sobre todo cuando la vio siendo abrazada por un extraño, ella golpeó la mano donde tenía las cuentas de oración en la mesa, produciendo un fuerte ruido y, aunque todos los sirvientes se aterraron, nadie se atrevió a hacer ni el más mínimo ruido.

—Mi mama, lleva rápido a er xiaojie a su cama. ¡Meimei debió tener frío toda la noche, Mu Chun, ve a prepararle una sopa de jengibre de inmediato! —Aun entonces, Yun Qian Meng miraba con cariño a Yun Ruo Xue quien se encogió en el abrazo de Yuan Qing Zhou mientras le ordenaba a su gente.

Cuando escuchó a Yun Qian Meng elevar la voz y ver a Mi mama sacar a Yun Ruo Xue de los brazos de Yuan Qing Zhou, la expresión de la anciana comenzó a suavizarse un poco. Sin embargo, sus ojos seguían mirando a Yun Ruo Xue mientras seguía diciendo con una voz severa.

—¡Yi Heng, Yi Jie y el capitán Liu pueden quedarse, el resto, salga!

Yuan Qing Zhou estaba absorto en la belleza de Yun Qian Meng, pero al escuchar a la vieja señora echar a los presentes, tuvo que ser empujado a regañadientes por los guardias del xiangfu.

Después de que todos se fueron, la dura mirada de la anciana se dirigió a Yun Ruo Xue quien estaba tambaleándose hasta su cama.

—¡De rodillas! —Gritó de pronto.

| Índice |

2 thoughts on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 43: Secuestro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *