Princesa Consorte Chu – Capítulo 44: Familia de sangre fría

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Yun Ruo Xue había sufrido una noche de terror y ahora estaba siendo tratada con severidad por la anciana. Su mente se quebró momentáneamente, mientras se sentaba paralizada en el suelo como la piel de un gato sin garras y miraba sin vida al suelo, ¡su rostro estaba terriblemente pálido!

Cuando Yun Qian Meng vio que su expresión era tan mala, una expresión tierna apareció en sus ojos. De inmediato, se acercó, recibió una chaqueta forrada de Mu Chun y la colocó sobre los hombros de Yun Ruo Xue, luego, levantó la cabeza hacia la anciana, suplicando —abuela, la hermana menor todavía es una niña. Pase lo que pase, ¡la abuela debería dejar que la hermana menor se ponga algo de ropa exterior y no dejar que otras personas tengan algo para burlarse de nuestro xiangfu! ¡Todo puede ser decidido por el padre después de que regresemos a la residencia! 

Yun Qian Meng le estaba recordando a la anciana, que independientemente de cuánto resentimiento había escondido en su corazón hacia Yun Ruo Xue, este asunto ya fue visto por Yuan Qing Zhou. Incluso si Yun Ruo Xue realmente había sufrido el mayor agravio, ahora no era el momento adecuado para culparla. Si toda la familia fue incapaz de fingir que todo iba bien, ¡entonces no necesitarían mezclarse en la capital después de hoy!

La anciana estaba realmente enojada por los eventos de la noche. Especialmente después de ver el contacto íntimo entre Yuan Qing Zhou y Yun Ruo Xue, ella, que se apegó a las costumbres feudales conservadoras, ¡realmente sintió que había perdido toda la cara!

Pero las palabras de Yun Qian Meng le habían recordado justo a tiempo que no debían ventilar la ropa sucia en público, ¡realmente no era un buen momento para que ella castigara a Yun Ruo Xue!

Conteniendo su ira, la anciana le disparó una mirada furiosa a Yun Ruo Xue, solo entonces, relajó su expresión tensa, volviéndose hacia Yun Yi Heng y los demás, preguntó —¿Qué pasó exactamente?

Dado que los dos hermanos Yun no tenían claro los sucesos anteriores, el Capitán Liu dio un paso adelante y repitió los eventos que habían ocurrido hace algunos días atrás con una voz extremadamente baja, luego retrocedió unos pasos antes de decir en voz baja: —Este sirviente y los demás persiguieron al individuo sospechoso de la taberna, pero no esperaban perderlo de vista. Por lo tanto, no tuvimos más remedio que extendernos y buscarlo en todas direcciones. ¡Al final, encontramos a la Segunda Señorita en el fondo de un acantilado! Y la persona que había secuestrado a la Joven Señorita era Zhao Ming, que se había presentado varios días antes; ¡el cual murió en ese mismo acantilado! 

Cuando la anciana escuchó esto, su expresión se volvió pálida debido a su ira. ¡Ella le lanzó una mirada afilada como un cuchillo hacia Yun Ruo Xue en la cama, lamentando interiormente que su familia realmente tuviera demasiada mala suerte!

Volviendo a tocar las cuentas de oración budistas en su mano, la anciana recitó en voz baja la frase <Amitābha> antes de continuar con su pregunta: —¡Entonces qué hay del Joven maestro de Han Guo Gong Fu!

Después de que el capitán Liu escuchó esta pregunta, su expresión también se volvió fea. Su mirada se dirigió a los hermanos Yun a su lado, mientras hablaba un tanto avergonzado: —Nosotros salimos corriendo de la taberna y vimos que el joven maestro Yuan, que había recibido la noticia, iba a entrar por la fuerza. Me retrasó y siguió preguntando sobre la situación de la joven señorita. Cuando se enteró de que ella fue secuestrada, inesperadamente ayudó a buscarla. ¡Al final, fueron los dos shaoye y el joven maestro Yuan quienes encontraron primero a la Segunda Señorita!

¡Cuando Yun Qian Meng escuchó esto, de inmediato entendió la extraña expresión que el Capitán Liu mostró hace un momento!

Yun Yi Heng y Yun Yi Jie claramente habían estado juntos con Yuan Qing Zhou cuando encontraron a Yun Ruo Xue. Pero ambos, como hermanos mayores, no fueron a ayudarla, ¡sino que fue Yuan Qing Zhou quien fue el primero en echar una mano!

¡Quizás, la primera decisión en sus corazones fue que este asunto causaría la destrucción de la reputación de Yun Ruo Xue!

Si bien Yun Qian Meng pudo leer entre líneas, la anciana tenía una imagen aún más clara. Aunque Yun Ruo Xue no era comparable a sus dos nietos, todavía era la hija de su hijo mayor. Si se ponía demasiado del lado de sus nietos frente a un asistente de confianza de Yun Xuan Zhi, temía que su hijo mayor se mostrara poco entusiasta con sus nietos en el futuro. Dejando las cuentas de oración, su expresión se hundió mientras los criticaba con algo de resentimiento a los dos, —¿Son ustedes dos idiotas inútiles? ¡¿Cómo pueden dejar que un extraño abrace a Ruo Xue?! 

Yun Yi Heng y Yun Yi Jie escucharon la voz de reproche de la anciana y se sintieron avergonzados. Sin embargo, la expresión de sus ojos siguió siendo la misma, e inclinaron la espalda en disculpa hacia la anciana al mismo tiempo, diciendo: —¡La abuela tiene razón en regañarnos, todo es un error de los nietos!

Los dos no eran estúpidos. ¡Naturalmente, sabían que la anciana hacía esto frente a todos solo para montar un espectáculo para su tío, para no dejar que él los controle más tarde!

La anciana vio que las reacciones de sus nietos eran ágiles y se sintió complacida por dentro. Su expresión se relajó un poco mientras agitaba algo cansada las manos para instruir al Capitán Liu, —Discutiremos esto nuevamente después de que regresemos al xiangfu. ¡Preparen los carruajes ahora, antes de que brote una nueva rama de este nudo! 

El capitán Liu se volvió rápidamente para irse, pero Yun Qian Meng le recordó de repente: —Capitán Liu, asegúrese de averiguar la identidad de ese Zhao Ming. En cuanto al cuerpo, mientras esperemos que padre tome la decisión, ¡envíe temporalmente a algunas personas para que lo vigilen! 

El capitán Liu escuchó esto y no pudo evitar volverse hacia Yun Qian Meng. Solo vio que, aunque su tez estaba un poco pálida después de la noche en vela, sus ojos profundos mostraban una sabiduría impresionante. Frente a este tipo de asuntos, todavía podía mantener la calma y la compostura mientras tomaba decisiones, ¡lo que provocó que un hombre adulto como él sintiera una gran admiración hacia ella!

El capitán Liu respondió de inmediato: —¡Nucai lo entiende, la Joven Señorita puede estar tranquila! —Una vez que terminó, se dio la vuelta y salió de la habitación, luego le dio instrucciones a los guardias para que realizaran sus respectivas funciones.

Sin embargo, no solo el Capitán Liu estaba asombrado. La anciana, Yun Yi Heng y Yun Yi Hie miraron hacia Yun Qian Meng, tratando de descubrir la diferencia.

Pero Yun Qian Meng ya había bajado los ojos. ¡Solo recibió la sopa de jengibre caliente de Mu Chun, y luego se la dio con cuidado a Yun Ruo Xue con la ayuda de los sirvientes!

Yun Ruo Xue ya estaba congelada y rígida, y se envolvía en la cálida colcha sin querer soltarse. Todavía no había salido de su aturdimiento e incluso se olvidó de tragar la sopa de jengibre que le llevaron a la boca. La anciana frunció el ceño mientras miraba, luego se levantó con la palma de la mano apoyándose en la mesa, habló algo cansada, —Meng’er, ¡ayuda a tu hermana menor a arreglarse antes de salir! Yi Heng, todos deberían salir. Esta es la habitación de una niña, ¡no es conveniente que se queden! 

Yun Qian Meng obedeció en silencio, luego continuó alimentando pacientemente a Yun Ruo Xue. Yun Yi Heng y su hermano también se adelantaron amablemente, luego apoyaron a la anciana a ambos lados para salir de la habitación. 

—No… necesito… tu… falsa amabilidad… —Después de tragar algunos bocados de sopa de jengibre, el cuerpo de Yun Ruo Xue se calentó gradualmente; sin embargo, cuando logró ver claramente a la persona que tenía delante, el odio en su corazón surgió de repente. ¡Sus ojos tenían un enorme resentimiento mientras miraba a Yun Qian Meng, mientras escupía sus palabras con los dientes apretados!

Pero Yun Qian Meng solo continuó revolviendo la sopa de jengibre, levantando una cucharada que no estaba demasiado caliente hacia los labios de Yun Ruo Xue antes de responder con una sonrisa: —¿No es esta la sorpresa que la hermana menor había preparado para mí? Es solo que nuestras posiciones fueron cambiadas, ¿la hermana menor no puede soportarlo? 

Al escuchar esto, Yun Ruo Xue sintió que sus dientes temblaban de odio. Quería escupir la sopa de jengibre en su boca en la cara de Yun Qian Meng, pero reaccionó demasiado tarde, ¡Yun Qian Meng le había metido rápidamente la cuchara de plata en la boca! Pasando el cuenco a Mu Chun, la miró con frialdad y le dijo inexpresivamente: —Ya que la hermana menor se ha recuperado, Mi mama, ayuda a la segunda señorita a cambiarse de ropa. ¡Partiremos inmediatamente! 

Siguiendo las instrucciones de Yun Qian Meng, Mi mama dio un paso adelante e, ignorando los ojos amenazantes de Yun Ruo Xue, ¡puso la ropa a la fuerza sobre su cuerpo!

Después de que todo estaba en orden, Yun Qian Meng finalmente caminó junto a Yun Ruo Xue, luego apoyó su cuerpo impotente y dijo con preocupación: —¡El cuerpo de la hermana menor es débil, deja que la hermana mayor te ayude!

Yun Ruo Xue miró a Yun Qian Meng con una mirada enojada, pero notó que, aunque tenía un rostro lleno de sonrisas, sus ojos profundos y serenos eran como un bloque de hielo. Inmediatamente, sintió que su corazón se aceleraba y no pudo evitar sentir un sudor frío en la espalda.

A la anciana no le gustaba Yun Ruo Xue desde hace mucho tiempo, así que simplemente la dejó usar el último carruaje. Después de llevar a Yun Qian Meng al carruaje principal, todo el grupo partió hacia la capital.

⧫ ⧫ ⧫

Alrededor de la una de la tarde, los carruajes finalmente atravesaron las puertas de la ciudad y entraron en la capital. Un momento después, los sonidos de los vendedores ambulantes y comerciantes que vendían sus productos flotaron en sus oídos, ¡haciendo que todos experimentaran el bullicio único de la capital!

Después de otra hora y media, el carruaje se detuvo progresivamente. Pronto, escucharon la voz del Capitán Liu informando desde el exterior —lao furen, nos hemos encontrado con el carruaje de Chu xiang. ¡Nos está dejando pasar primero! 


Selena
Yun Ruo Xue ¿qué te puedo decir?... No puedes ganar contra Yun Qian Meng, haces cosas tan malas, pero sin embargo te quejas… esto es un castigo divino...

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 44: Familia de sangre fría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *