Princesa Consorte Chu – Capítulo 60: Necesita pagar un alto precio por dañar a mi familia (1)

Traducido por Selena

Editado por Ayanami

—¿Qué estás haciendo?

En ese momento, un hombre de mediana edad, vestido con una túnica azul, se acercó corriendo. Miró ferozmente a la señora Su que estaba en el suelo. Luego, miró rápidamente a Chen wang y Jiang Mu Chen, y dijo en voz baja: —¿Qué asunto no puede esperar hasta que volvamos a la residencia para discutirlo? ¿Por qué tienes que ser una vergüenza delante de todos? ¿Sabes que hoy es el cumpleaños de Lao Tai Jun? Si haces infeliz a Lao Tai Jun, ¿podrás cargar con la responsabilidad?

La señora Su ha sido reprendida por su propio marido sin razón. Sentía muchos agravios, pero, aun así, no se atrevía a levantarse. Sólo pudo levantar la cabeza para mirar a Su Yuan. Con una voz triste, dijo: —Señor, ¿es culpa de esta esposa? Debido a que Yue’er se cayó al agua, está con fiebre en la cama, pero la señorita Yun se niega insistentemente a admitir su error. En lugar de eso, le dio una lección a esta esposa. Esto es realmente difícil para esta esposa.

Después de decir eso, la señora Su parecía estar realmente asustada. Rápidamente, bajó su cuerpo y no habló más.

El ministro de justicia, Su Yuan, frunció el ceño. Ese par de ojos teñidos de hostilidad miraron a Yun Qian Meng. Entonces, dijo mientras fruncía un poco el ceño: —Señorita Yun, nuestras dos familias están emparentadas. Puedo ser considerado su tío. Qian Yue es su prima hermana. ¿Qué cosas desagradables han pasado entre usted y su prima hermana para que tenga que empujarla al agua? Sabe que las mujeres dan mucha importancia a su apariencia. ¿Qué motivo tiene para atrapar a Yue’er en tal injusticia? ¿Alguien le instruyó? Hoy, si dice el nombre de esa persona detrás de usted, el tío le puede asegurar que este escándalo familiar nunca saldrá a la luz. De lo contrario, ¡servidores!

Mientras hablaba, Su Yuan empezó a gritar a los guardias para que se llevaran a Yun Qian Meng.

Qu Fei Qing vio que Su Yuan era tan despiadado y quería dañar a Yun Qian Meng, que el par de manos ocultas bajo las mangas se convirtieron en puños.

Las damas y las señoritas, que hace un momento hablaban a favor de Yun Qian Meng, se dieron cuenta del uso de la tortura por parte del ministro de justicia. Tuvieron algo de miedo y cerraron la boca. Se limitaron a quedarse a un lado para observar.

La mirada de Yun Qian Meng tenía que pasar por Chu Fei Yang y Jiang Mu Chen antes de llegar a Su Yuan.

Su Yuan iba vestido con una túnica de zafiro dorada de los funcionarios de segundo rango. Esto le hacía parecer realmente imponente.

Era porque Su Yuan ha sido el ministro de justicia durante mucho tiempo que su cuerpo y sus ojos exudaban una fuerte aura profunda. Además, parecía haber un persistente olor a sangre de la prisión impregnado en su cuerpo, haciendo que Su Yuan tuviera un aspecto aterrador. No es de extrañar que aquellas señoras y señoritas cerraran inmediatamente la boca. Es de suponer que, por lo general, no oían hablar menos de la fama de este ministro de justicia.

Además, el diálogo entre la señora Su y Su Yuan de hace un momento era para acusar a Yun Qian Meng de empujar a una persona en el agua. El motivo era realmente evidente.

Sin embargo, que Su Yuan pudiera comportarse así frente a Jiang Mu Chen y Chu Fei Yang era presumiblemente porque había alguien más poderoso que Yun Xuan Zhi detrás de él. De lo contrario, con la relación entre Su Yuan y Yun Xuan Zhi, seguramente no se atrevería a dejar que fuera una desgracia delante de todos. Y justo antes de que Su Yuan abriera la boca para culparla, miró una vez a Chen Wang. Aunque sólo fue una mirada, hizo que la gente se sintiera extraña. Chen Wang tampoco detuvo a Su Yuan como lo hizo con la señora Su. Este movimiento hizo que la gente se cuestionara.

Sin embargo, el grito de Su Yuan no consiguió que ningún guardia se acercara, pero hizo que Chu Fei Yang se riera.

Ahora, parecía que por fin se había fijado en Jiang Mu Chen y Chu Fei Yang. Un poco asustado, se inclinó hacia las dos personas y dijo respetuosamente: —Este subordinado inferior fue grosero. No prestó atención y no vió que el príncipe y el primer ministro Chu también estaban aquí. Espero que no culpen a este tema porque estaba preocupado por su hija. En cuanto a mi esposa, ella no conoce las reglas y los ha ofendido a ustedes dos. Le pido al príncipe y al Primer Ministro Chu que por favor la perdonen.

Jiang Mu Chen fue frío como siempre. Deslizó fríamente su mirada sobre el ministro de justicia Su Yuan sin decir una palabra. Seguía de pie frente a la señora Su, bloqueándola.

Los labios de Chu Fei Yang se levantaron ligeramente. Su sonrisa calmó inmediatamente a muchas damas y a él mismo no le importó. Miró una vez a Jiang Mu Chen y a Su Yuan.

Ese par de ojos más negros que la tinta sonreían, haciendo que Su Yuan se estremeciera un poco involuntariamente. En su oído, sólo sonaba la voz baja de Chu Fei Yang mientras preguntaba: —La enseñanza de la familia del señor Su es realmente buena. Ni siquiera ves qué clase de lugar es este y dejas que tu esposa use la violencia. ¿Sabes que, si esto llega al oído del emperador, cuál será el destino del señor Su? Seguramente, este primer ministro no necesita recordárselo, el señor Su, como ministro de justicia, debe haberlo entendido. Los mil y un castigos de la prisión son realmente interesantes.

Su Yuan sintió que el volumen de la voz de Chu Fei Yang no era alto. Su voz estaba floja, pero ¿por qué sentía que se formaba un sudor frío en su espalda? En particular, Su Yuan asistía a la corte de la mañana junto con Chu Fei Yang. Naturalmente, conocía sus estrategias. Normalmente, siempre estaba sonriendo, pero cuando estaba en el campo de batalla, Chu Fei Yang era un general de rostro frío. La habilidad de asesinar a una persona sin pestañear había sido vista por este ministro de justicia. Él, como ministro de justicia que torturó a mucha gente, también temblaría ante esa visión.

Ahora, Chu Fei Yang estaba hablando por Yun Qian Meng. Su Yuan necesitaba sopesar muy bien esta relación. ¿Debía descargar la ira por su hija y humillar a Yun Qian Meng en público o debía darle la cara a Chu Fei Yang y dejar pasar el asunto?

Mientras pensaba en todo esto, los ojos de Su Yuan miraron secretamente a Jiang Mu Chen. Vio que él no tenía ningún pensamiento de interceder por Yun Qian Meng, y su corazón perturbado volvió gradualmente a su lugar.

Justo en ese momento, la espalda de Su Yuan estaba ligeramente curvada. De hecho, la enderezó sin que nadie lo notara. Con una expresión más sombría que la carne asada, miró a Chu Fei Yang. Dijo: —Primer Ministro, este es un asunto familiar de este subordinado inferior. Le pido al primer ministro que por favor me deje arreglar las cosas con esta sobrina.

Yun Qian Meng vio que la otra parte se enredaba como una serpiente a su alrededor. Poco a poco, se fue enfadando. La sonrisa en su rostro se volvió más brillante. Dio un paso adelante lentamente. Esos ojos brillantes revelaban una sabiduría inalcanzable y emitían una luz. Pero también eran tan fríos como la nieve de invierno. Por un momento, hizo que Su Yuan, que pensaba que Yun Qian Meng era fácil de intimidar, se sorprendiera.

—Agradeciendo al primer ministro por su ayuda.

Yun Qian Meng había visto la escena de hace un momento. Aunque, las palabras de Chu Fei Yang eran flojas, el significado de esas palabras la estaba ayudando.

La filosofía de Yun Qian Meng siempre ha sido: si recibo una bofetada, se la devuelvo diez veces. Además, este caso era sólo una pelea entre palabras. No había ninguna dificultad. ¿Por qué debería ser tacaña? Ella podía ser más generosa y dejar que Su Yuan sintiera un grado de miedo. Esto también era algo bueno para ella.

Es lo mismo que pensó Yun Qian Meng. Al oírla decir gracias, Su Yuan y Jiang Mu Chen fruncieron el ceño al mismo tiempo. Pero la mirada de Su Yuan estaba sobre ella y la de Jiang Mu Chen estaba generando chispas con la mirada de Chu Fei Yang. Casi parecían fuegos artificiales.

Yun Qian Meng hizo como si no viera la sutil reacción de esta gente. Miró sonriendo a Su Yuan y dijo con calma: —Lo que el señor Su acaba de decir, deja a esta yatou muy confundida. ¿Puede el señor Su señalar una o dos cosas?

Su Yuan vio que Yun Qian Meng seguía manteniendo una expresión tranquila, lo que le sorprendió. Especialmente, al recordar estos últimos días, las cartas de la hermana menor Su Qing mencionan el cambio en Yun Qian Meng. Sólo dijo que Su Qing era hipersensible, pero parecía que hoy, esta Yun Qian Meng parecía haberse reencarnado. Reencarnado en una persona diferente. Además, al ver que hoy había mucha gente presente, fue más cauteloso. Se recordó a sí mismo que no debía hacerse el tonto delante de todos.

Mientras pensaba en eso, Su Yuan exudaba maldad. Con una cara llena de sonrisa afectuosa, miró a Yun Qian Meng. Gentilmente preguntó: —No sé qué es lo que no entiende la sobrina. Aunque tú y yo no nos veamos a menudo, seguimos siendo parientes. Si la sobrina tiene algo que no entiende, puede preguntar directamente. No hace falta ser tan educada.

Yun Qian Meng vio que Su Yuan ahora pretendía ser amistoso, sintió disgusto. Preguntó con calma: —La casa de mi madre es Fu Guo Gong Fu y el marqués aquí es mi verdadero tío. No sé desde cuándo el señor Su del clan Su se ha convertido en mi tío. ¿Puede ser que se haya separado del clan, haya cambiado el apellido del antepasado y no quiera ser descendiente de la familia Su? Esto dejó a esta joven muy confundida. Le pido al señor Su que lo explique cuidadosamente y también a las damas y señoritas presentes para que tengan un mayor entendimiento.

Después de esos comentarios, esas señoras y señoritas levantaron sus manos para bloquear sus labios. Sólo aquellos ojos, revelaron sus expresiones. Este señor Su se había convertido, probablemente, en el hazmerreír de todos.

Su Yuan no pensó que Yun Qian Meng le dejaría perder tanto prestigio en público y no sabía que ella lo ridiculizaría frente a todos. Por un momento, la sonrisa de su rostro desapareció y cambió a una expresión de desprecio. El odio en sus ojos era suficiente para dejar morir a Yun Qian Meng de ocho a diez veces.

Sin embargo, aunque Su Yuan estaba enfadado, también sabía que los chismes eran algo temibles. Si este asunto no se manejaba adecuadamente, temía que el censor, que no tenía nada que hacer, le enviara un puñal delante del emperador por haber agraviado a una dama inocente. Para entonces, aunque pudiera mantener el puesto de ministro de justicia, su reputación quedaría destrozada.

Era sólo que esta Yun Qian Meng frente a él era realmente odiosa. Él apuntó todos los dedos hacia ella hace un momento, pero ella fue capaz de salvarse así misma. Se podía ver que si esta mujer no era eliminada, él temía que se convirtiera en una amenaza para su hermana menor Su Qing.

Pensando así, la expresión de Su Yuan se volvió más seria. Las palabras que salían de su boca eran ahora más irritantes: —Ya que la señorita Yun no reconoce el afecto entre usted y yo, entonces, este funcionario no necesita darle la cara a la señorita Yun. Sólo una cosa, este funcionario no dejará pasar el asunto de la caída de mi hija en el agua hoy.

—¿Cómo es que el señor no lo dejará pasar? ¿Es que va a utilizar la tortura de la cárcel contra esta yatou o me inculpará? Además, hace un momento le he dicho todo claramente a la señora Su. Si no tiene pruebas, no debe incriminar a la gente casualmente. Además, el señor es el ministro de justicia. No puede sospechar de alguien tan fácilmente. Si es así, ¿piensa el señor que el emperador seguirá estando tranquilo al dejar que usted se ocupe de los casos? ¿Puede ser que el emperador no tenga miedo de que el señor se deje llevar por sus conexiones personales, juzgue mal el caso y arreste a la persona equivocada? ¿O es que la señora Su y el señor Su vieron a esta señorita empujar a la señorita Su al lago? ¿O hay algún testigo o evidencia?

Yun Qian Meng vio que Su Yuan se volvió despiadado. Ella no quería perder y, de inmediato comenzó una batalla de palabras contra él.

Cuando la guerra de palabras acabó, todos alabaron a esta señorita del primer ministro por su elocuente lengua. También generaron un sentimiento de disgusto hacia Su Yuan, quien obtuvo su posición como ministro de justicia a través de conexiones.

Aunque, Su Yuan no estaba a la altura de Yun Qian Meng en una batalla de palabras, después de todo, él había sido el ministro de justicia durante muchos años. Estaba bien versado en todos los medios de interrogación. Miró a Yun Qian Meng y de repente sonrió insidiosamente. Preguntó: —¿Y si hay pruebas y testigos? Que la señorita Yun empuje a la gente al agua es lo mismo que un asesinato. Es un delito grave. No sé si para entonces, la señorita Yun podrá seguir siendo tan dura.

Yun Qian Meng vio que los otros, aparentemente, venían preparados; realmente le pareció muy divertido. No se enfadó. Estaba muy tranquila. De repente, aumentó su volumen y dijo a la multitud: —Hoy, cada señora y señorita está presente, el primer ministro Chu está presente, Chen Wang está presente. Les pido a todos que testifiquen a favor de Qian Meng. Me gustaría ver cuáles son las pruebas y los testigos del señor Su que pueden estar tan seguros.

Mientras hablaba, Yun Qian Meng dio unos pasos hacia delante. Ella no necesitaba la protección de Chu Fei Yang y Jiang Mu Chen. Se paró frente a Su Yuan. Ese par de ojos llenos de alegre determinación miraban directamente a Su Yuan, esperando que viniera con las pruebas.

¿Cómo podía Su Yuan tener miedo de una niña? Sonrió fríamente hacia Yun Qian Meng. Sacó de sus mangas un colgante de jade con forma de flor. Ese jade estaba envuelto en seda de color lavanda. Obviamente, era un colgante que llevaban las mujeres en la cintura.

Todos miraron a Yun Qian Meng. Hoy iba vestida de púrpura. Durante un tiempo, todos discutieron. Parecía muy desfavorable para Yun Qian Meng.

Lo que Su Yuan quería era este efecto. A veces, presionar a un sospechoso puede no permitirle confesar, pero la presión del público podría derrotar la defensa fisiológica del sospechoso. El sospechoso entonces se rendiría fácilmente.

Pero Su Yuan no sabía que Yun Qian Meng era la jefa del departamento de narcóticos en su vida pasada. Este tipo de truco infantil era simplemente ridículo a sus ojos. Siguió sonriendo a Su Yuan sin hablar y dejó que todos la señalaran tranquilamente.

Por el contrario, fue Su Yuan quien se quedó atónito. No pensó que Yun Qian Meng tuviera todavía el descaro de ser tan astuta y se atreviera a utilizar el silencio para tratar con él. Abrió la boca para interrogar: —La señorita Yun debe reconocer este colgante de jade. Lo que no sé, es por qué el colgante de la señorita Yun ha sido agarrado con fuerza en la mano de mi hija. Presumiblemente, cuando mi hija fue empujada al agua, lo tomó de su cuerpo.

Después de ese comentario, el patio delantero rugió. Las damas, señoritas y los caballeros, todos miraron a Yun Qian Meng. Vieron que la belleza no tenía miedo.

Los fríos ojos de Chen Wang también miraban a Yun Qian Meng. Chu Fei Yang también la miraba. Sus ojos brillaban con curiosidad. Presumiblemente, estaba esperando la siguiente excusa de Yun Qian Meng.

Yun Qian Meng miró el colgante de jade que brillaba bajo la luz. También vio la expresión bien pensada de Su Yuan. No explicó nada, sino que preguntó: —¿Dónde está el testigo?

Su Yuan estaba un poco aturdido. Estaba desconcertado por este movimiento de Yun Qian Meng. Era sólo una niña pequeña que estaba bromeando. Presumiblemente, no derramaría lágrimas antes de ver un ataúd. Así que satisfizo la curiosidad de Yun Qian Meng. Gritó detrás de él: —Señorita Xing, por favor, salga.

Xing Jin Die, que se apresuró a salir del patio Huan Xi para reparar su maquillaje, estaba ahora pulcramente vestida. Salió lentamente. Al mismo tiempo, su boca no dejaba de moverse. Mientras miraba la cara de Yun Qian Meng, tenía una expresión de querer dañarla.

—Puedo testificar. En efecto, fue Yun Qian Meng quien empujó a la hermana mayor Yue al agua. Señoras, todas han sido engañadas por Yun Qian Meng. Esta mujer es despiadada. Se sintió celosa de la hermana mayor Yue y quiso quitarle la vida. Su corazón es tan despiadado; realmente me da escalofríos como mujer.

Yun Qian Meng miró a la señorita Xing Jin Die que hizo más daño que bien. Ella sintió que todo esto era una farsa. También vio que Su Yuan no se rendiría antes de deshacerse de ella, así que ya no retrocedió. Sonrió fríamente a Xing Jin Die y le preguntó: —Cuando la señorita Su cayó al agua, la señorita Xing ya no estaba en el patio Huan Xi. ¿Será que la señorita Xing es clarividente y puede oír el diálogo entre la señorita Su y yo y también puede ver el momento en que la señorita Su cayó al agua? La verdad es que no sabía que en nuestro país Xi Chu existiera un talento como el de la señorita Xing. Cuando vaya a la guerra, nuestro Xi Chu será invencible.

Después de algunas burlas y mofas, la carita maquillada de Xing Jin Die se rompió. Toda su cara se volvió repentinamente sombría. Dio un salto mientras señalaba a Yun Qian Meng y la regañó: —¡Yun Qian Meng, es obvio que son tus manos venenosas! ¡Ahora estás negándolo descaradamente! ¡Esto es un medio despreciable y tú eres la señorita mayor del primer ministro y tu madre es una señorita de Fu Guo Gong Fu! ¡Realmente deja que la gente desprecie a la familia de tu madre!

Uno realmente no sabía si la cabeza de esta Xing Jin Die también entró en el lago y ahora estaba llena de agua. Mientras hablaba no se preocupaba por la ocasión y el lugar. Simplemente, señalaba la cara de Yun Qian Meng y regañaba a Fu Guo Gong Fu. Por un momento, todos dejaron de mirar este espectáculo. Retrocedieron unos pasos para no convertirse en un pez indefenso. En el momento en que las palabras de Xing Jin Die salieron de su boca, el corazón de Su Yuan se sintió mal.

Selena
Con este comentario que se mandó Xing Jin Die, no podrá escapar de la ira de nuestra protagonista… ¡¡se viene lo bueno!! Pensé que este tipo y sus hijos eran mejores, pero no es así, resultó ser el hermano de sangre de la víbora… acaba con él Yun Qian Meng… ¡Chu Fei Yang sigue ayudando y protegiendo a nuestra prota! ¡No olviden dejar sus comentarios!

| Índice |

2 thoughts on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 60: Necesita pagar un alto precio por dañar a mi familia (1)

  1. PearGreen says:

    Su Yuan ha tomado al peor testigo de todos, el unico que ni siquiera estaba presente cuando dicho crimen sucedio. Esa chica se vera agraviada por si misma, como lo hizo antes, por simplemente ser una aduladora y querer quedar bien con el ministro de justicia.

    Gracias por su trabajo :’D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *