Príncipe Cautivador – Capítulo 85

Traducido por Akatsuki

Editado por Ayanami


En el centro del barco, se encontraban sentados los hombres más poderosos. Uno era el Príncipe Heredero, Shang Wu Xin, el otro era el Rey Qian, Nangong Qian, el Tercer Príncipe, Shang Chen Ying y el Segundo Príncipe Shang Nan.

Todos eran hombres destacados y, ocasionalmente, eran el objetivo de las miradas furtivas de las mujeres. No obstante, el Príncipe Heredero y el Rey Qian eran los más observados. Además, entre ellos había una mujer, Han Xuan Hao. Que frente a los forasteros era una furcia.

—Príncipe, pruebe esto. —Han Xuan Hao acercó un poco de fruta a la boca de Shang Wu Xin. Se había vuelto extremadamente atento, y notó que Nangong Qian había estado frunciendo el ceño desde hace un tiempo. Ahora, Nangong sabía cuán molesta podía llegar a ser esta mujer, pero no tenía idea de cómo Shang Wu Xin trataría con ella.

Tomando la fruta con sus dedos, Shang Wu Xin la llevó hasta los labios de Han Xuan Hao. Sus movimientos eran hoscos y a la vez elegantes. —Mírate, has descuidado de ti misma.

Han Xuan Hao casi se atragantó al comer la fruta. Una esquina de sus labios se levantó, y estuvo a punto de dejarse llevar.

—El Príncipe Heredero es muy amable con la señorita a su lado. ¿Sabes cuántas mujeres hay en la capital? —Mientras Shang Chen Ying hablaba, miró a las mujeres que tenían como objetivo a Han Xuan Hao. No obstante, Han Xuan Hao solo las miró con arrogancia mientras abrazaba al Príncipe Heredero.

—¿No me digas que seré mimado si no voy y dejo que otros me mimen? —Shang Wu Xin habló sin cuidado, como si insinuara algo.

Shang Chen Ying sabía que su hermano imperial no era una persona sencilla y no quería decir nada. Al mismo tiempo, Shang Wu Xin terminó de escribir algo en la mano izquierda de Han Xuan Hao bajo la mesa, al igual que hizo con la mano derecha de Nangong.

Lo que escribió en la mano de Han Xuan Hao fue ‘retraso’ mientras que en la mano de Nangong decía ‘emboscada’. Juntar ambas palabras formaban una oración entre mil, así que, ¿Cómo podrían confundirse? Han Xuan Hao miro a Nangong Qian, luego miró hacia el cielo en señal de afirmación. Era obvio que su intención era cooperar con él.

Shang Wu Xin no tenía intención de usar el baño como una excusa para dejar la parte superior del barco e irse a la parte inferior, pero Wu Ju había estado esperando escondida hasta que el Príncipe Heredero le dio una señal.

—¿Cuánto tiempo tardará? —Susurró Shang Wu Xin, mientras tocaba su colgante de jade en su mano, su voz se había vuelto más seria y su aura era más austera. No esperaba que alguien se atreviera a hacer algún movimiento hoy. Pero si sucediera, podría matar dos pájaros de un tiro.

—Dos horas. —Respondió Wu Ju. Aunque los hombres del Príncipe Heredero estaban en camino, necesitaban tiempo para atravesar las montañas. Más importante aún, necesitaban proteger el honor del Príncipe Heredero.

—Mmmm, iniciaremos en dos horas. —Dijo Shang Wu Xin.

Wu Ju tenía miedo por lo que iba a decir, pero se calmó y se acercó al Príncipe Heredero, en voz baja dijo: —El Príncipe Heredero debe protegerse.

Dándole unas palmaditas a Wu Ju, un toque de calidez apareció en los ojos de Shang Wu Xin. —Debes tener cuidado también, puedo perder, pero no puedo morir. Si pierdes, puedo castigarte. Si mueren, no buscaré sus cuerpos.

Aunque sonaba desagradable, Wu Ju sintió que era lo más reconfortante que escuchó alguna vez. Afirmando con el movimiento de su cabeza, se volvió a sumergir silenciosamente dentro del lago. Saliendo a la plataforma del barco, Shang Wu Xin se detuvo para ver a la distancia y contemplar el paisaje. Incluso si había guardias observando, ninguno se atrevió a molestarlo.

—¿Por qué el Príncipe Heredero no ha regresado todavía? —Pregunto Shang Nan Hai con una sonrisa y un tono de preocupación.

Muchos de los ministros de la corte imperial pensaron que el Segundo Príncipe y su mujer tenían la misma personalidad. No obstante, Han Xuan Hao sabía que Nangong Qian conocía a una sola persona que podía llegar a ser demasiado aterradora y que había estado ocultando sus habilidades perfectamente.

Han Xuan Hao miró a Shang Hai y habló en un tono insatisfecho: —En respuesta al Segundo Príncipe, el Príncipe Heredero puede ir todo el tiempo que desee. ¿Acaso el Príncipe Heredero necesita ser supervisado mientras va al baño? ¡Hmph!

Shang Nan Hai no estaba satisfecho con la falta de cortesía de Han Xuan Hao, pero al haber presenciado como el Príncipe Heredero la protegió, reprimió la ira en su corazón. No podía decir que le pasaba a esta mujer, tal vez, era hermosa, pero ¿Era el Príncipe Heredero realmente una persona de complexión pesada?

Antes de que el Príncipe Heredero entrará en su visión, Shang Chen Ying escuchó de los guardias que el Príncipe Heredero se encontraba al otro lado del barco admirando el paisaje, él estaba a punto de enviar a alguien por él, pero en ese momento, Han Xuan Hao se puso de pie y dijo: —El Príncipe Heredero tiene un mal genio. Si interfiere en su estado de ánimo y no valora su vida, le invito a comprobarlo. Además, ¿Quién le pidió al Príncipe Heredero que me adorara? —Al decir eso, cruzó miradas con Nangong Qian, causando que se ‘apagara’ esto, a su vez hizo que las mujeres que adoraban al Rey Qian se asustaran. Luego, se fue en dirección a Shang Wu Xin.

Cuando Han Xuan Hao regresó sujetándose del brazo del Príncipe Heredero, había pasado más media hora. Desde que Shang Wu Xin se había ido al baño, Nangong Qian no dijo nada.

—¿Por qué el Príncipe Heredero se ha ido durante tanto tiempo? —Shang Nan Hai bromeó.

Shang Wu Xin asintió con la cabeza y se sentaron en sus asientos, junto al bicho raro, luego dijo: —La belleza de la belleza ha olvidado momentáneamente la hora. 

Independientemente de si era una mujer a la que un hombre consideraba una concubina aún era una salida, o que un hombre considerara a una concubina como un hombre, ante los príncipes era visto como una concubina. Cuanto más miraban se vuelven más insensibles.

—Solo limítate a observar, ¿Está claro? —Shang Wu Xin cubrió sus labios con una taza de té para hablar con Han Xuan Hao. De lo contrario, Han Xuan Hao sería capaz de revelar su presencia.

Por un lado, él quería que el Príncipe Heredero lo aceptara como hombre y, por el otro, quería protegerlo sin importar que. Pero ahora, se dio cuenta de que la Corte Imperial era incluso peor que el mundo de las artes marciales, y que el joven a quien amaba ha estado viviendo aquí por muchos años.

—¿Qué tipo de conversación secreta está teniendo el Príncipe Heredero con esa hermana? —Una mujer dejó su cítara y se acercó a la mesa donde se encontraban los príncipes para presentar sus respetos. Aunque sus palabras fueron un poco exageradas, su apariencia poco mundana hizo que los presentes se sintieran más relajados y a su favor.

Con una simple mirada Shang Wu Xin pudo deducir que esta joven pertenecía a la Residencia Leng, Leng Qing.

Leng Zi vio a su prima parada cerca de la mesa de los príncipes, y parecía estar bromeando con el Príncipe Heredero. Él llegó a conocer el temperamento del Príncipe Heredero, y si bien Shang Wu Xin no llegaba a estar contento con sus palabras, probablemente, se lo diría. Mientras Leng Zi pensaba en ello, vio que el Príncipe Heredero estaba comportándose íntimamente con la mujer de rojo a su lado, y no sabía el por qué se sentía incómodo.

Shang Wu Xin no quería molestarse con la joven invitada, en cambio, Shang Chen Ying le respondió: —Las palabras de la hermana Leng son incorrectas, el Príncipe Heredero le tiene mucho cariño a la señorita. —Aunque solo era una joven de la Residencia Leng, su posición dentro de ella no era mala. Además, la residencia tenía a un general designado, y muchas personas le hacían frente, al igual que pocas lo criticaban.

Aquel general en quién la Residencia Leng confiaba su autoridad y prestigio era Leng Yu Feng.

—Recuerdo que el Príncipe Heredero llevó a una mujer con velo a su residencia. Más tarde, descubrí que en realidad era la Quinta Princesa del Imperio Nangong. Ahora, me preguntó quién es la más hermosa, la hermana aquí presente o la Quinta Princesa del Imperio Nangong.

Al escuchar esto, Shang Wu Xin no dijo nada. Sin embargo, Han Xuan Hao no estaba para nada feliz. Él sabía que la Quinta Princesa se estaba quedando en la residencia del Príncipe Heredero y que están en buenos términos. Además, el Príncipe Heredero la aprecia mucho, pero ahora, está joven se atrevió a provocar a Han Xuan Hao.

—Ante los ojos del Príncipe Heredero, la Quinta Princesa y yo somos sin duda, las más hermosas. Aunque la Quinta Princesa es la invitada del Príncipe Heredero, yo soy suya. —Mientras hablaba, miró coquetamente al Príncipe Heredero. —De todos modos, tú no podrás llamar la atención del Príncipe Heredero ya que eres muy fea. Incluso yo no puedo verte por mucho tiempo.

Después de eso, volvió para ver a Leng Zi, que estaba parado cerca de ahí. No le importaba que tipo de atmósfera haya sufrido, solo miraba a Leng Qing con preocupación, su corazón se sentía intranquilo.

Nadie estaba dispuesto a ayudarla, e incluso había algunas jóvenes de familias influyentes riéndose a sus espaldas. Una mujer que se atrevió a acercarse a la mesa de los príncipes, no era de su agrado. Aun así, muchos pensaron que era hermosa, con una risa dijo: —Esa Quinta Princesa no es una belleza. Es mucho más fea que mi hija. Por eso siempre tiene un velo cubriendo su rostro, ¿No lo sabe señorita?

Han Xuan Hao ya no estaba enojado, pero sabía que había personas aquí que no estaban contentas. Aunque Nangong Qian era una persona fría, era muy sincero al tratarse de su hermana.

De repente, muchas personas vestidas de negro y armadas con sables salieron del lago debajo del barco, y sin explicación alguna comenzaron a matar a las personas más importantes.

Los invasores se dividieron en dos grupos, uno para atacar al Tercer Príncipe Shang Chen Ying y otro para mantener a raya a los valientes que intentaban contraatacar. Durante un tiempo se oyó el sonido de espadas chocando desenfrenadamente. No obstante, el Kung Fu de los invasores no era malo y el barco pequeño.

Han Xuan Hao y Nangong Qian se acercaron al Príncipe Heredero. Nangong Qian estaba preparado para matar a los invasores, pero Shang Wu Xin lo detuvo sujetando su mano. La sensación de suavidad casi hizo que Nangong Qian actuará como un estúpido, pero en ese momento descubrió que los invasores tenían como objetivo a los otros Príncipes. Sus métodos eran sucios, pero no emitían ninguna intención asesina hacia el Príncipe Heredero. Más bien, parecía que lo adoraban profundamente en secreto. Casualmente, Nangong Qian se percató de ello gracias al Príncipe Heredero.

A la distancia, Leng Zi vio a su maestro rodeado por los invasores mientras peleaba contra uno de ellos. De repente, alguien le susurró en su oido: —Idiota, él estará bien.

Llevándose un susto al escuchar aquella voz familiar. Lo miró cuidadosamente y de inmediato comprendió que se trataba de una trampa. Entonces, fingió pelear con los invasores, pero sin realizar daño alguno.

Han Xuan Hao estaba siendo protegido por Shang Wu Xin, después de todo, no tenía que exponer sus habilidades en las artes marciales. En estos momentos, estaban siendo atacados y aunque Han Xuan Hao y Nangong Qian sabían que esto era actuado, se mostraron preocupados. Después de todo, también era una emboscada real.

Shang Wu Xin susurró algo al oído de Han Xuan Hao. Aunque él no estaba contento, asintió para demostrar que entendía. Él sabía que no solo le gustaba un hombre, sino también un Príncipe Heredero.

Ella tenía sus propios planes, y él no podía ser obstinado.

Uno de los invasores se acercó rápidamente al Príncipe Heredero y lo apuñaló con la espada. Esta escena hizo que muchos invitados gritaran de miedo. No muy lejos, el corazón de Leng Tian se llenó de emoción. Si el Príncipe Heredero moría, el Hermano Mayor Huan definitivamente se fijaría en ella, ya que todo lo que él hizo era entorno al Príncipe Heredero.

Leng Zi, viendo tal escenario, no sabía el por qué las habilidades del Príncipe Heredero eran inferiores en comparación con aquel día. Solo pensó que estaba priorizando la protección de Han Xuan Hao, esto lo hizo sentir aún más disgustado con ella(él).

No obstante, las habilidades de Kung Fu de Leng Zi no eran buenas, pero como guardia del Príncipe Heredero, tenía que protegerlo. Cuando estuvo a punto de ir en su ayuda, Leng Tian gritó de terror, como si estuviera a punto de caer: —¡Primo!

Al principio, Leng Zi se estaba preparando para ayudar al Príncipe Heredero, pero de repente algo lo sujeto. Era Leng Tian que escapaba de uno de los invasores, más no había desdén ni irá en los ojos del invasor. Mientras tanto, al mismo tiempo, uno de los invasores logró clavarle una espada en el pecho al Príncipe Heredero.

El Príncipe Heredero, con tal de proteger a la chica que lo acompañaba, fue apuñalado en el pecho por uno de los invasores, provocando que cayera directamente al lago. La sangre que había derramado tenía un mal olor, pero a la vez tenía un aroma dulce.

Han Xuan Hao al ver como el Príncipe Heredero caía al lago, fingió una desesperación que las personas a su alrededor llegaron a sentir el miedo.

Cuando Nangong Qian vio que el Príncipe Heredero fue apuñalado, se sorprendió. A pesar de que sabía claramente que todo esto era un espectáculo, todavía se mostraba preocupado. Observando el flujo del agua mientras buscaba alguna señal, Nangong Qian encontró una oportunidad para ir detrás del Príncipe Heredero.

Cuando la tripulación del barco vio desaparecer al Príncipe Heredero en el lago, algunos de los guardias saltaron en su búsqueda, mientras que el resto se quedaron para proteger a las personas de los invasores.

Durante todo lo ocurrido, el Tercer Príncipe había estado protegido por sus guardias. Shang Chen Ying podía imaginar lo miserable que sería su futuro. No podía escapar del destino que el Príncipe Heredero le acababa de entregar, ya sea que siguiera vivo o no.

En ese momento, una mujer temblorosa estaba de pie cerca de Shang Chen Ying, esta mujer estaba observando a Han Xuan Hao, que también se encontraba temblando. Al cruzar las miradas, está mujer se abalanzó precipitadamente entre los brazos de Shang Chen Ying sacándolo de su círculo de protección.

Si Shang Chen Ying se hubiera mantenido en el centro del círculo de protección habría logrado repeler el ataque de los invasores, después de todo, eran sus hombres. Sin poder evadir el ataque sorpresa de uno de los invasores, terminó con un corte profundo en medio de su garganta.

Luego de cumplir con su objetivo y al ser repelido por los guardias, los invasores se retiraron, dejando atrás a personas sollozando por lo sucedido.

El Segundo Príncipe y Shang Nan Hai tenían dudas en sus corazones. No, esto no es correcto. ¿Cómo sucedió esto? ¿Qué salió mal?

Independientemente de lo dudoso que fueran las acciones de Shang Nan Hai, corrió rápidamente al lado del malherido Tercer Príncipe y gritó: —¡Tercer Hermano Imperial! Diríjanse a la orilla y traigan a un médico imperial. Tú, prepara a tu gente para buscar al Príncipe Heredero y al Rey Qian. ¡Deben encontrarlos de inmediato!

Burlándose del Segundo Príncipe y de las personas aterrorizadas a su alrededor. Han Xuan Hao pensó para sí mismo en regresar rápidamente a la Residencia del Príncipe Heredero y esperar a Shang Wu Xin. Tenía miedo de que el Príncipe Heredero lo compensara, pero ¿Cuál sería su compensación?

Mientras Leng Tian tiraba del brazo de Leng Zi con miedo, Leng Zi estaba en pánico. Vio como el Príncipe Heredero caía al lago y vio como el Rey Qian fue tras él. Cuanto más lo pensaba, más molesto se sentía. Leng Zi estaba a punto de saltar al lago en busca del Príncipe Heredero, pero…

—Primo, no vayas, tengo miedo.

El corazón de Leng Zi estaba lleno de lástima, pero le preocupaba más el Príncipe Heredero. Con un estado de tensión que aumentaba en su interior Leng Tian se desmayó. Leng Zi, al verla caer, sintió una ola de miedo invadir su cuerpo.

Han Xuan Hao, al ver esto, sonrió fríamente en su corazón mientras observaba a Leng Zi.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *