Dama Caballero – Capítulo 33: Mejor me aseguro (1)

Traducido por Kiara

Editado por Nemoné


— ¿Cómo… Cómo entraste?

Kuhn cerró la puerta y se acercó a Elena antes de responder. Notó su expresión de sorpresa y habló en voz baja.

—La infiltración es mi especialidad.

— ¿Q-Qué…? ¿Quieres decir que te has colado aquí?

—Para ser exactos, conseguí un trabajo falso como transportista de alimentos. En otras palabras, sí.

Elena miró a Kuhn con más sorpresa que antes. La casa Blaise era una familia conocida en el imperio por entrenar a los caballeros de más alto nivel. El número de ellos en los terrenos del castillo era mayor a que el de cualquier otra familia. Incluso si entraba al castillo disfrazado, tenía que pasar toda esa seguridad para llegar a la habitación de la hija del Conde.

Sin embargo, el incumplimiento fue justificable en algunos aspectos. Como Carlisle había dicho, las habilidades de Kuhn eran excepcionales. Pero, ¿y si el objetivo de Kuhn era la vida de Elena?

Aunque tenía su espada para protegerse, como hija de un Conde, ya estaba en suficiente peligro. Sintió un escalofrío recorrerle la espalda.

—Déjame preguntarte una cosa más. Sir Kasha, ¿alguna vez se ha acercado a alguien de esta manera para asesinarlo?

—Esa es…

Formó sus palabras lentamente. Lo que dijo fue una sorpresa, a pesar del tono monótono de su voz.

—Mi… especialidad.

Kuhn, que ya parecía tener habilidades extraordinarias, era más hábil en el asesinato…

Elena tuvo un dolor de cabeza por un momento, pero esto era de esperar. Cuando se conocieron, ella pensó que él parecía más apropiado como asesino que como un caballero. Elena se preguntó qué estaría pensando Carlisle, pero él no estaba allí para responder a su pregunta.

Habló a Kuhn en su lugar.

—Déjame preguntarte directamente. Si tu misión fuera asesinarme, ¿puedes matarme en el Castillo Blaise y escapar? ¿Cuáles son tus posibilidades de éxito?

—Hay una diferencia entre infiltrarse en un castillo para tener una conversación secreta y otra con el propósito de quitarle la vida a otra persona. Cada variable tendría que ser calculada exponencialmente. Y dentro del Castillo Blaise, no hay una probabilidad muy alta de éxito. Más aún, después de un asesinato sería casi imposible para mí escapar y vivir.

Elena sonrió cuando escuchó la respuesta.

—Si lo pones en un sentido diferente, ¿puedes matarme si arriesgas tu vida?

Kuhn no tenía conocimiento de las habilidades de esgrima de Elena, pero todavía existía la posibilidad de un exitoso intento de asesinato.

Por primera vez, Kuhn no respondió, y Elena lo tomó como una confirmación tácita.

¿Cuántos asesinos en el Imperio de Ruford podrían responder como Kuhn ahora?

Kuhn Kasha. Era un nombre del que nunca había oído hablar en su última vida. Ella envidiaba cómo Carlisle tenía un hombre tan capaz.

—Déjame hacerte una última pregunta.

—Ya dijiste que harías una última pregunta.

La expresión de Kuhn permaneció indescifrable, pero se calmó antes de responder las repetidas preguntas de Elena, como si se sintiera incómodo al contestar.

Su observación no estaba mal, pero ella lo ignoró y le hizo una pregunta de todos modos.

— ¿Por qué estás respondiendo a mis preguntas?

No había conocido a Kuhn lo suficiente, pero podía distinguir su personalidad con un solo vistazo. Parecía poco característico de él responder a los demás.

Kuhn respondió de una manera tan seca como antes.

—El General me dijo que te obedeciera incondicionalmente.

—Ah…

Esta era una nueva información. No esperaba que Carlisle prestara atención a estos detalles, pero él la estaba ayudando más de lo que creía. Así que, se sintió agradecida. Todavía no confiaba completamente en él, pero apreciaba sus servicios para ella.

Parecía un poco extraño que Kuhn siguiera llamando a Carlisle el General en lugar de a Su Alteza, pero pronto dejó de pensar en eso.

—Así que harás cualquier cosa que yo diga.

La cara de Kuhn se contrajo, pero Elena continuó sin importarle.

—Me gustaría pedir un favor. Dame información sobre la Casa Imperial, así como la estructura de poder de la nobleza en el área de la capital.

—Entiendo.

—Por favor, hazlo lo antes posible.

Kuhn se detuvo a pensar por un momento, y luego habló en voz baja.

— ¿Puedo visitarte en un momento posterior? Solo tengo una pequeña cantidad de tiempo para visitar por día. Llegué un poco tarde por eso.

El mismo Kuhn parecía pensar que su llegada era tarde, a pesar de que sólo apareció unas horas después de que ella lo convocara. Elena admiró su trabajo rápido.

—No me importa si llegas tarde. Por favor envíame la información.

—Sí, mi señora…

Kuhn hizo una reverencia, luego abandonó la habitación con pisadas tan ligeras, tal y como entró.

Ella miró hacia atrás en silencio, complacida con el trabajo de este misterioso joven. El enemigo podría ser astuto, pero ella tenía a Kuhn como un aliado. Elogió la capacidad de Carlisle para atraer a tales personas. Tal vez él era más talentoso de lo que pensaba.

Fue una buena idea proceder con el contrato de matrimonio.

Se volvió hacia los papeles de su escritorio y comenzó a leerlos con más cuidado que antes


Kiara
¿Piensan que Elena le da poco crédito a Carlisle solo por que fue asesinado en su vida pasada? en mi opinión yo no creo que sea tan débil como ella piensa. Nos vemos en el próximo.

| Índice |

3 thoughts on “Dama Caballero – Capítulo 33: Mejor me aseguro (1)

  1. Tarsis says:

    Pienso como tú, Kiara. Lo está subestimando. Y lo que más me gusta de ese ship, es que realmente no lo conoce, así que él la irá sorprendiendo a cada paso.

  2. Setsukari says:

    Sólo mira desde el punto de vista de Elena, ella vio que en su vida pasada Carlisle murió a la primera de cambio… Si piensas en ello…, no creo que tuviera muchas esperanzas de que fuese lo suficiente fuerte o astuto para protegerse…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *