La dama bebé – Capítulo 4: La señorita es un genio

Traducido por Shaey

Editado por Sakuya


“No puedo rendirme en este momento.”

Calíope no podía sucumbir a los límites de su cuerpo aquí. No importaba lo pesada que fuera su cabeza, lo pesada que podía ser en realidad. Además, ya había superado esto antes en su vida anterior.

Se detuvo para recuperar el aliento. El aire se escapó de su boca mientras respiraba profundamente. Al oír los sonidos que hacía Calliope, su nana se acercó a ella para ver cómo estaba. Calíope levantó el puño en señal de aprobación. En lugar de hacer las cosas sola, se sentiría más motivada con alguien que la animara. 

“Hagamos esto. La nana me está animando.”

—Nuestra señorita debe tener sueño.

La bebé respiraba profundamente como si estuviera lista para entrar en un sueño profundo. La nana comenzó a palparle la barriga a Calliope. Calíope sintió que la fuerza de su cuerpo desaparecía. Sus ejercicios de respiración de fuerza se volvieron confusos. Todo lo que había reunido se había cortado de un solo golpe.

—Auu……

Triste. Parecía no haber nadie que pudiera entender la intensa lucha que estaba teniendo. La vida era miserable.

Una pequeña mano trató de alejar la mano de la niñera.

— ¿Oh mí?

Viendo a la usualmente obediente señorita expresar su disgusto por primera vez, la nana se sorprendió y retiró su mano. Nunca había visto la cara de la señorita, regordeta como un bollo, con tal expresión de desaprobación.

—Me pregunto por qué es así.

Calíope evitó que la nana le diera la mano, sacudiendo la cabeza de lado a lado.

No puedo rendirme a mi sueño. Hay un dicho que dice que uno debe superar las pruebas con sus esfuerzos.

Aunque su niñera no quiso obstaculizar sus esfuerzos, la vida siempre fue una para lanzar todo tipo de obstáculos inesperados en un momento dado. Calíope levantó sus brazos una vez más en otro intento.

— ¡Oh Dios, señorita!

Sus manos de la nana temblaban con anticipación al darse cuenta de lo que Calíope se había propuesto a hacer. Cuando se había volteado a mitad de camino, respiró profundamente. Hasta este punto medio, fue bastante fácil. La verdadera batalla comenzó ahora.

Calíope giró seriamente su cabeza mientras continuaba tratando de darse la vuelta. Por supuesto, su cabeza no giró tan bien. Pero no se rindió.

“No puedo dejarlo pasar así. Necesito hacer esto para proteger a mi familia…”

Agitaba sus cortos brazos y piernas, y su cuerpo giraba de un lado a otro como un polígono.

— ¡Sólo un poco más, señorita! ¡Ya casi está!

— ¡Uwau!

Mientras recibía el estímulo de su nana, Calliope soltó un grito y se empujó a sí misma para darse la vuelta con las últimas fuerzas que le quedaban.

— ¡Oh, Dios mío! ¡Señorita!

Fue un éxito. Calíope recuperó el aliento de nuevo.

Ella fue la ganadora en su batalla contra – un nivel relativamente moderado de – una fuerza externa. Esta fue la prueba de los seres humanos que no se rindieron, de su dignidad y poder, la revelación de la progresividad de la humanidad frente a la Madre Naturaleza.

Ella estaba satisfecha. Calíope se deleitó con su gloriosa victoria.

—Hiciste un gran trabajo al dar la vuelta.

Su nana levantó a Calíope y la besó en la mejilla.

Tener a alguien con quien compartir su alegría fue un momento tan feliz. Calíope sonrió.

Y entonces…

Ggoh-reu-reuk. [1]

Su felicidad se hizo añicos con el sonido de su vientre retumbante. Su cara se enrojeció por la vergüenza.

—Bueno, parece que nuestra señorita tiene hambre. Probablemente usó mucha energía cuando se volteó.

Su nana estaba a cargo de las comidas de Calliope. Así que ordenó a una criada que le trajera una silla a la señorita.

—Muy bien, hoy vamos a probar un poco de comida para bebés. Espero que sea de su gusto.

¿Comida para bebés? Los ojos de Calíope brillaban. Olvidó su vergüenza anterior al pensar que finalmente estaría comiendo comida de verdad.

La sirvienta pronto trajo la comida del bebé que parecía una sopa acuosa. La niñera comprobó la temperatura de la comida antes de sacarla un poco con una cuchara.

—Bien, ahora, di ah~

Calíope abrió felizmente la boca.

—Eum-nyam-nyam-nyam-nyam. [2]

La nana miró a Calíope e hizo estos sonidos de bebé junto con sus movimientos de masticación. Calíope sabía que su nana quería que el bebé siguiera sus movimientos, pero las acciones de su nana eran insoportables de ver, y no quería masticar de esa manera tan linda. Después de todo, por dentro, era una adulta. Hacer sonidos mientras comía estaba por debajo de ella.

Además, sólo era un fino cereal de arroz, así que podía tragárselo. No había necesidad de masticar. Tampoco tenía dientes, así que, ¿cuál era el punto?

—Eum-nyam-nyam-nyam.

Su nana hizo el movimiento de masticar de nuevo, sus ojos brillando en anticipación. Parecía tener un inusual deseo de ver a su señorita copiarla, y Calíope mantuvo su perplejidad y se tragó la comida de bebé.

Su nana lo intentó una vez más.

—Eum-nyam-nyam-nyam-nyam.

—…

Los ojos de su nana tenían una pasión que no mostraba signos de desaparecer pronto.

Al final, Calíope la siguió.

—Eum-nyam-nyam-nyam-nyam.

No pudo hacer el sonido con su boca como lo hizo su nana, pero hizo un movimiento masticatorio similar.

—Euuu…

Cada vez que masticaba las gachas, sus mejillas temblaban dulcemente.

Su niñera suspiró de alegría. Esto era lo que quería ver. Incapaz de detenerse, pinchó las mejillas de Calíope que se movían.

“¿Por qué es así?”

Calíope inclinó la cabeza, preguntándose qué pensaba su nana. Afortunadamente, su nana dejó de hacer sonidos de “Eum-nyam-nyam-nyam”.

— ¿Sabe bien?

Calíope asintió. En realidad, no era tan sabroso. Podía sentir un sabor ligeramente tostado, pero aparte de eso, sabía igual que el agua. Pero estaba feliz con la transición a la comida.

— ¡Bien! Nuestra señorita es buena tragando su comida también.

La nana vio felizmente a Calíope comer obedientemente. Los dos hermanos mayores de su señorita le habían hecho pasar un momento muy difícil cuando comieron su comida de bebé por primera vez.

El joven maestro Lucio era un comilón quisquilloso y no comía mucho en general, así que nunca terminó alimentándose en una silla. Tenía que seguirlo y sólo podía alimentarlo cuando él aceptaba la comida.

Por el contrario, Robert, el segundo joven amo, era un comilón relativamente bueno. El problema era que trataba de comer todo excepto la comida de bebé. Empezaba con los dedos, luego la silla, incluso el babero. Se distraía mucho y terminaba ignorando la comida que tenía delante.

Cuando comparó a esos dos con su señorita, la vista de Calíope comiendo como un obediente pajarito abriendo su boca para tomar la comida, sólo la hizo ver más linda que nunca.

—Oh Dios, nuestra señorita incluso está usando el babero correctamente, oh Dios, qué maravilla.

Calíope inclinó su cabeza, tratando de averiguar el origen de este elogio que parecía salir de la nada. Por supuesto que estaba usando el babero, ¿qué más?

Aunque los elogios eran una parte importante de la crianza de un niño, sólo se volvería engreída si se la elogiaba por algo así.

—No estás chupando tu babero, o poniendo tu cara en la sopa. ¿Cómo puede nuestra señorita ser tan inteligente?

Calíope se sentía incómoda. Las palabras de su nana tenían sentido desde que era un bebé, y para ser un bebé, esto era de hecho bastante inteligente y obediente, pero…

Si me van a alabar por cosas como esta, no terminaré siendo consentida… sus expectativas de mí son tan bajas.

Por supuesto, no estaba en contra de que la elogiaran por algo tan trivial. Sólo se sentía un poco avergonzada.

—Tal vez… ¿ella es un genio?

¡Toser, toser, toser!

— ¡Ah, señorita!

Terminó tragándose la comida por el tubo equivocado. Su nana se apresuró a darle una palmadita en la espalda.

— ¿Tal vez comió demasiado?

“No es que…”

Calíope lloró por dentro. Cuando alguien era demasiado tonto y bastante aburrido, la otra parte siempre sufría. Después de terminar de toser, Calíope no pudo enfrentar a su nana. Todavía estaba avergonzada por su comentario de que era un genio.

Sus dos mejillas estaban enrojecidas, pero su nana probablemente pensaría que era por su tos.

♦ ♦ ♦

— ¿Así que esta pequeña es Lippe?

Era justo cuando se había acostumbrado a eructar delante de la gente. De repente escuchó una voz familiar sobre su cabeza y miró hacia arriba.

—Es tan linda como dijiste.

Pelo fino y negro, ojos ligeramente caídos de color ámbar. Sus rasgos faciales eran sorprendentemente atractivos a pesar de su corta edad. Además, su forma casual de hablar con Lucio…

Calíope recordaba fácilmente a la persona que estaba delante de ella.

“Hermano mayor Hal [3]…”

Harrison [4] Alpinus.

El hijo mayor de la familia Alpinus y el mejor amigo de Lucius.

“Y después de intentar desenterrar la verdad de la muerte de Lucius…”

Fue asesinado. Acompañando la noticia de su muerte fue que había encontrado pruebas decisivas para el caso de su hermano.

Esta vez, no iba a dejar morir a Harrison. Así que sus futuras acciones eran importantes.

Pero era difícil lograr algo mientras ella aún era un bebé. Siempre se quedaba dormida.

—Vaya, es genial que no llore. Mis hermanos menores, por otro lado, son…

Harrison habló con una expresión de hartazgo. Una de las razones por las que siempre visitaba la Casa Rustichel era para escapar de sus hermanos. Jugar con sus hermanos era más difícil que la práctica de la espada.

—A diferencia de tu hermano, crece para ser brillante y alegre, Lippe.

Harrison habló juguetonamente. Calíope miró fijamente su expresión sonriente en un aturdimiento.

Era refrescante ver una cara tan joven y sonriente. Sus ojos brillaban al pensar en su brillante sueño de proteger a todos.

“Gracias, de verdad. Esta vez, yo te protegeré.”

Harrison se sorprendió de la mirada de Calíope que era diferente a la de un niño. Aunque había visto crecer a cinco hermanos menores, nunca había visto a un bebé que mirara a la gente con una mirada tan profunda. Y luego notó las mejillas regordetas debajo de sus ojos.

— ¡¡Esto…!!

Mejillas de bebé fantásticamente regordetas. Parecían blandas y suaves, y sería una pena irse antes de tocarlas.

“Quiero tocarlas. ¡Quiero tocarlas!“

Justo cuando Harrison extendió la mano.

¡Bofetada!

Lucius le golpeó la mano antes de que pudiera tocar las mejillas de Calíope.

— ¡Ay!

El rostro de Harrison se arrugó y miró a Lucius acusándolo. Pero su amigo, con un rostro como el viento helado en un frío día de invierno, lo ignoró y sólo continuó mirando a Calíope.

— ¿Tenías que pegarme? Sólo intentaba tocarle las mejillas. Me tratas como si fuera una especie de enfermedad…

Harrison pensó que era injusto. El hecho de que le picara la mano significaba que su amigo le había golpeado con una buena cantidad de fuerza.

—Similar.

Se quedó sin palabras ante la respuesta resuelta de Lucio.

Lucius levantó cuidadosamente a Calíope. Y luego, frente a Harrison, le pinchó deliberadamente las mejillas a su hermana.

La mandíbula de Harrison cayó. Era la primera vez que veía a un Lucio tan infantil. Quiero decir, este tipo de acción era lo que sus cinco hermanos pequeños en casa harían.

Estaba sorprendido, pero al ver las suaves mejillas del bebé que parecían estirarse como el mochi, la mano de Harrison le picó.

— ¡Yo también quiero tocarlas!

En contraste con el rápido giro de atención de Harrison a sus mejillas, Calíope estaba todavía en medio de su conmoción por las acciones de su hermano.

“Aunque el hermano mayor es todavía un niño, esto es…”

El Lucio de sus recuerdos siempre fue muy tranquilo hasta el punto de la frialdad. Rara vez expresaba emociones, y mucho menos mostraba algún tipo de cambio en su expresión facial.

— ¡Qué! ¡Yo también quiero abrazarla!

 —Todavía no has dominado “Lower Strike”. No importa si lo has aprendido si no eres bueno en ello.

— ¡Pronto lo dominaré! ¡He estado practicando muy duro! ¡Espera y verás!

En algún momento, Robert se había unido a los tres. Viendo las idas y venidas de los chicos, Calíope sonrió gradualmente.

“Todos son todavía niños. Necesito cuidarlos bien.”

— ¡Dyaa! ¡Bba!

Pero su yo desdentado, al que le costaba pronunciar los nombres, aún tenía un largo camino por recorrer.


Shaey explicando algunos puntos rsrs:

[1]: 꼬르륵 (ggoh-reu-reuk) es la onomatopeya para cuando el estómago hace ruido. Ósea, sólo se usa cuando el estómago gruñe por el hambre.

[2]: 음냠냠냠 (eum-nyam-nyam-nyam) es el sonido que hacen los bebés cuando mastican. Es similar a “omnomnomnom”. También, sólo 냠냠 (nyam-nyam) se usa también para expresar que algo sabe bien, similar a “yumyum”. Es decir, 냠냠 맛있다 (nyam-nyam mashit-da) = yumyum, sabe bien. …Por lo tanto no sabía cómo ponerlo xD

[3]: 호세 (hoh-seh – Hal para nosotros) Aquí hay un pequeño punto en cómo expresarlo, porque realmente no sabía si traducirlo literalmente el nombre de Hal – que en el manhwa lo tradujeron para Harrison y Hal, el apodo que Lippe lo llama – es la forma abreviada del nombre completo 호르세안. Ai, no sé cómo decirlo, pero definitivamente no lo llaman “Hal” que es de la versión manhwa con seguridad.

[4]: Harrison – deje el nombre de nuestro querido Hal (su abreviación/apodo) a Harrison… porque si lo fuera a traducir literalmente, quedaría como “Horcean”. Que suena un poco como caballo… por ende, me quedo con Harrison.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *