La dama bebé – Capítulo 5: Los dientes crecen

Traducido por Shaey

Editado por Sakuya


Calíope cerró la boca. No importando su frustración, el solo poder decir dya-bba-dya-bba era extremadamente vergonzoso.

—Aww, ¡qué lindo!

Sin conocer sus pensamientos internos, Robert le gritó y le dio un beso en la mejilla. Calíope se asustó por un momento antes de ceder a los besos que le llovían.

Era una adulta por dentro, así que aún no estaba acostumbrada a este tipo de contacto con la piel. Pero estaba relativamente bien con los besos de un joven como Robert.

En su vida anterior, Calíope rara vez iniciaba algún contacto físico como un abrazo o no expresaba sus emociones hasta el punto de que se la llamaba arrogante por su indiferencia exterior. Así que tenía sentido que siguiera sintiéndose muy incómoda con esas cosas a pesar de ser una bebé.

Suspiraba por dentro. Tenía muchas razones por las que quería crecer rápidamente.

♦ ♦ ♦

—No soy solo yo quien piensa que Lippe no llora mucho, ¿verdad? —Lucius le preguntó a Harrison después de salir de la habitación.

—Creo que es porque tiene una personalidad bastante tranquila… ¿Qué está mal?

—Va más allá de la tranquilidad. Ni siquiera llora. Sólo balbucea de vez en cuando.

Al principio pensó que su hermana era una niña relativamente obediente. Pero viendo lo tranquila que era, le preocupaba que pudiera ser un problema.

—Hm, pero no creo que sea realmente un problema.

Harrison se frotó la barbilla pensando. Calíope era, ciertamente diferente de sus hermanos cuando tenían su edad.

—¿Tus padres dijeron algo?

—También están preocupados. No ha tratado de dejar su cuna, no tiene mucha reacción a sus juguetes, y nunca ha extendido una mano hacia su móvil.

Por supuesto, no había forma de que sus padres dijeran esto delante de sus dos hijos pequeños. Lucius y Robert habían sido escuchados mientras pasaban por aquí. Hasta ese momento, él no sabía mucho sobre bebés, así que no pensó que las acciones de su hermana fueran extrañas en absoluto. Pero después de eso, comenzó a preocuparse.

—¿Qué hay del doctor?

—Dijo que no hay nada malo en ella físicamente, pero es difícil diagnosticar correctamente a un bebé.

—Entonces, lo único que puedes hacer es esperar mientras la vigilas.

—Sí…

Harrison miró a Lucius con ojos interesados. Aunque era normal preocuparse por un hermano menor, ver a alguien que normalmente era indiferente a todo, mostrar una gran cantidad de preocupación, fue una feliz sorpresa.

—Bueno, no te preocupes demasiado. Mejorará cuando crezca. Por ejemplo, yo pensé que Epinny era problemática cuando era bebé, aunque eso era porque era demasiado enérgica… era como si estuviera luchando una guerra con ella.

Harrison se estremeció al pensar en esos tiempos. Su hermana menor de tres años era extraordinariamente talentosa en tantas formas extrañas…

—Sí, estoy seguro de que lo hará.

—Así es. Lippe va a ser saludable. ¿Por qué te preocupas?

Robert hinchó sus mejillas y habló.

—Mamá dijo. Aunque no hay un gran movimiento[1] de parte de ella, sus ojos son capaces de seguir nuestros movimientos y que es capaz de agarrar bien nuestras manos. Y que cuando nos ve, sonríe… Es tan linda, como un ángel.

—Más lindo que un ángel.

—Mucho, mucho más lindo que un ángel.

—Ni siquiera puedes comparar los dos.

La conversación se había desviado de su discusión anterior. Harrison entrecerró los ojos y miró a los dos hermanos idiotas.

En mi opinión, ustedes son los que tienen problemas…

Se detuvo de expresar sus pensamientos en voz alta.

—Bueno, alentar una respuesta del bebé es importante, así que sigue hablando con Lippe. Todo saldrá bien.

El consejo de Harrison vino de haber cuidado a cinco hermanos menores.

—Lo tengo. No importa cómo sea Lippe, la seguiré queriendo, porque es nuestra hermana menor.

Robert levantó los puños en el aire mientras hablaba. Lucius miró a su hermano, que era un año más joven que él. Aunque sólo se llevaban un año de diferencia, no estaban tan unidos, porque ambos tenían personalidades diferentes, así como polos opuestos.

Lucius era estricto y Robert era despreocupado. El hermano mayor que vivía todos los días perfectamente siguiendo las reglas y el hermano menor que siempre holgazaneaba, eran como el aceite y el agua.

—Bien.

Lucio murmuró mientras acariciaba ligeramente la cabeza de su hermano menor.

—¿Qué?

Robert se sorprendió y dio un paso atrás. Lucius no respondió a su pregunta, se dio la vuelta y continuó caminando con Harrison.

Los labios de Robert se doblaron un poco al mirar la espalda de su hermano y sentir el lugar donde le había tocado la cabeza.

Por alguna razón, sus mejillas se sonrojaron.

♦ ♦ ♦

Calíope tenía cara larga, estaba molesta. En estos días, si no prestaba atención, seguía metiéndose sus pequeños dedos en la boca y mordiéndolos. Incluso ahora, se atrapó ella misma justo antes de empezar a masticar sus dedos.

No puedo hacerme adicta a esto tan fácilmente. Aunque soy una bebé, en realidad soy un adulto por dentro. Debo mantener mi dignidad. 

Era normal que un bebé hiciera eso y se mordiera el puño, pero definitivamente no lo era para la pequeña Caliope. Ella no debería actuar como una clase de niña que no sabía nada.

Sakuya
Eres una bebé...

Empezó a meterse la mano en la boca por costumbre, pero se sorprendió al sentir que su mano tocaba algo en su boca.

¿Eh?

Tocó ligeramente ese mismo punto de su boca con la lengua. Un diente inferior había comenzado a formarse en el medio de su boca.

Por eso mi boca me ha estado picando recientemente.

Todo fue por el crecimiento de sus pequeños dientes. Definitivamente no fue sólo porque quería chupar o meter sus manos en su boca. Simplemente, no tenía elección porque le estaban naciendo los dientes. Bueno, en ese caso…

—Señorita, es hora de comer.

Mientras su nana se acercaba, Calliope se preguntaba. ¿Debería mostrarle que me estaban naciendo los dientes? 

Pero ella no quería abrir la boca ampliamente delante de alguien para que pudiera mirar a dentro…

Ya he hecho un montón de otras cosas vergonzosas, sin embargo, ¿qué es lo que no ha visto mi nana…

Pensó en todos los otros momentos vergonzosos que había tenido delante de su nana y su familia. Fue bastante penoso recordarlo. Viendo al bebé murmurar, su nana le dio una ligera palmadita en la espalda.

Como Calíope no podía hablar, decidió comunicarse a través del lenguaje corporal.

—¿Hmm? ¿Qué pasa, señorita?

Calíope abrió la boca con un “ahhh” y apuntó hacia sus dientes. Mientras la nana miraba dentro, las mejillas del bebé se enrojecieron.

—¡Vaya, le están creciendo los dientes! —Su nana estaba alegre.

Al ver su expresión sonriente, Calíope se sintió satisfecha, pero, aun así se sintió avergonzada. Con eso cerró su pequeña boca.

—¿Cómo puede nuestra señorita ser tan inteligente, haciéndome saber de esta manera? ¡Ah, yo también debería informar a la señora sobre tu dentición!

¿Es este un evento tan feliz?

Calíope inclinó su cabeza pensando. Era un hecho obvio que a los bebés le crecían los dientes. Y como ahora tenía 8 semanas de edad, le estaban empezando a salir a la edad promedio que a los demás bebés.

Se preguntaba si eso no era una reacción demasiado extrema, pero su nana continuó resoplando con orgullo mientras se apresuraban a la oficina de la condesa.

♦ ♦ ♦

—¡Oh, eres tú, Lippe! Bueno… entonces, ¿por qué no nos acercamos a los aspectos más generales de esa manera, y luego discutimos más sobre los métodos para partes más específicas?

La condesa se apresuró a concluir su reunión después de ver a Calíope.

—¿Has venido a ver a mamá, Lippe?

La condesa se acercó a su nana y recibió a Calíope de sus brazos. Besó cada mejilla suave mientras la nana se preparaba para compartir la noticia.

—Señora, la señorita…

—¿Qué pasa con Lippe?

La cara de la condesa se cubrió instantáneamente de preocupación. Calíope era tan diferente de lo que normalmente son los bebés, que por ende, todavía tenía una preocupación constante por su hija.

Ahora que lo pensaba, era preocupante que Calíope hubiera venido a una hora en la que normalmente no la visitaba durante el día.

—¡A la señorita le están saliendo los dientes!

—¿En serio? —Su oscura expresión se iluminó inmediatamente. —¿Nuestra Lippe ya está en la dentición? Veamos. Bien Lippe, di ahhh.

Calíope movió su boca, pero no la abrió. No había sido capaz de preparar su corazón para abrir la boca y mostrar el interior de su boca todavía.

—¿Hm? Ahhh, vamos, inténtalo. Ahhh~

Después de haber sido alentada repetidamente por su madre, abrió la boca. Su cara se sonrojó cuando su madre le inspeccionó la boca de cerca.

—Querida, es realmente cierto.

Podía ver dos pequeños dientes inferiores situados uno al lado del otro en el centro de la boca de su hija. Después de mirar los blancos dientes de leche por un rato, la condesa abrazó fuertemente al bebé. Siempre fue muy conmovedor ver crecer a sus hijos.

—¡Mamá!

La puerta se abrió cuando Robert entró corriendo en la habitación. La voz severa del conde sonó detrás de él.

—Robert, te dije que no corrieras. Además, entraste en la habitación sin siquiera llamar. Durante una semana, practicarás el entrenamiento de cara a la pared.

—¡¡¡Eh!!!

Robert emitió un sonido de quejido mientras se quejaba. Su método de entrenamiento menos favorito era el de cara a la pared, donde se quedaba quieto y miraba fijamente a la pared.

Aunque su cuerpo podía estar más cómodo y relajado durante este ejercicio, siempre tenía ganas de hacer algo, por lo que no podía soportar permanecer inmóvil. El verdadero nombre de este entrenamiento podría ser también llamado “castigo por tiempo muerto”.

—Escuché que a Lippe le empezaron a salir los dientes…

Lucius, que había entrado en la habitación en algún momento, preguntó en voz baja. La condesa se rió interiormente de las acciones de su hijo y asintió con la cabeza.

¿Cómo podría no reírse? Se dio cuenta de que, en ese momento, el entrenamiento estaba en pleno apogeo y era muy intenso. Su hijo mayor, que nunca abandonó el campo de entrenamiento hasta que terminó el tiempo de práctica, se había escabullido hasta aquí tan pronto como supo la noticia de su hermana menor.

—¿Quieres echar un vistazo?

A su pregunta, tres pares de ojos se enfocaron en Calíope, que empezó a sudar frío. Dejar que su nana y su madre vieran era su límite.

¿Cómo terminó esto así…?

Caliope no quería mostrar a los demás el interior de su boca porque era vergonzoso. En su vida pasada, Calíope había aprendido a dar pequeños mordiscos cuando comía y a taparse la boca cuando reía.

Ahora que lo pensaba, ¿no era un poco grosero mirar dentro de la boca de otro?

Calíope miró a su padre, respetuoso de las reglas, para salvarla de su situación, pero la atención del conde se centró demasiado en ver el interior de su boca, que no se dio ni cuenta.

Me equivoqué. No es este hombre el que me enseñó a tratar a los demás con respeto. Desde luego que no. 


Shaey
Mi Harrison hizo aparición de nuevo ♡^▽^♡ y ya nuestra querida Lippe le están naciendo los dientes… me siento tan feliz. (๑>ᴗ<๑)

Antes de nada, voy a explicar el punto que señalé arriba:

Movimiento [1] – Aquí Robert se refiere a que Caliope es una bebé no muy activa y que pocas veces hacía un movimiento.

| Índice |

Un comentario en “La dama bebé – Capítulo 5: Los dientes crecen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.