La dama bebé – Capítulo 3: La adorable Calíope

Traducido por Shaey

Editado por Sakuya


— ¡No! ¡Ella sonrió después de mirarme!

Lucius ignoró la insistencia de Robert y continuó mirando a Calíope. Cuando sus ojos se encontraron, le sonrió. Al sonreírle, sus labios también se enroscaron.

—Jóvenes Maestros, si gritan de esa manera, la señorita se asustara.

La nana de Calliope habló cuando entró en la habitación. Robert se cubrió la boca con las manos y miró al bebé. Por sus acciones, su nana se rio en secreto. Ver al usualmente bullicioso y desobediente segundo amo menor, callarse tan rápido, qué espectáculo.

—Vamos a dormir un poco, señorita.

La nana recogió a Calliope y se fue de la habitación.

La condesa había deseado amamantar al bebé ella misma. Este era un caso extremadamente raro entre las familias aristocráticas. Los dos hermanos siguieron de cerca a la niñera mientras caminaba hacia la oficina de la condesa. Temerosos de que pudieran molestar al bebé, observaron cuidadosamente sus pasos mientras caminaban en silencio.

Sin importar el siempre tranquilo primogénito, el cambio en el segundo hijo fue sorprendente. Los sirvientes abrieron los ojos al verlos pasar en silencio, sorprendidos por la falta de ruido y maldad. Su joven amo era normalmente imparable en sus payasadas, por mucho que el conde regañara a su segundo hijo.

—Ah, nuestra Lippe está aquí. ¿Tus hermanos también han venido contigo?

La condesa levantó la vista de sus documentos y se levantó de su asiento para llevar a Calíope. Se preocupó por su hija, que no hizo ni pío por tener hambre, pero fue un alivio que comiera bien.

Después de amamantarla, la condesa comenzó a dar palmaditas a Calíope en la espalda. Pero Calíope trató de aguantar.

“¡No! No quiero, no quiero.”

Pero ya se estaba empezando a formar una respuesta. Sus ojos empezaron a llorar.

—Siempre toma un tiempo para salir.

—Sí, es preocupante que lleve un tiempo, ya que podría indicar un sistema digestivo débil —dijo su nana.

“No, no, no es así.”

Calíope sacudió la cabeza. Pero, aunque lo hizo, todo lo que hizo fue presionar sus lindas y gordas mejillas contra el hombro de su madre. Calíope trató de retenerlo una vez más, pero el abrazo de su madre fue cálido, y la sensación se extendió por todo su cuerpo gracias al toque de su madre.

Al final, se rindió.

— ¡Eructó! —Robert gritó fuertemente, y la cara de Calíope ardía de vergüenza.

— ¡Huele a leche! ¡Es tan linda!

Continuó comentando en el lado “lindo, lindo, lindo, lindo”, y Calíope sólo se sintió más avergonzada. Ella había eructado vergonzosamente, pero para luego ser alabada por ello como “linda”. Valió la pena toda una vida de vergüenza.

Desconociendo sus pensamientos internos, su madre sonrió y miró a su segundo hijo con una expresión complacida.

— ¿Realmente te gusta tanto Calíope, Robert?

— ¡La amo más que a nada en el mundo!

—Huhuhu.

Viendo a su hijo de siete años declarando su amor por su hermana, extendiendo sus cortos brazos y metiéndolos en su pecho para expresar su afecto, ella se rio.

—Mamá, ¿puedo probar también a sostener a Lippe?

—No.

— ¡Awww por qué no! ¡Quiero abrazarla también! ¡Quiero!

—Lippe podría resultar herida.

Ante esas palabras, Robert se calmó. ¿Qué demonios…? Normalmente, una vez que su segundo hijo empezaba a quejarse por algo, ¿no paraba hasta que su padre le disciplinaba dándole una lección? Robert no se quejó más, pero su labio inferior sobresalía como un pato mientras hacía pucheros.

La condesa vio esto y soltó una sonrisa irónica.

—Si nuestro Robert come bien y se hace más grande… Ahora que lo pienso, ¿no has aprendido el movimiento de golpe superior recientemente? Una vez que domines el movimiento de ataque inferior también, te dejaré sostener a Lippe. Nuestro segundo hijo es fuerte y robusto, así que sé que pronto podrás sostenerla.

— ¿En serio? Entonces voy a trabajar muy duro y aprenderé muy pronto. ¡No puedo esperar para cargar Lippe!

—Ehem, mm.

En ese momento, su hijo mayor, que originalmente había estado viendo todo esto en silencio, se aclaró la garganta.

—Madre, ya he dominado el movimiento de ataque inferior. La lucha continua y la lucha de cambio también.

Parpadeó los ojos, aturdida al oír tales palabras de su siempre frío y reservado primogénito.

—Uh, uhhh. Correcto, eso es… ¿Te gustaría probar llevar a Lippe? —Preguntó mientras intentaba contener su risa al ver a Lucio asentir con una seria expresión facial. —Bien, ten cuidado. Está bien, ahí vamos.

— ¡No es justo, sólo el hermano mayor…!

Robert se ha dado un golpe en los pies. Su labio inferior salió de nuevo. Lucio sonrió al ver la cara de puchero de su hermano, y mantuvo una mirada triunfante mientras llevaba a Calíope.

— ¡Grrr…grrr! ¡Ya verán, definitivamente dominaré la barra inferior en un mes!

—Si sigues holgazaneando como de costumbre, eso no va a suceder.

Robert tenía un gran talento en la esgrima de la familia Rustichel. Y el hecho de que aún estuviera aprendiendo el corte superior como otros niños de su edad, sólo podía significar que estaba practicando perezosamente.

— ¡Oye! ¡Cuándo lo hice!

—Asustarás a Lippe. No grites.

Robert mantuvo sus labios cerrados, temblando de frustración por las palabras de Lucio.

—Nuestro segundo hermano mayor es tan guay con su hermana menor.

La condesa acarició la cabeza de su hijo. Qué sorpresa que este alborotador se haya vuelto tan obediente sólo porque ahora tiene una hermana menor. Había sido el desastre andante de la casa Rustichel. Aunque lo estaba presenciando con sus propios ojos, todavía no podía creerlo. Temerosa de que los brazos de Lucio se cansaran de sostener a Calíope, la condesa extendió sus manos hacia él.

— ¿No es pesada? Ya puedes dármela.

—No es pesada.

Respondiendo así sin rodeos, pero aun temiendo que su madre se llevara a Calíope, Lucius incluso le dio rápidamente la espalda.

“¿Qué? ¡Ella es mi hija, pequeño…!”

Por un momento, la condesa se enfrentó a su hijo, las chispas volando entre ellos.

—Ah, todos ustedes se han reunido en el mismo lugar.

La puerta se abrió y un hombre tan grande como un bisonte entró en la habitación. El Conde Rustichel.

—Ustedes están aquí —observó a sus dos hijos.

El conde notó entonces a Calíope, y se congeló en su lugar. Al ver a su padre que no se atrevía a acercarse, Calíope masticó sus encías pensando. Ahora que lo pensaba, su padre también se había alejado un par de pasos de ella en su vida pasada.

En su vida anterior, su padre no era ni una persona afectuosa ni sensible. Aunque era muy respetuoso con su esposa, era una figura estricta e impasible con sus hijos. Tampoco doblaba sus principios ni siquiera a su esposa.

“No tengo recuerdos de él abrazándome cuando era joven en mi vida anterior, pero ahora, soy un bebé.”

Calíope se armó de valor y extendió sus manos a su padre. Nunca había tratado de pedir un abrazo en su vida anterior, así que se sintió incómoda e insegura al intentarlo por primera vez.

“Pero, aun así, porque lo extrañaba mucho…”

Después de la muerte de su padre, se arrepintió incontables veces. Debería haber sido una mejor hija, debería haberle dicho que lo amaba, debería haber pasado más tiempo con él.

Calíope no quería que volviera a pasar lo mismo, para lamentar que llegara demasiado tarde a la muerte de sus padres.

—Ang-uh (padre).

Al llamado de Calíope, el conde se estremeció y su cuerpo se congeló una vez más. Una pequeña mano se extendió hacia él como una hoja de arce que se extiende hacia el sol.

Los ojos del conde temblaron. Debido a su imponente apariencia, los niños lloraban al ver su cara hasta que ésta se enrojecía por falta de aire. Su frío primogénito y su travieso segundo hijo eran lo mismo. Así que, sin ninguna otra opción, había mantenido su distancia de sus hijos.

Pero…

— ¡Ang-aa! (papá).

Calliope incluso estaba llamando a su padre.

El conde se acercó a la niña, paso a paso, dando un paso y luego deteniéndose antes de continuar. A pesar de que tenía una gran contextura, su intrépido apodo de “El Toro Rojo” no se parecía en nada a su apariencia en ese momento. Viendo a su marido tomando tanta precaución, la condesa se rio.

—Lippe debe haber extrañado a su padre. Date prisa y sostenla querido.

El conde llegó a su hija después de muchas dudas. Estaba intrigado por el bebé que no lloraba y sólo sonreía alegremente, incluso a corta distancia de él.

Extendió cuidadosamente su mano,  el bebé se agarró a su dedo índice, sus ojos brillando con interés y sin ningún tipo de miedo.

—Entonces, ¿papá sostendrá a nuestra Lippe por un rato?

Sin pensarlo, las palabras persuasivas salieron de su boca. Nunca se había oído decir tales palabras en toda su vida. Calíope estaba lista para ser sostenida por su padre y extendió la mano, pero entonces Lucio caminó hacia atrás y se alejó de su padre.

— ¿Lucio?

La expresión suavizada del conde se endureció instantáneamente.

—Debes estar cansado del trabajo, así que yo la sostendré en su lugar.

—No estoy cansado.

—Pareces cansado. ¿No me dijiste que inspeccionar el cuerpo objetivamente era un principio importante para un caballero?

Lucius respondió firmemente. Chispas de sus ojos se dispararon entre los dos.

♦ ♦ ♦

Calíope grabó esta imagen de su armoniosa familia. Sólo el hecho de que estuvieran a su lado, hizo que su corazón se calentara como una barra de pan recién horneado.

“Mi familia me quería tanto. Me apreciaban tanto.”

Calíope sintió una sensación de renovación.

Se dio cuenta de que los miembros de su familia eran diferentes de lo que tenía de ellos en sus recuerdos. Su segundo hermano tenía una personalidad astuta, pero nunca hubiera pensado que siempre perdía con su hermano mayor. Su hermano mayor era en realidad más infantil de lo que ella podría haber imaginado. El aspecto más joven de sus dos hermanos era suficiente para hacerla reír a carcajadas. Su padre, que siempre fue estricto y testarudo, no estaba seguro de cómo interactuar con sus hijos. Y su madre….

Su madre era realmente la misma.

Adivinó que eran así cuando era un bebé, y ahora era testigo de sus imágenes en este momento. Calíope tomó este recuerdo del presente y lo guardó en lo profundo de su corazón. Esto era aún más precioso, incluso entre los recuerdos de su vida pasada, porque no había momentos familiares como este cuando había crecido. Calíope no tenía una personalidad linda o ganadora, y más que eso…

“Ya que todos murieron pronto.”

Y no fue por un accidente o enfermedad incurable. Todos habían muerto de manera inconigta. Ella todavía no sabía quién era el perpetrador. Así que, por supuesto, el asesino no había pagado por sus crímenes. No es que eso disminuyera su sentido de pérdida de ninguna manera.

“Y esta vez, no dejaré que se salgan con la suya.”

Los ojos de Calíope dejaron salir un brillo agudo.

“Definitivamente los protegeré.”

Mientras tomaba esta decisión, comenzó a dormitar. Calíope abrió los ojos para tratar de pasar más tiempo feliz con su familia.

Pero terminó perdiendo al sueño por 846ª vez.

♦ ♦ ♦

 Es demasiado fuerte.

En su cuarto mes, Calíope se vio envuelta en una lucha desesperada contra las leyes del universo. Ella extendió sus brazos.

Después de que su cuerpo se balanceara de lado a lado por un rato, inmediatamente sintió que perdía fuerza. Calíope se sintió sin aliento.

“No está funcionando.”

Todo se volvió tan difícil porque sus brazos y piernas no se movían según su voluntad. Pero había un problema aún mayor que eso.

“Mi cabeza es demasiado pesada…”

Actualmente está luchando contra lo que cada humano, no, cada ser vivo que ha caminado sobre la tierra, ha tenido que luchar en su vida.

Calíope estaba luchando contra la gravedad.

Ella… estaba intentando dar la vuelta a su cuerpo.

Shaey
ಢ_ಢ༽ Quién está cortando cebollas… estoy llorando… ¡¡¡buaaaa!!! Qué bello capítulo. Hmp~ Ai mi querida Lippe.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.