La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 38: Bondad

Traducido por Shroedinger 

Editado por Sakuya


—Habla despacio, Duquesa.

Apreté su mano mientras hablaba con voz tranquilizadora. La Duquesa me miró con los ojos muy abiertos y llenos de dolor.

—No irá a juicio, Su Majestad.

—¿Sin juicio?

—El caso del Vizconde no irá al juez superior.

El juez superior era uno de los defensores de la Duquesa. Si se lo había dicho en secreto a la Duquesa, era probable que fuera cierto.

—¿Por qué? Ah, ¿es porque la señorita Rashta está embarazada?

La Duquesa se mordió el labio y asintió.

—Sí. Creo que el Emperador no acusará al Vizconde Langdel por intento de asesinato de esa mujer, sino por el intento de homicidio de un bebé real.

En ese caso, la ejecución era el resultado indiscutible del Vizconde Langdel. Sovieshu quería que sucediera de cualquier manera. Si el caso llegara al juez principal, a Sovieshu le preocuparía lo que diría el Vizconde Langdel en una audiencia pública.

—Escuché que después de que apuñaló a ‘esa mujer’, estaba gritando.

—Sí.

—Vizconde Langdel… —La Duquesa respiró hondo y me miró con ojos serios—. El Vizconde Langdel es un joven honrado. No haría esto sin ninguna razón.

No tenía palabras para decirle. 

—Lo sé. Incluso si tuviera una razón, no debería apuñalar a nadie. Pero al menos intenté conseguirle una prueba. ¡De esa manera, puede defenderse…!

Una lágrima escapó del ojo de la Duquesa Tuania y se deslizó por su mejilla. Debe ser doloroso que un hombre que defendía su honor estuviera ahora bajo amenaza de ejecución. En el pasado, el hermano de Duque Tuania se había quitado la vida debido a su amor por la Duquesa Tuania. Ella nunca se permitió mostrarlo, pero el incidente pudo haber sido traumático para ella.

—Estaba considerando hablar con él yo misma.

Le froté la espalda y esperé hasta que se calmó un poco, y la Duquesa me miró con ojos redondos.

—¿Podría?

Asentí en afirmación.

—Yo también tengo mis propias sospechas.

—¿Quiere decir…?

—Sospechaba que la señorita Rashta estaba tratando de desacreditarla.

—Entonces, ¿es cierto el rumor?

—Descubriré más por mí misma.

La Duquesa Tuania apretó los puños.

—En este momento, el Emperador está fuera. No creo que envíe al Vizconde Langdel a juicio, pero no se preocupe, visitaré al Vizconde.

—Gracias. Gracias, Su Majestad.

La Duquesa inhaló profundamente. Le di mi pañuelo, pero ella simplemente lo tomó en su mano y no se secó las lágrimas. Después de un largo momento, lo dobló y preguntó: 

—¿Puedo tenerlo?

¿Por qué un pañuelo?

—Sí.

A pesar de mi perplejidad, acepté. La Duquesa guardó el pañuelo y exhaló un profundo suspiro. Sus siguientes palabras me aclararon un poco.

—Como sea que resulte para el Vizconde Langdel… algún día le devolveré este acto de bondad.

—¿Bondad? No digas eso. 

—Me extendiste la mano en mi momento más difícil. Eso es bondad.

La Duquesa me miró fijamente por un momento.

—¿Puedo abrazarte una vez?

Asentí y ella se inclinó y envolvió sus brazos alrededor de mí, frotando mi espalda como para consolarme. Luego se apartó. La miré inquisitivamente, pero ella simplemente sonrió y se puso de pie.

Sin dar explicaciones, la Duquesa Tuania se inclinó y salió de la habitación.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente.

Envié a uno de mis caballeros a investigar el estado del Vizconde Langdel. El caballero regresó antes de lo esperado, justo antes del mediodía.

—El interrogatorio del Vizconde Langdel ha terminado y el emperador ha tomado una decisión, majestad.

—¿Qué es?

—Será condenado a muerte.

¿Eso realmente sucederá…?

—Gracias por hacérmelo saber.

Salí de mi oficina y me dirigí directamente a la prisión donde estaba detenido el Vizconde Langdel. Los guardias parecieron sorprendidos al verme, pero no me impidieron entrar. Sovieshu no debe haberles ordenado lo contrario.

Había seis habitaciones en el primer piso de la prisión donde se recluía a los nobles, cinco de las cuales estaban vacías. Fui a la única celda que estaba ocupada. Aunque había rejas, la celda en sí estaba amueblada como una habitación civil ordinaria.

El Vizconde Langdel estaba sentado con la cabeza entre las manos y levantó débilmente la cabeza al oír mis pasos que se acercaban. Sus ojos se agrandaron por la sorpresa, y cuando trató de levantarse, se tambaleó y tropezó con los barrotes. Cuando mis ojos se acostumbraron a la oscuridad, noté que su rostro estaba magullado y la sangre goteaba de sus labios partidos.

—Lo siento, Su Majestad. Debería inclinarme, pero mis piernas no cooperan.

—Está bien. No tienes que hacer una reverencia.

Recordé cuando una vez pareció tan feliz como un niño cuando fue elegido por la Duquesa en el baile de Año Nuevo. Ahora estaba en una celda oscura, un hombre magullado y destrozado.

Pero, ¿por qué está sonriendo?

Pronto mi pregunta fue respondida.

—¿Están todos hablando de lo que esa mujer le hizo a la Duquesa ahora? —Murmuró el Vizconde Langdel con los labios rotos—. Grité. Todo el mundo lo sabe, grité fuerte.

Solo me mantuve en silencio. 

—Fue estúpido, ahora que lo pienso. Debería haber confirmado la información que encontré, en lugar de visitar a esa mujer primero. Fui demasiado rápido para terminarlo…

Así que por eso le gritó a Rashta mientras el Duque Elgy lo sujetaba.

El Vizconde Langdel se apoyó débilmente contra la pared, con una sonrisa burlona en el rostro. Después de considerarlo un momento, le dije la verdad.

—Nadie está hablando de eso. El asunto está olvidado.

El Vizconde Langdel retrocedió sorprendido, con los ojos muy abiertos.

—¿Olvidado? ¿Lo que hizo esa mujer está olvidado?

—Se olvidó cuando se descubrió que Rashta está embarazada.

—Entonces… haaa. ¿Embarazada? Embarazada. No puede ser.

El Vizconde Langdel apretó los dedos en su cabello como si quisiera arrancárselo. Todavía tenía una sonrisa en su rostro. No estaba ahí cuando todos se enteraron del embarazo de Rashta, y Sovieshu tampoco parece habérselo mencionado.

—Vizconde. Serás ejecutado sin juicio.

El Vizconde Langdel apretó los dientes como si él tampoco lo supiera. Se puso las manos alrededor de la cabeza, emitió un sonido de dolor y empezó a murmurar de forma incoherente. Me incliné hasta su nivel, pero él estaba demasiado agónico para notarme.

—Vizconde. Mírame.

Se volvió hacia mí al oír mi voz, pero sus ojos no veían. Llamé su atención golpeando las barras con mis dedos.

—Vizconde. Mírame.

Sus ojos finalmente se enfocaron en mí.

—No te diría esto si fueras a morir.

Su cara se llenó de sorpresa. 

—¿Entiendes lo que quiero decir?

—¿Hay alguna manera de salvarme?

—La hay.

—¿Cómo…?

Tan pronto como hizo la pregunta, la respondió él mismo.

—¿Me vas a permitir uno de tus tres privilegios de inmunidad?

—Es similar.

—Pero Su Majestad… el Emperador me está acusando de casi matar a un miembro de la familia real. La inmunidad no se puede utilizar para delitos contra la Casa Imperial.

—Ese es mi problema.

La incredulidad se reflejaba en sus rasgos. 

—Todo lo que tienes que hacer es decirme exactamente qué pasó.

—Ya se lo he dicho al Emperador, pero fue en vano… —El Vizconde Langdel levantó débilmente las comisuras de los labios—. Él me castigará, no importa qué evidencia muestre. Para él, esa mujer es más importante que la Duquesa.

Golpeé las barras de hierro de nuevo.

—Primero, dímelo todo.

—Mientras seguía los rumores sobre la Duquesa, terminé en un pueblo cerca de la iglesia donde Lord Marian se suicidó. 

Debe haber estado decidido a cazarlo de esa manera.

—Estaban hablando de la Duquesa y Lord Marian en un bar. Rastreé la historia hasta las personas que hablaron por primera vez esos rumores. —Su expresión se torció—. Todos ellos dijeron la misma cosa. Una mujer de la nobleza vestida con cierta ropa se veía de cierta manera y, en cierto momento, visitaba a alguien. Fue extraño. Todos dijeron exactamente lo mismo, cuando la verdad real a veces puede cambiar cuando pasa por la boca de varias personas. Además, ¿no pasó hace mucho tiempo?

—Sí.

—Atrapé intencionalmente la pregunta y les hice la misma pregunta a todos por separado. Como era de esperar, una vez que se separaron de la respuesta preparada, no pudieron igualarlas.

Alguien debió haberles dado dinero para reavivar los rumores.

—Pero eso no fue suficiente para decirme quién lo hizo. Ni siquiera pensé que esa mujer fuera la culpable en ese momento. —Sus ojos brillaron ferozmente—. Así que les traje fotos de los que estaban activos recientemente en la sociedad y le pedí a la gente que señalara con el dedo quién les pagaba. Les pedí que seleccionaran las imágenes por separado, asumiendo que todas cubrirían a la misma persona. Solo hubo una imagen que no fue elegida.

Rashta no habría estado en la alineación, ya que había estado en el palacio todo este tiempo.

—Fue el Vizconde de Roteschu. —El Vizconde Langdel parecía incapaz de reprimir su odio—. Esa mujer fue quien le dio instrucciones de difundir esos rumores.

—¿Por qué pensaste que era Rashta?

—El Vizconde Roteschu ni siquiera tenía un lugar en la sociedad hasta que se enredó con esa mujer. Primero la insulta, luego la alaba. Entonces el señor que era pobre andaba gastando mucho dinero. 

—¿Le dijiste algo de esto al Emperador?

—Sí. No funcionó.

—¿Investigaste esto por ti mismo? ¿Tiene algún informe?

—Sí.

—¿Dónde está?

—En el escritorio de mi estudio… está dentro del cajón.

Después de una pausa, salí y llamé a Sir Artina.

—Vaya a la mansión del Vizconde Langdel y busque un informe de investigación. Está en el cajón de su estudio. Inmediatamente.

Después de que sir Artina se fuera, volví a la celda del Vizconde Langdel. Me miró interrogante.

—¿Por qué el informe?

—Creo que puedo usarlo para salvarte.

Al principio, no pareció procesar completamente mis palabras, pero luego sus ojos se llenaron de lágrimas.

—Gracias.

—La Duquesa Tuania fue quien me pidió que te salvara.

Una expresión de sorpresa cruzó por su rostro antes de comenzar a llorar.

—¿Cómo está ella?

No encontré palabras para responderle. 

—¿No está molesta por mi culpa?

El Vizconde parecía amar de verdad a la Duquesa. Luciendo más miserable que antes, apoyó la frente en la rodilla y lloró. Amar a una mujer incluso cuando su vida estaba en juego…

Sus acciones contra Rashta estaban lejos de ser caballerescas, pero sus sentimientos hacia la Duquesa Tuania eran fuertes.

—No eres del todo inocente.

El Vizconde Langdel apartó la cabeza de su rodilla y me miró.

—Puedo convertir tu castigo en exilio.

—Está diciendo-

—Sí.

Se quedó sin palabras. 

—Dime si tienes algo que empacar. Informaré a su mayordomo.

♦ ♦ ♦

Cuando regresé a mi habitación, anoté la lista de artículos solicitados por el Vizconde. Luego llamé a una dama de compañía cerca de la Duquesa Tuania y le ordené que fuera a la mansión del Vizconde Langdel y entregara mi nota al mayordomo. Poco después de que la dama de honor se fuera, Sir Artina regresó.

—Mientras recogía los documentos, vi a los investigadores del palacio a caballo.

—¿Te has encontrado con ellos?

—Me mantuve alejado por si acaso.

Sovieshu intentaría enterrar los resultados de la investigación de Langdel.

—Bien hecho.

Cogí el informe de Sir Artina y lo hojeé. Fue como dijo el Vizconde, con la excepción de una sección.

¿Recibió el Vizconde Roteschu la Estrella de la Llama Roja de Rashta y la vendió a la casa de subastas?

El Vizconde Langdel citó el anillo como prueba de que el Vizconde Roteschu estaba relacionado con Rashta….

—¿Cómo lo supo?

Un anillo con una joya roja. No mucha gente sabía que pertenecía al Emperador, menos aún, que se lo había dado a Rashta. Incluso yo no lo sabía hasta que Sovieshu me preguntó sobre el Anillo de la Flor del Desierto. Pero, ¿cómo se enteró el Vizconde Langdel de esto?

No, no es importante ahora.

Ahora mismo, tenía que lidiar con el destino del Vizconde Langdel. Guardé el informe en un cajón secreto de mi escritorio y me dirigí al palacio central. Fui a la oficina de Sovieshu en lugar de a la mía. Estaba estudiando sus papeles con expresión pensativa, cuando me miró con sorpresa.

—¿Emperatriz? ¿Qué sucede?

Sovieshu no parecía saber todavía de mi visita al Vizconde Langdel.

—Bien.

—¿Qué está pasando?

—Se trata del Vizconde Langdel.

—La Emperatriz no debería interferir… 

—Cambie su castigo de ejecución al exilio.

—Dije que no interfieras. —Sovieshu habló en tono firme y agitó la mano como si la conversación le molestara—. Si eso es de lo que estás aquí para hablar, vete.

—Su Majestad.

—Hay muchas razones por las que estoy molesto en este momento, pero Rashta está embarazada. Puede que el Vizconde Langdel no lo hubiera querido, pero casi mata a mi bebé.

—¿No importa por qué lo hizo?

—No. Sus razones no me importan, solo que mi bebé casi muere. —Señaló con el dedo la puerta—. Así que, si estás aquí para pelear, lárgate.

—Entonces, supongo que tendré que encargarme yo misma de los resultados de la investigación del Vizconde Langdel. —Me di la vuelta y di unos pasos hacia la puerta, cuando Sovieshu me detuvo.

—Espera. ¿Qué quieres decir con manejar los resultados de la investigación tú misma?

—La razón por la que apuñaló a la señorita Rashta. El caso de los falsos rumores sobre la Duquesa Tuania.

—¿Qué?

—Un incidente separado del intento de homicidio de su bebé.

| Índice |

One thought on “La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 38: Bondad

  1. Queen says:

    Haaa nuestra prota es excelente no culpa y señala sin pruebas, y si dse trata de inocencia luchará con sabiduría, honor y imparcialidad. Eso mamonaaa demuéstrale quien lleva mejor la corona!!!!
    PD. Mil gracias por el capítulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *