La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 39: ¿Tienes compasión?

Traducido por Shroedinger 

Editado por Sakuya


Sovieshu me miró fijamente por un momento, luego soltó una carcajada.

—¿Qué quieres decir? ¿Difundirá la Emperatriz malos rumores sobre Rashta a menos que cambie el castigo del Vizconde Langdel al exilio?

—No. Solo intento preparar un informe. Oh, ¿sabes que hay un informe?

—¿Crees que caeré por eso?

—Caiga en la trampa o no, no importa. Manejarás al Vizconde Langdel de acuerdo con la ley y yo tengo la intención de ocuparme de la señorita Rashta de acuerdo con la ley.

—¿Y cómo vas a hacer eso?

—La señorita Rashta difundió información falsa para desacreditar a la Duquesa Tuania, alentó al Duque a divorciarse de ella y socavó la reputación de la Duquesa en la sociedad. Ella es lo suficientemente agresiva como para comprar gente. Por eso hay que encerrarla en la cárcel y azotarla.

Me miró con asombro. 

—Lo haré.

La mirada de Sovieshu podía quemarme la piel. Parecía encontrar mi sugerencia genuinamente absurda.

—No importa cuánto odies a Rashta, ¿cómo puedes defender a alguien que ha intentado matarla? —Sovieshu me miró con cara estruendosa.

—Lo mismo que tú, si estuvieras defendiendo a alguien cuyo honor fue destruido intencionalmente.

—¿Son equivalentes? Lo que hace Rashta es común en la sociedad.

—Entonces todos entenderán si esto sucede. Es común en la sociedad.

—Para que digas esto…

Sovieshu se volvió, respirando profundamente. Se enfrió un poco y luego se volvió bruscamente hacia mí.

—¿La Emperatriz no tiene compasión?

—La tengo. Por eso estoy intentando salvar al Vizconde Langdel.

Se quedó en silencio. 

—¿Puedo hacerte una pregunta?

Sovieshu me miró con el ceño fruncido en lugar de responder y yo arqueé las cejas con aire interrogativo.

—¿El Emperador tiene compasión sólo por Rashta?

—¿Qué?

—Siempre me preguntas: ¿No sientes pena por la señorita Rashta?

Se suponía que iba a ser una respuesta mordaz, pero Sovieshu no respondió de inmediato. No era sólo compasión por ella.

Por un momento nos miramos en silencio. Sovieshu parecía estar en conflicto interno consigo mismo. Estaba enojado conmigo y no quería que azotaran a Rashta, pero tampoco quería soltar al Vizconde Langdel…

—Muy bien.

Después de una larga pausa, Sovieshu finalmente se rindió. Sin embargo, de alguna manera no estaba contenta con mi victoria.

—Hay una condición.

—Dime.

—El informe. Dámelo.

—Te lo daré cuando el Vizconde Langdel se vaya.

Respondí con la mayor calma posible. La mandíbula de Sovieshu se tensó y luego tocó un timbre en su escritorio. Se abrió la puerta y entró una secretaria.

—Cambiaré el castigo del Vizconde Langdel. Será exiliado, no ejecutado.

Sovieshu me miró expectante, enarcando las cejas. En lugar de responder, me incliné cortésmente y salí de la oficina.

Había terminado mucho trabajo y aún no era de noche. El cielo todavía estaba brillante y la gente se movía de un lado a otro. El mundo estaba en paz en las horas en que se decidía la vida de un hombre. Durante este tiempo, todos estaban ocupados hablando sobre el primer bebé del emperador.

Mi corazón se llenó de emociones inexplicables y miré hacia el palacio oriental. En algún lugar de ahí yacía Rashta. Aunque todavía no se había despertado, su mundo había cambiado. El Emperador fácilmente podría abandonar a una concubina sin hijos. Sin embargo, a una concubina con hijos le quedaba una conexión, incluso si el corazón del emperador se enfría y abandona la vida de concubina.

Gané la batalla contra Sovieshu y logré salvar al Vizconde Langdel. ¿Por qué no me sentía aliviada? Suspiré y me di la vuelta.

—¿Queen?

Tan pronto como me di la vuelta, vi que Queen estaba sentado en una roca, sosteniendo un sobre de carta en su pico. Pasaron algunas personas y él se escondió detrás de los arbustos. Cuando se fueron, salió de nuevo y yo estaba tan confundida que me reí. Me acerqué a él, Queen colocó el sobre en mi mano y se fue volando.

Iba a abrazarlo… 

Después de apartar mis brazos extendidos, me senté en un banco y abrí el sobre. A diferencia de las notas breves anteriores, esta vez contenía una letra adecuada.

[Mi hermano mayor no se siente bien. Me preocupa.

¿Recuerdas al caballero de cabello azul? Es mi caballero, mi secretario y mi primo, y parece querer ser mi enemigo estos días.

Cómo vengarse de quienes te lastimaron: 

1. ¿Qué tal hacer que un hombre hermoso, conocido y respetado sea su amante?

2. Pregúntele al Príncipe Heinley.]

Quizás porque no era una nota, el contenido era más largo de lo habitual, aunque estaba escrito en fragmentos. Tampoco estaba claro si debería reírme o no. La historia de la venganza y el caballero de cabello azul eran interesantes, pero su hermano estaba enfermo…

El hermano mayor del Príncipe Heinley era el rey del Reino Occidental y aparentemente no se sentía bien. Si empeora, es posible que el Príncipe Heinley tenga que volver a casa y quedarse como sucesor.

La idea de que el Príncipe Heinley y Qeen se fueran, me hacía sentir mal. Aunque nos habíamos conocido recientemente, me sentí más cómoda con ellos.

—¿Por qué la cara larga?

Una voz habló desde mi lado. Sobresaltada, me volví y vi al Príncipe Heinley con una sonrisa maliciosa en su rostro, detrás de él estaba el caballero de cabello azul. El caballero hizo una reverencia cuando nuestras miradas se encontraron, y el Príncipe Heinley se acercó y me ofreció su brazo.

—¿Te importa si camino contigo un rato, Reina?

Pensé que me ayudaría a relajarme. Me levanté del banco y tomé su brazo, sintiendo sus músculos flexionarse bajo mi mano. Mis ojos miraron hacia abajo sin saberlo. Todo lo que vi fue ropa. Otros me han acompañado varias veces, pero… el Príncipe Heinley tenía músculos increíbles. Si bien se veía bastante delgado en la superficie, pero era sorprendentemente sólido debajo.

¡Estás loca, Navier! ¿Cómo puedes pensar eso de una persona que te escolta?

Mi cara estaba sonrojada por la vergüenza y el Príncipe Heinley se volvió hacia mí con curiosidad.

—¿Tienes calor, Reina?

—¿Qué?

—Tu cara está roja.

—Ah, sí… Hace un poco de calor.

Tan pronto como terminé de hablar, hubo una brisa fría y se me puso la piel de gallina. El caballero del Príncipe Heinley estornudó detrás de nosotros y me mordí el labio, avergonzada. Mi cara estaba caliente ante el sonido del Príncipe Heinley conteniendo su risa.

—Debes mantenerte saludable, Reina. O sino cogerás un resfriado. 

—Un poco… 

Torpemente le agarré el brazo y el Príncipe Heinley soltó una leve carcajada. Apreté mi falda con fuerza y levanté mi barbilla antes de dirigir la conversación en una dirección diferente.

—Tu carta necesita algo de ejercicio. Debes estar preocupado.

—¡Puhu!

Realmente solo quería desmayarme durante las próximas cinco horas. Mi cabeza estaba revuelta sobre el contenido de la carta. Pero las palabras ya salieron de mi boca, y el Príncipe Heinley se mordía los labios desesperadamente para contener la risa.

—Sí. Tuve muchos problemas para elegir papelería sólida. Tenía que asegurarme de que no se rompiera en el pico de Queen.

Aunque trató de mantener la calma, su rostro serio se derrumbó ante su broma. Fruncí el ceño y el Príncipe Heinley intentó hacer un gesto de disculpa con la mano. Pero todavía estaba ocupado riendo.

—Lo… jaja… lo siento.

—Lo dije mal.

—Lo sé. Querías preguntarme si hacía mucho ejercicio, ¿verdad, Reina?

—No, iba a preguntar por la salud de tu hermano.

—Bueno, mi hermano no hace mucho ejercicio.

De verdad… este Príncipe. Paré porque no me gustaba jugar.

Hice mi expresión fría, el Príncipe Heinley inmediatamente se puso serio.

—Mi hermano dijo que se sentía peor que antes. Todavía no está en peligro, pero siempre ha sido débil.

Gracias a Dios, sería una mala respuesta. El hecho de que su hermano aún no estuviera en peligro no significaba que no lo estaría más adelante. Tenía una expresión ansiosa en mi rostro y el Príncipe Heinley sonrió como para aligerar el ambiente.

—¿Has pensado en mi sugerencia?

—¿Cúal?

—Cómo vengarse, uno y dos. —Se aclaró la garganta con fuerza—. Recomiendo el número uno.

—¿Te refieres a tener un hombre hermoso y respetable como mi amante?

—Si no quieres un amante falso…

La voz del Príncipe se apagó cuando me miró, y de repente me pregunté si el falso amante se refería a sí mismo. Sabía que no le gustaba Sovieshu. Sin embargo, él se había estado burlando de mí antes, así que le pagué con creces.

—¿Te refieres al Gran Duque Kapmen?

—¡No!

—No es el Gran Duque Kapmen.

—No.

—¿Pero hay otros hermosos, respetables y grandes hombres?

Heinley no dijo nada y frunció los labios con seriedad y yo me incliné cerca de su rostro como para inspeccionar lo guapo que era. Me eché a reír y le sonreí para ver si entendía mi broma.

—¿Estás bromeando?

—Lo digo en serio.

Por eso el Príncipe Heinley se burló de mí antes. Es muy divertido ver su reacción.

—Tienes razón.

—¿La tengo?

—No quiero parecer que estoy teniendo una aventura que alguien no quiere.

—¿Eso fue parte de una broma…?

—¿Por qué?

Su rostro se volvió hosco. Me sentí mal por burlarme de él, pero se veía bastante lindo en lugar de lamentable. Caminé a su lado, obligándome a contener la risa.

Después de eso, caminamos sin decir palabra hasta la Casa de Cristal. No sé por qué el Príncipe Heinley no dijo nada, pero no pude encontrar tiempo para hablar porque estaba mirando a mi alrededor. El cielo estaba especialmente hermoso hoy. Se inundó de rojo cuando se puso el sol, y la Casa de Cristal brilló como un rubí gigante.

Observé la escena por un momento. Lo he visto varias veces antes, pero mi mente estaba en blanco y no podía pensar en nada que decir.

—Si voy al Reino Occidental…

La cautelosa voz del Príncipe Heinley rompió el silencio. Giré la cabeza y lo vi mirándome. Quizás fue porque el cielo se estaba oscureciendo, pero sus ojos violetas parecían más oscuros de lo habitual.

—¿Reino Occidental…?

—¿Me extrañaras?

El sonido de los gritos de los pájaros resonó desde lejos, y lo miré mientras procesaba su pregunta. ¿Regresar al Reino Occidental?

Así es. El Príncipe Heinley era el sucesor y eventualmente tendría que regresar a su país, llevándose a Queen con él.

Fue como si dejara de escuchar. ¿Estaba demasiado acostumbrada a ellos? Ya sentía una sensación de pérdida al saber que mis amigos se irían a un lugar lejano. 

¿Por qué era esto? Ahora que lo pienso, nunca antes me había separado de amigos y familiares. Aunque no había visto mucho a mi familia desde que me casé, nunca estaban lejos.

—Te extrañaré… 

Me las arreglé para mantener la compostura, y mientras escuchaba mi voz, sonaba como un comentario cortés.

—Sinceramente.

El Príncipe Heinley esbozó una sonrisa triste.

—No me iré ahora mismo.

No supe cómo responder. Volví la cabeza hacia el techo de color rubí. Cuando miré de reojo, vi que el Príncipe Heinley sacaba un reloj y miraba la hora.

—Ya es tarde.

Me ofreció su brazo de nuevo para escoltarme de regreso al palacio occidental.

♦ ♦ ♦

Sovieshu miró fijamente el informe que estaba en el escritorio frente a él. El Marqués Karl, su secretario en jefe, estaba a su lado y lo miraba con preocupación.

—Su Majestad, ¿está considerando qué hacer con la señorita Rashta?

—¿Qué puedo hacer? ¿Quieres que castigue a una mujer embarazada?

Pero el Emperador ya había estado pensando durante dos horas…

El marqués Karl ofreció cuidadosamente su opinión.

—Si bien es un asunto inesperado, Su Majestad, una concubina de bajo rango que desee vivir en la alta sociedad debe poder defenderse hasta cierto punto.

—Defenderse…

—Escuché que la Duquesa y la Sra. Rashta se enfrentaron en la fiesta del té. ¿No sería eso algo digno de castigo?

—Bien… 

Sovieshu frunció el ceño pensativo.

—Si está preocupado por lo que sucederá en el futuro, ¿por qué no me dice lo que está pensando?

—Marqués Karl.

—Si, su Majestad.

—Este es mi trabajo, no el tuyo.

—Lo siento.

Sovieshu suspiró y entregó el informe al marqués Karl.

—¿Debo destruir el informe?

Estaba claro que eso era lo que Sovieshu le pediría. Sin embargo, después de pensarlo un momento más, Sovieshu dio una respuesta inesperada.

—Me lo quedaré… 

| Índice |

One thought on “La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 39: ¿Tienes compasión?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *