La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 40: Buenos visitantes, malos visitantes

Traducido por Shroedinger 

Editado por Sakuya


—¿Estoy embarazada…?

Sovieshu asintió y Rashta parecía aturdida. Esta sorpresa le fue dada tan pronto como se despertó. Rashta se cubrió el vientre con las manos.

—Estoy embarazada…

—Puede dar miedo porque es tu primer embarazo, pero… gracias.

Sovieshu se inclinó y abrazó a Rashta con fuerza. Podía sentirla temblar en sus brazos, le frotó la espalda y murmuró repetidamente su gratitud por ella. Siempre había querido un bebé y ser padre. Además de simplemente necesitar un sucesor al trono, una familia feliz era su sueño ideal. ¿Cómo fue que, una concubina que solo había estado en su vida durante unos meses, lo hizo realidad?

Pero a pesar de su felicidad, albergaba una sensación de malestar. El mejor plan era tener un hijo con la Emperatriz primero. Los hijos de una concubina no pueden ser sucesores, pero la relación entre padres e hijos no se puede romper tan fácilmente. Los niños bastardos inteligentes fueron la semilla de muchas disputas. Sovieshu nunca quiso que eso sucediera entre sus generaciones. Con un hijo ilegítimo nacido primero, estaba feliz y ansioso.

—Su Majestad, tenemos a nuestro bebé aquí…

Pero Sovieshu no pudo compartir sus preocupaciones con la madre de su bebé. Puso su mano sobre el estómago de Rashta con una sonrisa, alejando su malestar.

—¿No es increíble?

—Sí, todavía no siento nada… pero es increíble.

El médico de palacio que estaba a un lado habló con cuidado.

—Señorita Rashta, ¿tenía períodos irregulares?

Ella asintió.

—Sí, nunca pensé en quedar embarazada. Siempre fue irregular…

—Te prepararé medicinas y alimentos saludables. Por el momento, concéntrese en la dieta que le recetaron.

El médico se fue y Sovieshu se sentó al lado de Rashta.

—Si hay algo que quieras comer, cualquier cosa que quieras comer, dímelo.

—¿Cualquier cosa?

—Cuando una madre está feliz, también lo estará el bebé.

En ese momento, las lágrimas comenzaron a llenar sus ojos.

—¿Rashta?

Sovieshu la miró sorprendido, pero Rashta se acurrucó y hundió la cara en las rodillas.

—¿Qué pasa? ¿Estás enferma? ¿Debería volver a llamar al médico?

—No, eso no…

No entendía sus lágrimas. 

—Siempre quise escuchar eso.

—¿Rashta?

Sovieshu estaba desconcertado por su reacción y le levantó la barbilla. Ella no estaba llorando tiernamente como de costumbre, sino que su cuerpo se sacudía con sollozos como si no le importara cómo se veía. Después de llorar mucho durante mucho tiempo, Rashta se arrojó a los brazos de Sovieshu.

—Usted es el salvador de Rashta, Su Majestad. No sabes cuánto te ama Rashta.

 

Sin embargo, la enorme felicidad de Rashta se desplomó después de reunirse con el Duque Elgy al día siguiente. Ella estaba agradecida por su ayuda, pero cuando él le habló, lo hizo con una expresión grave.

—He estado en Rimwell, señorita. El niño que tiene el Vizconde Roteschu… creo que es su bebé.

Los ojos de Rashta se agrandaron. Nunca tuvo palabras de felicitación cuando tuvo su primer hijo, pero ahora era como una aguja en su corazón.

—¿Le pidió a la Iglesia un examen?

Rashta se cubrió el vientre con las manos. Temía que el hijo mayor, nacido sin amor, agarrara el tobillo del segundo hijo, que viviría siendo amado. El Duque Elgy negó con la cabeza.

—No.

—Si no hay examen…

—Es un niño. Se parece a ti.

La sangre desapareció del rostro de Rashta. Ahora que era verdad, no había nada que hacer excepto dar dinero al Vizconde Roteschu a cambio de su silencio.

Mientras miraba a Rashta, el Duque Elgy sonrió e hizo una sugerencia.

—Como le dije antes, puedo prestarle el dinero que necesita, señorita.

Lo hizo sonar tan fácil. Rashta, que no podía pagar el dinero de inmediato, estaba aterrorizada.

—¿Cuánto?

En el pasado, había sido muy cautelosa al pedir dinero prestado. Sin embargo, las cosas habían cambiado. Ahora llevaba al bebé del Emperador y estaba tremendamente feliz. El dinero estaría disponible en unos años, y tenía que evitar que el Vizconde Roteschu entrara en su vida sin importar el costo.

—Cualquier cantidad.

Rashta vaciló un momento.

—Entonces, ¿es posible pedir prestados mil krangs…?

—Te prestaré diez mil.

Se sentó, sacó un papel del bolsillo y lo dejó sobre la mesa. Era un pagaré sin firmar. Escribió su nombre y firma y puso “10,000 krangs” en la cantidad.

—Aquí.

Luego sacó dos resguardos de 5000 krang del bolsillo del pecho. Fue emitido por el principal prestamista de crédito del continente Wol.

—Gracias…

Rashta firmó el pagaré del Duque Elgy y aceptó los recibos. Esto mantendría la boca del Vizconde Roteschu cerrada al menos por un tiempo.

—Te cansarás si sigues siendo arrastrada, así que piensa en un medio para sacudirlo. 

—¿Hay una buena manera…?

—Bueno, en este caso, no lo sé.

El Duque Elgy se puso de pie y le dio una palabra de aliento a Rashta, quien le sonrió. Cuando salía de la habitación, su mano se detuvo en el pomo de la puerta y se volvió.

—Pero, señorita.

—¿Qué?

—El bebé en tu útero ahora. Me pregunto si es una hija o un hijo.

♦ ♦ ♦

—Ya veo… ella está despierta.

Era tarde. Después del trabajo, Laura me dio la noticia de que Rashta estaba a salvo. La dama de honor también agregó que Sovieshu le dio a Rashta un gran sillón como regalo. Me senté frente a mi escritorio y sonreí con la mayor calma posible, pero las otras damas de compañía dejaron de jugar al ajedrez y se acercaron a mi lado en busca de más chismes. Resultó que Rashta no fue la única noticia del día.

—La Duquesa Tuania ha decidido divorciarse del Duque. Sin embargo, no pudieron ponerse de acuerdo en nada, así que acudieron a los tribunales por la división de la propiedad.

—El Vizconde Langdel fue exiliado ayer, Su Majestad.

Pero la noticia más inesperada ni siquiera fue sobre ellos.

—Su Majestad, ¿qué piensa del Vizconde Roteschu? El hombre que afirmó que Rashta era una esclava

El viejo maestro de Rashta…

Si bien el tema de él estuvo enterrado durante mucho tiempo, no lo ignoraba. Pero, ¿por qué traerlo ahora de repente? La dama de honor se inclinó y le susurró al grupo.

—Escuché que el Vizconde Roteschu quiere mudarse a la ciudad capital. Está buscando una casa cerca del palacio.

Tan pronto como escuché esas palabras, mi mente volvió hacia Rashta. Aunque Sovieshu había obligado al Vizconde Roteschu a renunciar a su afirmación de que Rashta era su esclava, su relación pasada nunca desaparecería. El Vizconde Roteschu incluso había manipulado información sobre la Duquesa Tuania para Rashta. ¿Y ahora se estaba moviendo cerca del palacio?

¿Están chantajeando a Rashta?

Mientras reflexionaba sobre esta información, Laura intervino con su propio chisme.

—Escuché que no solo busca una casa, sino también una niñera. ¿Tiene un bebé en casa?

No quería decir esto en voz alta, pero… no quería involucrarme, incluso si Rashta estaba siendo amenazada. Solo me enfocaré en mí. Sería difícil si le pidiera ayuda a Sovieshu, pero ella no era mi trabajo.

Mientras escuchaba la conversación sobre Rashta, abrí mi cajón y rebusqué entre mis artículos.

¿Oh?

Algo rodó en mi mano. Cuando lo saqué, era una bonita botella rosada del tamaño de mi palma.

—¿Eh? ¿No es de antes?

Laura, que había estado hablando del Vizconde de Roteschu, desvió su atención.

—¿No fue un regalo? Es una poción de amor, ¿verdad?

—Así es.

Sakuya
Cómo odio esa poción… -_-

No lo usé porque el remitente era anónimo, lo dejé en mi cajón y lo olvidé por completo. Después de recibirlo, fui a la villa, y luego Sovieshu se enfermó y así sucesivamente.

—No lo abriste en absoluto, ¿verdad?

—Creo que es solo una broma.

Laura se acercó y miró la botella. Parecía tener curiosidad por la poción de amor.

—¿Podría ser real?

—Por supuesto no. Si fuera real, la gente hablaría de ello.

—Pero hay todo tipo de cosas en este mundo, Su Majestad.

Si hubiera una poción de amor verdadero, ¿no habría al menos rumores? Miré la botella, vacilante y Laura tenía una expresión alentadora en sus ojos.

—Pruébelo, Su Majestad.

—Incluso si uso esto, no hay ninguna situación en la que pueda usarlo para…

Me detuve nerviosamente. En respuesta, Laura articuló: ‘Emperador’.

Posteriormente, cada una de las damas de honor se fue a sus asuntos habituales. 

Antes de irme a dormir, me acosté en la cama y miré la botella.

¿Cuál fue la intención de la persona que envió esto?

¿Me compadecieron por perder a mi marido por culpa de Rashta? ¿O era un veneno?

Ah bien. El Gran Duque Kapmen se graduó de la academia mágica, así que quizás podría preguntarle. El Príncipe Heinley también parecía ser bueno en el uso de la magia, pero era solo un estudiante de intercambio, por lo que puede ser débil en la teoría mágica…

♦ ♦ ♦

Al día siguiente.

Hubo discusiones sobre la diplomacia con Rwibt, así que tomé la botella y me dirigí a una de las habitaciones vacías del palacio. Programé al Gran Duque Kapmen y a mí para encontrarnos aquí, y pronto llegó.

—Escuché que me estaba buscando, Su Majestad.

—¿Ha escrito las perspectivas de exportación e importación de las que hablamos anteriormente?

—Casi la mitad…

—Déjame ver. ¿Cuál es el número total de comerciantes que cruzan desde Rwibt al continente Wol?

—No sé si hay comerciantes que realmente estén haciendo esto.

—Necesitamos algunas cifras significativas antes de que podamos crear una empresa dirigida por el estado. Debe haber una garantía mínima de seguridad. Es posible que deseemos hacer un trato preliminar primero con fines de investigación de mercado.

—Sí.

—¿Hay algo más que pueda comerciar desde el continente Hwa al resto del mundo?

Ante la sugerencia de comerciar con otros países, el Gran Duque Kapmen frunció el ceño.

—No lo sé.

—Me gustaría que lo averiguaras. El comercio entre los dos países es bueno, pero podemos crear la infraestructura donde nuestros dos países se conviertan en distribuidores intermedios entre los continentes y reciban comisiones.

—Ya veo.

Después de un poco más de discusión, terminamos la conversación y aproveché para contarle sobre la poción de amor.

—Escuché que estabas en la cima de la academia mágica…

—Sí.

—No sabes de pociones mágicas, ¿verdad?

El Gran Duque Kapmen me miró como si me preguntara por qué estaba hablando tonterías. Sospechaba que no le agradaba a este hombre. Me recomendó como un importante representante comercial y escuchó atentamente mis opiniones, pero pude percibir su opinión sobre otras cosas.

¿Odia las relaciones personales?

—No.

—¿Qué?

—Sé de pociones… 

—Ah. Si.

Oh. Pensé que había respondido negativamente. La sincronización hizo que mi corazón diera un vuelco. Presioné mi mano contra mi pecho y luego saqué la botella rosa.

—¿Quieres echarle un vistazo a esto, si no te importa?

—¿Qué es?

El Gran Duque Kapmen enarcó las cejas y tomó la botella para inspeccionarla.

—Una poción de amor…

—¿Qué?

—Llegó como regalo de cumpleaños y la nota decía que era una poción de amor.

Frunció aún más el ceño.

—No creo que sea verdad. Y me siento incómoda porque se envió de forma anónima.

Pensé que parecía una tontería por conservarlo, así que agregué que no esperaba ningún beneficio. Pero no hubo ningún cambio en la expresión del Gran Duque Kapmen.

—Pero es un regalo, así que no quiero tirarlo. Si no le importa, ¿puede confirmar si es dañino o no?

Con una mirada ligeramente despectiva, Kapmen dijo algo completamente inesperado.

—No sé si esto es dañino, pero estas pociones están en el mercado negro. Funciona hasta cierto punto.

—Nunca había oído hablar de esta poción antes…

—Incluso si solo se distribuye en el mercado negro, es una droga genuina.

El Gran Duque Kapmen parecía bastante interesado, dijo “Espera” y luego agitó la botella. Después de eso, abrió la tapa y la olió. Después de algunas inspecciones, habló en un tono evasivo.

—Parece tener cierta eficacia.

—¿Entonces si alguien bebe esto…?

—Se enamorarán de la primera persona que vean. Bueno, no es exactamente amor, pero les da los síntomas físicos del amor: el corazón late más rápido, la cara se pone roja… mmm, y así sucesivamente.

Me eché a reír porque era muy extraño. ¿Me dieron la poción de amor no por malicia, sino por lástima por haber perdido a Sovieshu ante Rashta?

El Gran Duque Kapmen me miró brevemente antes de continuar.

—Puedes usarlo en el Emperador Sovieshu si lo deseas. Solo asegúrate de que la primera persona que ve sea a ti.

Me sorprendió y se encogió de hombros como si no hubiera dicho nada extraño. Sonreí torpemente y murmuré que estaba de acuerdo.

Me dolió el orgullo atraer la atención de Sovieshu y, francamente, no podía confiar en la poción en sí. El Gran Duque Kapmen me aseguró que estaba bien, pero tenía que haber una razón por la que nunca supe de eso. Además, una simple prueba de olfato no podría dar tanta información…

¿Mi rostro mostraba signos de incredulidad? Cuando extendí la mano para recuperar la botella, Kapmen la empujó posesivamente hacia él. “No me crees…” dijo, luego abrió la tapa.

—Te probaré los resultados.

Sakuya
...¬_¬

—No, no tienes que…

—Tengo el antídoto.

—¿El antídoto?

Antes de que pudiera preguntarle por qué tenía algo así, el Gran Duque me miró y tomó un sorbo. Mis ojos se encontraron con los suyos con sorpresa.

La puerta se abrió de repente y entró alguien.

—¿Emperatriz?

| Índice |

One thought on “La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 40: Buenos visitantes, malos visitantes

  1. Queen says:

    Haaaaaa Kapmen aún es muy misterioso no confío en el…..
    Creen que el emperador haya caído en esa posima….. Me muero de angustiaaaaa
    Esta capitulo me ha dejado muchas dudas, gracias por su trabajo :3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *