La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 20: Venganza (4)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Un poco desaliñada y con un dulce olor a alcohol que la impregnaba, la condesa estaba siendo atendida por sus doncellas, quienes le estaban quitando la ropa y los adornos de su cuerpo. Luego, se estiró en su cama sin nada. No estaba dormida, así que tenía mucho espacio para conversar.

—Tengo algo de qué hablar con mi madre, así que todos, salid.

Aria, haciendo salir a todos los sirvientes que estaban masajeando su cuerpo y su cara, se sentó junto a la cabeza de la condesa y jugueteó con su cabello brillante.

Ella, que sabía que era cariñosa solo cuando tenía una solicitud, parpadeó lentamente sus ojos borrachos y le preguntó por qué.

—¿Qué pasa?

—No es gran cosa, pero creo que debería decírtelo porque sucedió bajo el nombre de Roscent. Casi tuve un gran accidente antes.

—¿Un gran accidente?

—Un accidente de carro. Casi fui herida.

La embriaguez en el rostro de su madre desapareció de repente cuando escuchó que su única hija casi había tenido un accidente grave. Todavía había un rubor en sus dos mejillas, pero la mirada clara en sus ojos hizo que Aria sintiera el afecto de su madre, que tenía una mezcla de ansiedad y preocupación.

Aria sonrió un poco ante esto, y su madre frunció el ceño.

—Explícame lo que estás diciendo. ¿Casi has tenido un accidente?

—Casi tuve un gran accidente. Mi estúpido conductor llegó a casa sin el permiso de su amo y sufrió una intoxicación alimentaria mientras almorzaba, y el conductor que reemplazó al estúpido trajo un carro roto. Era como si lo hubiera hecho a propósito.

Gracias a ese carruaje roto, sus caderas y espalda todavía hormigueaban un poco. La cara de la condesa mostró una expresión de horror cuando Aria dijo que habían sido muy groseros y que no habían admitido su culpa.

—Si eso es cierto, no puedo perdonarlos.

—Nada de eso me fue informado. Pero olvídame. Madre, que es la maestra de la mansión, tampoco recibió ningún informe de los eventos. —Como la condesa no respondió, Aria continuó—: Quizás la mansión todavía considera que mi madre y yo somos seres inútiles. Estoy terriblemente triste.

Aunque no era necesario recordarle eso, fue lo suficientemente cierto como para provocar la ira de la condesa.

Ella se vistió de inmediato y llamó a todos los sirvientes y doncellas de la mansión. No mucho después de su llamada, todos se reunieron en el pasillo del primer piso. A diferencia de las miradas lánguidas habituales que se dirigían a ellos, aquellos que vieron por primera vez los ojos agudos y resueltos de la condesa parecían perplejos. Por supuesto, algunos estaban aterrorizados, temblando incontrolablemente, como el conductor que había molestado a Aria antes.

El estado de ánimo de la condesa era siniestro, y todos los sirvientes y las criadas cerraron la boca y miraron hacia el suelo cuando la vieron. Rompiendo ese silencio, la condesa comenzó a contarles a todos lo que había sucedido ese día y les preguntó si era verdad o no.

—Entonces, ¿es cierto que el conductor llamado Yagi salió de su estación sin pedirle permiso a Aria, y que otro conductor se dirigió a la mansión en su nombre, pero tampoco hizo ningún informe? ¿Que incluso tomó el carro roto y casi causó un accidente grave?

La mirada de la condesa llegó a Elect, y decenas de ojos se posaron sobre él porque era el único presente para cuestionar.

Elect lentamente comenzó a poner una excusa, como si se hubiera preparado para manejar todas estas preguntas y ojos solos.

—Sucedió tan repentinamente que creo que tomé el carro equivocado…

—Tomaste el carro equivocado… Entonces, el gerente de transporte que le hizo tomar el equivocado debe haber descuidado su trabajo.

Cuando la condesa trató de pasarle la culpa al gerente de transporte, dio un salto y respondió que nunca habría sucedido de esa manera. Su cara se puso roja, y parecía preocupado por las falsas acusaciones.

—¡No podría ser! ¡En primer lugar, guardamos los carros rotos en un área de almacenamiento diferente! ¡El carruaje llevado por Elect fue guardado lejos del edificio principal!

—¿Es eso cierto?

—¡Sí! ¡Esa ha sido una regla desde el inicio de la familia, y todos en el personal lo saben!

Con su respuesta apasionada, aquellos que apoyaron su declaración asintieron, afirmando que tenía razón. Todos lo sabían sin siquiera preguntar, por lo que no habría sido necesario repetirlo.

La condesa estaba conduciendo al conductor hacia una esquina sin salida. Aria, que observó la situación en silencio junto a ella, mencionó a un hombre que no estaba involucrado en el asunto para llevar al conductor a un pantano del que no podría salir.

—Madre, ¿no es el trabajo del mayordomo dirigir a los sirvientes al trabajo? ¿No sería él quien lo ordenó? De lo contrario, el conductor no habría tomado el carro roto.

—¿El mayordomo realmente hizo eso?

Frank era un hombre que había trabajado en la mansión durante años y se había dedicado en cuerpo y mente a la familia. Todos pensaban que la declaración de Aria era ridícula, pero no era imposible, por lo que esperaron ansiosamente su excusa.

Desafortunadamente, sin embargo, pronto no pudo afirmar su inocencia.

¿Está involucrado el mayordomo? Basado en su experiencia pasada, Aria había pensado que él era una parte neutral. Ahora, no estaba segura de que no estuviera involucrado en esto.

Era un participante inesperado. Incluso Aria lo miró con dudas, y en ese instante, habló de su incompetencia con una cara oscura y muerta.

—Me da vergüenza decirlo, pero no lo supe hasta hace un momento… Aunque es mi trabajo saber y administrar todo lo que sucede en la mansión. Pensé que Yagi vino a almorzar porque la señorita Aria le dio permiso y que Elect intercambió lugares con él en un buen carruaje. Por supuesto, pensé que no se habían olvidado de hacer sus informes. No dudé de los acontecimientos porque era lo normal. Lo siento mucho.

Después de que terminó de hablar, se inclinó profundamente y admitió sus faltas, permaneciendo inclinado incluso con el paso del tiempo.

—¿Tienes alguna idea sobre esto? ¿Qué debemos hacer? —Un lamento vino de la boca de alguien. No solo uno o dos estaban sorprendidos por los errores de quien siempre había manejado la mansión sabiamente.

Aria lo miró por un momento. Estaba preocupada sobre si dejarlo ir o salvarlo, junto con los conductores.

No era un hombre amable con Aria y su madre, pero no descuidaba su trabajo ni era parcial con nadie. Ella pensó que si él era al menos neutral, no la molestaría.

¿Debo salvarlo?

Además, en el exterior, sería bueno que la mayoría de la gente en la mansión siguiera al mayordomo y confiara en él.

—Siempre ha sido ordenado sobre su trabajo, por lo que no hay duda allí. No puedo evitar pensar que deliberadamente organizaron esto para evitar sus ojos. Estoy segura de que lo hicieron porque no confían en mí. Estoy muy triste.

Cuando Aria finalmente pronunció una palabra defendiéndolo, el mayordomo tembló una vez. No parecía haber pensado que ella le ayudaría por sí misma.

El mayordomo, que había sido salvado por Aria, fue removido de este asunto, y toda la culpa recayó en los conductores. Aria miró a Mielle, que estaba parada en un rincón, un poco lejos de la condesa.

Ahora, Mielle, ¿cómo vas a responder a esto?

—Será mejor que llame a la Guardia de la Capital.

—¿Los guardias de la capital? —preguntó inevitablemente la condesa, sorprendida por las palabras de Aria.

—Si el conductor escogió intencionalmente el carro roto… Tenía que haber un plan para dañarme. Regresé a salvo a la mansión, pero si las cosas hubieran salido mal, el carruaje podría haberse derrumbado y podría haber muerto. Además… —Aria continuó, mirando a la multitud en el pasillo—. Si el mayordomo no lo sabía, eso significaba que habían planeado hacerme daño a propósito.

La cara de todos parecía sorprendida por la terrible conclusión. De hecho, eso era lo más plausible. No les gustaba Aria, por lo que todo había sido planeado.

Por supuesto, solo faltaban algunas piezas del carruaje y no eran suficientes para causar un accidente grave, pero solo unas pocas personas lo sabían. Además, se suponía que había sucedido de esa manera, por lo que nadie podía abogar por el conductor, excepto Mielle, quien ella suponía que había orquestado esa situación.

Mielle, que había estado observando cómo se desarrollaban los eventos en silencio y a distancia, se puso del lado del conductor y dijo:

—¿No es eso demasiado? Bueno, madre y hermana. ¿No es demasiado llamar a la Guardia de la Capital? Es posible que haya olvidado qué hacer porque está cerca de la jubilación. Nadie está herido… Es un poco triste pensar así.

Seguramente, el conductor estaba a punto de retirarse a la edad de sesenta años. Tenía la edad suficiente para creer que su memoria oscilaba debido a alguna enfermedad. Entonces, tenía sentido que pudiera haber confundido el lugar donde estaba almacenado el carro.

Nadie resultó herido de gravedad, como había dicho Mielle, y el carruaje regresó a salvo. No había nada que culpar, excepto que el viaje fue incómodo porque se sacudió mucho y que las cosas no habían sido reportadas.

En primer lugar, solo faltaban algunas piezas, y eso no era suficiente para causar un accidente. Por lo tanto, era un asunto que requería un mínimo de acción disciplinaria, como un recorte salarial, si se le daba un poco de piedad.

Mielle podría haber pensado que podría terminar así. Tal vez había sido una pequeña broma sobre una mujer malvada que había sido favorecida por su amante. Pero, Aria no tenía intención de hacerlo. ¿Por qué? Porque Aria iba a mostrar su voluntad de tomar represalias más allá del control de Mielle si se unían a ella. De esa manera, nadie estaría dispuesto a seguir con esa estúpida chica en el futuro.

—Mielle. Lo siento. ¿Olvidaste que podría haber muerto en un accidente aterrador?

—¿Muerte? No era suficiente para eso, ¿verdad? El carruaje regresó sano y salvo.

—Mielle, ¿cómo lo sabes? —volvió a preguntar Aria con sorpresa ante su forma de hablar, apenas tolerando los vítores internos en su interior.

¿Cómo sabes que no estaba mal?

Todo lo que dijo fue que faltaban algunas partes. Si faltaran partes importantes, no pequeñas, naturalmente podrían provocar un accidente a gran escala. Ella no había explicado nada al respecto, entonces, ¿cómo lo sabía Mielle?

¡La estupidez de decirles lo que hiciste mal!

Al darse cuenta de que había dicho demasiado, la tez de Mielle se oscureció de inmediato. Fue triste verla tomar la mano de Emma con fuerza. Aria quería torcer su mano.

—Mmmmm… ¿De dónde has oído eso?

Cuando Aria la instó, Mielle, que no pudo responder, se mordió el labio. Emma susurró en voz baja para no ser escuchada lejos de los oídos de su maestro, que temblaba como un patético pajarito. Parecía estar sugiriendo una forma de evitar la situación. Emma parecía muy seria.

Aria observó el intercambio de cerca. Efectivamente, Mielle pronto dio una excusa por lo que Aria había dicho.

—Estaba hablando del resultado, hermana. No es tan malo porque no te lastimaste.

—Sí, Mielle. Lo que dices tiene sentido.

De repente, Aria dio un paso atrás, y las palabras de su hija hicieron que los ojos de la condesa se volvieran hacia ella. Parecían preguntar cuál era su intención.

Aria parecía un poco sombría, pero luego respondió a la razón por la que estaba de acuerdo con Mielle.

—Pero debes tener en cuenta que podría haberme lastimado gravemente. Tal vez tuve suerte de no haberlo hecho.

—Eso es… Eso es correcto.

Mielle dio una reacia afirmación. Si negara a Aria aquí, parecería que estaba defendiendo a los delincuentes, y eso ya no era posible.

—Aun así, es bueno que fuera yo quien montó ese carruaje. Imagínate si hubieras montado tú en mi lugar con algunas partes faltantes… Solo imaginarlo me hace sentir que estoy a punto de desmayarme. Si te llegara a pasar algo…

Entonces, es muy extraño si te quedas con el conductor aquí. ¿Lo entiendes? Tienes que ponerte de mi lado, del lado de tu única hermana mayor. Castiga al conductor que controlas con tu propia mano.

Esa fue la conclusión que Aria quería para el incidente.

Su trampa evitó que Mielle contestara. Si ella respondía positivamente, estaría expulsando al conductor, y si respondía negativamente, todas sus sospechas caerían sobre ella.

Ahora, ¿qué quieres hacer?

La cara del conductor se puso pálida, como si fuera un cadáver vivo. Esperó el castigo porque no se atrevió a dar una excusa.

Aria escondió su rostro en la ropa de su madre, pretendiendo limpiar las lágrimas que no habían corrido. También estaba tratando de ocultar su sonrisa, que estaba a punto de estallar. El silencio cayó en el pasillo, pero Mielle todavía no dijo nada.

La condesa había notado que su hija había estado planeando algo hábilmente durante algún tiempo, por lo que en silencio observó cómo se desarrollaba todo. No sabía qué era lo que Aria estaba planeando, pero era obvio que estaba llevando todo a una conclusión interesante.

—Por supuesto, tú también, ¿verdad, Mielle? —le preguntó de nuevo con un rostro sombrío después de ocultar su alegría en el dobladillo de su madre.

—Por supuesto.

—Entonces, pidamos a nuestra amorosa madre que haga un juicio justo y sabio, ya que parece que la situación está resuelta.

No había forma de que ella hiciera un juicio justo y sabio. Aria era su única hija biológica. Las cosas eran muy ventajosas para Aria, por lo que estaba claro que haría el juicio que quería.

Cuando Mielle se negó a responder, con las pestañas temblorosas y los labios cerrados, Aria pidió su consentimiento.

—¿Qué piensas?

¡Vamos, patea al conductor tú sola! ¡Despídelo, que ha estado trabajando para ti!

Los ojos tristes de Aria brillaron. Eran como los ojos de la serpiente que le había entregado la manzana al hombre al comienzo de la historia humana.

La cara angustiada aceleró la respuesta de Mielle. Ella no tenía otra opción. Solo tenía que morder la manzana que le dio la serpiente.

—Es una buena idea.

El conductor, cuyas piernas se aflojaron, se dejó caer al suelo. Emma, ​​su doncella, sostuvo a Mielle por el brazo y el hombro con firmeza y rápidamente desapareció en la esquina.

Aria quería dar una ronda de aplausos a quienes habían mantenido la compostura hasta el final, pero soportó su deseo y sonrió levemente con un rostro ligeramente melancólico, expectante del justo juicio de su madre.

♦ ♦ ♦

La sentencia fue pospuesta para el día siguiente.

Eso fue porque el intercambio había sucedido a altas horas de la noche. No era necesario retrasarlo, sino que parecía estar tomando una decisión prudente, y la condesa declaró que ella decidiría la sentencia por él después del desayuno de la mañana. Tal vez ya se había decidido por un resultado.

Al día siguiente, Aria, que entró al comedor para desayunar, vio las sillas vacías y le preguntó a un sirviente:

—¿Y Mielle?

—Ella dijo que estaba comiendo en su habitación porque no se sentía bien.

—Oh, ¿en serio?

Mielle había comido la mayoría de sus comidas en su habitación, pero por hoy, Aria parecía ser capaz de entender por qué se había limitado a su habitación.

Sentirás que tienes dolor de estómago.

Solo mirar la cara de Aria la enfermaría porque siempre había sido así para ella.

Tristemente, ¿por qué me hiciste un truco tan tonto e infundiste desconfianza en tu gente? Si quieres conspirar contra mí, debes ser inteligente.

Por supuesto, Mielle pensaría que era inteligente en este momento, y estaba claro que consideraba que Aria era relativamente estúpida, pero las cosas eran diferentes. No importaba lo inteligente que fuera, no podría derrotado a Aria, que había vivido durante más de veinte años.

Aria terminó un desayuno limpio y ordenado con la condesa, que apareció un poco después de la hora de comer. Tal vez, el menú habría sido amargo para Mielle, pero fue muy satisfactorio para Aria.

Después de disfrutar del desayuno pausado, el mayordomo llamó su atención cuando salió del comedor y se dirigió, junto con la condesa, a sentenciar al conductor.

—Señorita, hay alguien de la joyería aquí. Está esperando en la puerta principal.

El mayordomo tenía un aspecto más suave de lo habitual, a diferencia de su habitual cara rígida y severa cuando trataba con Aria. Cuando vio que su rostro cambiaba, inmediatamente se dio cuenta de lo duro y tontamente que había vivido antes.

—¿De verdad? Gracias.

Por eso añadió palabras que generalmente no eran necesarias. Los ojos del mayordomo seguían tiernos.

—Creo que el regalo que preparé a cambio del vestido que me dio el señor Oscar ha llegado.

—¡Oh! Ve rápido y tómalo —dijo la condesa.

—No tomará mucho tiempo.

Aria giró sus pasos hacia el pasillo y se dirigió a la puerta principal.

La cara del criado de la joyería se iluminó tan pronto como la vio. Aparentemente había estado esperando que Aria terminara su comida.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *