La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 54: El futuro distinto al pasado (4)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—¿Se… hizo cargo del casino?

—Sí, se anunciará pronto que el príncipe heredero ha vendido el casino.

¿Por qué? ¿El príncipe heredero no estaba administrando el casino? 

No podía entender por qué se vendió de repente.

—¿Por qué? Su alteza no habría tenido la intención de vender el casino…

Ella trató de preguntarle si el príncipe heredero había tenido la intención de vender, pero cerró su boca con rapidez. Entonces las miradas se volvieron hacia Aria, que dejó de hablar de repente. En particular, los ojos de Asher eran persistentes. Estaba horrorizada de que sus ojos azules perforaran su corazón. Él la miró como para apresurar sus siguientes palabras.

—Ya… me lo imaginaba.

Entonces cambió apresuradamente sus palabras como si hubiera estado pensando. Por suerte, pudo continuar hablando con naturalidad, aunque sus palabras fueran extrañas.

—¿Por qué piensas eso? —preguntó Asher, que había estado observando el debate hasta ahora.

Eso se debe a que no lo vendió en el pasado. 

El príncipe había dirigido el casino hasta que ocurrió un gran accidente. Todos lo habían acusado de ser incapaz y lo habían maldecido por arruinar el imperio. Aria también recordó que ella había ayudado en eso.

—Eso es… no hace mucho tiempo desde que comenzó a administrarlo en nombre del vizconde Lupre. Si fuera a deshacerse de él tan rápido, ¿no sería normal no tomarlo en primer lugar?

Con una excusa plausible, la mayoría parecía convencida de que ella había pensado eso. Pero no Asher.

—Existe la posibilidad de que haya manejado el casino por un tiempo para investigarlo en detalle. Entonces, ¿no es natural decir que se lo vendió a la persona adecuada? —preguntó otra vez con tenacidad, como para interrogarla.

—No puede ser. El vizconde Vigue es una persona central entre el Partido Aristocrático, ¿cómo podría ser el hombre adecuado para el príncipe heredero?

—Bien…

En lugar de responder la pregunta de Aria, levantó la boca y se echó a reír. Ante la sonrisa, Aria se dio cuenta de que estaba pensando que algo andaba mal.

¿Qué demonios se me escapa? 

Después de un momento de reflexión, encontró la respuesta en las palabras utilizadas por Asher.

—El… significado de las palabras… ¡La “persona adecuada” era una trampa!

—¿Qué quieres decir?

—Significa que no es adecuado para una buena administración del casino. Quizás… se puede interpretar que él es la persona adecuada para que el príncipe heredero juegue.

La única que parecía no saber la verdad era Aria. La atención e interés se vertieron sobre ella, que comprendió el significado más rápido de lo que pensaban y con mayor precisión.

—Porque la crisis financiera para el Partido Aristocrático está en juego, el vizconde Vigue que se hizo cargo del casino tiene que ponerse en marcha. Si hace una contribución esta vez, estará en una posición diferente.

Ella captó el flujo, pero había una cosa extraña. En el pasado, el vizconde Vigue no había sido incluido en el caso del casino, pero ¿por qué ingresó esta vez?

¿Quién persuadió al príncipe heredero? ¿Fue después de la última reunión que ella había insistido en hacerlo? Un resultado cambiaría si hubiera una causa, pero no importaba cuántas veces lo pensó, la única razón que le vino a la mente fueron los comentarios que había hecho en esta reunión.

Eso no puede ser.

Por lo menos, la sugerencia de una chica de quince años no pudo haber llegado a oídos del príncipe heredero. Era extraño que el príncipe hubiera cambiado de opinión de repente, pero lo mismo había sucedido antes, por lo que pensó que podría ser solo un efecto mariposa.

Además, fue una reunión a la que asistió Vika, el líder del Partido Aristocrático. Si esta reunión estuviera relacionada con el príncipe heredero, se convertiría en una muy complicada y peligrosa.

Y había una gran razón para reducir esa posibilidad. En el pasado, el príncipe heredero había sucumbido al Partido Aristocrático. Si Vika realmente hubiera sido miembro del Partido del Príncipe Heredero que se había infiltrado como espía, de alguna manera habría intentado desenterrar información y ayudar al príncipe.

—Eres muy inteligente. —Había admiración en el rostro de Asher. Parecía sorprendido en verdad por el razonamiento de Aria en ese momento. Por lo tanto, después de que terminó la reunión, y después de que todos hubieran regresado, los elogios para Aria no habían terminado. La cara de Aria estaba tan llena de vergüenza.

—No tienes que exagerar y alabarme. Yo era la única que no sabía el hecho.

—No compartimos la información contigo, por lo que era normal que no lo supieras. Pero inferiste una conclusión por ti misma. No creo que nadie lo hubiera hecho con tanta facilidad.

—Cualquiera puede hacerlo si tiene un poco de tiempo.

—No, fue posible porque eras especial. Así que espero seguir encontrándome contigo.

Las manos de Aria, que estaban empacando el reloj de arena, se pusieron rígidas por el comentario casual. Mirándolo con sorpresa, sus ojos azules, oscuros y serios la miraban.

—¿Qué, qué dijiste…? —preguntó, dándose la vuelta hacia él.

Asher, quien se dio cuenta de lo que había dicho, chasqueó la lengua brevemente.

—Es cierto, así que no te daré ninguna otra excusa.

Estaba tan sorprendida que sentía como si alguien hubiera golpeado su corazón. Había escuchado esto muchas veces en el pasado, pero ahora no podía responder ni actuar. Todo lo que pudo hacer fue tratar de calmar su corazón que latía lo suficientemente rápido.

—No quise acercarme a ti con ese pensamiento, pero… sigues sacudiéndome.

El temblor no produjo diferencia entre ellos.

¿Por qué sigues metiéndome en problemas cuando renací con venganza? 

La mano de Aria, que se había estirado para tomar la caja, se movió de nuevo. Este sentimiento inútil era innecesario para ella ahora.

—No… estoy segura de lo que estás tratando de decir —dijo Aria, que se dio la vuelta con frialdad. Asher tampoco dijo nada.

♦ ♦ ♦

La confusión se produjo antes de lo esperado. En el pasado, no había sido hasta mediados del verano que comenzaron a sentirse un poco incómodos, pero esta vez comenzó a principios de verano.

Por supuesto, el azúcar que Aria había comprado fue la primera dificultad. La pérdida de inventario, que debería haber estado en stock, causó grandes dolores antes que en el pasado. El azúcar faltante definitivamente cambió el sabor de la comida. Incluso Mielle, que dudaba en comer. Era porque ya se había acostumbrado al dulce sabor.

—Desearía que las aduanas lo manejaran rápidamente. —La voz baja del conde sonó en el comedor, donde ni siquiera habían escuchado ningún sonido de un plato. Era una voz muy enfadada.

Entonces, ¿quién te dijo que monopolizaras el azúcar?

Después de que se bloqueó la ruta comercial, el aristócrata que la había monopolizado podría haberse apresurado a importar azúcar en busca de otro cliente, pero ya era demasiado tarde. Parecía que había encontrado otro proveedor, pero la oficina de aduanas no le había dado permiso.

—Creo que la oficina de aduanas tiene una regla estricta y rápida sin flexibilidad. No importa cuán importantes sean las órdenes y los procedimientos, hay muchas personas que sufren este tipo de inconvenientes… —se quejó Mielle.

Aria estaba enferma y cansada de la doble personalidad de Mielle, que pretendía ser la persona más amable y benevolente del mundo, pero cuando se trataba de su propio negocio, se sentía incómoda y angustiada.

—La aduana dice que ha pasado mucho tiempo desde que todo su trabajo fue transferido a su jurisdicción del príncipe heredero, pero sospecho de sus habilidades. Me preocupa cómo va a suceder a su majestad porque no entiende cuál es la prioridad —agregó el conde.

Aunque parecía preocupado por el futuro del imperio, en realidad solo pensaba en el futuro que terminara en su felicidad. Había más personas infelices en ese camino.

A las palabras del conde, Aria estaba convencida de que esto había sido dirigido por el príncipe heredero.

Entonces, ¿era él un hombre del príncipe heredero que fue arrestado como el principal culpable en el pasado? 

Si no se mencionaba a ningún otro personaje, parecía haber escapado bien.

Tardó un poco más en esperar a que el precio del azúcar se disparara. Al principio, trataron de aguantar su ira sin expresarla. Le llevó un poco de tiempo darse cuenta de que todo era inútil. Ese fue el momento correcto.

Así que Aria disfrutaba leyendo mientras esperaba el momento adecuado. Los libros que habían sido difíciles de pasar una página al principio se volvieron fáciles de leer. Todo gracias a una lectura constante. Podría deberse al hecho de que ella había participado en la reunión de Asher y había ampliado su conocimiento. El nivel de su conversación había sido bastante alto.

Después de un desayuno ligero, se sentó en silencio y se sumergió en el libro, pero hoy había un desastre inusualmente ruidoso en la mansión.

—¿Que está pasando? —se preguntó Aria, que había estado callada todo el tiempo. Entonces Berry, que estaba limpiando el suelo limpio con un trapeador seco, bajó su cuerpo con sorpresa.

Hace mucho tiempo que no te molesto, pero ya me has tenido miedo.

Cuando abrió la ventana con el chasquido de la lengua y comprobó, pudo ver a los sirvientes y las criadas moviéndose ocupados.

—Debido a una serie de incidentes, el conde ha abandonado la mansión a menudo, por lo que no habría invitados…

Sin embargo, estaban ansiosos por poner sus esfuerzos para recibir un invitado tan bueno. Cuando llamó a Annie por curiosidad y le preguntó por qué, de inmediato arrojó la información.

—¡Oh! Me olvidé de contarle. La princesa Frederick viene hoy. Escuché que está teniendo una fiesta de té con la señorita Mielle.

Aria ni siquiera sabía que este contratiempo había sucedido porque no había llamado a Annie, que había tomado un descanso porque había disfrutado leyendo en voz baja. Parecía haber escuchado una historia similar directamente de la boca de Mielle, pero debió de olvidarlo.

—Princesa Frederick…

Era alguien con quien no quería encontrarse todavía. Estaba claro que Aria estaría en mal estado si se encontraba con la princesa con su yo presente, que no tenía nada más que mostrar. Encima, el rumor con Oscar se había extendido así que había tratado de evitar encontrarse con ella, pero para su mala suerte, la otra mujer no tenía intenciones de hacer lo mismo.

—Bueno, señorita, la princesa está esperando abajo…

La invitada había querido saludarla y le envió una doncella. ¿Cómo podría evitarlo? Aria era solo la hija de una prostituta vulgar. Si evitaba a la princesa, un rumor absurdo podría extenderse. Por supuesto, no estaba claro si se difundiría un buen rumor con su reunión, pero era mejor no dejar espacio.

—Dile… que lo entiendo. —Era una pronunciación pobre ya que se mordió los labios, pero era mejor responder.

—Sí, señorita.

Aria suspiró, miró a la doncella que bajaba a través del espejo. Era muy molesto, pero nunca tenía que hacer nada para ser culpada.

♦ ♦ ♦

Fue poco tiempo después de que se completó la adquisición que la noticia de la ganancia del casino por el vizconde Vigue entró en el oído de la princesa. Tardó tanto porque Vika había obligado al vizconde de Vigue a no decirle a nadie hasta que se completara la adquisición.

Vika había enfatizado el secreto, diciendo que había persuadido al príncipe heredero de que lo vendiera a un bajo precio, engañándolo, y había agregado una advertencia de que si alguien lo descubriera, ciertamente sería difícil de adquirir.

El vizconde Vigue, que solo había heredado el exitoso negocio de su predecesor, había creído las palabras sin duda, y debido a eso, la toma del casino había terminado, desconocido para el mundo exterior, excepto por un puñado de personas envueltas en el proceso.

Por lo tanto, la princesa y sus ayudantes cercanos que se habían enterado tardíamente de este hecho se habían visto obligados a desahogarse por la estupidez que había hecho el vizconde Vigue. Había estado tan desesperado por obtener ganancias inmediatas que había abandonado la gran arma con la que podrían estrangular al príncipe.

—¡Qué suerte tiene el príncipe heredero!

La princesa quería comprar la suerte que le había ayudado a evitar la desgracia. Podía ver el final de este impresionante tira y afloja, pero cuando sintió que había ganado porque había tirado de la cuerda lo más fuerte que pudo y la había soltado, él la había vuelto a tirar.

—Debe haber sido él quien bloqueó la ruta comercial seleccionando lujos que eran seguros para la gente común.

Ella no sabía si él iba a cortar la vaca del efectivo, pero no sería tan simple y fácil con la familia del conde Roscent.

—¡Princesa Isis! ¡Has tenido dificultades para llegar hasta el final!

—Me alegro de verte, Mielle.

Al llegar a la mansión Roscent, Isis pudo recuperar la estabilidad al ver a Mielle saludarla con una sonrisa brillante. Recientemente, una serie de malas situaciones le habían hecho perder el apetito, pero cuando miró a Mielle que estaba sacudiendo la cola, volvió a respirar tranquila.

No hace mucho, la princesa había dudado del príncipe heredero y Mielle debido a las cosas desagradables que habían sucedido en su cumpleaños, pero después de un examen cuidadoso, no pudo encontrar otro contacto entre ambos, por lo que volvió a favorecerla.

—Lo siento, llego tarde.

—No. No importa.

Era solo un comentario, pero no era asunto suyo preocuparse cuando Mielle respondió. Podría haber sido un problema si alguien hubiera hecho esperar a la princesa, pero estaba dentro del comportamiento natural si dejaba a alguien esperándola.

—Es pequeño, pero tengo un regalo. Es té negro de la región de Kranberg, y dicen que lo beben mucho para sobrevivir el verano.

—¡Un regalo…! Muchas gracias.

—¿Cómo están todas las otras señoritas? Estoy tan ocupada que no tengo tiempo para reunirme —le preguntó una vez que se mudaron al jardín donde estaban listos los refrescos.

—Sí, todas están ansiosas por verte. Pero al mismo tiempo, desean que el trabajo que estás haciendo esté bien hecho.

Dependía de Mielle gestionar a los que apoyaban a la princesa, porque era a quien más favorecía. Los rumores de que se convertiría en la próxima anfitriona de la familia del duque Frederick también influyeron. Entonces, aunque no había hecho nada, Mielle se convirtió en la siguiente después de la princesa en el poder.

Por suerte, no había necesidad de atraer a las demás. La mayoría de las mujeres ya querían mantener una relación cercana a la princesa y Mielle desde hace mucho tiempo debido a su brillante y espléndido futuro.

—Es un placer, entonces. Tal vez sea porque son de mente abierta y amigable.

—Creo que es por la gracia y la virtud que sembraste. A todos les gusta y respetan a la princesa.

De hecho, Mielle era su fiel perro. No importaba qué preguntas hiciera o qué dijera, ella siempre respondía elogiándola. Isis se sentó en una silla preparada, sonriendo con satisfacción.

Aparte de los recursos financieros, Mielle era apta para la esposa de Oscar. Isis eligió un tema que Mielle, que estaba haciendo todo lo posible por complacerla, estaría encantada de escuchar.

—El broche va muy bien juntos.

—El señor Oscar me lo envió. Es tan bonito que lo uso todos los días.

—Ya me lo imaginaba. Oscar tiene un broche similar.

—¿Es cierto?

—Sí. Lo compró porque era un hermoso diamante, pero dijo que cuando lo vio, pensó en la señorita Mielle.

—¡Oh, Dios mío…! ¿Dijo eso…? ¡Así que tenía un broche similar al del señor Oscar!

—Es su broche favorito.

Los ojos de Isis estaban cálidos cuando vio a Mielle, que se conmovió hasta las lágrimas. Quizás ya sabía que el broche que había recibido como regalo no había venido de Oscar. Sin embargo, debía mantener su orgullo fingiendo no saber. Era una actitud muy deseable de una dama aristocrática.

A pesar de que nunca había comprado broches o joyas, ese Oscar llevaba un broche. Y luego de haberlo cuestionado, comprendió que la hija de la prostituta vulgar se lo había regalado. Lo iba a tirar a la basura, pero había cambiado de opinión y lo había vuelto a poner en la mano de Oscar. Y ella había hecho un broche similar y se lo envió a Mielle como regalo.

De ahora en adelante, este broche no es de la hija de una prostituta sucia, pero es para ti y para Mielle. ¿Lo entiendes? —le había advertido, apretando la mano de Oscar con fuerza—. Ayudemos a la hija de una prostituta, que apenas ha entrado en la sociedad aristocrática, a vivir en paz. 

A partir de entonces la había escuchado sin ninguna resistencia, y se había visto tan lindo con ella.

—Por cierto, todavía no he visto a la nueva persona que ha venido a la familia del conde.

—Ah… estás hablando de ella.

Mielle bajó la voz, consciente de su entorno y pensando en su imagen.

—Sí, estoy hablando de esa persona. No importa cuán humilde sea, no sabré cómo será a menos que baje a saludar. ¿Es esa la actitud que tiene alguien de quien no queremos siquiera hablar?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *