La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 75: Venganza II (7)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Jessie, que trajo la carta de Berry, no se veía alegre. Todavía parecía disgustada por haber dejado que Berry se fuera. Aria, que leyó aproximadamente una carta firmada con un sello que había enviado desde el Reino de Croa, dijo con dulzura:

—Jessie, no tienes que estar tan enfadada.

—Pero todavía no puedo creer que se fue al extranjero a salvo después de que le hizo esa cosa terrible.

¿Cómo no puedo amar a Jessie? 

Aria, decidida a darle un gran regalo cuando todo estuviera hecho, dejó la sala para el juicio de Emma hoy. La condesa se veía un poco oscura cuando la vio en el primer piso.

—Aria, dado que los resultados están arreglados de todos modos, no creo que tengas que ir… ¿Estás segura de que está bien?

—Sí, es posible que necesiten mi testimonio.

Ya era un resultado fijo, la condesa intentó desanimarla porque la víctima no tenía que asistir, pero la determinación de Aria de ver el final de Emma era firme.

Los ojos de Mielle estaban rojos y también hinchados como si hubiera llorado durante días. Debió haber tratado de cubrirlos con su sombrero tanto como pudo, pero no pudo escapar de Aria, quien la había observado con ojos de halcón.

Quieres gritar que no lo hizo.

Era obvio ver que a veces se mordía los labios y temblaba. Vería que a Emma le cortaban el cuello cuando el enemigo principal estaba justo frente a ella.

—No… me siento bien, así que me iré en un rato.

Sí, supongo que no quieres viajar en carruaje conmigo.

Emma había estado cuidando a Mielle desde que nació, y el conde entendió sus sentimientos y asintió con la cabeza a su petición.

Tan pronto como regresó de la academia, sucedió algo tan terrible. Caín se dio la vuelta, miró a Mielle y chasqueó la lengua. En ninguna parte se veía el hermano preocupado del pasado.

El conde le habló a Aria de una manera amistosa como sólo hacía con Mielle.

—Aria, va a ser difícil, pero aguanta un poco.

—Gracias…

En el interior, quería hacer una fiesta y brindar, pero terminó respondiendo en voz baja, con una suave sonrisa. Gracias a la actuación de Aria de una niña pobre, el camino hacia la corte fue en silencio. Incluso después de su llegada, pudo interpretar a la heroína de la perfecta tragedia con la desesperada escolta de Caín.

—Oh, Dios mío, la víctima, la señorita Roscent está aquí.

—¿Dónde…? ¡No, ¿la señorita Roscent es tan hermosa?!

—Deben ser celos también, como se rumorea. Ella era realmente hermosa.

La aparición de Aria hizo ruido en el asiento de la audiencia. Su belleza sin adornos añadió peso a su dolor.

—¿Estás bien? —le preguntó Caín con rostro amable.

—¿Sí…? Oh, sí. Por supuesto.

En el pasado, los ojos desdeñosos de Caín estaban sobre ella. La mirada en sus ojos la trataban como si fuera una inmundicia difamando la reputación de la familia.

Aria derramó lágrimas por la simpatía de todos, y esperó a que comenzara el juicio. Le tomó un tiempo comenzar, ya que llegó un poco antes y Mielle, que llegó tarde, apareció justo antes de que comenzara.

—Tus ojos están rojos… ¿estás bien?

—¿Por quién lloraste así? —le preguntó Aria. Mielle cerró los ojos y le respondió sin mirarla.

—Todo… está bien.

El conde y Caín, que conocían el motivo de sus lágrimas, suspiraron y apartaron la mirada. La condesa tomó la mano de Aria y apretó los dientes. La opinión pública estaba tan inclinada que ella podía expresar sus sentimientos.

Aria entendió que Emma era preciosa para Mielle, pero era incomprensible encubrir a la mujer que fue tan lejos como para matarla frente a la víctima.

Tontamente, has arruinado lo que has logrado tú misma. ¿No es ella como su yo pasado? ¡Este es su yo pasado! Quién iba a saber que nadie podría reconocerla, pero que no podía evitar ser perversa.

A los ojos de la audiencia, la tristeza y el silencio de Mielle se vieron como resultado de su ansiedad por su hermana, Aria.

Emma estaba muy delgada cuando vio su rostro después de mucho tiempo. Al ver moretones y heridas visibles en algunos lugares, parecía haber habido violencia en el curso del interrogatorio. Sus piernas estaban cojeando, aunque débiles.

La jueza apareció tan pronto como se paró en medio de la sala del tribunal, con una expresión de desconcierto en su rostro. Aria no conocía el rostro ni el nombre, pero la jueza era alguien que triunfó en la sangre de la familia imperial. Otras familias reales, no relacionadas con la lucha por el poder, habían estado ocupando puestos gubernamentales de alto rango en la capital debido a la falta de tierras. También se encargaban de mantener al Partido Aristocrático bajo control.

La jueza, luego de sentarse, revisó los documentos que ya habían sido archivados y al mismo tiempo les informó del inicio del juicio y les preguntó por su culpabilidad.

—¿Admite el pecado de asesinar a la señorita Aria Roscent?

Con la boca cerrada, Emma no respondió ni se movió. Ella solo miró al suelo con la cabeza un poco agachada. Su actitud de negarse a reconocer tanto las pruebas como los testigos enfrió los ojos de la jueza.

—Déjame preguntarte de nuevo. ¿Lo admites?

No respondió de nuevo, por lo que la jueza negó con la cabeza con un suspiro. Parecía que no estaba feliz de tomarse el tiempo porque el juicio tenía un resultado evidente de todos modos.

—Está bien, entonces tengo que lidiar con eso como está en el documento.

Levantó la cabeza luego de firmar algo en el documento. No había motivo para retrasar más el juicio porque se confirmó la culpabilidad del criminal. Aria pensó que había terminado, pero la jueza miró alrededor del pasillo y abrió la boca.

—¿Está la señorita Aria Roscent aquí?

Aria respondió en voz baja, cuando su nombre fue llamado de repente,

—¿Sí? Oh, sí…

Entonces la jueza, que miró a Aria, dejó de intentar decir algo y frunció el ceño lentamente. Cuando Aria ladeó la cabeza con asombro, la jueza, luego de haberla mirado fijamente durante mucho tiempo, negó con la cabeza y comenzó a hacer algunas preguntas.

—¿Es cierto que Emma, ​​la pecadora, le ha hecho daño?

—Oh, sí… lo escuché.

—¿Entonces tiene la intención de absolverla de sus pecados?

Aria fingió estar triste por la ridícula pregunta, abriendo mucho los ojos. La audiencia también miró a la jueza preguntándose qué tipo de pregunta estaba haciendo. Aria se sorprendió al no responder, y el juez explicó sus motivos:

—Llegaron decenas de peticiones en busca del perdón del pecador por fuentes anónimas. Es la primera vez que recibo tantas peticiones, así que pregunté si había alguna otra razón.

Ella también se quedó estupefacta. Había docenas de peticiones para el pecador que ya estaban bien seguras. Si dudaba de que hubiera otro cómplice, podría escapar. Por eso lo dijo a propósito. Había algo de esperanza en el rostro de Emma.

Si fuera Mielle, definitivamente perdonaría su pecado en esta situación. Incluso si lo hiciera, de todos modos sería severamente castigada por ello, de acuerdo con la ley. Pero podía evitar la pena de muerte si Aria, que era la víctima y una aristócrata, la perdonaba.

Sin embargo, era diferente de su hermana. No era una especie de mujer estúpida y malvada que fingía ser ciega y buena.

—No, no tengo la intención de perdonar los pecados de Emma. Ella trató de lastimarme sin ninguna razón… La próxima vez alguien más podría ser otra víctima… Solo quiero que ella pague el precio.

Cuando Aria respondió con una cara muy triste, algunos de los asistentes en su asiento se olvidaron de la hora y el lugar y la admiraron debido a sus fuertes emociones. La mayoría asintió de acuerdo. Y entre ellos, vio a Emma desesperada.

—Entonces tendré que hacerlo como dice la víctima, la señorita Roscent.

La jueza pronunció la muerte de Emma, ​​levantando la boca como si hubiera escuchado una respuesta muy satisfactoria. Fue una decisión muy rápida.

—A la pecadora, Emma, ​​la condeno a la horca.

Con esas palabras, Emma se hundió en su asiento. ¿Qué esperaba, a pesar de que era un resultado natural? Aria identificó el rostro de Mielle, que estaba sentada junto al conde.

Con la boca bien abierta y los ojos fijos en Emma, ​​temblaba como si estuviera a punto de caer. Por tanto, no fue la condesa, sino el conde quien leyó su expresión.

—Yo… me iré primero.

Estaba disgustada con ella, pero era su hija biológica, por lo que el conde se levantó y dijo que sería mejor que él fuera primero. La condesa, sin siquiera mirar, simplemente asintió con la cabeza en silencio.

—¿Estás bien, Aria?

Ella asintió, sintiendo la cálida mano que sostenía su madre. Caín, que no siguió a su padre, también miró a Aria con preocupación.

El conde también estaba a punto de decir algo reconfortante, pero pronto cerró la boca. Parecía haber decidido que sería mejor llevarse a Mielle y marcharse a toda prisa. Emma miraba hacia aquí y Mielle la miraba fijamente.

—¡Mielle!

—Dios mío…

De repente, Mielle cayó al suelo. El asombrado conde se apresuró a apoyarla, y la condesa, que la había estado ignorando todo el tiempo, corrió hacia Mielle. Con la voz de Caín llamando a un médico, el asiento de la audiencia se convirtió en un desastre en poco tiempo.

—¡Perra! ¡Mujer malvada! ¡Todo es por ti! ¡Si no fuera por ti! Digno de muerte… ¡Aaargh!

Emma, ​​que estaba viendo esto, maldijo a Aria. Fue golpeada por el puño de un guardia, y también perdió el conocimiento, siendo arrastrada fuera. Qué lástima que ya no pudiera hacer el mal por su amo. Aria corrió hacia Mielle, que se había caído, y susurró en voz muy baja, fingiendo revisar su tez:

—Mielle… pobre chica. ¿Pensaste que no sabía que conseguirías que Emma y Berry envenenaran mi té?

Como no había perdido los sentidos por completo, los ojos de Mielle se abrieron en un instante. Ella miró a Aria, temblando y preguntándose qué significaba eso. Sus ojos estaban inyectados en sangre y no había en ninguna parte la belleza de una dama aristocrática, como cuando había derramado sus propias lágrimas de sangre, ¡cuando se había visto obligada a gritar ante su ridículo!

Maru
Oh... Qué situación tan parecida, con personajes cambiados. La dulce venganza, comienza.

¿Cuánto tiempo he estado esperando esto?

Había estado esperando este momento en el que se lo iba a devolver todo a Mielle. La venganza contra ella solo estaba comenzando, pero todo el cuerpo de Aria estaba lleno de gran satisfacción.

Ahora, ¿por qué no lloras como yo en el pasado y haces tus frenéticos intentos?

En la comodidad de los demás, Mielle recuperó el sentido y Aria también habló con una cara perturbada:

—Afortunadamente, Mielle se despertó. Pero será mejor que se apresure y la deje ver a un médico.

Mielle sostuvo su pecho, respirando con dificultad en el caos que nunca había imaginado que resultaría en la tonta y malvada mujer.

Aria esperaba que Mielle gritara y escupiera algunas maldiciones. Incluso en esta situación en la que Emma, ​​a quien había estado siguiendo como su madre, sería ejecutada, no mostró mucho. En cierto modo, Mielle debía ser una mujer más fuerte que ella.

—¡Conde Roscent!

Lane apareció de la nada a través del alboroto. Luego instó al conde a que se apresurara al hospital que conocía, diciendo que estaba cerca.

Lane era un fideicomisario de toda la familia del conde, y se movieron en perfecto orden con sus palabras. Mientras tanto, Lane susurró su propósito original con una voz lo suficientemente pequeña como para ser escuchada solo por Aria.

—Hay alguien esperándote.

Dándose cuenta de a quién se refería, asintió lentamente. Se preguntó si había estado aquí desde el principio.

¿Estaba preocupado? ¿O se dio cuenta de mis verdaderos colores?

Caín, quien vio a Aria dejar su asiento en silencio poco después de aprovechar el alboroto, la siguió con una mirada extraña.

Asher la estaba esperando no muy lejos. Los pasos de Aria hasta el lugar que Lane le dijo eran pesados.

—Ojalá se hubiera preocupado, pero… ¿y si no?

Como si estuviera bien versada en la geografía de la corte, afortunadamente no hubo nadie en contacto durante todo el viaje hasta el lugar que Lane había informado. Cuando no quedaba mucho para el destino, alguien de repente la llamó:

—¡Aria!

—¿Caín?

Sorprendida, Aria miró a su alrededor.

¿Por qué diablos la siguió tan lejos, dejando a su pobre hermana sola?

Caín también miró a su alrededor una vez y dijo de manera extraña:

—No creo que esta sea una salida.

—Ah… 

Mientras continuaba moviéndose a lugares donde no había razón para que el público en general la mirara, Caín parecía seguirla y hablar. Pensó que se había escapado sola, pero Lane no detuvo a Caín. Aria lo culpó por la situación y cambió el tema.

—¿Y Mielle? ¿Está bien? No parecía respirar muy bien…

Caín frunció el ceño porque había leído en sus palabras que le cuestionaba por qué seguía a Aria en lugar de preocuparse por su hermana menor. Sólo ahora pareció darse cuenta que acababa de abandonar a su familiar de sangre para seguir a Aria.

—Dijeron que irá al hospital, así que estoy seguro de que estará bien. No creo que sea temporal porque ni siquiera es una niña con una enfermedad crónica. Y mi padre fue con ella, así que estoy seguro de que estará bien —balbuceó una excusa.

Sin embargo, esta no podría ser la razón para seguir a Aria. Quienquiera que estuviera al lado de Mielle, era cierto que seguía a su hermana falsa, que se había alejado de los ojos de los demás en lugar de su propia hermana enferma.

—Creo que será un gran problema porque no es una enfermedad crónica. No podía respirar bien, por lo que tal vez tenga una enfermedad grave. Tienes que apoyarla. ¿Por qué no vas con tu hermana? Todo lo que debías hacer hoy ya se acabó.

Caín no pudo responder por un momento y miró al suelo, porque se dio cuenta de lo que ella quería decir.

—Eso es cierto, pero… no creo que se mejore si voy allí, así que creo que será mejor que vuelva contigo en caso de que no lo sepa.

Asher estará esperando.

Nunca dejó de preguntarle a dónde iba con excusas inútiles. Ella no podía decir con orgullo que iba a encontrarse con el príncipe heredero, así que cuando Aria retrasó su respuesta y le dio una excusa, él se decidió aun más a volver con ella, como si sus dudas se hubieran profundizado.

Caín miró algo por encima del hombro de Aria, quien tenía una expresión rígida ya que estaba preocupada de que Asher pudiera regresar al haberse retrasado.

—¿No me digas…?

Tan pronto como trató de recordar la idea que pasó por su cabeza, escuchó la voz de Asher llamando a Aria.

—Señorita Aria.

Su voz era bastante fría. Era como la primera vez que lo había visto en la tienda general, y por un instante todo su cuerpo estaba nervioso.

—¿Quién… es?

Caín expresó una fuerte hostilidad y vigilancia ante la repentina aparición de un hombre misterioso. Aria también estaba perpleja porque no pensó en la situación que estaban enfrentando.

—¿Y usted?

El tono inquisitivo de Asher fue muy agudo. Caín le estaba preguntando a Aria, pero como no respondió, así que Asher lo tomó por ella.

—Yo pregunté primero —respondió Cain, examinando de arriba abajo la apariencia de Asher. Tal vez fuera porque no se parecía al príncipe heredero, pero como Caín mostraba signos de malestar, el rostro de Aria se puso blanco.

—Ni siquiera sabes lo educado que es presentarte antes de preguntar por los demás.

—Sé que no tengo que ser cortés con un intruso.

De repente, los dos estaban en una guerra, así que Aria se apresuró a intervenir. Era una situación muy mala.

—Hermano, tengo una cita con este hombre, así que, por favor, vuelve con Mielle.

—¿Tienes… una cita con él? —repitió Caín con incredulidad cuando escuchó que Aria tenía una cita con un hombre extraño.

Tan pronto como Asher la escuchó, dio un paso más cerca de Aria.

—Ahora está claro quién es el intruso —dijo triunfalmente como si no fuera una gran cosa… Se veía muy infantil.

Estaba a punto de decir que deberían irse ahora, pero Caín de repente agarró a Aria por su muñeca y la atrajo hacia él.

—No, no puedo dejar a Aria, que aún no es una adulta, esté a solas con un hombre que ni siquiera sé quién es.

Aria fue rápidamente arrastrada al lado de Caín, quien la escondió a su espalda como si le perteneciera. El dolor era tan severo que sus cejas se fruncieron por los movimientos bruscos y la fuerza que tiraba de ella con vigor.

| Índice |

2 thoughts on “La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 75: Venganza II (7)

  1. Yeniive says:

    Wuaoo Cain esta ya loco por aria. Quiero ver que hara Asher ya que acaban de maltratar un poco a su reina
    En cuanto a emma se lo tiene merecido por ser tan tonta como mielle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *