Para ayudarte a entender – Capítulo 6

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Violet se perdió en sus pensamientos mientras el médico la examinaba. Solo después de encontrarse cara a cara con su propio cuerpo, aceptó que no estaba loca, y que esto era la realidad.

Cuando el médico terminó su examen, una criada del hotel, Lulu, le ofreció una taza de té caliente.

—Has pasado por tantas dificultades, joven señora.

—¿Qué quieres decir con dificultades?

—¡El chequeo, por supuesto!

Violet asintió con vergüenza ante las serias palabras de Lulu. Entonces el doctor habló:

—Están en terrible forma, mi lady. Has estado tomando medicamentos continuamente para tu débil corazón, ¿verdad?

—Sí, así es.

—Sabe que su medicamento anterior empeora los dolores de cabeza y no lo uso el día de hoy. Te recetaré un nuevo medicamento, así que pruébalo. Ya no conozco a nadie que todavía use esa droga. ¿Realmente fue recetado por un médico calificado?

El nuevo médico criticó descaradamente las técnicas de su antiguo médico. Fue tranquilizador escuchar que Lichton, quien siempre había dicho que su enfermedad no existía, estaba realmente equivocado, pero Violet estaba más preocupada por el hecho de que sus dolores de cabeza podrían ser tratados.

Después de que el doctor se fuera, Violet levantó su cuerpo, Lulu habló sorprendida.

—El señor me dijo que no te dejará levantarte y mucho menos caminar.

Winter parecía haber hablado como si su esposa fuera a morir de inmediato.

Violet habló con calma.

—¿No deberíamos cambiarnos de habitación antes de que regrese el dueño de la habitación?

—¿Qué pasa con esta pareja…? —murmuró Lulú, con una extraña expresión ante el comportamiento de Violet que no se adaptaba a alguien de la familia real. Violet pronto se mudó a una habitación con una atmósfera estable y cómoda, pintada con un papel tapiz de color crema. Aunque era mucho más pequeña que la habitación que Winter había elegido, pero le gustaba más.

Lulu salió de la habitación y anunció que volvería con un refrigerio. Un momento después, Phillip, uno de los sirvientes de Winter, llamó a la puerta.

Después de obtener permiso para entrar en la habitación, Phillip sacudió la cabeza y habló:

—Lo siento mucho, señora.

—¿Lo lamentas?

Violet repitió el extraño comentario y Phillip continuó:

—No pude darte un masaje adecuado debido a mis fallas. Si me lo permites, me gustaría hacerlo bien esta vez.

Queriendo compensar sus errores en la mansión, Phillip sostuvo un recipiente con agua tibia con pétalos de flores flotando en la parte superior.

Debe haber sido algo en lo que se involucró Winter. Después de todo, Winter siempre había hecho lo que quería.

Era vergonzoso, pero Violet no rechazó la oferta de un masaje.

Se sentía un poco incómoda porque un hombre le tocara los pies de una forma tan intima, pero Phillip solo estaba haciendo su trabajo. En ese sentido, era extraño para ella pensar que esta situación era inusual.

Phillip sumergió cuidadosamente los pies de Violet en el agua tibia.

—Por favor dime si es demasiado doloroso o demasiado suave. No soy bueno para controlar mi fuerza porque normalmente solo hago esto por el señor.

—Está bien.

Phillip es increíblemente hábil con sus manos. Él presionó suavemente la parte superior de su pie primero, y ya sentía como si su sangre fluyera más suave. Él masajeó meticulosamente las plantas de sus pies antes de frotar suavemente entre sus dedos.

Después de recorrer todos los pies, Phillip limpió el exceso de humedad con una toalla antes de aplicar aceite de rosas en sus manos para masajear meticulosamente sus tobillos.

Phillip estaba completamente concentrado en la tarea y Violet podía sentir su determinación, su nerviosismo disminuyó y ella se ajustó rápidamente. Estaba tan relajada que se sintió somnolienta a la mitad.

Cuando notó que ella comenzaba a quedarse dormida, Phillip le secó rápidamente los pies y la ayudó a recostarse. Violet murmuró en voz baja mientras se recostaba en la cama.

—No esperaba que se sintiera tan refrescante. Gracias.

Phillip se sonrojó ante la amable voz de Violet, se había acostumbrado al comportamiento de Winter, que sólo sabía cómo mostrar su agradecimiento con dinero.

—Me iré ahora. No dude en llamar si necesita algo más.

—Sí.

Violet respondió, cerrando los ojos. Había estado muy preocupada, pero hoy pudo dormir facilmente.

A la mañana siguiente, mientras Violet tomaba té después del desayuno, Lulu entró en la habitación con un perchero móvil para ropa.

—Pequeña señora, por favor, siéntase libre de elegir la ropa que le gustaría usar para almorzar con el presidente hoy.

—¿Qué es toda esta ropa…?

—El secretario Jael las preparó para usted.

Había una variedad de vestidos coloridos y atrevidos que ella nunca había visto, ni usado en toda su vida, Violet tenía una expresión incómoda en su rostro mientras los miraba. Si usara un vestido tan vistoso, el duque y la duquesa de Blooming perderían la cabeza. Pero no estaban aquí, e incluso si se enteraban, podrían dejarlo pasar porque los vestidos fueron elegidos por el secretario de Winter.

Violet, que normalmente usaba ropa triste que no complementaba su rostro, miró los hermosos vestidos y preguntó con una mirada preocupada.

—Pero… ¿hay suficiente dinero para pagar esto?

—¿Qué quieres decir? —respondió Lulú con una expresión seria.

—Bueno, mi esposo gastó 24 millones de Lakne para casarse conmigo. Escuché que estaba cerca de la bancarrota. Por eso…

—¿En serio, señora? —Lulu parecía insegura, claramente sin saber los detalles. Ella miró los vestidos sin entender—. Si no tiene suficiente dinero, ¿por qué el secretario Jael siempre regresa con vestidos como estos?

—¿Siempre?

—Sí. Siempre regresa con un riel de ropa lleno de vestidos como este.

—¿Vestidos?

La voz de Violet se desvaneció ligeramente. Mi esposo nunca me ha comprado un vestido. Entonces, ¿para quién compra Jael todos esos vestidos?

En ese momento, Violet sintió una ola de soledad, pero no quería arruinar la ocasión, por lo que rápidamente enterró la emoción con una sonrisa.

—¿Qué debería usar…?

La voz de Violet era vacilante, pero su mano ya estaba buscando un vestido de satén suave y carmesí. Había algunos vestidos grises y negros que solía usar en la mansión de la familia Blooming, pero hoy iba a usar su color favorito. Lulu parecía estar de acuerdo con su decisión.

—¡Es perfecto para el clima de hoy!

Después de elegir el vestido, se ató una cinta de color crema alrededor de la cintura. Después de eso, ella alcanzó al azar un par de zapatos en la canasta debajo del riel de la ropa. Eran zapatillas de terciopelo del mismo color que la cinta, con perlas que adornaban las puntas de los zapatos. Violet habló sorprendida.

—No sabía que existieran zapatillas tan bonitas.

—Ahora, por favor siéntate para que podamos arreglarte el pelo.

Una vez que Violet se sentó en la silla, Lulu admiró su cabello dorado y pálido.

—¿Cómo puede ser tan hermosa? El presidente es realmente un hombre bendecido. Usted es hermosa y muy amable.

—Gracias por sus amables palabras —respondió Violet, emocionada al pensar que esta era su primera cita con su esposo.

El cabello de Violet estaba adornado con una cinta roja que actualmente era popular en la capital, y nunca en mucho tiempo la había visto tan feliz.

Cuando salió del hotel con Lulu, tres criados se pararon al final de la alfombra al lado de su carruaje: un mayordomo, un chef y Phillip.

Turín, el chef a quien Violet había elogiado después del desayuno de esta mañana, dió un paso adelante y habló.

—Joven señora, ¿qué desea que prepararemos para la cena de esta noche?

—Cualquier tipo de carne estaría bien.

—Entonces, en total, tendremos un total de diez platos incluyendo sopa de nabo, pastel de pollo y cerdo, langosta con mantequilla…

Mientras el chef hablaba, Lulu levantó la mano y dijo:

—¡Ella dijo carne, Turín!

—¡Hay pastel! Además, ¿no será un plato magnífico cuando esté listo?

—¡Ni siquiera sé qué decir! Si eso es lo que quieres cocinar, ¡puedes prepararlo en casa!

—¡Es demasiado costoso, los ingredientes son muy caros!

—Aja te descubrí. ¡Tus verdaderas intenciones se revelan!

Violet se acercó a Phillip y le preguntó sobre el repentino estallido.

—¿Esos dos normalmente no se llevan bien?

—Han estado discutiendo desde que ella comenzó a trabajar aquí.

—Ya veo. —Violet asintió.

Cuando la discusión entre los dos terminó parcialmente, el jinete abrió la puerta del carruaje y Violet subió. Lulu, quien se unió a ella en el carruaje, se quejó.

—De todos modos, a todos los cocineros les gusta hacer las cosas a su manera.

—¿De verdad?

—Así es señora. ¡Puedo hacer un pastel de carne mejor que ellos! ¿Le gustaría probarlo?

—Sí. Me gustaría probar eso antes de irme.

Ante la suave respuesta de Violet, Lulu respondió en un tono extraño.

—La señora es realmente muy diferente del presidente.

—¿Tú crees?

—La señora es como los aristócratas de la capital.

En el buen sentido, significaba que era educada, pero también era malo porque en realidad no podía decir lo que sentía. Violet asintió con la cabeza moderadamente, como un típico aristócrata en la capital.

—¿Y mi esposo?

—En cuanto al presidente, él… afirma claramente lo que quiere.

En otras palabras, es egoísta y ruidoso.

—Toma decisiones rápidas.

Si las cosas no salen bien, se enoja.

—Si hay un inconveniente, ¿tal vez es que le faltan algunos modales…?

Con la forma en que daba vueltas a sus palabras, claramente había un límite en cuanto a lo que podía arriesgarse a decir con respecto a sus “inconvenientes”, ¿entonces tal vez estaba insinuando que él no tenía ningún sentido de la etiqueta?

Violet asintió después de leer el significado detrás de la retorcida redacción de Lulu. No podía arriesgarse a criticar a su empleador, después de todo.

Mientras tanto, el carruaje se dirigió hacia el borde de la capital, donde la desembocadura del río se encuentra con el mar.

La ciudad capital no había cambiado mucho en los últimos tres años. Violet miró por la ventana cuando apareció una representación de su hermano mayor, Ash Lawrence.

Con el dinero recibido de Winter Blooming por casarse con su hermana menor, Larkround superó la crisis. Ash había ganado popularidad entre los ciudadanos de Larkround al publicar un periódico que se representaba a sí mismo viviendo en una granja y trabajando en los campos. Violet deslizó la cortina por la ventana, no quería ver a su hermano de ser posible.

El carruaje se detuvo en una isla en la desembocadura del río Rekel que atravesaba Larkround.

Lulu habló, tomando la delantera.

—En estos días, escuché que es famoso como destino turístico, por lo que los visitantes extranjeros siempre pasan por aquí.

—Eso es maravilloso.

Había tiendas pintorescas tanto frente al puente como al otro lado de la calle. Violet estaba intoxicada por la sensación de ver el mundo por primera vez y, sin saberlo, aceleró el paso.

♦ ♦ ♦

A medida que el día era más caluroso, Winter se quitó la chaqueta y frunció el ceño ante su reloj de pulsera.

—¿Qué quiere decir con que todavía no llega?

—Todavía quedan 2 minutos, señor —murmuró Jael desde un lado, continuando—. Además, envié la ropa después de las 10 en punto. No es de extrañar que esté tardando tanto en prepararse.

—¿Por qué has estado del lado de Violet desde ayer?

Cuando Winter lo pensó y le preguntó a Jael, evitó sus ojos. Winter volvió a hablar, chasqueando la lengua.

—Ella habrá elegido otro vestido negro como siempre.

—Es verdad. ¿Por qué la pequeña señora siempre usa un vestido negro o gris? Ni siquiera tienen patrones en ellos.

—Debe ser el sabor insondable de la princesa…

Las quejas de Winter se desvanecieron hacia el final cuando vio a Violet en la distancia.

Violet llevaba exactamente un vestido contrario a lo que él esperaba.

Era como la primera flor que florece en primavera, fresca y encantadora. Violet también notó a Winter y se acercó a él con tanta gracia como siempre. Violet habló con voz alegre:

—¿Vamos a comer?

—Pensé que usarías algo oscuro hoy.

—¿Por qué pensaste eso?

—Te gusta. El color negro.

Violet abrió la boca como si quisiera decir algo, luego la volvió a cerrar. Ella no tenía la fuerza para explicarle sus sentimientos. Pero no era que ella no tuviera la fuerza para hablar; más bien, ella no tenía la fuerza para tomar la fría respuesta que él le daría. Violet se apartó del tema.

—Tengo hambre. Vamonos.


Kiara
Bien me gusta este pequeño cambio para con Violet de Winter, pero es una pena que no sienta que puede decirle la verdad, animo Violet. Nos vemos en el próximo.

| Índice |

11 thoughts on “Para ayudarte a entender – Capítulo 6

    • MANA says:

      Whaaaaaa… 😭😭😭😭😭😭 como sufro con ella, cada vez que estoy leyendo lo que siente Violet..😭😭😭😭 no es que odie a su marido pero si me da un poco de malestar en que se comporte así con ella.. y luego me sale con que 😶😶😶compra vestidos?????? KHA ?????.😤😤😤😤. siento que lo quiero golpear 😊😊😊😊😊

  1. Marda says:

    Me encanta, espero con ansias el momento en que él sepa todo lo que ha pasado. Es obvio que no le han llegado los vestidos, le recetaron malos medicamentos a propósito y que los familiares de Winter se hacen pasar por buenos parientes. Necesito que rueden cabezas (no tan literalmente, la muerte es un castigo muy rápido).
    ¡Muchas gracias por los capítulos!

  2. MAV says:

    Me encanta pero hasta ahora Winter no se gana mi simpatía 🤭🤭🤭🤭
    Lo peor de todo es que seguro se vienen muchos malentendidos.

  3. Haruhappiness says:

    Amo con todo mi corazón esta novela y donde la leía en Inglés no la han actualizado hace mucho tiempo 😭😭 Gracias por la traducción 🥳🥳🥳

  4. Brenda Chi says:

    Fue hermoso <3 Gracias por publicarla, estaré atenta a las actus :')
    En serio los amo a ambos, siento que quedan muchas cosas por aclarar y será emocionante descubrirlo :')

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *