Prometida peligrosa – Capítulo 11

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—No puedo decirte en este momento sobre la razón legítima para hacer que Hugo entienda, pero… —dijo antes de girar lentamente la punta de la espada. Tan pronto como Hugo e Iric vieron la punta de la espada apuntando a su propio cuello delgado, se alarmaron más que antes.

Iric, a quien se le ordenó no tocarla, se mordió los labios y trató de no quitarle la espada.

Hugo dio un paso adelante a pesar de sí mismo, pero retrocedió dos pasos cuando la vio apuntando la punta de la espada más cerca de su cuello.

Dijo con voz sincera:

—Voy a protegerme a mí y a mi padre.

Como brotes vibrantes de primavera, sus grandes ojos verdes reflejaban su determinación.

Confirmando su resolución desesperada, Hugo e Iric no pudieron decir una palabra.

—No estoy bromeando ni jugando. Aunque es difícil de explicar, mi padre y yo ahora estamos en peligro. Si no nos ayudáis, nos lastimaremos. Tal vez moriremos de forma tan vergonzosa como para hacerme sentir que sería más honorable para mí terminar mi vida con mis propias manos en este momento.

Ella no quería perder a nadie en este mundo, ya fuera a su padre o ella misma.

En ese momento, solo había una fuerza impulsora que la volvía imprudente.

—Si queréis salvarme, por favor ayudadme una vez mientras fingís no saber.

Su conclusión fue sincera. Sus ojos claros estaban humedecidos por las lágrimas. Ella sabía muy bien que su acción ahora era inusual, pero esa era la mejor opción. Aunque no sabía cuál estaba bien o mal, estaba segura de que era su mejor opción.

—Prometo obedecer la orden de mi querida maestra.

Al final, Iric se arrodilló primero. Nunca podría ir en contra de ella.

—Entendido. Por favor, baja la espada. Señorita, por favor.

Hugo también habló con tono urgente. Era conocido por su carácter duro, que no se atrevería a nada, pero esta vez se rindió ante ella.

Solo entonces arrojó la espada. ¿Fue porque estaba nerviosa?

Sintió como si sus brazos estuvieran dormidos mientras sostenía la espada.

—Tienes que esconder esto de mi padre hasta que lo detecte. Si mi padre lo detecta ahora, mi plan fallará. Entonces, prométemelo. Si avisas a mi padre tan pronto como salga de esta habitación, elegiré huir y ponerme en peligro.

—Sí, te lo prometo.

—Iric, déjame cancelar mi pedido hace un momento. Levántate.

—Gracias.

Iric recogió la espada en el suelo y la volvió a meter en la vaina. Cuando lo volvió a poner, la atmósfera tensa de la habitación desapareció en poco tiempo.

Se impacientó y dijo con rapidez:

—Ahora, sal y prepárate. Tengo que irme a medianoche a más tardar o antes de que la puerta principal de la casa esté cerrada. Como me voy de viaje de negocios, es mejor para mí salir lo más simple posible. ¿Qué tal disfrazarme de doncella? Mi caballo debe ser de buena raza, así que llévate a Iric contigo y deja que elija un buen caballo en persona. Si necesitas informarme, ven directamente aquí.

Se dirigió hacia el tocador después de decirles rápidamente qué hacer. La carta que Ober le dejó tenía los nombres de los observadores disfrazados de sus ayudantes. Mientras ella abría el sello de cera y abría el papel, Hugo sacudió la cabeza con una mirada preocupada y preguntó:

—Señorita, puedo elegir un sirviente confiable por mí mismo. En cuanto a una criada, creo que puede necesitar ayuda de la jefa de limpieza. Entiendo que es mejor tener su plan expuesto al menor número de personas, pero ¿por qué no mantiene a la señora Icell informada?

Aunque tenía una expresión atónita, el juicio de Hugo fue rápido y preciso.

Se sintió aliviada por la sugerencia de Hugo y habló, conteniendo una sonrisa espontánea.

—La señora Icell ya estará empacando para mí.

Aunque ella no dijo mucho, Hugo parecía haberlo sentido. Su cara desolada ahora se mezclaba con el vacío y la sorpresa.

—Bueno, pensé que su amenaza era demasiado buena para ser verdad.

—¿Amenaza? No te amenacé en absoluto. Era la única forma en que podía pedir su cooperación. ¿No crees que tú e Iric érais demasiado exigentes? La señora Icell y Cordelli se ofrecieron a ayudarme incluso antes de terminar mi historia. Supongo que no confiasteis mucho en mí. ¡Qué decepcionada estoy! —dijo ella con voz hosca.

Hugo e Iric se miraron el uno al otro porque no tenían palabras.

—¿Por qué no volver a verme en la puerta trasera del anexo después de cenar con mi padre? Movámonos ya que no tenemos mucho tiempo.

Despidiendolos rápidamente, dirigió su atención a la carta. La habitación silenciosa solo consistía en el sonido de ella volteando la papelería.

—Ah…

Hugo e Iric suspiraron al unísono. Aunque pensaban que eran como peces atrapados en una red de alguna manera, era inútil que lamentaran su decisión ahora.

Esa noche, un pequeño carro salió de la mansión. La carreta fue enviada para llevar a algunos sirvientes y sirvientas al Castillo de Kling, el otro territorio del duque.

La carreta que transportaba algunos bienes y alimentos para ellos era muy sencilla.

Un criado estaba a cargo del caballo y las doncellas dormían con hollín en la ropa como si hubieran estado trabajando antes de irse. El guardia de seguridad de la puerta principal revisó el pase como de costumbre, examinó el carruaje e inspeccionó cualquier elemento peligroso en su interior.

La carreta corría por los caminos bien mantenidos del castillo. Pasó por la puerta suroeste del castillo antes de la medianoche.

Después de aproximadamente una hora de correr por el bosque, apareció un camino bifurcado. En el lado derecho estaban las montañas Piaget que conducían al castillo de Kling, y en el lado izquierdo estaba el río Pane que corría hacia la capital, Milan.

El jinete giró a la izquierda sin dudarlo.

Seis días después, el duque Kling se dio cuenta de que había sido engañado por el truco de su hija.

Recientemente, Marianne se enfermó repentinamente y con frecuencia se iba a la cama temprano o se despertaba tarde. Salía de excursión temprano por la mañana y se bañaba a la hora de comer. Como estaba en malas condiciones, Kling permitió que su hija tomara un descanso tan libremente como pudiera.

Pero no pudo quedarse de brazos cruzados cuando descubrió tardíamente que el dueño del cabello color chocolate, a quien miró desde el balcón después de regresar de un paseo por el jardín trasero, no era su hija, sino una niña disfrazada de su hija, quien había sido elegida entre las doncellas por la señora Icell.

Después de que el duque detectó su truco, Hugo le informó al instante sobre la situación y le entregó su carta. El duque Kling abrió la carta, tratando de controlar su ira.

Su distintiva letra suave llamó su atención.

| Índice |

One thought on “Prometida peligrosa – Capítulo 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *