Prometida peligrosa – Capítulo 27

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—Me preguntaste si la fiesta del té de la marquesa era una ceremonia importante, ¿verdad?

Marianne asintió y dejó caer su taza de té en la bandeja. La señora Charlotte suspiró.

—Las hijas que perdieron su favor en esa fiesta del té arruinaron los bailes de debutantes sin excepción. Los empresarios perdieron a sus clientes. Algunos nobles vieron reducido el rango de sus caballeros. Hay bastantes artistas en las calles que no pudieron vender sus obras. A las hijas pequeñas a menudo les resultaba difícil encontrar pareja porque su reputación se arruinaba.

—Eso es ridículo. Es solo una fiesta de té. No es una prueba.

—No, es una prueba. Y es solo la marquesa la que decide aprobarlos o suspenderlos. Una vez que pierden su favor, eso es todo. No sirve de nada donar grandes riquezas u ofrecer su servicio como una sirvienta.

Mientras la escuchaba, Marianne puso una expresión muy disgustada.

—Ella es demasiado dura.

—Pero ella ha mantenido una actitud tan dominante durante décadas. Tienes que aceptarlo.

Era un hecho cierto y una realidad que la líder de la alta sociedad en la capital era la marquesa Chester. Y estaba claro que lo que quería no eran cuadros caros ni joyas de fantasía.

Su salón estaba bastante cerca de un partido político. La única diferencia fue el género de sus miembros y su lugar de reunión. Sin embargo, en términos de impacto, fue tan influyente como la reunión de gabinete del Palacio Imperial.

—Al final, es como una declaración de guerra.

—Sí, aunque es un poco diferente de la declaración de guerra general.

—De todos modos, esta es una invitación al campo de batalla, ¿verdad?

Agitando la invitación, se rio, vacía. Fue en su sueño de anoche que ella sería completamente acero su mente antes de ir al campo de batalla, pero nunca esperó que fuera atacada tan rápida y descaradamente.

—Si no quiere ir allí, puede negarse.

—Si lo hago, me etiquetarán como una mujer grosera y estúpida en el área norte porque fui bien criada sin ninguna dificultad durante toda mi vida.

La señora Charlotte estaba un poco avergonzada por su tono áspero. Esta ingenua dama siempre la sorprendía en momentos inesperados, a pesar de que había tratado con tantas hijas de familias nobles.

—Bueno, lo que están diciendo no siempre es cierto. Si alguien se atreve a decirle eso a un miembro de la familia real como tú, será castigado por insultar a la familia real.

Marianne volvió a leer la invitación en silencio. No estaba segura de si era la propia letra de la marquesa. Estaba escrito con una fuente bastante elegante, que decía que la fecha de la fiesta del té era mañana. Un aviso tan breve se consideraba a menudo de mala educación. Pero parecía que a la marquesa no le importaba. En cierto sentido, parecía una amenaza de que no le daría a Marianne el tiempo suficiente para prepararse.

—¡Señora Charlotte!

Después de darle vueltas en su mente, Marianne volvió a abrir la boca.

—Tengo que escribir una respuesta.

—¿Vas a asistir?

—Por supuesto. No puedo rendirme incluso antes de empezar.

Cuando se acercó, la señora Charlotte retiró su invitación.

Marianne se quitó la manta y se despertó. Cordelli se ajustó el vestido desatado.

Iric se volvió sorprendido. Todos los que la rodeaban en esta mansión eran amables con ella.

Una vez que saliera de la mansión, sin embargo, podría encontrarse con docenas de personas que no fueran amables con ella. Tenía que estar acostumbrada a la cruel situación.

—Y una cosa, me gustaría pedirte un favor —dijo.

En ese momento, recordó lo que le había dicho el emperador y sonrió amargamente.

—Tienes que pagar el precio por lo que sabes y lo que no sabes.

♦ ♦ ♦

—Eso es todo, Sir Kloud.

—¡Buen trabajo!

Kloud animó y envió a un sirviente mayor que acababa de terminar de informarle. De nuevo revisó cuidadosamente el informe, un resumen de lo que ya había confirmado.

La renovación de la mansión continuó durante los últimos días cuando la vida de Marianne estaba en juego. Hubo una renovación importante. La Mansión Elior estaba bien mantenida incluso cuando no había propietario, pero como había un nuevo propietario, necesitaba una renovación importante.

Además, el nuevo propietario era muy especial. Ella era la prometida del emperador que se convertiría en la futura emperatriz. Si había algún defecto o deficiencia en la renovación, era seguro que los involucrados serían llevados ante el emperador y cortados el cuello.

Se cambiaron todas las características existentes del jardín, y todas las habitaciones en el edificio anexo siete se renovaron limpiamente. Especialmente en el caso del edificio principal, si algo era viejo o estaba dañado, se reemplazaba por uno nuevo. El número de sirvientes y sirvientas que fueron contratados principalmente para cubrir el escaso personal de la mansión superaba ahora los cien. Se agregaron más tiendas para facilitar el suministro de más alimentos, leña y artículos diversos.

—Originalmente era una gran mansión, pero ahora es casi como un pequeño palacio imperial.

—Bueno, ya es parte del Palacio Imperial porque es la residencia de la futura emperatriz.

Respondiendo cortésmente, Kloud miró a la mujer que le envolvía los hombros.

Ella era su esposa, la señora Charlotte.

—Muchas gracias por su gran trabajo, Sir Kloud. Trabajó día y noche durante los últimos días. ¿No te dijo el emperador nada sobre unas vacaciones especiales para ti?

—Va a ser difícil por el momento.

—¡Oh, Dios mío! No pensé que el emperador fuera tan malo. Es un empleador tan terrible.

La señora Charlotte se sentó junto a él con una broma. Kloud dejó el informe que estaba leyendo y le llenó la taza de té.

—¿La hija del duque se va a dormir temprano?

—Sí. Ahora está en funcionamiento, pero aún no ha superado la fiebre por completo. Estuvo ocupada todo el día. Déjame ver. Después del desayuno, escribió a la marquesa Chester y, mientras leía el boletín público, seguía preguntando sobre la situación en la capital. Comprobó el vestido que se iba a poner en la fiesta. Estaba muy sorprendida de que los vestidos que le regaló el emperador le quedaran perfectamente. También me sorprendió. No sé si fue una coincidencia o si él hizo que los artesanos del vestido le diseñaran.

—Mmmmmm…

—De todos modos, la medí y pedí algunos artículos adicionales. Por la tarde, le mostré la mansión porque dijo que no estaba familiarizada con las estructuras de la mansión. Incluso fue al edificio anexo para echar un vistazo de primera mano. Antes de irse a la cama, tomó algunos libros de la biblioteca y los leyó antes de dormirse. No sé cómo se llenó de energía de esa manera.

De todos modos, parecía adaptarse bien a las rutinas diarias de la mansión.

Preguntó Kloud de nuevo, mientras revisaba su informe al emperador.

—¿Hay algo más en especial?

—Bueno…

Recordó lo que pasó esta mañana.

—De hecho, vine a verte por eso. —Dejó la taza y la miró con seriedad—. Me dijo esta mañana que tenía un favor que pedirme. Cuando le pregunté, me pidió que difundiera un rumor dentro y fuera de la mansión.

—¿Rumor?

—Sí, un rumor de que parece haber algunos problemas entre ella y el emperador.

—Problemas…

Ese tipo de rumor era ciertamente extraño. Aunque el anuncio de compromiso no tenía precedentes, el emperador no escatimó ningún cuidado en ella. Y ella también se mudó a esta mansión con una actitud más tranquila de lo que él imaginaba.

—Bueno, su solicitud no es tan difícil de aceptar para mí. El día que entró en esta mansión, hizo una gran mecha corriendo hacia el emperador en pijama, incluso llamándolo tramposo. Además, después de recibirlo en la sala, de repente se derrumbó y estuvo enferma durante tres días. Hice todo lo posible para evitar que circularan rumores extraños. Si filtra un rumor sobre esto, se convertirá en una bola de nieve y se extenderá como la pólvora.

—Parece que ya tienes el rumor listo.

—¿Pero no crees que ese tipo de rumor no es bueno tanto para el emperador como para la hija? Supongo que todos los rumores sobre ella cuando estaba en Lennox pronto se esparcirían por la capital. —La señora Charlotte dijo en un tono ligeramente emocionado. Marianne sospechaba mucho.

También conocía bien los rumores sobre la alta sociedad en otras áreas.

Y que ella supiera, Marianne era como una princesa del norte cuyo corazón Ober había estado tratando de ganar hasta el mes pasado.

Entonces, ¿por qué cambió de opinión de la noche a la mañana y aceptó la propuesta del emperador? ¿Se vio obligada a tomarlo en lugar de aceptarlo voluntariamente? ¿Amenaza? ¿Su propia solicitud? Aparte de su razón para venir a la capital, ¿tenía en mente a otro hombre, no al emperador? ¿Y si esa persona fuera Ober, el hijo ilegítimo de la familia imperial? ¿Y si el rumor no era sobre el problema entre ella y el emperador, sino sobre la preocupante realidad de su amor?

La señora Charlotte no tenía una respuesta definitiva a estas preguntas.

| Índice |

One thought on “Prometida peligrosa – Capítulo 27

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *